Insomnio

Yo quiero saber a que hora se despertará el demonio
Yo quiero saber en que momento atacará el insomnio

En domingo por la tarde, hermosa tarde sol, y yo me predispongo a escribir una nota que tenía durmiendo entre los borradores de notas empezadas, y sin terminar. Es una nota de color que tiene un poco de todas las etiquetas: cuando me río de mí, sobre mi conchudez, Filosfía barata.  Nada nuevo, todo junto.mde

Desde toda la vida, tengo un malestar común que se llama insomnio. Se acrecentó después de ese seis de agosto, que se me volaron las chapas cuando explotó el edificio de al lado mientras dormía. Dormir se convirtió en una actividad que definitivamente me hace sentir vulnerable a todo lo que pueda pasar. Y sentirme indefensa es una de las sensaciones que más detesto

Independientemente que esté muerta del cansancio, como mínimo estoy una hora y media dando vueltas en mi cama luchando contra mí misma para caer al fin en los brazos de Morfeo. El clonazepam – entre otras drogas- ayudó sobremanera, pero la tomo a la una de la mañana, porque definitivamente me resisto de forma inconsciente a dormir. ¡Aunque después lo disfrute!

Estas cosas son algunas de las pienso mientras me resisto al dulce descanso, mientras escucho música de la más variada…Los ejemplos de canciones son el puntapié de pensamientos boludos y no tan boludos.

«Un día la suerte entro por mi ventana
Vino una noche se fue una mañana quizás solamente me vino a enseñar.  Que viene y va, como las olas con el mar se mueven

(Fito y Fitipaldis)

La suerte. ¿Por qué no tengo suerte? ¿Cómo interpreto la suerte? ¿Que mierda es la suerte? La dosis de suerte que tenemos en nuestra vida es meramente un parámetro cualitativo que no podemos medir con objetividad (como casi nada). La mayoría de las personas se consideran sin suerte. La suerte puede ser un parámetro inútil para justificar lo que no hicimos por nosotros mismos. La suerte define donde estamos parados. ¿La suerte es la falta de obstáculos? ¿El azar lo escribe Dios o mi interpretación?  Diganme quien mierda escribe el azar porque sino es una entidad metafísica le lleno el cuerpo de plomo. En el fútbol mi viejo dice que mala suerte es pegarle en el palo. ¿Dios existe, o hay un ser inanimado, de baja estatura como Cupido, que escribe guiones de mierda? Si es como en el fútbol, tengo mala suerte. No, no quiero hacerme la víctima. No voy a hablar de la suerte, porque me enojo con ella. Brilla por su ausencia. En mi vida, y en tantas otras. ¡Se me explotó un edificio! No, no tengo suerte. O mi suerte es la reencarnación del diablo. La suerte es sinónimo de queja y discusión. No voy a hablarle a Lourdes -mi terapeuta- sobre la suerte. Definitivo. Tampoco se si tendré la suerte de contenerme. Ya fue. La suerte no existe, existe la mala suerte. O como dice Fito y Fitipaldis, viene y va. Y en mi caso siempre se va. Chau suerte, nos vimos en el infierno soreta. (?)

“Donde fuiste tan feliz siempre regresarás,

aunque confundas el dolor con la felicidad”(Beret)

La felicidadQue tema tan triste, quiero llorar y no me sale. Ya fue, mañana lloro. No tengo ni puta idea que és la felicidad. ¿Son momentos? ¿Son escasos segundos que se esfuman? ¿Es el pasado?  “Todo tiempo pasado es mejor” Ok, no me rompan las pelotas, mi presente apesta. ¿En serio regresamos al dolor y lo confundimos con felicidad? En las relaciones humanas hay de las dos! Y creemos que volvemos a una sola; no conchuda golpeada, volvés al calvario, no a la felicidad. ¿Entendés o te hago un esquema? El pasado inmediato, también me dan ganas de tragarme una granada. ¿Qué sienten las personas que son felices? Pará, la guita tiene que ver con esto. ¿Messi es feliz? Es millonario, juega como los dioses, y tiene una familia hermosa. Además, tiene salud. Aunque claro, no debe ser feliz cuando en Argentina le hacen buylling porque no ganó ni la copa de leche. ¿Es su culpa? ¿Es suficiente para que se considere infeliz? Shakira también debe ser feliz. Tiene lo mismo. Hace poco me enteré que tuvo un problema en las cuerdas vocales y casi no puede seguir cantando. Como sea, lo solucionó, y fue con guita. En conclusión, soy feliz cuando río con amigas, cuando escribo, cuando tengo sexo con alguien que me gusta, y cuando abrazo a Lucía. También cuando miro mis tatuajes y entro en la talla 36.  En fin, el único que es feliz es Ricardo Montaner, y punto.

