A veces vuelve

A veces me pasa, que olvidé, que ya está. Y de repente, no es que estoy triste, es que me acuerdo; suena la canción…y entonces, la fatídica memoria enumera los motivos por los que hubiera querido que se quede.

No encuentro lo que quiero, escribo a solas, borro, arrugo el papel y lo tiro a la basura. Tan rota, que ya no busco, me aíslo, me abrazo, esquivo decepciones, me aferro a los miedos como profecías autocumplidas. Le erro, me rindo, y vuelvo a escribir, lloro y me río como una rutina de sobrevivir.

Detrás de los miedos, de las palabras que entretejen el discurso, nunca olvidé lo que deseaba; esa ansiedad tenue, apenas brillosa, en el letargo entre el sueño y la realidad, en el segundo donde parpadeo y lo veo por lo rincones, transparente, ficticio, irreal. Sigue sucediendo, muy por dentro, muy secreto, tapado por la vergüenza de recordar, porque no hay contexto para escribir lo mismo.

Los viejos recuerdos son mentiras. No buscan, ni esperan, son fantasías. Es una idea difusa, una ausencia de lo que nunca ocurrió, una hermosa distorsión de un ser que me inventé, un ideal por siempre perfecto de a dos. Su figura no tiene rostro, apenas se con certeza el color de sus ojos, su altura, su perfume al rozarme de casualidad… y sin embargo, es implacable ensoñación de extrema fidelidad.

Es una mentira objetiva, pero psicológicamente cierta. El inconsciente no me perdona la última vez que creí. Es su espectro incorpóreo, con un sabor semi amargo, agridulce, que me roba sonrisas nostálgicas a la luna; desafortunadamente se intensifica su imagen en una fragancia y da puntadas inoportunas.

Casi sin darme cuenta, fiel a mi autoboicoit, me siento inútil cuando me releo. Abro el cuaderno de amarillentas hojas A4 cuadriculadas, y lo invento en medio de un imprudente antojo, como si fuera mío… porque lo es cuando cierro los ojos.

Desencantada

No me abraces, léeme. Soy una máquina de estancarse, y retroceder, o avanzar para atrás vomitando la tristeza en un teclado, y volver a la quietud que me consuela. ¿Alguna vez sintieron que la existencia les pasa por al lado como una brisa y se les escapa entre los dedos?  Me agité de perseguirla y la dejé pasar… sin mí estoy mejor.

Hay algo de dulzura entre tanto desparpajo. Solo alegrarme porque pude, apenas rasgar una ínfima intensidad del discurso, para trasladar a párrafos ingenuos un dolor que no tiene traducción. Y luego los guardo, por color, por nombre, por abecedario. Lo más hermoso de la tristeza incondicional es que resiste todos mis archivos.

La ilusión de ser invisible, es mi refugio y mi propia desgracia. Y lo soy, porque cuando me miran, no pueden leer lo que escribo para “a penas” sanar. Cuando me miran, no sé lo que ven, no me percibo. Necesito que estén ciegos de mí, necesito no ser un punto referencia, ni ejemplo, ni tener voz, ni voto. Leeme, no me mires. Solo ahí reside la vagabunda certeza de que existo…el resto se evapora.

Sino me leen, «no encajo». Mi fisonomía no soporta los ojos de un otro que le quite eco a mis palabras, me siento avergonzada por no poder resumirme, y sin armas sólo por ser observada, sin ser leída.

Me siento ajena, sobro en todos los contextos, no siento, no tengo sentido. Un taxi que frena en el semáforo, un bebé que llora en brazos de su madre, la larga fila para entrar al cajero, la gente grabando audios con frenética ansiedad, el cigarrillo del vecino de enfrente paseando a su perro. Me quedo quieta en una esquina, como quien se cola en una fiesta sin haber sido invitada. Soy una intrusa entre las risas de dos amigos, el Hola y Chau de los vecinos, la música de los autos que pasan. Los libros que no termino y las rimas que no encuentro… que no se si están afuera donde sobro, o en la procesión que va por dentro.

La veo venir desde lejos y hace tiempo. Es la vida sin mí, que apenas sonríe, cínica e indolente. La sentencia de vivir dentro de este disfraz que me aísla de los demás, que me protege, que me hace sentir tan distinta; el sabor agridulce de ser invisible y solo en eso encontrar la paz. No hay otro abrazo que soporte, ni Dios que retroceda. Decidí quedarme conmigo, y respirar por inercia desde que nadie se queda.

La vida sin mí, es estar expuesta a una fractura que no pretendo curar.  La elijo por ser incondicional, porque tiene la sonoridad de un poema,  y fundamenta las bases mi amarga felicidad.  Me abrazo a la paz porque la vida sin mí, escribe, desafina y no razona… la vida sin mí son cenizas fieles de lo que me ha fallado, y siempre me perdona.

 

Palabras de abril

Aun no me animo a relacionar mi rostro con lo que escribo. Es como si me negara, como si lo físico y el teclado estuvieran enemistados. Como si la que escribe y la que se mira en el espejo se odiaran a muerte. Mi cuerpo ama lo que escribo y lo que escribo defenestra a mi cuerpo. No tengo dolor, el dolor me tiene a mí incrustada en sus entrañas. Tengo culpa en mi cuerpo y la culpa tiene a mi cuerpo de rehén, duele el corazón de la culpa en un rincón. Solo me corto con palabras que amo, y resucito bailando.

A veces creo en los recreos del miedo y me siento orgullosa de la mujer que soy. Mis tatuajes me enseñaron a enamorarme un poquito de mí, y él contraste de saber que ellos existen por dolor que sintió mi piel a manos de las agujas. ¿Quién soy yo sin mi dolor? Me da miedo que eso me defina.

Amo bailar porque, mientras tanto, los párrafos y mi rostro se reconcilian, le echo fertilizante a la fe y veneno al miedo, ahí todo lo puedo.
Soy la quietud del miedo a acertar. El miedo a la ilusión, y el miedo a que lo real sea una copia barata de lo que imaginé. Muero y vivo cada día en lo que nunca sucedió.

Que tortura esto de rendirse. Soy mi propia tumba y mi propia salvación. Me equivoco y elijo la peor parte de mí, la más dañina. Me arrepiento, e intento sentir algo por mí. Por ahí le quito la espada a mi amor propio y lo acuchillo. Después el se defiende riéndose de cualquier cosa. En medios de los azotes de esta realidad me di cuenta que quiero renacer, reír no sólo para huir sino para decorar la escenografía de una felicidad real.

Necesito ganas de creer que existe un atajo, necesito ganas de confiar, necesito empezar a saber como dejarme ayudar, necesito ganas de no estar sola. Necesito estar a la altura de lo que aconsejo a los demás, necesito verme como los que me quieren me ven. Necesito hacerme cargo de lo que registro y sigo sin cambiar. Tengo la teoría y la práctica es una realidad que no puedo resolver.

Sobre el punto final, me siento inútil escribiendo. Es como una labor que me gusta pero a la vez me ata al dolor que tengo que describir y me arruina de melancolía. Perdón por la tristeza. Es que nadie escribe sin hurgar en la herida.

29-04-2019

Mandal@ a la mierda

Lo harta que estoy de querer conformar a todos, es increíble.

Lo peor es que no lo puedo cambiar. Cada vez me convenzo mas que debería mandar más a la mierda, y dejar de ser indiferente. No hacerse caso no siempre es bueno… Me gustaría ser yo la que se enoja, la que reclama, y no la que siempre tiene que hacer sentir bien a todo el mundo. El enojo esta devaluado, pero hace tiempo que me quité ese derecho. Entonces me trago ese enojo y tiene consecuencias hasta en mi salud, y me enojo conmigo, y otra vez vuelvo a tener la culpa, por mi indefensión y mi pelotudez. Que harta estoy de poner primero al bienestar de otros, a los demás, de responzabilizarme por todo, quiero poder cambiarlo y no puedo. Hace años que lucho con esto.

Algún día debería mandar a todos a la mierda, porque este papel de pastora de Jesús me esta estresando demasiado. Y lo peor que no es una careta, soy así, y no es bondad, no se confundan, no estoy alardeando de mi bondad, estoy lamentando mi falta de amor propio, de negarme el derecho a reclamar o a decir “esto no me gusta”, “esta actitud no me va” y digo “bueno, estaba mal, no quiso decirme eso” ¡Abrí los ojos, Nani, si quiso y si lo dijo! Y no, sigo justificando cuando los otros me dejan en un lugar desfavorable, que me lastima, . Todo el tiempo la culpa por ser yo, por sentir emociones,. por pensar que si digo que tal cosa me molestó estoy siendo mala persona. ¿Acaso no puedo enojarme o sentir dolor? Dejo pasar todo sin enojarme, y así los otros hacen lo que quieren conmigo. Es un patrón de comportamiento que genera abuso de los demás. (Wow, por qué será que mi zona de confort es el abuso del otro porque no conozco la manera de defenderme? Notese el tono irónico)o

No es responsabilidad de uno satisfacer las demandas ajenas. Hay personas que les das la mano y te agarran el brazo entero. Uno tiene que poner el limite para que una relación de amistad y/o humana sea sana, y no tóxica, y a mi me intoxica ponerme o que me dejen en ese lugar. ¿Cuántas veces voy a permitir que me reclamen (pelotudeces) sin reaccionar? ¿Hasta cuando entender al otro y no escucharme a mí misma?) Al final no puedo ser yo misma con nadie. Si alguien tiene el tónico para saber decir basta, para salir de situaciones así, se hace millonario.
Perdón la descarga. (Ahi vamos de nuevo, perdón por qué? el que quiera leerla lo hace porque quiere, no tengo porqué perdir perdón… así estoy, gente.)

67747593_2859621794110315_1784746897911578624_n

Lic Nani

 

Belleza♥

Belleza no son tus medidas, ni el tamaño de tus pechos, ni tener las piernas delgadas, piel bronceada, ni el número que marca tu balanza. Tampoco la simetría de tu robtystro, ni lo idílico de los cuerpos que vemos en las revistas. Belleza es quien recuerda lo que sufrió, muerta de risa. Belleza son las fotos espontáneas, las sonrisas auténticas, belleza es no buscarse los defectos. Belleza es lo que le hacés sentir a los demás, y tu forma de brindarte; la cicatriz de la rodilla de cuando te caíste de la bicicleta siendo un niño. Belleza es cuando hablás de lo que te apasiona con entusiasmo, cuanto hacés reír, cuando contagiás tu alegría, cuando estás rota pero aún así intentás darle amor a los demás. Belleza es levantarte de la cama cuando tu mundo se cae a pedazos y seguís luchando, cuando te ponés roja porque te dicen un halago. Belleza es el maquillaje corrido en la ducha, tu pijama viejo y suave, tu sencillez, dejar las apariencias. Belleza es mirar a la persona que te gusta y dejar de entender porqué. Belleza es dejar de juzgarte, no darle la razón a los espejos, y perdonarse todos los días. Belleza es la empatía que sentís cuando alguien está triste, y cuando lloras por todas tus paranoias, pero después te reís sabiendo que todo es temporal. Belleza es la línea marcada por el tiempo. Belleza es ser vos misma, sin traicionarte. Belleza es aceptarte, sin seguir modelos, es bailar frente al espejo con un desodorante como micrófono. Es que te quieran por lo que sos. Belleza son las marcas de la vida que nos ayudaron a ser mejores. Belleza es dejarte vivir.
(….lo que yo considero hoy que es belleza, después de mucho tiempo renegando con el concepto.)

 

Gracias por leer

Lice. Nani Nanita

Viajar♥

Los viajes son viajes hacia uno mismo, y el regalo más lindo es aprender a vivir al día, sin tanta ansiedad, sin tanto miedo. Sin amor propio no hay donde quedarse, la magia a fin de cuentas es lo que creás cuando crees, magia es lo que te hacés creer cuando te das cuenta que sos feliz. Trepé una duna en un día soleado y vi el cielo con pocas nubes, y a esas alturas, supe que la única regla que me guía en cada paso es no hacer daño, el límite siempre es el otro, y uno mismo también… me di cuenta que es tan importante no lastimar al otro como no herirse a uno mismo. 

20180416_171515
Me quedo para siempre con los atardeceres donde busqué mirando el cielo un montón de respuestas, para paradójicamente entender que no necesito ninguna. Que prefiero ir encontrándolas a medida que voy creciendo y descubriendo y aprendiendo más de mí, de quién soy y hacia dónde quiero ir. Creo en cerrar los ojos y saltar, donde diga el corazón, aunque transpiren las manos en el intento, aunque arriesgues el mismo corazón que te dice que te arrojes sin garantías, porque no existen garantías. Al fin y al cabo, el miedo es mental. Es de cobardes quedarse con la duda de quién hubiéramos sido si saltábamos. Hay que creer porque te sostiene y la fe es contagiosa y suele salvar a los que más querés. La humildad y el humor combinados es el cielo en las manos y pocas cosas son tan lindas como las olas abrazando la arena, y el brillo del sol en el agua azul. Las personas fuertes de verdad lloran, se emocionan, se muestran débiles, se permiten conmoverse, son sencillas, y aman un montón. Robar risas es de los delitos permitidos más lindos del mundo y la empatía es y será mi idioma favorito. 

