Sos tu propia ayuda

Ya no hay más que hacer,

sos tu propia ayuda

Ahora andá y viví,

Siempre amé tu locura.

 

En mi Facebook alternativo, pedí que sugieran temas para hablar en las notas. Una de las propuestas fue “la depresión”, y decidí contar mi experiencia, que lamentablemente tengo un prontuario desastroso con respecto a este padecimiento.

Desde que nací estoy triste. Siempre fui una completa “carenciada” en materia de autoestima. La depresión tiene mucho que ver con un déficit de amor propioEn mi caso siempre me faltó, desde el minuto cero. El espejo me devolvía una imagen distorsionada de mi misma y hasta el día de hoy suele ser mi verdugo. No sólo en cuanto a lo físico, sino en cuanto a mis capacidades. Pese a eso, en la práctica era todo lo contrario. Mis notas eran buenas, me iba bien en el secundario, y en general lo que me proponía lo hacía bien. A mi no me importaba, para mi yo siempre era el desastre y el fracaso caminando. Sufrida total, resignada.

42636675_2202329336506234_4570784628255752192_n

Me sentía exceptuada de todo lo más lindo de la vida. Yo era la que llegaba tarde a todo, e incluso terminé llegando a “tarde” a algunas experiencias. Vivía en un lamentable papel de víctima que pude detectar años después. Es muy probable que mis propios pensamientos decretaron estos hechos, pero lo comprendo recién ahora. Recuerdo que a los 15 años todas mis amigas habían tenido la primera vez, y a mi me traumatizó porque yo no podía tener relaciones, no me salía aunque había tenido miles de oportunidades. Todas habían encontrado “el noviecito”, con el que estaban conociendo el sinuoso y difícil camino de las relaciones amorosas. Por supuesto, no podía darme cuenta que cada uno tiene sus tiempos y que no hay edades estipuladas para casarse, tener la primera vez, ser madre (o no), recibirte, encontrar el trabajo ideal. Abrís la cabeza a estas ideas sólo con años de terapia. Compararse con los demás, me parece, es el primer hábito tóxico del que uno se impregna. El ámbito escolar por defecto,  cuenta con una atmósfera de competencia y eso inevitablemente te lleva a compararte con el otro. Es una conducta tan tóxica como tentadora. Quién saca más nota, quién es el/la más linda, quién tiene la mejor ropa.

Esas preocupaciones adolescentes, y no tan adolescentes porque persisten en muchos adultos, son perjudiciales para la salud, se pueden evitar con una pizca de sentido común. 

descarga

Mi primer errado decreto y pensamiento era: “yo no puedo ser amada”. Autoestima bajo. Dicen que aceptamos el amor que creemos merecer, y ahora con el tiempo, mirando a esa Nani de 15 años, puedo comprenderlo. A ella, le diría tantas cosas. Al día de hoy me las sigo diciendo, porque uno siempre flaquea con los golpes que le da la vida. La diferencia es que ahora tengo armas para defenderme de esos pensamientos horribles y esas armas son producto de un proceso de construcción de todos los días. No hay que dejar avanzar ideas que no suman, que son tóxicas, hay que detenerlas de manera urgente, porque son un callejón sin salida.

No te compares, es una pérdida tiempo. Compararse con otros es como poner a la par una pera con una manzana. Somos personas diferentes que atravesamos experiencias diferentes. Cada uno construye su vida en el contexto en el que se crió, con diferentes grupos familiares. No tenemos las mismas oportunidades, el mundo es así. La vida no es justa. A las personas buenas a veces les pasan cosas horribles y otras no. Es mentira que todos tenemos lo que nos merecemos, a veces no es así. Si es verdad que todo vuelve. Que terminás siendo tarde o temprano lo que das, y ante todo lo que te das. La clave está en lo que hacemos con lo poco o mucho que tengamos.

44768119_2252868524785648_2315370444972097536_o

 A los 15 años me vestía de negro porque yo siempre me vi gorda, aunque era un espárrago. Esta conducta insalubre derivó en desórdenes alimenticios, en autoflagelo físico, en días enteros sin probar bocado, en estar tirada en la cama llorando. Y fijense que en ese estado deplorable, me recibí. Cuando tenía 20 años rendía las materias con 9. Estudiaba, cursaba, y rendía, aun estando en las últimas y yéndome a dormir rogando no despertarme más… ¡aún así me iba bien en la facultad! ¿Se imaginan cuanto hubiese logrado siendo consciente de lo que era capaz, si estando en un pozo depresivo podía aprobar materias de la facultad? Hago esta pregunta retórica para que hagan su propio auto diagnóstico…

Mi “yo” estaba definido como un desastre, el resto del tiempo lloraba y ya no sabía bien porqué. De miedo, de soledad, de creerme un estorbo, de sentirme frustrada y fracasada. Lloraba por todas esas ideas erróneas de las que me había convencido desde que tengo uso de razón. Claro, por eso siempre estuve triste.