Fue fugaz, fue pasajera. Su relación fue un error
Como si se conocieran, conocieron el temor (No te va a gustar)

Errores: Creo que cometí un millón ochocientos mil. Podría salir en los récords guiness.  Tendría que haberle dicho a mi compañerito que sabía muy bien que el me robó el liqui paper en 1995. Tal vez todo empezó ahí. Empecé a ocultar cosas por un liqui paper robado. Seguro ahora es senador el hijo de puta. Ojala se haya intoxicado con el liqui. ¿Qué? No me digan que exagero, mi vieja me cagó a pedos porque era nuevo. 

Así que armate uno, armate uno Hernán.
Que bueno sos armando, te felicito Hernán.
Que suaves son tus dedos, que suave sos Hernán.
Que lindo que es mirarte armando uno Hernán. (Las Pastillas del abuelo)

Marihuana: ¿Tuve algún Hernán entre mis conquistas? No, solo uno. Pagó la cena y después no nos vimos más. Un par de besitos y desapareció. Que idiota, ni siquiera me dejó garchármelo. Bueno, al menos pagó la cena, y me pedí el plato más caro. Aunque era un cheto insoportable y prejuicioso, no le debe haber afectado mucho. No le cabía fumarse un faso. ¿Laburaba en el departamento antinarcos, o qué? Bueno Nani, tampoco uno es vivo por fumarse un porro. ¡Pero si es una pelotudez prejuzgar! Debe ser pañuelo azul. Se pierde de ver animales mitológicos después de fumar y no es que fume tantas veces. Son contadas las veces por año que fumo y solo le doy una seca, porque me hace toser. Creo que no necesito marihuana para fantasear, estoy re loca, que copado jaajajajaja. Algunos dicen que es mejor que el cigarro. Quiero una plantita verde, ¿se la pido a mi vieja? Mejor no, seguro me Igual, ya dejé, llevo tres días sin fumar. Utilizo el vaporizador sabor ananá con tres por ciento de nicotina. De todos modos ahora me fumaría uno. -Bostezo- Me está dando sueño. La marihuana te hace reír de todo. Hasta de la suerte y la felicidad. Son entidades difusas. Debe ser la verdadera realidad, estar fumado te hace ver todo más claro: todo es una mierda de la que nos podemos reír.  Y reír te da felicidad. Amás a todos. Como con el alcohol. Esas alegrías justas que de repente te hacen llamar a tu ex -chongo, o no vio- para que mañana el castillito que armaste con los dragones y unicornios violetas, se caiga encima tuyo transformándose en ladrillitos de indignidad. 

Perdón, perdón, perdón
Por crearme esta falsa historia de amor
Y te pido perdón
Por haber esperado demasiado
De un perdedor (Ha*Ash)

El tema me parece indigno, hablando de indignidad. ¡Indignidad! ¿Que mierda es la dignidad? No me vengan con eso de que perder la dignidad es mandar un mensaje. A menos que el mensaje diga “no puedo respirar sin vos” Dale, no puedo respirar sin Fernet, no exageremos. Dignidad no puede ser decirle a alguien lo que sentís. El tema es no decirlo cuando ya sabes que no hay posibilidades. En fin, necesitamos que nos digan “no te quiero” para mantener lo que en la jerga popular llaman dignidad. Igual para mí ser digno, es no robar, no lastimar al otro, no maltratar. Ahora que lo pienso, mi prioridad siempre fue no lastimar al otro. Me da culpa. Debería darme más culpa lastimarme a mi misma por no lastimar a otros. Pero bueno…soy conchuda.