20180416_171154-EFFECTS
Ahora sé y espero no olvidarlo. Que hablar y decir lo que sentís libera. Que lo más lindo que puede darte la vida son personas. Extrañar es la prueba más tierna que somos humanos, y que tenemos dentro momentos que a veces tambi

én quedan lejos. Pero tarde o temprano uno se acostumbra a crear otros nuevos… la vida se reinicia todo el tiempo. Ahora ya lo sé, viajar sirve para querer volver, para mirarnos mejor. Para desencontrarse con los motivos para rendirse. De verdad, por si lo dudás…no hay porqué rendirse.

(Texto que escribí en abril de 2018 cuando volví de mi viaje a Jericoacoara, Brasil)

Gracias por leerme!

Lic. Nani

Instagram: lice.nani

Insomnio

Yo quiero saber a que hora se despertará el demonio
Yo quiero saber en que momento atacará el insomnio

En domingo por la tarde, hermosa tarde sol, y yo me predispongo a escribir una nota que tenía durmiendo entre los borradores de notas empezadas, y sin terminar. Es una nota de color que tiene un poco de todas las etiquetas: cuando me río de mí, sobre mi conchudez, Filosfía barata.  Nada nuevo, todo junto.mde

Desde toda la vida, tengo un malestar común que se llama insomnio. Se acrecentó después de ese seis de agosto, que se me volaron las chapas cuando explotó el edificio de al lado mientras dormía. Dormir se convirtió en una actividad que definitivamente me hace sentir vulnerable a todo lo que pueda pasar. Y sentirme indefensa es una de las sensaciones que más detesto

Independientemente que esté muerta del cansancio, como mínimo estoy una hora y media dando vueltas en mi cama luchando contra mí misma para caer al fin en los brazos de Morfeo. El clonazepam – entre otras drogas- ayudó sobremanera, pero la tomo a la una de la mañana, porque definitivamente me resisto de forma inconsciente a dormir. ¡Aunque después lo disfrute!

Estas cosas son algunas de las pienso mientras me resisto al dulce descanso, mientras escucho música de la más variada…Los ejemplos de canciones son el puntapié de pensamientos boludos y no tan boludos.

«Un día la suerte entro por mi ventana
Vino una noche se fue una mañana quizás solamente me vino a enseñar.  Que viene y va, como las olas con el mar se mueven

(Fito y Fitipaldis)

La suerte. ¿Por qué no tengo suerte? ¿Cómo interpreto la suerte? ¿Que mierda es la suerte? La dosis de suerte que tenemos en nuestra vida es meramente un parámetro cualitativo que no podemos medir con objetividad (como casi nada). La mayoría de las personas se consideran sin suerte. La suerte puede ser un parámetro inútil para justificar lo que no hicimos por nosotros mismos. La suerte define donde estamos parados. ¿La suerte es la falta de obstáculos? ¿El azar lo escribe Dios o mi interpretación?  Diganme quien mierda escribe el azar porque sino es una entidad metafísica le lleno el cuerpo de plomo. En el fútbol mi viejo dice que mala suerte es pegarle en el palo. ¿Dios existe, o hay un ser inanimado, de baja estatura como Cupido, que escribe guiones de mierda? Si es como en el fútbol, tengo mala suerte. No, no quiero hacerme la víctima. No voy a hablar de la suerte, porque me enojo con ella. Brilla por su ausencia. En mi vida, y en tantas otras. ¡Se me explotó un edificio! No, no tengo suerte. O mi suerte es la reencarnación del diablo. La suerte es sinónimo de queja y discusión. No voy a hablarle a Lourdes -mi terapeuta- sobre la suerte. Definitivo. Tampoco se si tendré la suerte de contenerme. Ya fue. La suerte no existe, existe la mala suerte. O como dice Fito y Fitipaldis, viene y va. Y en mi caso siempre se va. Chau suerte, nos vimos en el infierno soreta. (?)

“Donde fuiste tan feliz siempre regresarás,

aunque confundas el dolor con la felicidad”(Beret)

La felicidadQue tema tan triste, quiero llorar y no me sale. Ya fue, mañana lloro. No tengo ni puta idea que és la felicidad. ¿Son momentos? ¿Son escasos segundos que se esfuman? ¿Es el pasado?  “Todo tiempo pasado es mejor” Ok, no me rompan las pelotas, mi presente apesta. ¿En serio regresamos al dolor y lo confundimos con felicidad? En las relaciones humanas hay de las dos! Y creemos que volvemos a una sola; no conchuda golpeada, volvés al calvario, no a la felicidad. ¿Entendés o te hago un esquema? El pasado inmediato, también me dan ganas de tragarme una granada. ¿Qué sienten las personas que son felices? Pará, la guita tiene que ver con esto. ¿Messi es feliz? Es millonario, juega como los dioses, y tiene una familia hermosa. Además, tiene salud. Aunque claro, no debe ser feliz cuando en Argentina le hacen buylling porque no ganó ni la copa de leche. ¿Es su culpa? ¿Es suficiente para que se considere infeliz? Shakira también debe ser feliz. Tiene lo mismo. Hace poco me enteré que tuvo un problema en las cuerdas vocales y casi no puede seguir cantando. Como sea, lo solucionó, y fue con guita. En conclusión, soy feliz cuando río con amigas, cuando escribo, cuando tengo sexo con alguien que me gusta, y cuando abrazo a Lucía. También cuando miro mis tatuajes y entro en la talla 36.  En fin, el único que es feliz es Ricardo Montaner, y punto.

Fue fugaz, fue pasajera. Su relación fue un error
Como si se conocieran, conocieron el temor (No te va a gustar)

Errores: Creo que cometí un millón ochocientos mil. Podría salir en los récords guiness.  Tendría que haberle dicho a mi compañerito que sabía muy bien que el me robó el liqui paper en 1995. Tal vez todo empezó ahí. Empecé a ocultar cosas por un liqui paper robado. Seguro ahora es senador el hijo de puta. Ojala se haya intoxicado con el liqui. ¿Qué? No me digan que exagero, mi vieja me cagó a pedos porque era nuevo. 

Así que armate uno, armate uno Hernán.
Que bueno sos armando, te felicito Hernán.
Que suaves son tus dedos, que suave sos Hernán.
Que lindo que es mirarte armando uno Hernán. (Las Pastillas del abuelo)

Marihuana: ¿Tuve algún Hernán entre mis conquistas? No, solo uno. Pagó la cena y después no nos vimos más. Un par de besitos y desapareció. Que idiota, ni siquiera me dejó garchármelo. Bueno, al menos pagó la cena, y me pedí el plato más caro. Aunque era un cheto insoportable y prejuicioso, no le debe haber afectado mucho. No le cabía fumarse un faso. ¿Laburaba en el departamento antinarcos, o qué? Bueno Nani, tampoco uno es vivo por fumarse un porro. ¡Pero si es una pelotudez prejuzgar! Debe ser pañuelo azul. Se pierde de ver animales mitológicos después de fumar y no es que fume tantas veces. Son contadas las veces por año que fumo y solo le doy una seca, porque me hace toser. Creo que no necesito marihuana para fantasear, estoy re loca, que copado jaajajajaja. Algunos dicen que es mejor que el cigarro. Quiero una plantita verde, ¿se la pido a mi vieja? Mejor no, seguro me Igual, ya dejé, llevo tres días sin fumar. Utilizo el vaporizador sabor ananá con tres por ciento de nicotina. De todos modos ahora me fumaría uno. -Bostezo- Me está dando sueño. La marihuana te hace reír de todo. Hasta de la suerte y la felicidad. Son entidades difusas. Debe ser la verdadera realidad, estar fumado te hace ver todo más claro: todo es una mierda de la que nos podemos reír.  Y reír te da felicidad. Amás a todos. Como con el alcohol. Esas alegrías justas que de repente te hacen llamar a tu ex -chongo, o no vio- para que mañana el castillito que armaste con los dragones y unicornios violetas, se caiga encima tuyo transformándose en ladrillitos de indignidad. 

Perdón, perdón, perdón
Por crearme esta falsa historia de amor
Y te pido perdón
Por haber esperado demasiado
De un perdedor (Ha*Ash)

El tema me parece indigno, hablando de indignidad. ¡Indignidad! ¿Que mierda es la dignidad? No me vengan con eso de que perder la dignidad es mandar un mensaje. A menos que el mensaje diga “no puedo respirar sin vos” Dale, no puedo respirar sin Fernet, no exageremos. Dignidad no puede ser decirle a alguien lo que sentís. El tema es no decirlo cuando ya sabes que no hay posibilidades. En fin, necesitamos que nos digan “no te quiero” para mantener lo que en la jerga popular llaman dignidad. Igual para mí ser digno, es no robar, no lastimar al otro, no maltratar. Ahora que lo pienso, mi prioridad siempre fue no lastimar al otro. Me da culpa. Debería darme más culpa lastimarme a mi misma por no lastimar a otros. Pero bueno…soy conchuda.

Las piernas más bonitas, las piernas más lindas piernas que vi (Los redondos)

Me miro las piernas, cuando me las miro siento culpa. Siempre las veo algo gordas. La culpa, justamente. Cuando hablo de culpa, hablo de comida por mi obsesión con la delgadez. Bah, la sensación de entrar en mi ropa más jugada y poder vestirme como una quinceañera. Me gusta, porque me dicen que parezco más chica. La formalidad a veces me aburre. ¿Será que quiero ser diferente a los demás? No, no. Ya soy un bicho raro y a veces no me gusta, siento que no encajo. La culpa es comerme unas papas fritas, aunque las haya disfrutado. Al minuto, en serio, todo tiempo pasado fue mejor. Las papas fritas las hago caseras. El aceite del 94 me cae como ojete, ya no tengo veinte. A los 31 con gastritis las comilonas se pagan caro, y no por tener el culo del tamaño de la casa rosada (lleno de porquerías, valga la analogía) 

Porque conozco yo el calibre de tus besos,
ya no me dejo asesinar por esa boca,no pongo un pleno mas por vos,
no tengo un peso mejor le cedo a otro el turno que me toca. (Las Pastillas del Abuelo)

Guita: La canción se la dedicaba a la rata 1. Hijo de una gran camionada de bestias salvajes con sífilis. Igual no tengo un peso para él, ni para mí. En tres días tengo que llamar a mi viejo para que me deposita las 7 lucas de tarjeta. En las que tengo algunos actos ilícitos. (Máscara de pestañas azul, cremas, fernet para el mes, buzo cangurito en Mar de Ajó, chrome cast, y netflix, aunque eso usan mis viejos también) Me siento un tanto ñoqui cuando llamo a mi viejo para pedirle guita, aparte de frustrada y avergonzada. Mi desempleo es la peor parte de no tener guita. O quizá no. Estar al pedo tiene sus buenos impuestos emocionales. Ganas de romper todo, pero lo evito porque eso también. El desempleo es sinónimo de titulos sangrando en la pared y en un CV riquisimo. Bah, la humildad no vale en este caso. Tengo un buen CV, y derecho a reconocerlo. En voz alta nunca lo digo. Temo hacer sentir mal a otro que tiene el CV vacío. Lo de siempre, mi especie de dignidad filosa: primero el otro y luego yo. 

Las cosas que no pueden ser, son todas las que he sido yo
Las mezclas no me salen bien
Sexo, drogas, rock & roll
(Fito y Fitipaldis)

Sexo… ¿cuánto hace que no la pongo? ¿A cuantos me cogí? Que lo parió soy re puta, tengo la moral sexual de un hombre. (¿Me hago el cambio de género? un pito para mi sola, no estaría nada mal) Ni siquiera tengo un numero, perdí la cuenta. Pero se que son mayor a 30. Que desastre, si mi viejo supiera. (Capaz lo intuye) Por suerte si sabe que tengo preservativos en el cajón y muchos forros en mi prontuario amoroso. ¿Cuantas veces lloré por amor? Bueno, amor… ¿es amor si se me pasa en dos semanas, exagerando? Nah, era capricho. Se van antes de superar la maldita etapa de desilusión. “Ya va a llegar el indicado” Me lo dijeron en la tercera presidencia de Perón y dale, sigo esperando. No hay nadie indicado, nací para escribir, no para aguantar un imbécil con sobrepeso llenándome el bombo. A veces se parece al sueño dorado de los doce años. Creí que a esta altura iba a tener 3 pibes. No sé, igual lo agradezco. Dudo que tenga más que uno, si es que lo tengo.

