Que el fin del mundo te pille bailando

 

Retomé Zumba en junio de 2018, en un mal momento de mi vida, y encontré mi pasaje al cielo después de escribir, porque bailar es lo más parecido a subirse a un parapente y ver todo desde lejos, más simple, más fácil.

Zumba es una forma de entrenar, bailando diferentes ritmos, combinando todas las emociones habidas y por haber. Es una montaña rusa, que oscila en tipografías de alegría.

Siempre renegué de mi cuerpo, por motivos que no vienen al caso. Y bailando empecé a unir mis partes rotas… Cuando me abrazo a aquellos pasos dejo de frustrarme, sonrío, siento la música en mis músculos y en mi sangre, dejo de odiarme. Me desnudo de inseguridades en cada estrofa de cada canción. Los ritmos varían y te balancean en una alegría indescriptible. Salsa, reggetón, rock remixado, marchas.

El lugar donde practico zumba sé llama RUMBA y lo bauticé como “el cuadrilátero de los milagros”.  Bailar es una máquina del tiempo perfecta. Vuelvo al 17 de marzo cuando me recibí, me abrazo a las fechas, las fotos con mi familia unida pasan delante de mis ojos. Es una diapositiva de todo lo lindo que viviste, que pasa como flashes entre las luces.

RUMBA es un salón espejado, con luces en tonos de violeta, fucsia y azul, mis colores favoritos. Hay olor a nuevo y las voces 

rumbaretumban cuando la música se apaga. Las risas se reproducen más veces, es como si en aquel rectángulo de energía todas nos riéramos más genuinamente, disfrutando de algo que termina siendo un narcótico con efectos positivos.

Somos todas muy hermosas. Rumba es mi cajita de colores que mata cualquier estereotipo – a los cuales siempre fui muy permeable- que suele castigarnos afuera. Me siento protegida, ante todo de mí misma. Nos vestimos con calzas que rimen con esa alegría. Las inseguridades mueren, tiramos los celulares a un costado para olvidarnos de todo… y bailar. Como sea, como venga, como te salga. Porque dentro de la cajita de colores solo vale que seas vos misma.

40653608_2164265616979273_5369952019110952960_n

Zumba es un mundo aparte del que vivo a diario, un mundo que invento cada vez que aprendo un nuevo movimiento, es mi recreo cuando la realidad duele. Cada una ocupa una pequeña porción del salón y todas nos sentimos dueñas del ritmo, que solemos acompañar con las tibias voces que no se oyen, al son de una letra.

Viene un tema que fue el brillo de algún recuerdo, que te envuelve y te eleva, y estás ahí bailando pero también estás allá en el pasado, reviviendo, sin extrañar la que fuiste, porque volvés a serlo. ¿Nunca extrañaron sentirse dentro de un recuerdo, otra vez, por primera vez? Las canciones que bailaste frente al espejo y las cantaste con un desodorante como micrófono, las que bailaste en el boliche con tus amigas, la canción que sonaba cuando conociste a alguien que te voló la cabeza. Esas canciones mientras bailas, son recuerdos, volvés tu versión de ayer que tanto extrañás, a sentir lo mismo, el mismo perfume.  Sin darte cuenta, tenés 15 años otra vez y volás en esa inocencia…En presente y en pasado.

De un segundo a otro TODO es posible. Son minutos infinitesimales donde me creo capaz de todo, y pienso que voy a tocar el cielo con las manos en muy poco tiempo,  creo que mi cuerpo es hermoso, porque es mi arma mortal para sentirme así de feliz.

Perdés el miedo al ridículo. A veces el verbo “Bailar” genera esa inseguridad. “No sé bailar”. No tenés que saber, solo tenes que bailar, como si nadie te estuviera viendo, porque en realidad, nadie lo está haciendo. De hecho, el paso es tuyo y podés reinventarlo; no está mal hacerlo propio, no te señalan por hacer un mal paso. Es un tramo de la vida en la que vale perderse, en la que desencontrarse te hace sentir bien. Como en la vida, a veces no recordás como es el próximo paso, pero si el que sigue y sino lo sabés, solo vale con intentarlo. Y no pasa nada.