Las piernas más bonitas, las piernas más lindas piernas que vi (Los redondos)

Me miro las piernas, cuando me las miro siento culpa. Siempre las veo algo gordas. La culpa, justamente. Cuando hablo de culpa, hablo de comida por mi obsesión con la delgadez. Bah, la sensación de entrar en mi ropa más jugada y poder vestirme como una quinceañera. Me gusta, porque me dicen que parezco más chica. La formalidad a veces me aburre. ¿Será que quiero ser diferente a los demás? No, no. Ya soy un bicho raro y a veces no me gusta, siento que no encajo. La culpa es comerme unas papas fritas, aunque las haya disfrutado. Al minuto, en serio, todo tiempo pasado fue mejor. Las papas fritas las hago caseras. El aceite del 94 me cae como ojete, ya no tengo veinte. A los 31 con gastritis las comilonas se pagan caro, y no por tener el culo del tamaño de la casa rosada (lleno de porquerías, valga la analogía) 

Porque conozco yo el calibre de tus besos,
ya no me dejo asesinar por esa boca,no pongo un pleno mas por vos,
no tengo un peso mejor le cedo a otro el turno que me toca. (Las Pastillas del Abuelo)

Guita: La canción se la dedicaba a la rata 1. Hijo de una gran camionada de bestias salvajes con sífilis. Igual no tengo un peso para él, ni para mí. En tres días tengo que llamar a mi viejo para que me deposita las 7 lucas de tarjeta. En las que tengo algunos actos ilícitos. (Máscara de pestañas azul, cremas, fernet para el mes, buzo cangurito en Mar de Ajó, chrome cast, y netflix, aunque eso usan mis viejos también) Me siento un tanto ñoqui cuando llamo a mi viejo para pedirle guita, aparte de frustrada y avergonzada. Mi desempleo es la peor parte de no tener guita. O quizá no. Estar al pedo tiene sus buenos impuestos emocionales. Ganas de romper todo, pero lo evito porque eso también. El desempleo es sinónimo de titulos sangrando en la pared y en un CV riquisimo. Bah, la humildad no vale en este caso. Tengo un buen CV, y derecho a reconocerlo. En voz alta nunca lo digo. Temo hacer sentir mal a otro que tiene el CV vacío. Lo de siempre, mi especie de dignidad filosa: primero el otro y luego yo. 

Las cosas que no pueden ser, son todas las que he sido yo
Las mezclas no me salen bien
Sexo, drogas, rock & roll
(Fito y Fitipaldis)

Sexo… ¿cuánto hace que no la pongo? ¿A cuantos me cogí? Que lo parió soy re puta, tengo la moral sexual de un hombre. (¿Me hago el cambio de género? un pito para mi sola, no estaría nada mal) Ni siquiera tengo un numero, perdí la cuenta. Pero se que son mayor a 30. Que desastre, si mi viejo supiera. (Capaz lo intuye) Por suerte si sabe que tengo preservativos en el cajón y muchos forros en mi prontuario amoroso. ¿Cuantas veces lloré por amor? Bueno, amor… ¿es amor si se me pasa en dos semanas, exagerando? Nah, era capricho. Se van antes de superar la maldita etapa de desilusión. “Ya va a llegar el indicado” Me lo dijeron en la tercera presidencia de Perón y dale, sigo esperando. No hay nadie indicado, nací para escribir, no para aguantar un imbécil con sobrepeso llenándome el bombo. A veces se parece al sueño dorado de los doce años. Creí que a esta altura iba a tener 3 pibes. No sé, igual lo agradezco. Dudo que tenga más que uno, si es que lo tengo.

«Dicen que es imposible, y lo imposible solo tarde un poco más» (Cajelleros)

Lo imposible es imposible no me jodan, callejeros. Y hablando de imposibles, quiero ganarme el Quini. Capaz puedo ser como Messi y fumarme comentarios despectivos y envidiosos, porque me paso rascándome la concha en Ibiza y lo muestro ostentadoramente en redes sociales. Si, posta, me la re banco. ¿Con qué numero soñé el otro día? Debería jugarlo, pero me lo olvidé. ¿Funciona si me lo invento? ¿Qué carajo estoy pensando? Todo esto es una pelotudez. Debería dormir, son las dos de la mañana. Che, estaría re bueno vivir de escribir. Creo que lo hago bien. ¿Me haría peronista por un puestito en página doce? Que pregunta de mierda.  Me van a decir hipócrita, consciencia vendida, oportunista. Pero seguro comprenderán que quiero irme a Ibiza, ¿no? Nadie podría culparme. Jajajajaja (me río sola) Por suerte no mandé el CV a los peronchos. ¿Mirá si mi novela se lleva a serie en Netflix? Ahí si que no saludo más a nadie. (Quien me cree? Soy muy simpática jajaja) Pero si tengo guita me pueden secuestrar. Haría todo para que mis chongos se enteren. Así me los cojo en mi mansión y los rajo a los cinco minutos. Más de eso no duran. Imbéciles.