44433186_2245376065534894_3413693341764681728_n

Este hábito de autodestrucción había convertido en una costumbre, en una adicción. La tristeza es adictiva, y paradójicamente se transforma en una zona de confort incómoda, deplorable, porque te acostumbras a pasarla mal, pensás que no tenés otra opción. Y créanme que sí, que la hay.  El problema es animarse a elegirla.

A los 20 años, toqué fondo, y prefiero ni ahondar en detalles. Pude salir con la ayuda de mi familia y de mis amigos. Nunca estuve totalmente curada. Solo mejoré.

Años más tarde, empecé con un nuevo terapeuta. Y llegó el momento de asumir el transcurso de mi niñez tal cual como fue, y entender porque tengo esta configuración de mi misma y de mi cuerpo. Porqué mi falta de amor propio termina siendo una barrera contra las halagos. ¿A ustedes no les pasa? Me incomoda que me digan cosas lindas, no sé donde meterme. Hasta me parece que me están mintiendo o me toman el pelo. ¿Hasta donde llega mi bajo autoestima, mi inseguridad, mis miedos?

A vos te lo digo (y a mi misma), que te crees fea, BANCATE LOS HALAGOS. 

45490523_2276037895802044_4799966690215460864_n

Siempre tenía miedo y lloraba por miedo. La fobia es otro síntoma de depresión. Sentía que a mis 20 años no había nada que hacer conmigo. Literalmente, me quería morir. Hoy lo pienso y volvería al pasado para pegarme un bife por pelotuda. ¡Con 20 años quería renunciar a algo tan hermoso como la vida! ¿Que carajo me pasaba por la cabeza? Evidentemente necesitaba pasar por eso para vivir como vivo hoy…siendo lo más positiva posible, llorando lo justo y necesario  para sanar, y mirando hacia adelante siempre.

La depresión, a mi entender, es no pelearla. Es quedarte ahí en la herida. De hecho, es escarbar todos los días donde más te duele, agarrar un cuchillo y cortarla un poco más. La depresión es no querer hacer nada por curarte. La depresión es aceptar que tu configuración del mundo, de vos misma, del futuro, es cierta. La profecía autocumplida.

42698736_2205804906158677_1959628551636385792_n

 Cuando estaba deprimida solía idealizar al otro, a los otros, de manera casi perfecta. Los otros eran exitosos, los otros podían cumplir sus sueños, los otros eran flacos y lindos, los otros realmente tenían capacidades. Yo solo servía para estorbar, escribir y llorar.

Hasta que comprendí que el otro NO EXISTE. El otro como sé muestran en reuniones sociales, en las redes, siendo felices, disfrutando todo el tiempo, en situaciones socialmente aceptadas, son meras circunstancias de la vida que tienen.  Y está bien, las redes son para eso, nadie cuenta los problemas en las redes sociales, porque la tristeza es una especie de tabú y para eso están los psicólogos y las reuniones con íntimos amigos. Es así. Las redes sirven para compartir con tus conocidos que estás pasando un buen momento, y esta perfecto. Pero esa persona no es solo eso que ves. Probablemente está luchando contra problemas que uno ni imagina, ¡y hasta a veces son parecidos a los nuestros!

1dudadetodoporlomenosunavezaunquesetratedelafrasedospordosson_19_georgchristophlichtenberg

Me ayudó a salir de la depresión, DUDAR. La duda es un salvavidas. Dudá de todo lo que pensás que es cierto. Dudá de lo que te dice la mente, porque esa hija de puta está diseñada para auto boicotearnos. Osho, en su libro “Alegría” (completamente recomendado) dice específicamente que “la mente es una máquina de crear infelicidad”. Todo lo que pensás que sos, todos los insultos que te dice el espejo (al menos en mi caso así era), los modelos de cuerpo que ves en las revistas son estereotipos, no son ciertos. Dudá de lo que te dicen que es belleza, dudá de lo que te dijeron que era el éxito, dudá de lo que tus padres sueñan para vos, dudá de los que te dicen que sos incapaz, dudá de la calificación en el examen porque eso NO TE DEFINE. No dudes en atreverte a dudar…

Soñá vos, con todo tu corazón. Suena cursi, pero andá a todos lados con todo tu corazón. Te vas a sentir bien, aunque pierdas, porque te la jugaste. No hagas nada con fórmulas de felicidad pre fabricadas.  Construí tu propia definición de éxito. Hacé lo que puedas con lo que tengas, pero ante todo hacé lo que sientas…

a-donde-quieras-que-vayas

¿Fácil? No, la vida no es fácil, y la vida tampoco es justa. Pero cada día que pasas lamentándote por algo que te sucedió en el pasado, es un día perdido. Quedate con lo que aprendiste.

Es cierto que necesitas un tiempo de malestar para poder sanar. Sin embargo es completamente enfermizo que el dolor sea un estado cotidiano y natural. No, no lo permitas. No permitas que sé te pase la vida sin vivirla, y menos por algo que ya no podés cambiar. El presente es tuyo, no lo tires a la basura por lo que ya pasó.

Aprendé a quererte todos los días un poco más hasta que olvides porqué no lo hacías. (Beret)

El dolor es inevitable, pero sufrimiento es opcional. No optes por sufrir, optá por luchar.

