Todo tiempo presente es mejor

 

“Ojala siempre tuviéramos la capacidad de ver lo que tenemos como vemos lo que nos falta”

¿Por qué nos concentramos con tanta intensidad en nuestras falencias y no en todo aquello que nos llena de vida? ¿Por qué tenemos que hacer un esfuerzo sobrenatural para darnos cuenta de esos pequeños momentos que nutren el alma? Aquellos que a diario terminamos naturalizando como sino fueran eternos. Y ahora viene otra frase parafraseada, “quiero volver al pasado en los tiempos que era feliz pero no lo sabía”. ¿No les pasa?49705066_1210594135748046_9031287982547533824_n

Nos vemos en las fotos y pensamos, ¿por qué no disfruté más ese momento, en vez de archivarlo como algo cotidiano, como algo más? Cuando ahora extraño tanto aquella versión de mí.

Como cuesta vivir el presente, carajo, por eso cuesta tanto la felicidad. Es recurrente escuchar la frase “Todo tiempo pasado fue mejor” … ¿Será porque resignificamos los recuerdos valorándolos más cuando ya pasaron? Podríamos cambiarlo, por “todo tiempo PRESENTE es mejor” Al fin y al cabo es lo único, lo único literal, que tenemos a mano: EL HOY Y EL AHORA. En 2014 tatué “La vida es ahora”….(Life is now) Y todavía me cuesta aplicarlo a la realidad. cartel-2-650821

Por otro lado, tenemos cierta tendencia a la melancolía, esa especie de resistencia a DISFRUTAR. Esa postura insalubre a cerrar los ojos y olvidar que estamos vivos y si estamos vivos, estamos a tiempo. Mientras respiremos algo podemos hacer y  DARNOS CUENTA de eso es indispensable. Es desanclarnos de las carencias y aferrarnos a lo que podemos hacer hoy. Desde limpiar el baño, desde tomar un helado, o hacerse una limpieza de cutis, o mirar una serie. Porque hacer es lo contrario de rendirse…

Hoy hice una “mini encuesta” en mi red social Facebook sobre estos pequeños hábitos cotidianos que terminamos “dándolos por sentado”, cuando se pueden parar… Recibí mensajes hermosos. Simples, y el ejercicio lo hice yo también.

La pregunta principal, muy trillada… pero que olvidamos tan a menudo: 

¿Por qué tengo que sentirme agradecido hoy? ¿Qué disfruto en la vida que es totalmente gratis y sólo depende de abrirlos ojos y darme cuenta que esta ahí, listo para hacerme sentir mejor?

ser_agradecido_y_felicidad

Lo bueno de este ejercicio es que me sirvió a mi también para abrir los ojos y ver mejor de las cosas que otros disfrutan, que yo también tengo, y a veces las paso de largo, concentrándome en todos mis problemas y en las cosas que no puedo controlar. 

Manejar un automóvil: Calculo que eso te debe dar una sensación de libertad que nunca experimenté. Me debo sacar el registro pero por el bien de la sociedad todavía no lo hice. (Le ponemos humor) Creo que es mi cuenta pendiente. Aprender a manejar y perder ese miedo. Como otros disfrutan, irme sin rumbo por las calles, debe ser realmente fantástico. 

Escribir: Total y completamente identificada. Cada día me doy cuenta que el teclado es mi mejor amigo. Cuando me siento mal, cuando me siento bien, cuando me siento sola, cuando no doy más, cuando quiero dar más de lo que tengo.}

Abrazar a mamá: ¿Hay algo más hermoso que un abrazo? Es gratis. Y reconforta más que cualquier medicina. Sobre todo si se trata de una madre, de esas madrazas que son aparte de madres, mejores amigas, consejeras, guerreras, incondicionales. “Conectarse con alguien tan especial” Abrazar a las personas que amamos, es de las cosas más simples y más poderosas que tenemos los seres humanos, que pareciera que nos hicieran vulnerables pero nos hacen fuertes, nos hacen seguir…