Posturea para que el mundo lo vea
Que la vida con un filtro no es tan fea (Arnau Griso)

Redes sociales: Sí, con filtro somos más lindos, pero a mi me hace ver blanca y parezco casper. Siempre le meto bronceado, y me preguntan si me fui de vacaciones. Termino diciendoles en comentarios que es el filtro. Lo pongo al pedo. Debería inventarme que me fui a Mar del Plata, pero me dio paja poner fotos. (Jajajajaj) Llegué a un memes. Creo que son lo mejor de las redes sociales. Los memes son un lenguaje visual, una semántica escrita, y caras particulares de famosos o dibujitos expresando emocionalmente el fracaso de esa persona. En general se refieren al fracaso. Creo que en este país evitamos el suicidio, por los memes y los antidepresivos, porque nos hacen reír de nosotros mismos y porque equilibran los neurotransmisores. Reírme de mi misma eso hace olvidar el miedo a la muerte. Reír de la mierda en la que estamos sumergidos. Ah mirá, esta tuvo un bebé. ¡Nunca me enteré! Creí que era el sobrino. Que boluda, no tiene hermanos. Me faltan todos los caramelos. Fulanita puso una foto con la mamá. Tiene cara de buena la vieja. Me puso un me gusta el pendejo que me curtí hace seis meses. ¿Le mando un mensaje? No, no da. A ver su perfil. ¡Tiene novia el hijo de puta! ¿Les cuento a las chicas? No, al pedo, ni tiene importancia. Estoy indignada igual. 

¿Nunca tuviste calambre en las venas?
¿Vergüenza en los dedos?
¿Pereza en la fé? (Ivan Noble)

Tengo interrogantes más pelotudos que Ivan. ¿Cómo hacen para evitar una erección los actores durante una escena de sexo en ficción? ¿Tomarán algo? Yo llego a besar diez meses en el rodaje de una novela y te escribí diez poemas, veinte hojas de mi diario, y cuatro del blog. ¿Tan conchuda voy a ser? Necesito cariño, universo.

Ay, que Dios boludo
se pinchó en la mitad
se hizo el canchero con milagros. (Divididos)

¿Dios existe? Nah, puro verso. El mío se fue de vacaciones junto con Satanás y Cupido. En su mundito hay una serie de mi vida de diez capítulos. Son todos iguales. Una mina desempleada riéndose de memes y chistes, contando pelotudeces en facebook, y publicando frases que pocas veces lleva a la práctica. «¡Ey, lo hago por los demás!», pienso. Capaz tienen más fuerza de voluntad que yo y de paso me la contagian. La vida sería más justa si el barba existiera. Pero nos consuela que haya arriba alguien a quien rogarle, y quejarse de falta de felicidad, sexo, marihuana, guita, buena suerte, y la excesiva culpa.

«Allá donde se cruzan los caminos
Donde el mar no se puede concebir
Donde regresa siempre el fugitivo»
Pongamos que hablo de Madrid (Joaquín Sabina)

Extraño Madrid, que cagada. Me quiero ir a España a ver a mis sobrinos y no tengo un peso. ¿Por qué? Quiero un puto laburo. Llegaron 1500 pesos de luz y consumí menos que el año pasado, pero gasté más. Maldita presión impositiva.

«Hello, can you hear me?
I’m in California dreaming about who we used to be» (Adele)

Música. Sintonizo una canción hermosa. «Hello», de Adele. ¿A quién me hace acordar? A nadie, que triste. Que conchuda también, porque de lo contrario estaría extrañando a alguien. ¿Qué? Me aburro sin extrañar a alguien. Algo muere dentro mío cuando escucho una canción y no hay ningún imbécil dentro. ey, eso sirve para mi diario. Ya lo agrego.  Voy a subir una frase a instagram. Re densa, pero ya fue. Así la borro del celular.