«Dicen que es imposible, y lo imposible solo tarde un poco más» (Cajelleros)

Lo imposible es imposible no me jodan, callejeros. Y hablando de imposibles, quiero ganarme el Quini. Capaz puedo ser como Messi y fumarme comentarios despectivos y envidiosos, porque me paso rascándome la concha en Ibiza y lo muestro ostentadoramente en redes sociales. Si, posta, me la re banco. ¿Con qué numero soñé el otro día? Debería jugarlo, pero me lo olvidé. ¿Funciona si me lo invento? ¿Qué carajo estoy pensando? Todo esto es una pelotudez. Debería dormir, son las dos de la mañana. Che, estaría re bueno vivir de escribir. Creo que lo hago bien. ¿Me haría peronista por un puestito en página doce? Que pregunta de mierda.  Me van a decir hipócrita, consciencia vendida, oportunista. Pero seguro comprenderán que quiero irme a Ibiza, ¿no? Nadie podría culparme. Jajajajaja (me río sola) Por suerte no mandé el CV a los peronchos. ¿Mirá si mi novela se lleva a serie en Netflix? Ahí si que no saludo más a nadie. (Quien me cree? Soy muy simpática jajaja) Pero si tengo guita me pueden secuestrar. Haría todo para que mis chongos se enteren. Así me los cojo en mi mansión y los rajo a los cinco minutos. Más de eso no duran. Imbéciles.

Posturea para que el mundo lo vea
Que la vida con un filtro no es tan fea (Arnau Griso)

Redes sociales: Sí, con filtro somos más lindos, pero a mi me hace ver blanca y parezco casper. Siempre le meto bronceado, y me preguntan si me fui de vacaciones. Termino diciendoles en comentarios que es el filtro. Lo pongo al pedo. Debería inventarme que me fui a Mar del Plata, pero me dio paja poner fotos. (Jajajajaj) Llegué a un memes. Creo que son lo mejor de las redes sociales. Los memes son un lenguaje visual, una semántica escrita, y caras particulares de famosos o dibujitos expresando emocionalmente el fracaso de esa persona. En general se refieren al fracaso. Creo que en este país evitamos el suicidio, por los memes y los antidepresivos, porque nos hacen reír de nosotros mismos y porque equilibran los neurotransmisores. Reírme de mi misma eso hace olvidar el miedo a la muerte. Reír de la mierda en la que estamos sumergidos. Ah mirá, esta tuvo un bebé. ¡Nunca me enteré! Creí que era el sobrino. Que boluda, no tiene hermanos. Me faltan todos los caramelos. Fulanita puso una foto con la mamá. Tiene cara de buena la vieja. Me puso un me gusta el pendejo que me curtí hace seis meses. ¿Le mando un mensaje? No, no da. A ver su perfil. ¡Tiene novia el hijo de puta! ¿Les cuento a las chicas? No, al pedo, ni tiene importancia. Estoy indignada igual. 

¿Nunca tuviste calambre en las venas?
¿Vergüenza en los dedos?
¿Pereza en la fé? (Ivan Noble)

Tengo interrogantes más pelotudos que Ivan. ¿Cómo hacen para evitar una erección los actores durante una escena de sexo en ficción? ¿Tomarán algo? Yo llego a besar diez meses en el rodaje de una novela y te escribí diez poemas, veinte hojas de mi diario, y cuatro del blog. ¿Tan conchuda voy a ser? Necesito cariño, universo.

Ay, que Dios boludo
se pinchó en la mitad
se hizo el canchero con milagros. (Divididos)

¿Dios existe? Nah, puro verso. El mío se fue de vacaciones junto con Satanás y Cupido. En su mundito hay una serie de mi vida de diez capítulos. Son todos iguales. Una mina desempleada riéndose de memes y chistes, contando pelotudeces en facebook, y publicando frases que pocas veces lleva a la práctica. «¡Ey, lo hago por los demás!», pienso. Capaz tienen más fuerza de voluntad que yo y de paso me la contagian. La vida sería más justa si el barba existiera. Pero nos consuela que haya arriba alguien a quien rogarle, y quejarse de falta de felicidad, sexo, marihuana, guita, buena suerte, y la excesiva culpa.

«Allá donde se cruzan los caminos
Donde el mar no se puede concebir
Donde regresa siempre el fugitivo»
Pongamos que hablo de Madrid (Joaquín Sabina)

Extraño Madrid, que cagada. Me quiero ir a España a ver a mis sobrinos y no tengo un peso. ¿Por qué? Quiero un puto laburo. Llegaron 1500 pesos de luz y consumí menos que el año pasado, pero gasté más. Maldita presión impositiva.

«Hello, can you hear me?
I’m in California dreaming about who we used to be» (Adele)

Música. Sintonizo una canción hermosa. «Hello», de Adele. ¿A quién me hace acordar? A nadie, que triste. Que conchuda también, porque de lo contrario estaría extrañando a alguien. ¿Qué? Me aburro sin extrañar a alguien. Algo muere dentro mío cuando escucho una canción y no hay ningún imbécil dentro. ey, eso sirve para mi diario. Ya lo agrego.  Voy a subir una frase a instagram. Re densa, pero ya fue. Así la borro del celular.

¿Donde están los ladrones? ¿Dónde está el asesino? (Shakira)

Shakira, la chica feliz. Que buen tema de los noventa. ¿Los políticos van a dejar de robar algún día? No, y no tengo ningún pensamiento que contradiga esto. Nada que agregar. Otra expresión de deseo imposible. 

Quehaceres baratos: Promesa… esta semana dos veces a Zumba, sacar turno al ginecólogo, psicólogo, psiquiatra, oculista, dermatólogo, comprar medicamentos. Mierda, cuando cumplí 85 y no me di cuenta? Hablando de fármacos, ¿que mierda hace la pastillita? Tengo sueño. Maldita sean las canciones, las redes sociales, las preguntas existenciales, la falta de guita y empleo y felicidad, los sueños imposibles, los chongos que no sirvieron para nada, las ganas de escribir, mi CV pulido lleno de cosas que no me sirven para un carajo, maldita Shakira, maldito Messi, Dios, y el pelotudo de Ricardo Montaner. La culpa la tienen ellos, la culpa del hijo de puta del insomnio. 

Ya te va a llegar el sueño indicado, Nani. (Han pasado 84 años)

¿Existirá la vida después de la muerte? Bueno, mañana lo pienso, es muy complicado y me estoy quedando dormida.

Tiro el celular abajo la almohada, y me quedo dormida, riéndome de mi suerte. Al final, el insomnio no es tan aburrido.

¿Ustedes que piensan cuando tienen insomnio? Cuéntenme en comentarios, ¡por fa!

edf
Lista de Spotify “variado”

 

Gracias por leer mis locuras.

Lic Nani.

Instagram: lice.nani

Renacer

Renací cuando aprendí a salvarme, cuando ser fuerte fue la única opción. Es increíble lo formativo que es el dolor, te alecciona, te hace crecer… me convirtió en mi heroína, me bajé mi propia luna, porque entendí que nadie iba a hacerlo por mí. Me hice cargo de cosas que hubiera preferido borrar de la faz de mi memoria. También supe ser mi enemiga, usé el látigo injustamente para conmigo. Empecé por enésima vez los cimientos de mi autoestima con tanto esfuerzo, con tantas caídas en el medio, viéndome obligada a soltar tantas culpas innecesarias e inciertas.
Tuve que irme cuando quise quedarme, y otras tuve que dejar que personas que amaba, se fueran. Construí refugios para abrigar mis demandas de amor. Cuando cicatrizas entra luz por las heridas y de repente caí en algo que desaprendo todos los días… que la felicidad es tan simple; es sentir la parte fría de la almohada, es ante todo la tranquilidad, saborear la comida favorita, las carcajadas con amigos, los mates a la mañana, los libros, las fotos, las palabras, la música, bailar, la risa que no deja de salvarnos, la vida misma, que siempre es hoy y hoy es siempre todavía….si podés correr, si tus ojos ven, si tenes un abrazo a mano, si tenés un techo y un trabajo…
¿Qué carajo es el éxito al final? No me interesa destacarme, ni los aplausos, ni nada, ni que me admiren. El título más importante es el de buena persona, el resto es humo. A la mierda los mandatos. Mi única regla es la libertad de hacer lo que deseo sin lastimar a nadie.
Soy las veces que no me rendí. Soy las veces que me quedé llorando frente a puertas cerradas, porque de eso aprendí. Soy las veces que me fui como acto de amor propio, las veces que eduqué mi empatía para ayudar a los demás. Soy también la que tomó distancia cuando ya no tenía nada para aportar. Soy las veces que me cure llorando frente al teclado. Soy el día que pude defenderme por primera vez. Soy la que pude herir y preferí no hacerlo. Soy la que decidió salir del rol de víctima, porque solo estanca. Soy la que alguna vez hice daño y pedí perdón y también la que perdoné. Pero, ante todo soy la que intenta perdonarse todos los días… y eso es todo lo que se del amor.

Escrito el 14/01/19, cuando me hice mi séptimo tatuaje.

 

Gracias por leer♥

Lic. Nani

BeautyPlus_20190315123405973_save

Tenés derecho a no ser perfecto…

Tenés derecho a no ser perfecto, tenes la obligación de intentar ser feliz. Tenés derecho a cometer tus propios errores y comprender  lo que vinieron a dejarte, lo que necesitabas aprender. A descubrir tu propio modo de ser feliz. A ignorar fórmulas ajenas. A ignorar a los que se burlan de tus sueños. A limpiar tu vida de la gente que sólo te pisotea y te dice que no podés o que no sos capaz. Tenés la obligación de no creerles. Sos capaz, y podés. Tenés derecho a ignorar a quienes desaparecen cuando los necesitas y aparecen cuando te necesitan. Tenés que aprender a decir que no, porque ningún vínculo sano es incondicional ni gratuito: para que subsista y crezca debe haber dos personas que quieran dar y recibir. Siempre es un ida y vuelta y es de a dos. Es así, corta y concisa. Tenes obligación de no rogarle a nadie que te quiera. De cultivar todos los días el amor propio. De perdonarte pese a haber cometido miles de errores. Tenés que abrazarte al que te abraza, querer a quién te quiere, agradecer lo bueno que te tocó, y focalizar en lo que te hace feliz. Tenés que festejar a esas personas valiosas que siguen formando parte de tu círculo. Tenés que seguir luchando aunque haya cosas que te duelan. La vida siempre sigue, incluso después de muchas personas a las que quisiste o amaste. Quedate con lo mejor que te dejaron y borrá el resto. Los que están en tu vida y se brindan, tienen derecho a ser reconocidos y lo que se van, “olvidados”…

 

felicidad1

Una humilde nota de colores, en el día internacional de la felicidad.

Gracias por leer

Lic. Nani.

Párrafos Sueltos: «La Duda»

«Hubo un tiempo en que me quedé con la duda, un aliada despechada, que te martilla la cabeza a preguntas. Después me animé, a traicionarme menos, a quererme más, a ser más fiel a mi misma, a no bastardear lo que siento.

Y qué bien se siente bailar sin que nadie te esté viendo, aunque erres los pasos.

Qué dulce es el sabor de la valentía, de dejarme ser.

Qué lindo saber que no tenés NADA que probarle a nadie.

Entendí por fin que los resultados podrían ser desastrosos, pero la incertidumbre es peor que la decepción; entendí que es más cierto lo que se siente que lo que se piensa, entendí que es mejor hacerse ilusiones y volver a creer.. El miedo me enseñó que es un camino que te deja justo donde no querías estar. El miedo te encierra en eso de no saber nunca, el miedo es una jaula de disconformidad, perder la lección en el camino que la frustración podía dejarte. El azar tiene mala conducta y puede que los resultados sean desastrosos, pero la decepción es agridulce y el no saber, es amargo. Que si sale mal, que si te lastiman, que si te ponen un cero, que si te quedás en la lona, que si te jugás por un sueño y te frustás, si crees que no podés. Excusas, peor es no hacer nada, INTENTARLO ES LO CONTRARIO QUE RENDIRSE… El rival más difícil está en la cabeza, y hacerle un ‘fuck you’ se siente brutal.»

En Párrafos Sueltos, decile fuck you a la duda.  Dejemos la puta enfermedad de suponer todo.

Les dejo mi instagram: Lic. Nani

Y FACEBOOK: LICENCIADA NANI.

 

 

KDPJDJVDIFJV

Párrafos sueltos I (Encajar)

«Nada peor que querer encajar los entornos donde te hacen sentir que sobrás.

Las únicas personas que necesito en mi vida son las que probablemente me necesiten en la suya y lo tengo muy claro.

En gente pelotuda, no inclusiva, cero empática, y con falta de humildad no gasto ni un segundo de mi tiempo.

De hecho, si me decepcionan me hacen un gran favor.

Cuando te valorás, las migajas no te alcanzan nunca más.

Y menos de gente que pierde más sin mi en su vida, que yo sin ellos.»

Si es para eso, prefiero ni encajar con los encajan.

Fuente: Facebook dándome sopapos con los recuerdos:

parrafosuelto1

 

 

 

 

Lic. Nani Nanita

Inaugurando la nueva sección de “párrafos sueltos” o “balazos en la sien” , como más les guste.

Todo tiempo presente es mejor

 

“Ojala siempre tuviéramos la capacidad de ver lo que tenemos como vemos lo que nos falta”

¿Por qué nos concentramos con tanta intensidad en nuestras falencias y no en todo aquello que nos llena de vida? ¿Por qué tenemos que hacer un esfuerzo sobrenatural para darnos cuenta de esos pequeños momentos que nutren el alma? Aquellos que a diario terminamos naturalizando como sino fueran eternos. Y ahora viene otra frase parafraseada, “quiero volver al pasado en los tiempos que era feliz pero no lo sabía”. ¿No les pasa?49705066_1210594135748046_9031287982547533824_n

Nos vemos en las fotos y pensamos, ¿por qué no disfruté más ese momento, en vez de archivarlo como algo cotidiano, como algo más? Cuando ahora extraño tanto aquella versión de mí.