“La sonrisa de mi hija, sus ‘te amo’”  No tengo hijos pero lo vivo día a día con mi sobrina. Cuando aprende palabras nuevas. Es emocionante su inocencia, su amor, su fragilidad, su forma tan sencilla de entretenerse. Creo que pocas cosas son tan adorables como los hijos, los sobrinos, los bebés. Imagino que ser madre no es algo fácil, pero la recompensa es mil veces mayor cuando los ves sanos, vivos, y felices…

Los ñoquis de mama: Siempre pensé que cocinarle a los seres queridos es un acto de amor. Y disfrutarlos en medio de risas, anécdotas, haciendo bromas. ¿No les dan ganas de grabar esos momentos y de verlos otra vez? 

Juntada con amigas: Reís con una amiga y todo lo que duele se hace más relativo, más fácil, más sencillo. Te sacuden un par de consejos y de repente, sentís que podés resolver, o aliviar eso que tanto duele. Porque con los amigos solemos hablar de problemas, pero después todo se vuelve anecdótico y pesa menos. Salís renovada como si hubieses ido a una clase de reiki. Y hablo de esos amigos especiales, de esos incondicionales, los de fierro.

“Coser ropa mientras escucho música, con auriculares a todo volumen”. Admirable porque yo no sé ni enhebrar la aguja, siempre fui nula para las actividades prácticas. ¿Saben lo difícil que es hacer algo útil y disfrutarlo? Es para felicitar a la persona que logra esto.

“Bailar zumba” Ni hablar. Bailar es mi pasión después de escribir. Creo que me da alas, no tengo dudas, y puedo entender perfectamente lo que se siente. Y es algo tan sencillo… no es necesario el talento de Julio Bocca. Con ser vos misma es suficiente para sentirse bien. Me explayo sobre zumba en mi última nota.

Ver el amanecer, el atardecer, la Luna: Voy a decir una obviedad… pero… ¿Suelen recordar que TODOS los días amanece, atardece y hay luna y a veces estrellas?  ¿Cuántas veces nos detenemos a mirar esto antes de ir a trabajar? ¿Con que frecuencia, inmersos en nuestras obligaciones, recordamos que existe? De la suerte que tenemos de poder verlo. No todos tienen esa suerte. Hoy mismo podés quedarte en el patio, en el parque, en la terraza, en el balcón, a verlo. Y saber que está ahí para vos, y que te llena de esperanzas, porque realmente es algo hermoso.

La música: ¿Qué decirles de la música que no esté dicho? La música es todo. Alegría, tristeza, recuerdos, nostalgia, melancolía, euforia. Y no importa lo que escuches, importa LO QUE SIENTAS cuando lo escuches. Importa que vibres con la melodía, con la letra, con el sentido, lo que significa para vos. Si lo que sentís te hace sentir (cualquier emoción), estás VIVA. Justamente de eso no hay que olvidarse, y eso es lo que la música te recuerda, que estás acá, viva. La música te salva. 

descarga (1)

“Cantar cantarle a mi hija y que me mire como si yo fuese lo mejor del mundo” Esta frase particularmente me conmovió. En mi experiencia propia, lo sentí conm mi sobrina… que te mira tiernamente, agradeciéndote que estás ahí, ayudándolos a conciliar el sueño. Mágico.