¿Donde están los ladrones? ¿Dónde está el asesino? (Shakira)

Shakira, la chica feliz. Que buen tema de los noventa. ¿Los políticos van a dejar de robar algún día? No, y no tengo ningún pensamiento que contradiga esto. Nada que agregar. Otra expresión de deseo imposible. 

Quehaceres baratos: Promesa… esta semana dos veces a Zumba, sacar turno al ginecólogo, psicólogo, psiquiatra, oculista, dermatólogo, comprar medicamentos. Mierda, cuando cumplí 85 y no me di cuenta? Hablando de fármacos, ¿que mierda hace la pastillita? Tengo sueño. Maldita sean las canciones, las redes sociales, las preguntas existenciales, la falta de guita y empleo y felicidad, los sueños imposibles, los chongos que no sirvieron para nada, las ganas de escribir, mi CV pulido lleno de cosas que no me sirven para un carajo, maldita Shakira, maldito Messi, Dios, y el pelotudo de Ricardo Montaner. La culpa la tienen ellos, la culpa del hijo de puta del insomnio. 

Ya te va a llegar el sueño indicado, Nani. (Han pasado 84 años)

¿Existirá la vida después de la muerte? Bueno, mañana lo pienso, es muy complicado y me estoy quedando dormida.

Tiro el celular abajo la almohada, y me quedo dormida, riéndome de mi suerte. Al final, el insomnio no es tan aburrido.

¿Ustedes que piensan cuando tienen insomnio? Cuéntenme en comentarios, ¡por fa!

edf
Lista de Spotify “variado”

 

Gracias por leer mis locuras.

Lic Nani.

Instagram: lice.nani

Anuncios

Renacer

Renací cuando aprendí a salvarme, cuando ser fuerte fue la única opción. Es increíble lo formativo que es el dolor, te alecciona, te hace crecer… me convirtió en mi heroína, me bajé mi propia luna, porque entendí que nadie iba a hacerlo por mí. Me hice cargo de cosas que hubiera preferido borrar de la faz de mi memoria. También supe ser mi enemiga, usé el látigo injustamente para conmigo. Empecé por enésima vez los cimientos de mi autoestima con tanto esfuerzo, con tantas caídas en el medio, viéndome obligada a soltar tantas culpas innecesarias e inciertas.
Tuve que irme cuando quise quedarme, y otras tuve que dejar que personas que amaba, se fueran. Construí refugios para abrigar mis demandas de amor. Cuando cicatrizas entra luz por las heridas y de repente caí en algo que desaprendo todos los días… que la felicidad es tan simple; es sentir la parte fría de la almohada, es ante todo la tranquilidad, saborear la comida favorita, las carcajadas con amigos, los mates a la mañana, los libros, las fotos, las palabras, la música, bailar, la risa que no deja de salvarnos, la vida misma, que siempre es hoy y hoy es siempre todavía….si podés correr, si tus ojos ven, si tenes un abrazo a mano, si tenés un techo y un trabajo…
¿Qué carajo es el éxito al final? No me interesa destacarme, ni los aplausos, ni nada, ni que me admiren. El título más importante es el de buena persona, el resto es humo. A la mierda los mandatos. Mi única regla es la libertad de hacer lo que deseo sin lastimar a nadie.
Soy las veces que no me rendí. Soy las veces que me quedé llorando frente a puertas cerradas, porque de eso aprendí. Soy las veces que me fui como acto de amor propio, las veces que eduqué mi empatía para ayudar a los demás. Soy también la que tomó distancia cuando ya no tenía nada para aportar. Soy las veces que me cure llorando frente al teclado. Soy el día que pude defenderme por primera vez. Soy la que pude herir y preferí no hacerlo. Soy la que decidió salir del rol de víctima, porque solo estanca. Soy la que alguna vez hice daño y pedí perdón y también la que perdoné. Pero, ante todo soy la que intenta perdonarse todos los días… y eso es todo lo que se del amor.

Escrito el 14/01/19, cuando me hice mi séptimo tatuaje.