Como cuesta vivir el presente, carajo, por eso cuesta tanto la felicidad. Es recurrente escuchar la frase “Todo tiempo pasado fue mejor” … ¿Será porque resignificamos los recuerdos valorándolos más cuando ya pasaron? Podríamos cambiarlo, por “todo tiempo PRESENTE es mejor” Al fin y al cabo es lo único, lo único literal, que tenemos a mano: EL HOY Y EL AHORA. En 2014 tatué “La vida es ahora”….(Life is now) Y todavía me cuesta aplicarlo a la realidad. cartel-2-650821

Por otro lado, tenemos cierta tendencia a la melancolía, esa especie de resistencia a DISFRUTAR. Esa postura insalubre a cerrar los ojos y olvidar que estamos vivos y si estamos vivos, estamos a tiempo. Mientras respiremos algo podemos hacer y  DARNOS CUENTA de eso es indispensable. Es desanclarnos de las carencias y aferrarnos a lo que podemos hacer hoy. Desde limpiar el baño, desde tomar un helado, o hacerse una limpieza de cutis, o mirar una serie. Porque hacer es lo contrario de rendirse…

Hoy hice una “mini encuesta” en mi red social Facebook sobre estos pequeños hábitos cotidianos que terminamos “dándolos por sentado”, cuando se pueden parar… Recibí mensajes hermosos. Simples, y el ejercicio lo hice yo también.

La pregunta principal, muy trillada… pero que olvidamos tan a menudo: 

¿Por qué tengo que sentirme agradecido hoy? ¿Qué disfruto en la vida que es totalmente gratis y sólo depende de abrirlos ojos y darme cuenta que esta ahí, listo para hacerme sentir mejor?

ser_agradecido_y_felicidad

Lo bueno de este ejercicio es que me sirvió a mi también para abrir los ojos y ver mejor de las cosas que otros disfrutan, que yo también tengo, y a veces las paso de largo, concentrándome en todos mis problemas y en las cosas que no puedo controlar. 

Manejar un automóvil: Calculo que eso te debe dar una sensación de libertad que nunca experimenté. Me debo sacar el registro pero por el bien de la sociedad todavía no lo hice. (Le ponemos humor) Creo que es mi cuenta pendiente. Aprender a manejar y perder ese miedo. Como otros disfrutan, irme sin rumbo por las calles, debe ser realmente fantástico. 

Escribir: Total y completamente identificada. Cada día me doy cuenta que el teclado es mi mejor amigo. Cuando me siento mal, cuando me siento bien, cuando me siento sola, cuando no doy más, cuando quiero dar más de lo que tengo.}

Abrazar a mamá: ¿Hay algo más hermoso que un abrazo? Es gratis. Y reconforta más que cualquier medicina. Sobre todo si se trata de una madre, de esas madrazas que son aparte de madres, mejores amigas, consejeras, guerreras, incondicionales. “Conectarse con alguien tan especial” Abrazar a las personas que amamos, es de las cosas más simples y más poderosas que tenemos los seres humanos, que pareciera que nos hicieran vulnerables pero nos hacen fuertes, nos hacen seguir…

“La sonrisa de mi hija, sus ‘te amo’”  No tengo hijos pero lo vivo día a día con mi sobrina. Cuando aprende palabras nuevas. Es emocionante su inocencia, su amor, su fragilidad, su forma tan sencilla de entretenerse. Creo que pocas cosas son tan adorables como los hijos, los sobrinos, los bebés. Imagino que ser madre no es algo fácil, pero la recompensa es mil veces mayor cuando los ves sanos, vivos, y felices…

Los ñoquis de mama: Siempre pensé que cocinarle a los seres queridos es un acto de amor. Y disfrutarlos en medio de risas, anécdotas, haciendo bromas. ¿No les dan ganas de grabar esos momentos y de verlos otra vez? 

Juntada con amigas: Reís con una amiga y todo lo que duele se hace más relativo, más fácil, más sencillo. Te sacuden un par de consejos y de repente, sentís que podés resolver, o aliviar eso que tanto duele. Porque con los amigos solemos hablar de problemas, pero después todo se vuelve anecdótico y pesa menos. Salís renovada como si hubieses ido a una clase de reiki. Y hablo de esos amigos especiales, de esos incondicionales, los de fierro.

“Coser ropa mientras escucho música, con auriculares a todo volumen”. Admirable porque yo no sé ni enhebrar la aguja, siempre fui nula para las actividades prácticas. ¿Saben lo difícil que es hacer algo útil y disfrutarlo? Es para felicitar a la persona que logra esto.

“Bailar zumba” Ni hablar. Bailar es mi pasión después de escribir. Creo que me da alas, no tengo dudas, y puedo entender perfectamente lo que se siente. Y es algo tan sencillo… no es necesario el talento de Julio Bocca. Con ser vos misma es suficiente para sentirse bien. Me explayo sobre zumba en mi última nota.

Ver el amanecer, el atardecer, la Luna: Voy a decir una obviedad… pero… ¿Suelen recordar que TODOS los días amanece, atardece y hay luna y a veces estrellas?  ¿Cuántas veces nos detenemos a mirar esto antes de ir a trabajar? ¿Con que frecuencia, inmersos en nuestras obligaciones, recordamos que existe? De la suerte que tenemos de poder verlo. No todos tienen esa suerte. Hoy mismo podés quedarte en el patio, en el parque, en la terraza, en el balcón, a verlo. Y saber que está ahí para vos, y que te llena de esperanzas, porque realmente es algo hermoso.

La música: ¿Qué decirles de la música que no esté dicho? La música es todo. Alegría, tristeza, recuerdos, nostalgia, melancolía, euforia. Y no importa lo que escuches, importa LO QUE SIENTAS cuando lo escuches. Importa que vibres con la melodía, con la letra, con el sentido, lo que significa para vos. Si lo que sentís te hace sentir (cualquier emoción), estás VIVA. Justamente de eso no hay que olvidarse, y eso es lo que la música te recuerda, que estás acá, viva. La música te salva. 

descarga (1)

“Cantar cantarle a mi hija y que me mire como si yo fuese lo mejor del mundo” Esta frase particularmente me conmovió. En mi experiencia propia, lo sentí conm mi sobrina… que te mira tiernamente, agradeciéndote que estás ahí, ayudándolos a conciliar el sueño. Mágico.

“Sentir el olor la ropa limpia”  Soy fanática de los ricos olores, ni hablar de los perfumes importados, pero bueno, eso es otro tema. La limpieza es un factor cultural que primero incorporamos. Sentirse limpio, es una sensación maravillosa. Yo disfruto de tirar Lisoform jajaja. Un TOC que disfruto…(90 años tengo)

“Jugar con mis gatitos”:  Los animales son un milagro y fueron nombrados por muchas. Son seres inocentes, vulnerables y nacidos para dar amor. Sobre todo los perros y los gatos.  Ellos son incondicionales. Alivian el estrés. Somos afortunados de poder domesticarlos y hacerlos nuestros compañeros. “El ruidito que hace mi cobayo cuando le acaricio la cabeza”. Me resultó sumamente tierno. Esos bichitos son hermosos…”La mirada de mi perra cuando la tengo a upa” , “Jugar con mis perritos Duda y Frida”   ¿Agradeciste hoy por tener la mascota más linda y fiel del mundo? No, no me pongo en maestra ciruela jajaja… los mensajes que estoy escribiendo me los estoy diciendo a mí también.

Actividad física: Algunas mencionaron “ir al Gym”. La gloria liberar endorfinas en hacer algún deporte que te guste. Realmente te hace volver a nacer. Lo que debemos a agradecer es la enorme voluntad que debemos tener para activar, y después merecer esa recompensa de sentirnos felices.

Cada vez que me cuesta arrancar para salir a correr o ir a zumba,

y termino haciéndolo, ni siquiera se cómo

descargalo logré, pero me felicito. No se olviden de ser agradecidos con ustedes mismos por el esfuerzo que hacen, y tampoco de saborear la victoria de haberlo logrado. No es natural…es el alma que esta hablando por ustedes.(Y yo que no quería ponerme cursi)

 

“Caminar sola un rato y respirar el aire y saber que a pesar de todas las mierdas que pase y sucesos traumáticos sobreviví y me tengo Para enmarcar en la pared. A pesar de todo, te tenés a vos. Luchando, peleando, y sonriendo cuando veces, tenes ganas de llorar. Y conteniendo al resto cuando sos vos la que no podés más. Te tenes a vos: herida, rota, remendada. Pero VIVA…

“Pintarme las uñas y depilarme las cejas”  Siento un placer inconmensurable, me identifiqué mucho. Pintarme las uñas escuchando música movida, bien bolichera, bien de zumba, me siento la dueña del mundo. Como si te dedicaras a vos misma, te mimaras, te hicieras una caricia.

“Dos pavadas, pero tengo dos nenas y trabajo todo el día…” Convencete: No son pavadas. Significa que estás luchando para darles una mejor vida. Y te esta costando y que reconozcas ese esfuerzo, hace que quizá el sacrificio sea menor y disfrutes de todo lo que podés darles gracias a tu trabajo agradécetelo. Abrazate y felicítate, porque te lo mereces.

“Desayunar sola a la mañana escuchando música.” Fascinante, la música mientras desayunás es el medicamento perfecto para que tu humor cambie para bien. La música lo es todo, en cualquier momento del día. Soy fundamentalista de los auriculares, no puedo salir de mi casa sin ellos.

“Arreglar el jardín, desmalezar, poner plantitas” Me recordaste a mi hermano que ama la jardinería. Nunca lo hice. Pero debe ser desestrezante. Creo que si te hace sentir tan bien, debería probarlo. Imagino que ver el trabajo terminado debe ser una especie de satisfacción endovenosa. Prometo contarte mi experiencia si alguna vez me animo.  

“Leer un libro una tarde de domingo.” Leer es definitivamente es algo maravilloso, instructivo, desestresante. Lo pongo a la altura de escribir. Es el camino a la inversa, pero aprendés más. Te nutrís. Un placer irremediable. ¿Quién te quita lo leído?

“Ver una película de romance fofo, aunque sepa nunca me va a pasar.” Rozamos la conchudez, sí jajaja. A mi también me encanta ver esas películas Disney. Sobre todo ahora que ya sabemos que son fantasía y no corremos riesgos….(en el mejor del os casos) Si lo disfrutamos, adelante!

49864862_1209949175812542_5990246739485917184_n

El mate: no puede faltar, lo nombraron muchas. Mates con amigas, mates con mamá, mates con la abuela, mates sola. Es una especie de acompañante espiritual, es que el cebador tome la palabra al entregarlo, y el solitario redondee una idea cuando termina el último sorbo del termo. Hasta en mis peores momentos me dan ganas de tomar mates. Lo siento como un compañero. Y estoy agradecida de poder comprar la yerba que me gusta, pese a mi desempleo jajajaaj (para meterle un poco de humor). A tomar mates, respirar hondo y decir gracias… porque existe, y nada más.

49343405_1205824816224978_7779450705349181440_n

Hobbies: Cursos de manicuría, de maquillaje, de dibujo, de pintura, de cocina, de lo que te guste. Los hobbies son condimentos a nuestra cotidianidad que nos hacen sentir bien. No son obligaciones, son cosas que hacemos porque nos gustan. No importa cual sea. Pintar sillas, tejer, hacer una huerta, pintar mandalas. Los hobbies te dan vida, no te prives de ellos.

Muchas de las pequeñas actividades cotidianas coinciden con las de ustedes…pero acá van las mías y algunos, son recuerdos, pero los revivo día a día…

Mi familia entera reunida en agosto de 2018, prepararles fernet a mis amigas en la previa y que me digan que soy “el hada del fernet”,  los abrazos y los besos como idiomas universales; mis sobrinos, aun de lejos salvándome la vida en videos; Lucía aprendiendo a caminar. Correr kilómetros y volver renovada, llegar de zumba y tomar mate mirando el bulevar desde mi balcón. Dormir cuando llueve e ir despertándome con ese sonido tan placentero.  Mirar y valorar mi casa, que resistió una catástrofe, tanto como yo y aún la tengo sana y salva. Ponerme crema religiosamente todos los días y acostarme con el aire para que se absorba más rápido. Cerrar los ojos y visualizar todo lo que quiero que pase, como si ya hubiese pasado. La música ensordecedora cuando me baño. Las fotos, amo profundamente las fotos, me parecen la octava maravilla, mi máquina del tiempo. Maquillarme con cumbia mientras tomo Fernet y espero a mis amigas. El olor a libro nuevo y a ropa nueva. Escribir, y todo lo que ello me genera, y me construye: la sintaxis, las rimas, las palabras. Las fechas donde fui feliz tatuadas en mi alma, que las revivo otra vez cada vez que las recuerdo. Todos y cada uno de mis tatuajes y sus razones. Tomar mates con mi papá y que el vea como disfruto la pileta nueva que tanto soñé.  Algo que no me pasa muy seguido: Gustarme en el espejo…pero cuando pasa soy inmensamente feliz. Las charlas eternas con mis amigas. Aconsejar a alguien que se siente mal y sentir que aporté mi granito de arena para que mejoreCuando abro los ojos y estoy viva… recuerdo que sobreviví y siento que por algo estoy acá, y recuerdo ese milagro, los naufragios que me ayudaron a crecer, los consejos que te hacen respirar mejor, los encuentros que perfuman las esquinas, el ritmo, la velocidad, la adrenalina. Mi familia, mis papás incondicionales, conteniéndome todo el tiempo, estando ahí agarrándome las mano para que no me derrumbe…

El cuento que me cuento y edito todos los días, para DARME CUENTA, porque a veces me digo mentiras…

¿Somos conscientes de estas pequeñas cosas que estamos disfrutando o mentalmente estamos pensando en todo lo que nos falta, en las preocupaciones, en las carencias, en los miedos?

