Quedate ahí

 

Quedate ahí… donde puedas decir lo que pensás, ser vos mismo, bailar como si nadie te viera, desafinar como un perro, hacer chistes negros, dar consejos incómodos, partir al medio las tristezas, festejar las alegrías, soltar tus miserias sin miedo ni vergüenza. Quedate ahí donde te deseen el bien, el logro de tus objetivos, aunque el resto no haya podido alcanzarlos, donde te acomoden las ideas con dos palabras, donde se animen a decirte que ese color te queda espantoso. Quedate con quien vibre con tus éxitos, con quien rime con tu sentido del humor, con quienes te abracen y lo sientas como refugio. Quedate con personas que te enseñen a reír de vos mismo, a relativizar el dolor, a potenciar tu fuerza, con los que te inciten a salir de la cama cuando no querés enfrentar el mundo, los que te den la confianza suficiente para llamarlos llorando cuando se te rompió una uña o una esperanza, con los que puedas compartir lo que escribís, con los que puedas contar risas y secretos con total libertad, con los que te preguntan si llegaste bien, o analizan tus sueños, con los que buscan palabras abajo las baldosas cuando no saben cómo ayudarte. Quedate con los que desean saber si tuviste un buen día, con los que le den de comer a tu autoestima, con los humildes, y los fuertes, con los que tienen ganas de vivir. Con los que no te juzguen y te acepten tal cual sos, con los que sepan reconocer las faltas, con los que te perdonen las tuyas, con los fieles, los incondicionales, los leales, con la gente de palabra. Quedate con puedas ser, amoroso, humilde, malhumorado, verborrágico, insoportable, en cualquier momento o lugar. Quedate con los que te olvides del mundo con una sola carcajada y puedas llorar sin pudores. Quedate con los que te muestren el lado positivo de tus derrotas, lo bueno de tus fracasos, con quienes te recuerden tus virtudes cuando tu mundo se caiga a pedazos. Quedate con las personas que aunque no veas tan seguido, hables y puedas sentir que el tiempo no pasó, con los que te recuerden que estás vivo y que podés seguir luchando. Quedate donde podés ser feliz, porque los mejores lugares son personas. ♥️ 

 

Anuncios

Acerca de nanita87

Escribo para no morirme. Escribo como siempre, por lo de siempre: me estoy ahogando. La risa me salva. Le tengo respeto y milagro a lo que no llego. Soy un bicho raro adentro de una rubia de ojos celestes. Debería creer mas en lo que escribo. Me gusta encontrar otra cosa, mientras busco lo que creo que quiero.
Imagen | Esta entrada fue publicada en A veces pienso, Confesiones.-, Filosofía Barata. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s