“Sentir el olor la ropa limpia”  Soy fanática de los ricos olores, ni hablar de los perfumes importados, pero bueno, eso es otro tema. La limpieza es un factor cultural que primero incorporamos. Sentirse limpio, es una sensación maravillosa. Yo disfruto de tirar Lisoform jajaja. Un TOC que disfruto…(90 años tengo)

“Jugar con mis gatitos”:  Los animales son un milagro y fueron nombrados por muchas. Son seres inocentes, vulnerables y nacidos para dar amor. Sobre todo los perros y los gatos.  Ellos son incondicionales. Alivian el estrés. Somos afortunados de poder domesticarlos y hacerlos nuestros compañeros. “El ruidito que hace mi cobayo cuando le acaricio la cabeza”. Me resultó sumamente tierno. Esos bichitos son hermosos…”La mirada de mi perra cuando la tengo a upa” , “Jugar con mis perritos Duda y Frida”   ¿Agradeciste hoy por tener la mascota más linda y fiel del mundo? No, no me pongo en maestra ciruela jajaja… los mensajes que estoy escribiendo me los estoy diciendo a mí también.

Actividad física: Algunas mencionaron “ir al Gym”. La gloria liberar endorfinas en hacer algún deporte que te guste. Realmente te hace volver a nacer. Lo que debemos a agradecer es la enorme voluntad que debemos tener para activar, y después merecer esa recompensa de sentirnos felices.

Cada vez que me cuesta arrancar para salir a correr o ir a zumba,

y termino haciéndolo, ni siquiera se cómo

descargalo logré, pero me felicito. No se olviden de ser agradecidos con ustedes mismos por el esfuerzo que hacen, y tampoco de saborear la victoria de haberlo logrado. No es natural…es el alma que esta hablando por ustedes.(Y yo que no quería ponerme cursi)

 

“Caminar sola un rato y respirar el aire y saber que a pesar de todas las mierdas que pase y sucesos traumáticos sobreviví y me tengo Para enmarcar en la pared. A pesar de todo, te tenés a vos. Luchando, peleando, y sonriendo cuando veces, tenes ganas de llorar. Y conteniendo al resto cuando sos vos la que no podés más. Te tenes a vos: herida, rota, remendada. Pero VIVA…

“Pintarme las uñas y depilarme las cejas”  Siento un placer inconmensurable, me identifiqué mucho. Pintarme las uñas escuchando música movida, bien bolichera, bien de zumba, me siento la dueña del mundo. Como si te dedicaras a vos misma, te mimaras, te hicieras una caricia.

“Dos pavadas, pero tengo dos nenas y trabajo todo el día…” Convencete: No son pavadas. Significa que estás luchando para darles una mejor vida. Y te esta costando y que reconozcas ese esfuerzo, hace que quizá el sacrificio sea menor y disfrutes de todo lo que podés darles gracias a tu trabajo agradécetelo. Abrazate y felicítate, porque te lo mereces.

“Desayunar sola a la mañana escuchando música.” Fascinante, la música mientras desayunás es el medicamento perfecto para que tu humor cambie para bien. La música lo es todo, en cualquier momento del día. Soy fundamentalista de los auriculares, no puedo salir de mi casa sin ellos.

“Arreglar el jardín, desmalezar, poner plantitas” Me recordaste a mi hermano que ama la jardinería. Nunca lo hice. Pero debe ser desestrezante. Creo que si te hace sentir tan bien, debería probarlo. Imagino que ver el trabajo terminado debe ser una especie de satisfacción endovenosa. Prometo contarte mi experiencia si alguna vez me animo.  

“Leer un libro una tarde de domingo.” Leer es definitivamente es algo maravilloso, instructivo, desestresante. Lo pongo a la altura de escribir. Es el camino a la inversa, pero aprendés más. Te nutrís. Un placer irremediable. ¿Quién te quita lo leído?

“Ver una película de romance fofo, aunque sepa nunca me va a pasar.” Rozamos la conchudez, sí jajaja. A mi también me encanta ver esas películas Disney. Sobre todo ahora que ya sabemos que son fantasía y no corremos riesgos….(en el mejor del os casos) Si lo disfrutamos, adelante!