Zumba es mi refugio porque en el cuadrilátero de los milagros, no me asusta confundirme, dejo mi encarnada autocrítica a un costado… tiro mi remera y luzco mi corpiño deportivo, e ignoro a mi verdugo, el espejo… porque sólo bailando me siento suficiente.

La próxima canción es una oportunidad. En ese pequeño espacio que ocupo en el salón apuñalo mis complejos a base de brazadas al aire, de saltos, de sonrisas profundas, de onomatopeyas. Rumba es el refugio donde es tan relativo todo. Las canciones que alguna vez escuchaste y no te gustaron, ahí adentro son increíbles, porque las estás resignificando con tu cuerpo; el éxito y el fracaso son 

49771555_2408547549217744_1223017883433435136_n.jpgentidades inexistentes, la hora de la clase es la hora feliz donde me perdono todo, donde me olvido de lo que aún no puedo perdonarme, donde mi cuerpo me quiere y yo quiero a mi cuerpo.

Zumba es un discurso corporal que me enamora cada día más. Los pasos son las palabras, los brazos los tildes, la cabeza el puntito de i , el cuerpo un número uno y a veces podemos formar un ocho, entonces el viento pasa por las piernas, y saltas, y sentís el sudor por la espina dorsal, y gritás de energía, y qué placer.

El ritmo es la hoja en blanco, en la que volvés a empezar. Es un popurrí de todos los lenguajes; escena, texto, video, y música al mismo tiempo. Es moverse, y es la quietud de esto que digo mientras lo escribo, es bailar, pero es más que eso, es una experiencia intransferible. 

Sonreímos al bailar, en ese pedacito del mundo tan nuestro, en esas luces de boliche, en ese humo, en ese perfumito que hay cuando entro, allí escribo los hechos con mi cuerpo, le echo fertilizante a la fe y veneno al miedo, ahí todo lo puedo. Me siento invencible, inmortal. Me divierto, e intensifico el paso que ya sé, lo mejoro, lo consuelo sino sale bien, mi mente me perdona y al mismo tiempo escribe el texto en el contexto apremiante por retener cada frase en medio del sudor y las onomatopeyas; las últimas canciones son las que más disfruto, ya soy tan feliz que no siento el cansancio. Al final, como a menudo en la vida, pero esta vez a nuestro favor, estiramos la parte que más nos duele y respiro una paz inderrotable.

Bailar es el efecto sedante de todos los días. Sigue agarrándome la mano antes de caer, sigue consolando mis noches cuando el termómetro de la fe se pone frío.

En Rumba cada una hace un paso como puede, cada una da lo que puede. Y es mágicamente suficiente. Así de simple. Esa falta de exigencia saca a relucir lo mejor de una. No existe la mirada del otro que mide el éxito, no hay nada que probarle a nadie, solo probarte a vos mismo que bailando podés ser feliz. 

Cuando me hundo en mis tristezas siempre se que puede a salvar mi día bailando y magicamente, que nada sé derrumbe

Cualquier fin del mundo es un comienzo si te pilla bailando.♥

Lic. Nani

PD: ¿Saben qué? Creo que escribo mucho mejor de lo que bailo…jajaja (No podía guardarme el comentario conchudo, obvio)

 

Anuncios

8 comentarios sobre “Que el fin del mundo te pille bailando

  1. Ayyy !! Hola Nai, realmente nos emocionan y nos conmueven tus palabras!
    Gracias por elevarnos con tus palabras… Estamos convencidas que tenemos una misión, y es , es este granito de arena que aportamos a cada día! Tener la certeza que se cumple, es una enorme satisfacción que nos infla el corazón.
    Gracias, gracias por cada una de tus palabras🙏. Y recuerda que siempre serás más que bienvenida en Rumba Fitness, tu presencia nos orgullece !

  2. Me gusta esta perspectiva positiva de abrazarse a uno mismo con todo lo que uno es, y hacer cosas que nos suman, siempre…

  3. Me sentí tan identificada con todo lo que escribiste; yo hago zumba hace algo más de un año y es mi cable a tierra, mi mejor psicólogo, ahí soy yo en toda mi expresión, ahí siempre, siempre, salgo FELIZ!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s