Quietud

Tengo que dejar de ser negativa, es mi droga favorita, sabe amarga y a veces me dopa en esa adicción de bajar los brazos, en la comodidad del sufrimiento. La costumbre es un virus letal, sino reaccionas a tiempo vas a morir ahí, o a vivir una vida de mierda. 

Ya lo dijo una canción, a veces el infierno es encantador. 

No estoy segura de las decisiones que tomo, y entonces las escupo; rebalsaron mis pensamientos de ansiedad y se acuchillan unos a otros, y me siento ensimismada en una incertidumbre eterna, que es lo único definitivo en mi vida.

Volar muy lejos para salir de un contexto adverso y meterme inexorablemente en otro, porque se que voy a tener que luchar, y al mismo tiempo estoy cansada. ¿O estoy cansada de estar quieta?  Tal vez el miedo a luchar sea más duro que la lucha misma, bajar los brazos sea más aterrador que un panorama que no llegó, de todo aquello que no me pasa ni me atraviesa ni puedo rozar. Quizá no puedo creer más en mi imaginación salvo raros casos, en el abecedario y en los párrafos, porque escribo para no llorar.

Todo lo imagino negro, todo lo siento extraño, como si yo estuviera aislada de una sociedad que se inunda y se distrae en otros temas, como si viviera dentro de un poema que rima, y es oscuro y negro, aún en las mañanas… que no sé si es cierto, o me lo estoy imaginando.

Me estalla la cabeza, el corazón y las ganas, y sobre todo estas últimas que están paralizadas. Metas cortas, metas simples, no te adelantes. Soy un torbellino de ansiedad que me atormenta cada media hora, sin pausas, sin piedad. ¿Qué mierda me estás pidiendo, dulce? Estoy amargada, no sé como dormir sin mirar el techo durante horas en la oscuridad, pensando una y otra vez lo mismo, con un hueco en el estómago que se siente repleto de vacío. Voy a enloquecer de no tener ni puta idea.

“A-sentimental”

Soy como un ser inanimado que se niega a reaccionar. Tengo una sana obsesión con ponerme crema corporal religiosamente en todo mi cuerpo, hacerme baños de crema y limpieza de cutis, y tatuarme cada cinco meses como excusas para quererme más. Hasta ahí llega mi amor propio.

¿Me olvidé lo que era “sentir”? Gustar de alguien, entusiasmarse, palpar al menos un pedacito de expectativa… ¡creer! Me estoy exigiendo demasiado para lo destruida que estoy.

Si, claro que registro algunas cosas que siento, pero son fugaces, hasta parecen mentira. Es que estoy fuera de mi cuerpo cuando me río. Me desconozco, me olvidé de como suenan mis propias carcajadas. Miro videos de antes para escucharme y abrazar aquella versión de mí, que rota, era indestructible. Exprimo los recuerdos hasta inventarlos como una sombría y  lastimera forma de volver a ser la que fui. 

Volví a la cárcel de viejos pensamientos, y me abandono en ellos, como si me abrigaran de frío el dolor, que  incendia la insoportable condición de latir. Soy ese monstruito que vi por primera vez en el espejo cuando tenía quince años. 

Aquí va el refugio de siempre, el auxilio mudo: Encerrarme en la certeza de un teclado, y agonizar acá, drogándome con esta angustia que no tiene fin, y de la cual no encuentro el punto final.

Existe escribir, el maravilloso escondite de la ficción,  la que invento en un fan fic, porque para soportar la realidad, no queda otra que evadirla.

Educar la cruel ansiedad con dosis de clonazepam, con música, con poemas de Jaime Sabines, o con canciones de Sabina. A veces es insuficiente para abrazarme en el pozo ciego en el me caigo. 

Quizá no soy “a-sentimental”, tal vez me cansé de no lograrlo, de equivocarme, de elegir mal, de haber creído en lo que no era cierto (aunque de veras lo parecía).

Ni siquiera puedo ser fiel a mis propias necesidades, hasta me cuesta llorar. No llorar cuando sentís arrebatadas ganas de expulsar lo que quema adentro, cuando los párrafos no alcanzan, cuando releerme es inútil… no poder llorar es una injusticia, puro autoboicot. ¿Qué me lo impide? ¿Me avergüenza llorar frente a mi misma? ¿Me asusta no poder ponerle un freno, y hundirme demasiado, o tocar fondo que rozo cada día y a cada hora?

No, definitivamente no soy “a-sentimental”, siento mucho…dolor, miedo, ansiedad, adicción a las palabras, al encierro, al aislamiento, a enajenarme escribiendo historias que me imagino.

Hago mil cosas que no tienen ni un puto sentido. No sé si es por mi adicción a hacerme daño o porque necesito sentir que tengo el control sobre algo. Mi pelo paga las consecuencias, este año apareció de todos los colores posibles; mi escasa alimentación, la obsesión por hacer extrema actividad física. Al final, no sirve de nada.

Es un circulo vicioso, vuelvo al encierro, mastico las ideas de un cuaderno amarillento, río ante las ingenuas rimas que escribí a mano, a quien nunca las leyó, me encierro en la última vez que me enamoré, que me sentí viva… y caigo sin paracaídas a este presente en el que tengo un corazón que vive al día.

Si, soy “A-sentimental”: de esperanzas, de ganas de intentar, de pensar en positivo. Soy carenciada en valentía, tengo un posgrado en rendirme, un curso en ahogarme en un vaso de agua.  Soy A-sentimental porque una gran parte de mi se murió, porque no quiero luchar.

Me siento sin fuerzas porque fueron tantas veces las que no pude que no toleraría un golpe más.

Los sentimientos desean, por eso yo soy “A-sentimental” porque ya no deseo nada, ni ayuda, ni electro shock para resucitar, ni un antídoto para un dolor que de verdad no se quita…. Me enamoré de la soledad en la primera cita.