49864862_1209949175812542_5990246739485917184_n

El mate: no puede faltar, lo nombraron muchas. Mates con amigas, mates con mamá, mates con la abuela, mates sola. Es una especie de acompañante espiritual, es que el cebador tome la palabra al entregarlo, y el solitario redondee una idea cuando termina el último sorbo del termo. Hasta en mis peores momentos me dan ganas de tomar mates. Lo siento como un compañero. Y estoy agradecida de poder comprar la yerba que me gusta, pese a mi desempleo jajajaaj (para meterle un poco de humor). A tomar mates, respirar hondo y decir gracias… porque existe, y nada más.

49343405_1205824816224978_7779450705349181440_n

Hobbies: Cursos de manicuría, de maquillaje, de dibujo, de pintura, de cocina, de lo que te guste. Los hobbies son condimentos a nuestra cotidianidad que nos hacen sentir bien. No son obligaciones, son cosas que hacemos porque nos gustan. No importa cual sea. Pintar sillas, tejer, hacer una huerta, pintar mandalas. Los hobbies te dan vida, no te prives de ellos.

Muchas de las pequeñas actividades cotidianas coinciden con las de ustedes…pero acá van las mías y algunos, son recuerdos, pero los revivo día a día…

Mi familia entera reunida en agosto de 2018, prepararles fernet a mis amigas en la previa y que me digan que soy “el hada del fernet”,  los abrazos y los besos como idiomas universales; mis sobrinos, aun de lejos salvándome la vida en videos; Lucía aprendiendo a caminar. Correr kilómetros y volver renovada, llegar de zumba y tomar mate mirando el bulevar desde mi balcón. Dormir cuando llueve e ir despertándome con ese sonido tan placentero.  Mirar y valorar mi casa, que resistió una catástrofe, tanto como yo y aún la tengo sana y salva. Ponerme crema religiosamente todos los días y acostarme con el aire para que se absorba más rápido. Cerrar los ojos y visualizar todo lo que quiero que pase, como si ya hubiese pasado. La música ensordecedora cuando me baño. Las fotos, amo profundamente las fotos, me parecen la octava maravilla, mi máquina del tiempo. Maquillarme con cumbia mientras tomo Fernet y espero a mis amigas. El olor a libro nuevo y a ropa nueva. Escribir, y todo lo que ello me genera, y me construye: la sintaxis, las rimas, las palabras. Las fechas donde fui feliz tatuadas en mi alma, que las revivo otra vez cada vez que las recuerdo. Todos y cada uno de mis tatuajes y sus razones. Tomar mates con mi papá y que el vea como disfruto la pileta nueva que tanto soñé.  Algo que no me pasa muy seguido: Gustarme en el espejo…pero cuando pasa soy inmensamente feliz. Las charlas eternas con mis amigas. Aconsejar a alguien que se siente mal y sentir que aporté mi granito de arena para que mejoreCuando abro los ojos y estoy viva… recuerdo que sobreviví y siento que por algo estoy acá, y recuerdo ese milagro, los naufragios que me ayudaron a crecer, los consejos que te hacen respirar mejor, los encuentros que perfuman las esquinas, el ritmo, la velocidad, la adrenalina. Mi familia, mis papás incondicionales, conteniéndome todo el tiempo, estando ahí agarrándome las mano para que no me derrumbe…

El cuento que me cuento y edito todos los días, para DARME CUENTA, porque a veces me digo mentiras…

¿Somos conscientes de estas pequeñas cosas que estamos disfrutando o mentalmente estamos pensando en todo lo que nos falta, en las preocupaciones, en las carencias, en los miedos?

Lo pregunto, porque a mi me pasa. Me cuesta estar acá, ahora. Sin pensar en lo que me falta…

La propuesta entonces es…

Conectarnos al presente. A lo que amás, a lo sencillo, a lo que naturalizas todos los días. Porque en serio tenemos que entender, tenemos que DARNOS CUENTA, que no es natural…SON MILAGROS.