Lo pregunto, porque a mi me pasa. Me cuesta estar acá, ahora. Sin pensar en lo que me falta…

La propuesta entonces es…

Conectarnos al presente. A lo que amás, a lo sencillo, a lo que naturalizas todos los días. Porque en serio tenemos que entender, tenemos que DARNOS CUENTA, que no es natural…SON MILAGROS.

 

Lic. Nani

Gracias especiales:

Cristina Vañecek
Xoana Debora Ocampo
Melisa Gallo Troccoli
Sofía Carla
Sofía D’Angelo
Alicia Spini
Thelma Pereyra
Virginia Sosa
Mariana Contreras
Paola De Niro
Diana Castilblanco
Agus Tina
Yenii Navarro
Gii Vazquez
Kari Falcón
Giurlanti Maria Belén
Carina Mansilla
Romi Crema

229301_510779502282899_194185520_n

Que el fin del mundo te pille bailando

 

Retomé Zumba en junio de 2018, en un mal momento de mi vida, y encontré mi pasaje al cielo después de escribir, porque bailar es lo más parecido a subirse a un parapente y ver todo desde lejos, más simple, más fácil.

Zumba es una forma de entrenar, bailando diferentes ritmos, combinando todas las emociones habidas y por haber. Es una montaña rusa, que oscila en tipografías de alegría.

Siempre renegué de mi cuerpo, por motivos que no vienen al caso. Y bailando empecé a unir mis partes rotas… Cuando me abrazo a aquellos pasos dejo de frustrarme, sonrío, siento la música en mis músculos y en mi sangre, dejo de odiarme. Me desnudo de inseguridades en cada estrofa de cada canción. Los ritmos varían y te balancean en una alegría indescriptible. Salsa, reggetón, rock remixado, marchas.

El lugar donde practico zumba sé llama RUMBA y lo bauticé como “el cuadrilátero de los milagros”.  Bailar es una máquina del tiempo perfecta. Vuelvo al 17 de marzo cuando me recibí, me abrazo a las fechas, las fotos con mi familia unida pasan delante de mis ojos. Es una diapositiva de todo lo lindo que viviste, que pasa como flashes entre las luces.

RUMBA es un salón espejado, con luces en tonos de violeta, fucsia y azul, mis colores favoritos. Hay olor a nuevo y las voces 

rumbaretumban cuando la música se apaga. Las risas se reproducen más veces, es como si en aquel rectángulo de energía todas nos riéramos más genuinamente, disfrutando de algo que termina siendo un narcótico con efectos positivos.

Somos todas muy hermosas. Rumba es mi cajita de colores que mata cualquier estereotipo – a los cuales siempre fui muy permeable- que suele castigarnos afuera. Me siento protegida, ante todo de mí misma. Nos vestimos con calzas que rimen con esa alegría. Las inseguridades mueren, tiramos los celulares a un costado para olvidarnos de todo… y bailar. Como sea, como venga, como te salga. Porque dentro de la cajita de colores solo vale que seas vos misma.

40653608_2164265616979273_5369952019110952960_n

Zumba es un mundo aparte del que vivo a diario, un mundo que invento cada vez que aprendo un nuevo movimiento, es mi recreo cuando la realidad duele. Cada una ocupa una pequeña porción del salón y todas nos sentimos dueñas del ritmo, que solemos acompañar con las tibias voces que no se oyen, al son de una letra.

Viene un tema que fue el brillo de algún recuerdo, que te envuelve y te eleva, y estás ahí bailando pero también estás allá en el pasado, reviviendo, sin extrañar la que fuiste, porque volvés a serlo. ¿Nunca extrañaron sentirse dentro de un recuerdo, otra vez, por primera vez? Las canciones que bailaste frente al espejo y las cantaste con un desodorante como micrófono, las que bailaste en el boliche con tus amigas, la canción que sonaba cuando conociste a alguien que te voló la cabeza. Esas canciones mientras bailas, son recuerdos, volvés tu versión de ayer que tanto extrañás, a sentir lo mismo, el mismo perfume.  Sin darte cuenta, tenés 15 años otra vez y volás en esa inocencia…En presente y en pasado.

De un segundo a otro TODO es posible. Son minutos infinitesimales donde me creo capaz de todo, y pienso que voy a tocar el cielo con las manos en muy poco tiempo,  creo que mi cuerpo es hermoso, porque es mi arma mortal para sentirme así de feliz.

Perdés el miedo al ridículo. A veces el verbo “Bailar” genera esa inseguridad. “No sé bailar”. No tenés que saber, solo tenes que bailar, como si nadie te estuviera viendo, porque en realidad, nadie lo está haciendo. De hecho, el paso es tuyo y podés reinventarlo; no está mal hacerlo propio, no te señalan por hacer un mal paso. Es un tramo de la vida en la que vale perderse, en la que desencontrarse te hace sentir bien. Como en la vida, a veces no recordás como es el próximo paso, pero si el que sigue y sino lo sabés, solo vale con intentarlo. Y no pasa nada.

Zumba es mi refugio porque en el cuadrilátero de los milagros, no me asusta confundirme, dejo mi encarnada autocrítica a un costado… tiro mi remera y luzco mi corpiño deportivo, e ignoro a mi verdugo, el espejo… porque sólo bailando me siento suficiente.

La próxima canción es una oportunidad. En ese pequeño espacio que ocupo en el salón apuñalo mis complejos a base de brazadas al aire, de saltos, de sonrisas profundas, de onomatopeyas. Rumba es el refugio donde es tan relativo todo. Las canciones que alguna vez escuchaste y no te gustaron, ahí adentro son increíbles, porque las estás resignificando con tu cuerpo; el éxito y el fracaso son 

49771555_2408547549217744_1223017883433435136_n.jpgentidades inexistentes, la hora de la clase es la hora feliz donde me perdono todo, donde me olvido de lo que aún no puedo perdonarme, donde mi cuerpo me quiere y yo quiero a mi cuerpo.

Zumba es un discurso corporal que me enamora cada día más. Los pasos son las palabras, los brazos los tildes, la cabeza el puntito de i , el cuerpo un número uno y a veces podemos formar un ocho, entonces el viento pasa por las piernas, y saltas, y sentís el sudor por la espina dorsal, y gritás de energía, y qué placer.

El ritmo es la hoja en blanco, en la que volvés a empezar. Es un popurrí de todos los lenguajes; escena, texto, video, y música al mismo tiempo. Es moverse, y es la quietud de esto que digo mientras lo escribo, es bailar, pero es más que eso, es una experiencia intransferible. 

Sonreímos al bailar, en ese pedacito del mundo tan nuestro, en esas luces de boliche, en ese humo, en ese perfumito que hay cuando entro, allí escribo los hechos con mi cuerpo, le echo fertilizante a la fe y veneno al miedo, ahí todo lo puedo. Me siento invencible, inmortal. Me divierto, e intensifico el paso que ya sé, lo mejoro, lo consuelo sino sale bien, mi mente me perdona y al mismo tiempo escribe el texto en el contexto apremiante por retener cada frase en medio del sudor y las onomatopeyas; las últimas canciones son las que más disfruto, ya soy tan feliz que no siento el cansancio. Al final, como a menudo en la vida, pero esta vez a nuestro favor, estiramos la parte que más nos duele y respiro una paz inderrotable.

Bailar es el efecto sedante de todos los días. Sigue agarrándome la mano antes de caer, sigue consolando mis noches cuando el termómetro de la fe se pone frío.

En Rumba cada una hace un paso como puede, cada una da lo que puede. Y es mágicamente suficiente. Así de simple. Esa falta de exigencia saca a relucir lo mejor de una. No existe la mirada del otro que mide el éxito, no hay nada que probarle a nadie, solo probarte a vos mismo que bailando podés ser feliz. 

Cuando me hundo en mis tristezas siempre se que puede a salvar mi día bailando y magicamente, que nada sé derrumbe

Cualquier fin del mundo es un comienzo si te pilla bailando.♥

Lic. Nani

PD: ¿Saben qué? Creo que escribo mucho mejor de lo que bailo…jajaja (No podía guardarme el comentario conchudo, obvio)

 

Lo inevitable vs. Lo opcional

Ceder a todo no es una virtud

Que te duela que ese energúmeno con patas te haya dejado y en menos de dos meses ya posee una nueva víctima para torturar, es inevitable. Que entres cincuenta y dos veces por día a su perfil de Facebook, que conozcas hasta como se llama el perro de su nueva novia, llores, grites y patalees viendo sus dulces y empalagosas fotos de las vacaciones en Chascomús… es opcional.

Que te duela que el no se jugó por vos, que no haya sentido lo mismo, que no quiera un compromiso mientras que el individuo jugaba a ser el novio soñado, mismisimo príncipe azul llevándote a comer con la abuela y los 15 primos, haciéndote escenas de celos y llamándote “chuchi”, cuando en realidad era nada más ni nada menos que EL MALDITO HOMBRE EQUIVOCADO y eso haga que te sientas estafada, decepcionada y le quieras clavar una estaca en los huevos es inevitable. Que le mandes mensajes, emails, whatsapp, señales de humo, lo llames y llores rogando que te de su amor, insistas, le hables, te humilles, te denigres… es opcional.

Que te duela que de repente de la nada misma el irresponsable emocional al cual se la chupabas como los dioses, sea un desagradecido y no te llame más, y pareciera que se lo trago un agujero negro y esta en la dimensión desconocida, o lo hayan secuestrado los ovnis al hijo de una camionada de travestis, es inevitable. Que, oh casualidad! Aparezcas en el lugar donde te enteraste que va a estar, oh casualidad lo pases por al lado, lo saludes y el chabon no te pase ni cabida, sintiéndote la mas boluda del planeta, es opcional.

Que estruje tu corazón conchudo porque te vendió humo, fingió darte una oportunidad renga, y se re cagó en la relación que tenían, es inevitable. Que seas tan ingenua de perdonar, con la falsa esperanza de que va a cambiar y que “aquí no paso nada” mientras al mismo tiempo vivís en una película titulada la “Desconfianza Absoluta” acompañada de “Me vas a cagar de nuevo” es opcional.

Que te bloquee de Whassapp, Instagram y demás redes sociales, y te parta al medio ver su el icono de su foto borrada, es inevitable. Que te fijes sus estados desde el celular de tu amiga, es opcional… Bloquealo de tu mente, mujer.

Que ciertas situaciones nos duelan, nos hagan mal… es inevitable, porque tampoco somos una piedra incapaz de sentir dolor. Podemos elegir las acciones y actitudes posteriores a la ruptura con un histérico, chongo, novio o lo que fuera, la elección es nuestra… cada una tiene el derecho a decidir lo que se les plazca... pero cuando el camino que tomas, es ir derecho a 200 KM por hora a darte de vuelta la cabeza contra la pared, a buscar el desprecio y el rechazo del otro es opcional. Toma buenas decisiones mujer!!!

El dolor es inevitable pero sufrir es opcional!!!!!

Pare de SUFRIR, Piense!

descargaLic. Nani Nanita

Reflotando viejos conceptos no incorporados:

Este escrito es un estado de 2013 de Conchulandia, tuneado. La tengo clara desde hace 5 años pero en TEORÍA, en la práctica SE LAS DEBO. ja,ja,ja.

Sos tu propia ayuda

Ya no hay más que hacer,

sos tu propia ayuda

Ahora andá y viví,

Siempre amé tu locura.

 

En mi Facebook alternativo, pedí que sugieran temas para hablar en las notas. Una de las propuestas fue “la depresión”, y decidí contar mi experiencia, que lamentablemente tengo un prontuario desastroso con respecto a este padecimiento.

Desde que nací estoy triste. Siempre fui una completa “carenciada” en materia de autoestima. La depresión tiene mucho que ver con un déficit de amor propioEn mi caso siempre me faltó, desde el minuto cero. El espejo me devolvía una imagen distorsionada de mi misma y hasta el día de hoy suele ser mi verdugo. No sólo en cuanto a lo físico, sino en cuanto a mis capacidades. Pese a eso, en la práctica era todo lo contrario. Mis notas eran buenas, me iba bien en el secundario, y en general lo que me proponía lo hacía bien. A mi no me importaba, para mi yo siempre era el desastre y el fracaso caminando. Sufrida total, resignada.