El agradecimiento fue algo que me ayudó mucho también. Aunque sean las cosas más sencillas del mundo. El otro día sé cruzó un pajarito que tenía el lomo marrón claro y el pechito verde. Y agradecí a la naturaleza por haberlo visto. (Les juro que no me fumé nada antes de escribir la nota jajajaja) Después vi un bebe que abrazaba a su mamá. Me recosté en la parte fría de mi almohada y prendí el aire y me sentí feliz y agradecida por eso. Ahora escucho una lluvia torrencial desde el balcón, y el olor a tierra mojada. Mi familia tiene salud y Lucía me dice tía. Brunito y Mauro me cantan el feliz cumpleaños por Skype. ¿Me duele tenerlos lejos y no verlos crecer? Sí, muchísimo. Pero me quedo con lo positivo: que están bien, en un país ordenado, con una buena educación. 

38963605_2116778778394624_166212232173060096_n

Tengo agua para bañarme todos los días, un plato de comida caliente, y un trabajo. Afronto mil dificultades, me peleo con mi mente, la desafío, pero ya no me creo todo lo que me dice porque eso sería mi perdición. Al contrario, la lleno de pensamientos positivos, de imágenes de todo lo que me gustaría que pase. Me cuesta un huevo, no lo voy a negar… pero hay que intentarlo.  

Rendirse dejó de ser una opción, dejar de luchar es algo prohibido para mi porque ya terminé mal por ese camino

No hay vidas perfectas, amores de película, hijos perfectos, familias “Ingalls”. Ni siquiera los que tienen plata tienen la vida comprada. Nadie sabe cuanto va a durar lo que tiene, hay miles de cosas como la salud que el dinero no puede comprar. 

Pidan ayuda, no sé queden ahí. En general la depresión hace que uno sé encierre en una idea completamente arbitraria y falsa. Es una jaula de pesimismo, desamor propio y tristeza. Una combinación fatal. La llave para salir la tiene sólo esa persona, y por más tonto que parezca la tiene en su bolsillo, pero no quiere utilizarla para salir. Porque tienen miedo hasta de salir y encontrarse con algo peor que la vida de mierda que lleva, y créeme vos que estas leyendo, NO HAY ALGO PEOR QUE RENDIRSE Y DESPERDICIAR TU VIDA.

Pedir ayuda implica agotar todas las posibilidades: terapia psicológica y psiquiátrica, deporte, acompañamiento familiar, hobbies.  En definitiva, cualquier ayuda es válida. No sientan vergüenza de pedir ayuda, eso lo hacen las almas humildes y nobles.Pedir ayuda es empezar a quererse.

descarga.png

No te tires a sufrir, te juro que sino te ayudas vos nadie lo va a hacer. Es la peor mierda que existe entregarse así. Yo lo pasé y no saben cuanto me arrepiento de haberme rendido, de haberme culpado, de haberme lastimado psicológica y físicamente, siendo bastante desagradecida porque ahora comprendo lo afortunada que fui, y lo afortunada que soy. Lo bueno es que valoro más la vida que antes y agradezco tener salud para poder vivirla a pleno.

2cc090c090d0b3eb0a88ea85dc3f7afd

Otros tres pilares que me salvaron fueron mis pasiones, mis maneras de ponerme de novia con la vida y empezar a sentir algo por mí: correr, escribir, bailar y reír.

Empecé a correr maratones en 2014, y me cambió la vida. Escribir lo hice desde que tengo uso de razón y siempre fue el amor de mi vida, las palabras mi mejor compañía, me han consolado y abrigado en tantos momentos difíciles que no encuentro frases para describir cuánto me ayudó el teclado y las lapiceras.

Bailar… empecé zumba. Me conecta tanto con la vida. Me hace amar mi cuerpo, porque amo bailar y para bailar necesito a mi cuerpo. Y ahora mi cuerpo me da esa satisfacción, esa alegría, esas ganas de volar entre un paso y otro, entre una estrofa y otra. Reír… reír te salva. Me tatué en mi tobillo derecho “la risa me sana”, y amo ese tatuaje, porque realmente aprendí a reírme hasta de mí misma, de mis frustraciones. Me hace olvidar lo difícil que puede ser el mundo a veces, me distrae de todo lo malo que pasa en este país, alivia tanto mi dolor…

IMG_20181112_105945.jpg

La fe es fundamental… el primer paso es creer que podés.

Creeme que podés.

Confiá en vos.

Creetela.

Querete mucho, no seas boluda.

En serio, no es broma.

Vos podés.

 

 

Y les dejo la última frase, es del libro El poder de la Ley de Atracción. La tengo pegada en el espejo…

39752106_2139460236126478_1254484214003269632_o (1).jpg

Ojalá les haya servido de algo haber contado mi humilde experiencia…

Les deseo FUERZAS y FE.

Y no se olviden que es más real lo que sienten, que lo que piensan.

GRACIAS POR LEER

Lic. Nani Nanita

 

 

Un comentario sobre “Sos tu propia ayuda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s