 

Lic. Nani

Gracias especiales:

Cristina Vañecek
Xoana Debora Ocampo
Melisa Gallo Troccoli
Sofía Carla
Sofía D’Angelo
Alicia Spini
Thelma Pereyra
Virginia Sosa
Mariana Contreras
Paola De Niro
Diana Castilblanco
Agus Tina
Yenii Navarro
Gii Vazquez
Kari Falcón
Giurlanti Maria Belén
Carina Mansilla
Romi Crema

229301_510779502282899_194185520_n

Anuncios

Que el fin del mundo te pille bailando

 

Retomé Zumba en junio de 2018, en un mal momento de mi vida, y encontré mi pasaje al cielo después de escribir, porque bailar es lo más parecido a subirse a un parapente y ver todo desde lejos, más simple, más fácil.

Zumba es una forma de entrenar, bailando diferentes ritmos, combinando todas las emociones habidas y por haber. Es una montaña rusa, que oscila en tipografías de alegría.

Siempre renegué de mi cuerpo, por motivos que no vienen al caso. Y bailando empecé a unir mis partes rotas… Cuando me abrazo a aquellos pasos dejo de frustrarme, sonrío, siento la música en mis músculos y en mi sangre, dejo de odiarme. Me desnudo de inseguridades en cada estrofa de cada canción. Los ritmos varían y te balancean en una alegría indescriptible. Salsa, reggetón, rock remixado, marchas.

El lugar donde practico zumba sé llama RUMBA y lo bauticé como “el cuadrilátero de los milagros”.  Bailar es una máquina del tiempo perfecta. Vuelvo al 17 de marzo cuando me recibí, me abrazo a las fechas, las fotos con mi familia unida pasan delante de mis ojos. Es una diapositiva de todo lo lindo que viviste, que pasa como flashes entre las luces.

RUMBA es un salón espejado, con luces en tonos de violeta, fucsia y azul, mis colores favoritos. Hay olor a nuevo y las voces 

rumbaretumban cuando la música se apaga. Las risas se reproducen más veces, es como si en aquel rectángulo de energía todas nos riéramos más genuinamente, disfrutando de algo que termina siendo un narcótico con efectos positivos.

Somos todas muy hermosas. Rumba es mi cajita de colores que mata cualquier estereotipo – a los cuales siempre fui muy permeable- que suele castigarnos afuera. Me siento protegida, ante todo de mí misma. Nos vestimos con calzas que rimen con esa alegría. Las inseguridades mueren, tiramos los celulares a un costado para olvidarnos de todo… y bailar. Como sea, como venga, como te salga. Porque dentro de la cajita de colores solo vale que seas vos misma.

40653608_2164265616979273_5369952019110952960_n

Zumba es un mundo aparte del que vivo a diario, un mundo que invento cada vez que aprendo un nuevo movimiento, es mi recreo cuando la realidad duele. Cada una ocupa una pequeña porción del salón y todas nos sentimos dueñas del ritmo, que solemos acompañar con las tibias voces que no se oyen, al son de una letra.

Viene un tema que fue el brillo de algún recuerdo, que te envuelve y te eleva, y estás ahí bailando pero también estás allá en el pasado, reviviendo, sin extrañar la que fuiste, porque volvés a serlo. ¿Nunca extrañaron sentirse dentro de un recuerdo, otra vez, por primera vez? Las canciones que bailaste frente al espejo y las cantaste con un desodorante como micrófono, las que bailaste en el boliche con tus amigas, la canción que sonaba cuando conociste a alguien que te voló la cabeza. Esas canciones mientras bailas, son recuerdos, volvés tu versión de ayer que tanto extrañás, a sentir lo mismo, el mismo perfume.  Sin darte cuenta, tenés 15 años otra vez y volás en esa inocencia…En presente y en pasado.

De un segundo a otro TODO es posible. Son minutos infinitesimales donde me creo capaz de todo, y pienso que voy a tocar el cielo con las manos en muy poco tiempo,  creo que mi cuerpo es hermoso, porque es mi arma mortal para sentirme así de feliz.