42636675_2202329336506234_4570784628255752192_n

Me sentía exceptuada de todo lo más lindo de la vida. Yo era la que llegaba tarde a todo, e incluso terminé llegando a “tarde” a algunas experiencias. Vivía en un lamentable papel de víctima que pude detectar años después. Es muy probable que mis propios pensamientos decretaron estos hechos, pero lo comprendo recién ahora. Recuerdo que a los 15 años todas mis amigas habían tenido la primera vez, y a mi me traumatizó porque yo no podía tener relaciones, no me salía aunque había tenido miles de oportunidades. Todas habían encontrado “el noviecito”, con el que estaban conociendo el sinuoso y difícil camino de las relaciones amorosas. Por supuesto, no podía darme cuenta que cada uno tiene sus tiempos y que no hay edades estipuladas para casarse, tener la primera vez, ser madre (o no), recibirte, encontrar el trabajo ideal. Abrís la cabeza a estas ideas sólo con años de terapia. Compararse con los demás, me parece, es el primer hábito tóxico del que uno se impregna. El ámbito escolar por defecto,  cuenta con una atmósfera de competencia y eso inevitablemente te lleva a compararte con el otro. Es una conducta tan tóxica como tentadora. Quién saca más nota, quién es el/la más linda, quién tiene la mejor ropa.

Esas preocupaciones adolescentes, y no tan adolescentes porque persisten en muchos adultos, son perjudiciales para la salud, se pueden evitar con una pizca de sentido común. 

descarga

Mi primer errado decreto y pensamiento era: “yo no puedo ser amada”. Autoestima bajo. Dicen que aceptamos el amor que creemos merecer, y ahora con el tiempo, mirando a esa Nani de 15 años, puedo comprenderlo. A ella, le diría tantas cosas. Al día de hoy me las sigo diciendo, porque uno siempre flaquea con los golpes que le da la vida. La diferencia es que ahora tengo armas para defenderme de esos pensamientos horribles y esas armas son producto de un proceso de construcción de todos los días. No hay que dejar avanzar ideas que no suman, que son tóxicas, hay que detenerlas de manera urgente, porque son un callejón sin salida.

No te compares, es una pérdida tiempo. Compararse con otros es como poner a la par una pera con una manzana. Somos personas diferentes que atravesamos experiencias diferentes. Cada uno construye su vida en el contexto en el que se crió, con diferentes grupos familiares. No tenemos las mismas oportunidades, el mundo es así. La vida no es justa. A las personas buenas a veces les pasan cosas horribles y otras no. Es mentira que todos tenemos lo que nos merecemos, a veces no es así. Si es verdad que todo vuelve. Que terminás siendo tarde o temprano lo que das, y ante todo lo que te das. La clave está en lo que hacemos con lo poco o mucho que tengamos.

44768119_2252868524785648_2315370444972097536_o

 A los 15 años me vestía de negro porque yo siempre me vi gorda, aunque era un espárrago. Esta conducta insalubre derivó en desórdenes alimenticios, en autoflagelo físico, en días enteros sin probar bocado, en estar tirada en la cama llorando. Y fijense que en ese estado deplorable, me recibí. Cuando tenía 20 años rendía las materias con 9. Estudiaba, cursaba, y rendía, aun estando en las últimas y yéndome a dormir rogando no despertarme más… ¡aún así me iba bien en la facultad! ¿Se imaginan cuanto hubiese logrado siendo consciente de lo que era capaz, si estando en un pozo depresivo podía aprobar materias de la facultad? Hago esta pregunta retórica para que hagan su propio auto diagnóstico…

Mi “yo” estaba definido como un desastre, el resto del tiempo lloraba y ya no sabía bien porqué. De miedo, de soledad, de creerme un estorbo, de sentirme frustrada y fracasada. Lloraba por todas esas ideas erróneas de las que me había convencido desde que tengo uso de razón. Claro, por eso siempre estuve triste.

44433186_2245376065534894_3413693341764681728_n

Este hábito de autodestrucción había convertido en una costumbre, en una adicción. La tristeza es adictiva, y paradójicamente se transforma en una zona de confort incómoda, deplorable, porque te acostumbras a pasarla mal, pensás que no tenés otra opción. Y créanme que sí, que la hay.  El problema es animarse a elegirla.

A los 20 años, toqué fondo, y prefiero ni ahondar en detalles. Pude salir con la ayuda de mi familia y de mis amigos. Nunca estuve totalmente curada. Solo mejoré.

Años más tarde, empecé con un nuevo terapeuta. Y llegó el momento de asumir el transcurso de mi niñez tal cual como fue, y entender porque tengo esta configuración de mi misma y de mi cuerpo. Porqué mi falta de amor propio termina siendo una barrera contra las halagos. ¿A ustedes no les pasa? Me incomoda que me digan cosas lindas, no sé donde meterme. Hasta me parece que me están mintiendo o me toman el pelo. ¿Hasta donde llega mi bajo autoestima, mi inseguridad, mis miedos?

A vos te lo digo (y a mi misma), que te crees fea, BANCATE LOS HALAGOS. 

45490523_2276037895802044_4799966690215460864_n

Siempre tenía miedo y lloraba por miedo. La fobia es otro síntoma de depresión. Sentía que a mis 20 años no había nada que hacer conmigo. Literalmente, me quería morir. Hoy lo pienso y volvería al pasado para pegarme un bife por pelotuda. ¡Con 20 años quería renunciar a algo tan hermoso como la vida! ¿Que carajo me pasaba por la cabeza? Evidentemente necesitaba pasar por eso para vivir como vivo hoy…siendo lo más positiva posible, llorando lo justo y necesario  para sanar, y mirando hacia adelante siempre.

La depresión, a mi entender, es no pelearla. Es quedarte ahí en la herida. De hecho, es escarbar todos los días donde más te duele, agarrar un cuchillo y cortarla un poco más. La depresión es no querer hacer nada por curarte. La depresión es aceptar que tu configuración del mundo, de vos misma, del futuro, es cierta. La profecía autocumplida.

42698736_2205804906158677_1959628551636385792_n

 Cuando estaba deprimida solía idealizar al otro, a los otros, de manera casi perfecta. Los otros eran exitosos, los otros podían cumplir sus sueños, los otros eran flacos y lindos, los otros realmente tenían capacidades. Yo solo servía para estorbar, escribir y llorar.

Hasta que comprendí que el otro NO EXISTE. El otro como sé muestran en reuniones sociales, en las redes, siendo felices, disfrutando todo el tiempo, en situaciones socialmente aceptadas, son meras circunstancias de la vida que tienen.  Y está bien, las redes son para eso, nadie cuenta los problemas en las redes sociales, porque la tristeza es una especie de tabú y para eso están los psicólogos y las reuniones con íntimos amigos. Es así. Las redes sirven para compartir con tus conocidos que estás pasando un buen momento, y esta perfecto. Pero esa persona no es solo eso que ves. Probablemente está luchando contra problemas que uno ni imagina, ¡y hasta a veces son parecidos a los nuestros!

1dudadetodoporlomenosunavezaunquesetratedelafrasedospordosson_19_georgchristophlichtenberg

Me ayudó a salir de la depresión, DUDAR. La duda es un salvavidas. Dudá de todo lo que pensás que es cierto. Dudá de lo que te dice la mente, porque esa hija de puta está diseñada para auto boicotearnos. Osho, en su libro “Alegría” (completamente recomendado) dice específicamente que “la mente es una máquina de crear infelicidad”. Todo lo que pensás que sos, todos los insultos que te dice el espejo (al menos en mi caso así era), los modelos de cuerpo que ves en las revistas son estereotipos, no son ciertos. Dudá de lo que te dicen que es belleza, dudá de lo que te dijeron que era el éxito, dudá de lo que tus padres sueñan para vos, dudá de los que te dicen que sos incapaz, dudá de la calificación en el examen porque eso NO TE DEFINE. No dudes en atreverte a dudar…

Soñá vos, con todo tu corazón. Suena cursi, pero andá a todos lados con todo tu corazón. Te vas a sentir bien, aunque pierdas, porque te la jugaste. No hagas nada con fórmulas de felicidad pre fabricadas.  Construí tu propia definición de éxito. Hacé lo que puedas con lo que tengas, pero ante todo hacé lo que sientas…

a-donde-quieras-que-vayas

¿Fácil? No, la vida no es fácil, y la vida tampoco es justa. Pero cada día que pasas lamentándote por algo que te sucedió en el pasado, es un día perdido. Quedate con lo que aprendiste.

Es cierto que necesitas un tiempo de malestar para poder sanar. Sin embargo es completamente enfermizo que el dolor sea un estado cotidiano y natural. No, no lo permitas. No permitas que sé te pase la vida sin vivirla, y menos por algo que ya no podés cambiar. El presente es tuyo, no lo tires a la basura por lo que ya pasó.

Aprendé a quererte todos los días un poco más hasta que olvides porqué no lo hacías. (Beret)

El dolor es inevitable, pero sufrimiento es opcional. No optes por sufrir, optá por luchar.

El agradecimiento fue algo que me ayudó mucho también. Aunque sean las cosas más sencillas del mundo. El otro día sé cruzó un pajarito que tenía el lomo marrón claro y el pechito verde. Y agradecí a la naturaleza por haberlo visto. (Les juro que no me fumé nada antes de escribir la nota jajajaja) Después vi un bebe que abrazaba a su mamá. Me recosté en la parte fría de mi almohada y prendí el aire y me sentí feliz y agradecida por eso. Ahora escucho una lluvia torrencial desde el balcón, y el olor a tierra mojada. Mi familia tiene salud y Lucía me dice tía. Brunito y Mauro me cantan el feliz cumpleaños por Skype. ¿Me duele tenerlos lejos y no verlos crecer? Sí, muchísimo. Pero me quedo con lo positivo: que están bien, en un país ordenado, con una buena educación. 

38963605_2116778778394624_166212232173060096_n

Tengo agua para bañarme todos los días, un plato de comida caliente, y un trabajo. Afronto mil dificultades, me peleo con mi mente, la desafío, pero ya no me creo todo lo que me dice porque eso sería mi perdición. Al contrario, la lleno de pensamientos positivos, de imágenes de todo lo que me gustaría que pase. Me cuesta un huevo, no lo voy a negar… pero hay que intentarlo.  

Rendirse dejó de ser una opción, dejar de luchar es algo prohibido para mi porque ya terminé mal por ese camino

No hay vidas perfectas, amores de película, hijos perfectos, familias “Ingalls”. Ni siquiera los que tienen plata tienen la vida comprada. Nadie sabe cuanto va a durar lo que tiene, hay miles de cosas como la salud que el dinero no puede comprar. 

Pidan ayuda, no sé queden ahí. En general la depresión hace que uno sé encierre en una idea completamente arbitraria y falsa. Es una jaula de pesimismo, desamor propio y tristeza. Una combinación fatal. La llave para salir la tiene sólo esa persona, y por más tonto que parezca la tiene en su bolsillo, pero no quiere utilizarla para salir. Porque tienen miedo hasta de salir y encontrarse con algo peor que la vida de mierda que lleva, y créeme vos que estas leyendo, NO HAY ALGO PEOR QUE RENDIRSE Y DESPERDICIAR TU VIDA.

Pedir ayuda implica agotar todas las posibilidades: terapia psicológica y psiquiátrica, deporte, acompañamiento familiar, hobbies.  En definitiva, cualquier ayuda es válida. No sientan vergüenza de pedir ayuda, eso lo hacen las almas humildes y nobles.Pedir ayuda es empezar a quererse.

descarga.png

No te tires a sufrir, te juro que sino te ayudas vos nadie lo va a hacer. Es la peor mierda que existe entregarse así. Yo lo pasé y no saben cuanto me arrepiento de haberme rendido, de haberme culpado, de haberme lastimado psicológica y físicamente, siendo bastante desagradecida porque ahora comprendo lo afortunada que fui, y lo afortunada que soy. Lo bueno es que valoro más la vida que antes y agradezco tener salud para poder vivirla a pleno.

2cc090c090d0b3eb0a88ea85dc3f7afd

Otros tres pilares que me salvaron fueron mis pasiones, mis maneras de ponerme de novia con la vida y empezar a sentir algo por mí: correr, escribir, bailar y reír.

Empecé a correr maratones en 2014, y me cambió la vida. Escribir lo hice desde que tengo uso de razón y siempre fue el amor de mi vida, las palabras mi mejor compañía, me han consolado y abrigado en tantos momentos difíciles que no encuentro frases para describir cuánto me ayudó el teclado y las lapiceras.

Bailar… empecé zumba. Me conecta tanto con la vida. Me hace amar mi cuerpo, porque amo bailar y para bailar necesito a mi cuerpo. Y ahora mi cuerpo me da esa satisfacción, esa alegría, esas ganas de volar entre un paso y otro, entre una estrofa y otra. Reír… reír te salva. Me tatué en mi tobillo derecho “la risa me sana”, y amo ese tatuaje, porque realmente aprendí a reírme hasta de mí misma, de mis frustraciones. Me hace olvidar lo difícil que puede ser el mundo a veces, me distrae de todo lo malo que pasa en este país, alivia tanto mi dolor…

IMG_20181112_105945.jpg

La fe es fundamental… el primer paso es creer que podés.