Perdés el miedo al ridículo. A veces el verbo “Bailar” genera esa inseguridad. “No sé bailar”. No tenés que saber, solo tenes que bailar, como si nadie te estuviera viendo, porque en realidad, nadie lo está haciendo. De hecho, el paso es tuyo y podés reinventarlo; no está mal hacerlo propio, no te señalan por hacer un mal paso. Es un tramo de la vida en la que vale perderse, en la que desencontrarse te hace sentir bien. Como en la vida, a veces no recordás como es el próximo paso, pero si el que sigue y sino lo sabés, solo vale con intentarlo. Y no pasa nada.

Zumba es mi refugio porque en el cuadrilátero de los milagros, no me asusta confundirme, dejo mi encarnada autocrítica a un costado… tiro mi remera y luzco mi corpiño deportivo, e ignoro a mi verdugo, el espejo… porque sólo bailando me siento suficiente.

La próxima canción es una oportunidad. En ese pequeño espacio que ocupo en el salón apuñalo mis complejos a base de brazadas al aire, de saltos, de sonrisas profundas, de onomatopeyas. Rumba es el refugio donde es tan relativo todo. Las canciones que alguna vez escuchaste y no te gustaron, ahí adentro son increíbles, porque las estás resignificando con tu cuerpo; el éxito y el fracaso son 

49771555_2408547549217744_1223017883433435136_n.jpgentidades inexistentes, la hora de la clase es la hora feliz donde me perdono todo, donde me olvido de lo que aún no puedo perdonarme, donde mi cuerpo me quiere y yo quiero a mi cuerpo.

Zumba es un discurso corporal que me enamora cada día más. Los pasos son las palabras, los brazos los tildes, la cabeza el puntito de i , el cuerpo un número uno y a veces podemos formar un ocho, entonces el viento pasa por las piernas, y saltas, y sentís el sudor por la espina dorsal, y gritás de energía, y qué placer.

El ritmo es la hoja en blanco, en la que volvés a empezar. Es un popurrí de todos los lenguajes; escena, texto, video, y música al mismo tiempo. Es moverse, y es la quietud de esto que digo mientras lo escribo, es bailar, pero es más que eso, es una experiencia intransferible. 

Sonreímos al bailar, en ese pedacito del mundo tan nuestro, en esas luces de boliche, en ese humo, en ese perfumito que hay cuando entro, allí escribo los hechos con mi cuerpo, le echo fertilizante a la fe y veneno al miedo, ahí todo lo puedo. Me siento invencible, inmortal. Me divierto, e intensifico el paso que ya sé, lo mejoro, lo consuelo sino sale bien, mi mente me perdona y al mismo tiempo escribe el texto en el contexto apremiante por retener cada frase en medio del sudor y las onomatopeyas; las últimas canciones son las que más disfruto, ya soy tan feliz que no siento el cansancio. Al final, como a menudo en la vida, pero esta vez a nuestro favor, estiramos la parte que más nos duele y respiro una paz inderrotable.

Bailar es el efecto sedante de todos los días. Sigue agarrándome la mano antes de caer, sigue consolando mis noches cuando el termómetro de la fe se pone frío.

En Rumba cada una hace un paso como puede, cada una da lo que puede. Y es mágicamente suficiente. Así de simple. Esa falta de exigencia saca a relucir lo mejor de una. No existe la mirada del otro que mide el éxito, no hay nada que probarle a nadie, solo probarte a vos mismo que bailando podés ser feliz. 

Cuando me hundo en mis tristezas siempre se que puede a salvar mi día bailando y magicamente, que nada sé derrumbe

Cualquier fin del mundo es un comienzo si te pilla bailando.♥

Lic. Nani

PD: ¿Saben qué? Creo que escribo mucho mejor de lo que bailo…jajaja (No podía guardarme el comentario conchudo, obvio)