Creeme que podés.

Confiá en vos.

Creetela.

Querete mucho, no seas boluda.

En serio, no es broma.

Vos podés.

 

 

Y les dejo la última frase, es del libro El poder de la Ley de Atracción. La tengo pegada en el espejo…

39752106_2139460236126478_1254484214003269632_o (1).jpg

Ojalá les haya servido de algo haber contado mi humilde experiencia…

Les deseo FUERZAS y FE.

Y no se olviden que es más real lo que sienten, que lo que piensan.

GRACIAS POR LEER

Lic. Nani Nanita

 

 

Las etapas del duelo

Duele el corazón,

cuando te lo dejas

cerca del final

donde todo empieza.

Escuché por ahí que existen una serie de etapas de “estados emocionales” que atravesamos hasta poder ”dejar en el pasado”, aquella situación que regó el conchudometro de nitroglicerina. 

Las etapas de superación son subjetivas. Cada persona va a pasando por estos estados de manera diferente, y algunas incluyen etapas que para otras ni asoman. Ya escribí una nota parecida sobre este proceso, pero en esta entrada, voy a apelar al humor para contar mi proceso de sanación(?), y no tanto a romantizar mi tristeza.

La típica situación, y en la que disculpen si peco de soberbia, me siento EXPERTA: te comés el viaje con un chabón que te encanta, te pinto el mundo de rosa y vos te embalaste, y te pasaste tres pueblos, te bajaste en Júpiter y quedaste a pata a las 2 de la mañana. Quebrada, meamor.

Viernes por la noche, cuando venías cagando ositos cariñosos y flasheando amor, el irresponsable emocional e histérico te sale con esto por mensaje de WhassApp:

“Quería explicarte que no podemos seguir porque yo no estoy preparado para tener una relación, porque se le rompió la patita a mi perrito, porque tengo el calzoncillo lleno de palometas, blabla”

Te cagó el fin de semana, el hijo de una camionada de putas. No te dan ganas de nada, y es lógico.

La primera etapa es la desesperación, el melodrama que roza lo tragicómico.  Se siente trac trac trac en mi corazón conchudo. Llanto, llanto, y más llanto. Por la calle, en los baños, en los bondis, en los ascensores. El paquete de pañuelitos descartables se vuelve una prolongación de mi mano. Así de conchuda.

Nada me distrae, nada me gusta, todo me aburre,45163699_2265561380183029_8827792968933965824_n porque lo único que quiero hacer es cogerme a un pelotudo que ya no quiere cogerme a mi. Estás al pedo en casa y querés patear todo pero renunciás a esa descarga porque sabes que después tenes que pagarlo vos. Entrás a Instagram para autoflagelarte con frases cursis, del tipo “deja que sane, deja que vuele, dejalo ir”. A la concha de su vieja, sí, inmaduro de mierda, turista emocional, deforestado mental (y demás insultos parecidos). 

Al día siguiente la catarsis de llanto empeora, es DOMINGO: lloro por la calle, por el súper, y sin lentes de sol. Termino siendo la hermana gemela del Wason, por ser fundamentalista de la máscara de pestañas. Aunque sea a prueba de agua, siempre me convierto en un monstruito. La gente me mira raro, y después me da risa cuando te ves mirando una vidriera, pensando “encima ni siquiera puedo reventar la tarjeta para consolarme”. 

Lunes: la rabia viene en mi ayuda. Y el odio siempre es un poco más racional que el dolor. Me acuerdo de todo lo malo que tenía el susodicho: de las boludeces, de los planteos, de los comentarios desagradables. Odio hacia él y hacia mi misma. Bah, odio todo: el amor, los corazones, los besos, mi suerte, las canciones, odio los mensajes de todos los tipos, su histeria, en fin, no quiero saber nada con los hombres.El odio te hace más fuerte. “No lloro más, si se quiere ir, que se vaya” (Mentira, sigo llorando)

El martes a la noche cometiste el insalubre impulso de escuchar Beret porque te crujía elIMG_20181015_015221 pecho de las ganas de garcharte al irresponsable emocional, y necesitabas sentirte comprendida. Canto en la ducha… “Vuelve, a decirme lo de siempre, que me quieres pero no puedes tenerme” Salgo de bañarme, y como soy una conchuda consagrada se me ocurre la poco feliz idea de releer conversaciones viejas. Llegue a la maldita etapa del venenoso revisionismo histórico. Llanto de nuevo, cuanto te cabe el melodrama.

11985034.jpg

El día miércoles, empiezo a fantasear posibles venganzas, como chaparme a su amigo contra la pared. Aun sabiendo que sos tan buena mina que no serías capaz.

Llega el viernes, y respiro hondo ordenando mis ideas perversas. Las ganas de poseer a ese cuerpo prohibido siguen intactas. Es momento de ingresar a la fase de abrazarse a sustancias nocivas para la salud; te juntas con un grupete de amigos a fumar faso y a tomar fernet. Fumate una chala que esta todo bien ♪ Aterrizás en Júpiter de nuevo, pero al menos ahora sabés que es porque fumaste y no porque un pelotudo te dejó de garpe. Te reís hasta que te duela la panza por cualquier motivo fumancho, llegás a casa y te morfas todo porque te pegó una lija tremenda. Dormís feliz como un koala.

Al otro día te despertás, bastante mejor. Hasta que recordás que soñaste con él. Que le sacabas la ropa, le hacías sexo oral, lo toqueteabas todo y acababa en tus brazos. Te despertás con su olor en la punta de la nariz. Y si, Morfeo es otro hijo de puta. Le mandas un audio a tu amiga puteando en Arameo.

Llega el fin de semana de nuevo y se cumple una semanita sin hablar con el irresponsable emocional. Todo un logro que sabés reconocerte. Ya tenes otra energía, estas empezando a desintoxicarte. Sumado a eso, oportunamente aparecieron dos chonguitos que servirán para distraerse.

Sábado a la mañana. La música viene en tu ayuda, esta vez es movida. Y moverse ayudar, bailar también te salva. Y como los temas movidos también hablan de amor, te sentís comprendida: Carlos Vives, Shakira, Nicky Jam, Natti Natasha, Thalia, Enrique Iglesias, Maluma, Piso 21. Todos en tu lista de Moviditos sonando al palo. Mientras tanto aprovechas para limpiar, y en algunas décimas de segundo sentís que el irresponsable desaparece de tus pensamientos. Poderosa, empezás a sentirte poderosa.45859293_2286623051410195_8553981064282898432_n.jpg

Por la noche, en la previa con amigas surge todo tipo de frases que intentar parecerse a consuelo. Etapa de las amigas que te bancan: “otro boludo más, nani”, “que se vaya a la concha de su vieja” “ya va a pasar” “y si le escribis al pendejo este que te garchaba re bien?” Y otros sabios consejos.

Te envían memes para reírnos de nuestra suerte, porque casualmente en materia de amor y relaciones NO PEGAMOS UNA. Reír, empieza a ayudarte, aunque en el medios le metas un Ale Sanz, Coldplay y Beret. Para no perder la costumbre de dramatizar estas pelotudeces.sdd

La psicóloga siempre aparece en estos capítulos macabros de cupido. “Yo creo que eneste caso cupido te ama, ese chico era demasiado toxico, ibas a enloquecer”. Oh, si ¿has probado enloquecer por un chabon que no sea toxico? Es muy aburrido jajajaajajajajaja. (parafraseando a Los simpsons)

La lija del porrito que te fumaste aflojó. Te mirás al espejo, y sabés que tu conchudez sigue dirigiendo tus emociones. La etapa PERRA empieza. Seguís rota por dentro pero vas a envías de superación. Además, ya te depositaron el sueldo. Cazas la tarjeta, y te mandas cagadas, porque entre escribirle al gil y comprar de más, me quedo con la segunda. Cancelas las harinas, las galletas de arroz. Yogurcito, ensaladita, frutas, caminatas, y ZUMBA. A bailar beba, ya lo vas a superar (?).

45292611_2274035049335662_3236432289042792448_n

Llega el fin de semana y te la querés poner en todos los sentidos, pero también querés que el mundo lo sepa. Bah, no nos engañemos, solo querés que el intento de hombre con el que te enganchaste se entere de que se está perdiendo un minón (?). Clavás una foto perrísima, fruto de todo lo que te cuidaste en la semana, y pones frases como “la vida es hoy”, sonriendo de oreja a oreja.

El siguiente paso es el reemplazo express coger con uno que  no suponga riesgos. El perfil ideal: mujeriego, inconquistable, baboso, idiota, pero con un envase super follable. Aburrido, en una palabra. Uno que desees su cuerpo y no tanto su mente. Uno con el que no puedas hablar de nada, porque solo esta interesado en terminar de garchar con vos y buscar a la próxima presa. Receta ideal para una distracción pasajera, y ante todo para recordar que EXISTE ALGO MÁS COGIBLE QUE EL OTRO BOLUDO. “Esta es mi noche”, pensas 

Llegás al boli entonada y todo te chupa un huevo. Me pongo a hablar con el prospecto de premio consuelo; mas o menos ya se que decirle, porque voy por el quinto irresponsable emocional. Cuando todo está por salir redondo, tropezás con una piedrita, que es tu misma conchudez. No tenes muchas ganas de cogertelo. No te da para ir a la casa, no querés. Mala señal, rechazo. Mala señal, quiero estar con el otro. Da igual, no te desanimás. Le sacás el numero y cuando te sientas mejor, le das duro y parejo.45809674_2284191818319985_8149967320542871552_n

Llega el domingo y me siento mucho mejor. La indignación me devora, de todas maneras. Quisiera ir y decirle que es un pelotudo, como si eso fuera a liberarlo del pedo emocional que tiene el chabon. O quizá, vaciarle un tarro de pintura en la cabeza, y demás fantasías. Como es ilegal, escribís. Escribir es mi etapa favorita. Escribo rimas, poemas románticos, satirizas tu pena cual Normita Aleandro, lloriqueas frente al ordenador como una niña que le han quitado su juguete. Escribís notas de blog, escribís en los márgenes de los papeles de laburo. Exprimís tu corazón hasta que no quede nada.

Clavás miles de historias de instagram con frases, y te fijás si las mira. Te volás la cabeza pensando si estará garchandose a otra, porque conchuda ante todo. (Si estuviera garchandose otra, cambia algo? Rezá por esa cristiana!) La idea te hace volver a la bronca. Agarrás el teclado y lo prendés fuego… escribís una nota de blog, haciéndole una critica con altura, para decirle decorosamente lo pelotudo que es, sin decírselo en realidad, conservando tu dignidad. (Porque perderla, la perdí a los 20, a los 31 si te querés ir ni te detengo papá, es al pedo)

Sin título

Escribir libera…. Después viene la etapa del aceite de coco, porque me empieza a resbalar. Es la más parecida a la superación. Como dije en mi nota anterior, el cactus de la desilusión se va digiriendo a duras penas, a duros penes (jajaja), a puras fumetas, y a base de boludos que sirvan de consuelo. Esta etapa del aceite de coco es genial. Porque no sólo te resbala, sino que te reís de él y de vos. La risa, tal como tengo tatuado en mi tobillo, te salva de nuevo. Te reís de lo que pensaste que podían llegar a ser, de lo conchuda que sos, y hasta te sentís orgullosa de vos misma porque en una semana te olvidaste y dejaste de extrañarlo.

Vuelvo a ver a una amiga en un par de días y ella pregunta:

-Te veo mejor, ya no estas mal por ese chico.- me comenta Yami.

-Estoy mucho mejor… Me costó mucho superarlo.- respondo seria, mientras revuelvo mi café matutino.

-Fue hace una semana, Nani. – repuso sorprendida.

-¿Nada mas?

-Nada más.

-Tengo un máster en superar histéricos. Cupido es mi mejor maestro.

Una vez terminado este proceso express de superación de un irresponsable emocional,  una suele bajar la guardia. Así que cuidado y no salgamos del maravilloso estado de….

45009508_2263742787031555_825814828248465408_o

EVERYTHING.

Por el bien del conchudometro, guardia alta. Aunque a estas alturas ya tenemos un colador y no un corazón.

JAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA

Gracias por leer!

Lic. Nani Nanita,

EXPERTA EN IRRESPONSABLES EMOCIONALES. MATRICULA 1987

 

El menos pensado

El menos pensado

“yo soy tu muñeca inflable”, dice ella, 
y se clava el alfiler. 

Empecemos por el final: terminó incluso antes de empezar. Todo lo que no llega a florecer, siempre es eterno, y ese es el peligro emocional más grande. Les hablo de ese tipo de relaciones duran lo suficiente como para ser inolvidables.  Se terminó como siempre terminan todas mis relaciones. El hombre que me interesa, es el hombre equivocado y con ese don a flor de piel de elegir tipos que me decepcionan. Cualquier tipo que me chapo termina siendo un pelotudo.

Lo conocí a una cuadra de mi casa, esperando el colectivo. Sí. Yo conozco chabones en la parada de colectivo y en el supermercado. De no creer…. Como ya saben, todos tienen apodos. Este es “el pececito”, por su signo zodiacal (Piscis).

El susodicho esperaba el 120 comiendo compulsivamente cerealitas de chocolate; vestía una camisa blanca, un jeans, no recuerdo el color.  Parecía ansioso porque subía el cordón de la vereda cerciorándose cada dos minutos si venía o no el colectivo. Me vi reflejada en esa ansiedad. Las galletitas se centrifugaban en su boca a una velocidad impensada, no terminaba una y ya tenía la próxima en la boca. Por suerte masticaba con la boca cerrada, de lo contrario me hubiese resultado desagradable. 

dav

No lo miré con mi típica actitud depredadora de querer saltarle encima y morfármelo de la misma forma en la que él comía las cerealitas; porque físicamente no es mi estilo. El menos pensado, es justamente el que te hace bajar la guardia. El típico hombre que lo mirás y decís, “es lindo, pero no me gusta.” 

La conversación empezó por culpa de mi reloj, que se cayó al charquito de agua. “Flaca, se te cayó algo”, me advirtió. Para que mentirles, el flaca ya me gustó. Durante una fracción de segundos pensé que era una broma, y me diría alguna pelotudez. Por suerte no fue así. ¿Por suerte dije? Por desgracia. Hubiera ahorrado tiempo y energías.

En mi afán estúpido de devolverle la gentileza, le quise avisar que el colectivo llegaba en 6 minutos según la aplicación  “Cuando llega”. Me puse en ridículo porque “el pececito” laburaba para la empresa de colectivos, y tenía muy claro cómo funcionaba el radar de la fucking aplicación:  me dio una explicación pormenorizada, la cual no entendí un carajo. Rápidamente me recuperé del bochorno, prometiéndome ponerle camisa de fuerza a mi amabilidad.

Cuando llegó el colectivo, me subí primera; prácticamente corrí para que no me pida pagarle el boleto. (Re laucha) Sospeché que no tenía tarjeta, porque solo llevaba las galletitas y su celular. Tampoco estaba para hacer beneficencia con los boletos de colectivo.

Para mi sorpresa, el colectivero no le exigió ningún tipo de boleto, evidentemente ya lo conocía. Ok, el pececito: 2, Nani: 0.

Se quedó unos minutos hablando con el conductor, y comentando el estado del tiempo o vaya a saber qué pelotudez. Yo miré por la ventanilla. Tenía una resaca de la puta madre, el día anterior me había tomado 3 gin tonic.

Se acercó a mí y me preguntó si podía sentarse al lado mío, yo asentí con la cabeza. Después de todo “el canchero”, me salvó de perderme el reloj. Hablamos un poco de todo, y antes de llegar a la terminal de ómnibus me pidió mi Instagram. Me descolocó, no me lo esperaba. No obstante, como actualmente trabajo como vendedora, supe que cualquier contacto me venía bien, así que sé lo di. Después de todo, me había caído bien.

Ingresamos juntos en la terminal de ómnibus, y seguimos hablando unos pasos. Le vuelvo a preguntar el nombre, porque ya me lo había olvidado. Yo quedando para el orto desde los ’80 tomo XVIII. Y bueh. De pedo retengo mi nombre, el resto es pura suerte. (?)

WhatsApp Image 2018-10-28 at 23.19.08 (1).jpeg

Una vez que estabamos adentro, cortando la charla inesperadamente, me dice, “yo doblo acá, que te vaya bien” y desapareció. Me quedé con la palabra en la boca porque iba a decir algo (no recuerdo qué), y solo pude contestar, “chau”. Me encogí de hombros y seguí.

Quedó ahí. Para mi no era un proyecto de chongo, ni de nada. Era un contacto que podía servirme para temas laborales. Nada más.

Por ese motivo, a los dos días, le escribí para preguntarle si tenía contactos para ofrecer el servicio que vendo en mi trabajo. Mi mente pecaba de inocente, yo seguía sin dobles intenciones, ante todo porque tenía la cabeza en otro lado. No estaba pensando en levantarme tipos. Para eso hay lugares especiales que se llaman boliches o bares, y no paradas de colectivos. ¿No?

Continuamos hablando por Whassapp, durante una semana. Me gustaba hablar con él, al menos por whassapp. Teniendo en cuenta que solo lo habia visto personalmente una vez.  Un día, me invitó a tomar mates frente al río. Sabía que iba a resolver en ese momento si me gustaba o no, o si sólo podía ser un amigo. El encuentro fue divertido y el tiempo se me pasó volando. Era fácil hablar con él, los silencios no fueron incomodos. Creo estabamos un poco nerviosos, pero lo normal. 

Estando acostada en el césped con el sol de frente mirando el Río Paraná y cebando mates, tuve ganas de darle un beso. Sin embargo, él mantenía una distancia, que a juzgar por sus movimientos no se atrevía a desafiar. Yo no estaba segura que fuera recíproco, entonces me quedé en el molde. ¿Y si era gay? Sentía tensión sexual, pero no queria tirarme a la pileta y generar un momento de mierda. Quizá no me veía como mujer y por un momento pensé que podíamos llegar a ser buenos amigos, y me alegré. Me gusta hacer amigos, aunque me sintiera atraída; sino pasaba nada entre nosotros, podía verlo como tal. Horas más tarde, cuando ya estaba en mi casa, dejó claras sus intenciones diciéndome que yo le gustaba…“Ningún hombre heterosexual te vería como amiga”, mi viejo tenía razón.

Pasaron dos días, y nos besamos en el auto mientras llovía. El sabado siguiente, nos fumamos un caño y tomamos un vino. Lo más loco es que hablábamos como si fuéramos amigos. Nos reíamos de todo. Dicen que cuando dos sé ríen un montón, la cosa es seria. (Puro mito en este caso) Terminamos curtiendo, y muy bien. Al menos yo puedo decir eso, el resto sé lo preguntan a él… les dejo el cel…03…era broma, buitras. jajajaja

El pececito era mi antítesis, al menos en lo que respecta a experiencias amorosas. Había experimentado años de noviazgo, una vida alejada de los boliches y la joda. Se autodefinía como alguien muy tímido, y hubo ocasiones en donde supo serlo. En otras, claramente no tenía nada que ver con aquella etiqueta. Podía ser entrador, y hasta soberbio en su justa medida. Esa seguridad en los tipos que me seduce hasta hacerme reventar las hormonas.

Hablando de reventar las hormonas… Tenía todos los abdominales marcados y un tatuaje que cubría su brazo derecho que me ponía loquísima. Abrazaba muy bien… Y cuando estaba tentado, cambiaba el timbre de voz y hacía que su risa fuera contagiosa. Su sentido del humor y el olor de su piel fueron letales para mí, me desarmaban de placer. En poco tiempo le alcanzó para volarme la cabeza de la forma más linda que hay, me sacó de la anestesia después de dos charlas cara a cara…

IMG_20181015_220543.jpg

Hasta que mostró todas sus flaquezas, cuando el hombre menos pensado, me salió con un martes trece repleto de excusas endebles e irresueltas como un polinomio matemático, como una fórmula de física cuántica que nunca pude entender. Que “me hablo con otra chica”, que “me estaba enganchando”, que “no estoy preparado para otra relación”, que “sufro mucho los celos.”

Sino estás preparado para otra relación, no la empieces, maestro.

Si te vas a ir con otra, andate y listo.

¿Celoso de qué? 

No entendía NADA.

Lo que sí era claro es que me estaba cortando. Según su lectura, no podía seguir con “lo nuestro”, ese vinculo que no tenía nombre, pero era nuestro.

Es cierto que pisamos el acelerador, pero no recules así nene. Y pensar que no tenías pinta de cagón. ¿No se cansan de retroceder estos especímenes histericos? ¿No piensan antes de generar algo en el otro y en sí mismos?

El sexto sentido de los hombres es darse cuenta de las cosas, TARDE.

Sin ADAS.jpg

A mi me gustaba muchisimo. Me gustaba la mujer que yo era cuando estaba con él, me hizo sentir suficiente. Yo siempre tengo bajo autoestima, pero con él sentía que bastaba con ser yo misma, con mis carencias, con mis asquerosa sinceridad, mi verborragia peligrosa, con mis inseguridades, mi impulsividad, mi humor negro y pese a todo, estaba bien ser yo. Eso no se siente todos los días. Era genuinamente yo misma, ni más ni menos. Era tan yo misma con él que el Pececito podría leer esta nota y no tendría nada para ocultarle, porque ya lo sabe, porque le fui de frente.  Nunca me puse ninguna careta, tengo 31 para vender simulacros, es estresante y me aburre.

Lo bueno que rescato es que este tipo de irresponsables emocionales que pululan a mi alrededor, “la cagan” más rápido y yo me curo en tiempos récords. Veo venir mi cura en el horizonte, y yo aún estoy parada esperando el 120, que quizá tarde un poco más pero se que va a llegar. Pasa un día a puro Beret, Ale Sanz, Ed Sheeran y Coldplay, con lagrimitas de por medio,  y un día amanece y yo ya seguí mi vida como una autómata. Clavé cumbia y reggaetón, le meto a la zumba y a otra cosa. Es una experiencia corta y amarga como tragarme un cactus. Las espinas pasan por mi tráquea, y siento el gusto a sangre en mi boca, frunzo el ceño, se nublan mis ojos, caen las lágrimas, gimo para soportar el raspón en el esófago. Mi estomago digiere aquella sustancia viscosa de la desilusión.

Al siguiente fin de semana depuro el dolor con alcohol, 3 kilos menos, y un bomboncito chapando en un rincón del boliche. Muero de pronto, vivo siempre.

Ya no son consuelos vacíos, porque esos besos casuales son más reales de los que me dio adentro de su auto, frente al río lloviendo torrencialmente. Los típicos chapes “de levante”, son más sinceros que una conversación en un atardecer, con mates de por medio. Porque sabemos que ese beso es simplemente ese beso, sin pretensiones de generar algo más que un buen momento; en cambio la escenografía de una buena charla, y risas, incluso sin besos, es más ambicioso, tiene más envión para aterrizar en el alma, tiene intención clara de rozar la ternura, esa traicionera que yo tengo a flor de piel, solo por pecar de indefensa en la mayoría de las ocasiones. Pero, ¿sino me dejo llevar por ese momento, quien soy realmente, un robot que vive en piloto automático? Si me retiro, nunca va a ser por miedo, sino porque no me alcanza lo que siento. Prefiero morirme antes de quedarme con la duda.

Además, siempre estamos listos para lo que llega a nuestra vida, sino no hubiese llegado. Si te pasó a vos, es porque podés.

DlpixOcWwAAeGN6

Lo más triste es sentir, como dice el tango que “al final nada es cierto”. Que para algunas personas los momentos lindos les pasan por al lado y son capaces de soltarlos como sino los hubieran atravesado. O quizá, no los atraviesan. Los viven, los respiran y los terminan y le ponen punto final, como a una jornada laboral o a una risa escandalosa. ¿Es todo tan anecdótico para estas personas? Que aburrido debe ser vivir así, pero bueno es una elección de ellos. El problema es que les hagan creer al resto que estan viviendo eso sin estar en realidad con todo su corazón ahí en ese instante cuando te reís a carcajada con esa persona…. ¿tan por al lado te pasa todo lo que hacés? ¿como separás tus actos de tus ganas? ¿haces todo porque te da igual?

Es muy facil aclaren, “estoy acá siendo el más tierno del mundo, pero esto no es real. No es real lo que te digo. En unos días voy a dar 3000 pasos para atrás, me voy a arrepentir, porque no sé que mierda quiero, no te ilusiones pelotuda. Irresponsables emocionales sueltos por el mundo y yo me los encuentro a todos. ¿Con qué necesidad? Flaco, si querés garcharme andá de una a los bifes, no peques de tierno, soy susceptible al cariño, tengo un déficit del mismo desde 1987. Un poco de respeto, y piedad. Digo, ¿no?

se-solicita-cupido-nuevo-y-responsable

Y prefiero pensar que lo que sentía no era suficiente para animarse, o que quizá otro sentimiento por otra persona aplastaba lo que yo le generaba. Es doloroso, pero es necesario para el punto final que tengo que ponerle en mi cabeza, para bloquearlo de mi mente.

Se acumula la lista negra de cagones, histéricos que solo sirven para perder el tiempo. Cupido, no seas tan hijo de puta, ya aprendí, mandame uno que al menos me quede como amigo y confidente. 

Lo bueno es que ya mastiqué el cactus, y ahora lo estoy digiriendo a base de fernet y explotando el teclado. Ahora me falta el exceso de rímel en mis pestañas, las faldas cortas  y los 3 kilos menos… y un muñequito inflable para curarme a base de mimos vacíos, de lo que no pasó, de lo que me salvé y de lo que se perdió.

Aunque a veces, me pierda en lo que nos perdimos…

(“No da más de tierna la que no le gustan las relaciones”)

Gracias por leer…

Lic. Nani Nanita.

Más acostumbrada a la tormenta, que a la calma.

P.D.: Si invento el artefacto para detectar HISTÉRICOS, me hago millonaria. Los tipos deberían venir con un trailer para que una sepa donde se esta metiendo. HE DICHO!