 

Gracias por leer♥

Lic. Nani

BeautyPlus_20190315123405973_save

Tenés derecho a no ser perfecto…

Tenés derecho a no ser perfecto, tenes la obligación de intentar ser feliz. Tenés derecho a cometer tus propios errores y comprender  lo que vinieron a dejarte, lo que necesitabas aprender. A descubrir tu propio modo de ser feliz. A ignorar fórmulas ajenas. A ignorar a los que se burlan de tus sueños. A limpiar tu vida de la gente que sólo te pisotea y te dice que no podés o que no sos capaz. Tenés la obligación de no creerles. Sos capaz, y podés. Tenés derecho a ignorar a quienes desaparecen cuando los necesitas y aparecen cuando te necesitan. Tenés que aprender a decir que no, porque ningún vínculo sano es incondicional ni gratuito: para que subsista y crezca debe haber dos personas que quieran dar y recibir. Siempre es un ida y vuelta y es de a dos. Es así, corta y concisa. Tenes obligación de no rogarle a nadie que te quiera. De cultivar todos los días el amor propio. De perdonarte pese a haber cometido miles de errores. Tenés que abrazarte al que te abraza, querer a quién te quiere, agradecer lo bueno que te tocó, y focalizar en lo que te hace feliz. Tenés que festejar a esas personas valiosas que siguen formando parte de tu círculo. Tenés que seguir luchando aunque haya cosas que te duelan. La vida siempre sigue, incluso después de muchas personas a las que quisiste o amaste. Quedate con lo mejor que te dejaron y borrá el resto. Los que están en tu vida y se brindan, tienen derecho a ser reconocidos y lo que se van, “olvidados”…

 

felicidad1

Una humilde nota de colores, en el día internacional de la felicidad.

Gracias por leer

Lic. Nani.

Párrafos sueltos I (Encajar)

«Nada peor que querer encajar los entornos donde te hacen sentir que sobrás.

Las únicas personas que necesito en mi vida son las que probablemente me necesiten en la suya y lo tengo muy claro.

En gente pelotuda, no inclusiva, cero empática, y con falta de humildad no gasto ni un segundo de mi tiempo.

De hecho, si me decepcionan me hacen un gran favor.

Cuando te valorás, las migajas no te alcanzan nunca más.

Y menos de gente que pierde más sin mi en su vida, que yo sin ellos.»

Si es para eso, prefiero ni encajar con los encajan.

Fuente: Facebook dándome sopapos con los recuerdos:

parrafosuelto1

 

 

 

 

Lic. Nani Nanita

Inaugurando la nueva sección de “párrafos sueltos” o “balazos en la sien” , como más les guste.

Todo tiempo presente es mejor

 

“Ojala siempre tuviéramos la capacidad de ver lo que tenemos como vemos lo que nos falta”

¿Por qué nos concentramos con tanta intensidad en nuestras falencias y no en todo aquello que nos llena de vida? ¿Por qué tenemos que hacer un esfuerzo sobrenatural para darnos cuenta de esos pequeños momentos que nutren el alma? Aquellos que a diario terminamos naturalizando como sino fueran eternos. Y ahora viene otra frase parafraseada, “quiero volver al pasado en los tiempos que era feliz pero no lo sabía”. ¿No les pasa?49705066_1210594135748046_9031287982547533824_n

Nos vemos en las fotos y pensamos, ¿por qué no disfruté más ese momento, en vez de archivarlo como algo cotidiano, como algo más? Cuando ahora extraño tanto aquella versión de mí.

Como cuesta vivir el presente, carajo, por eso cuesta tanto la felicidad. Es recurrente escuchar la frase “Todo tiempo pasado fue mejor” … ¿Será porque resignificamos los recuerdos valorándolos más cuando ya pasaron? Podríamos cambiarlo, por “todo tiempo PRESENTE es mejor” Al fin y al cabo es lo único, lo único literal, que tenemos a mano: EL HOY Y EL AHORA. En 2014 tatué “La vida es ahora”….(Life is now) Y todavía me cuesta aplicarlo a la realidad. cartel-2-650821

Por otro lado, tenemos cierta tendencia a la melancolía, esa especie de resistencia a DISFRUTAR. Esa postura insalubre a cerrar los ojos y olvidar que estamos vivos y si estamos vivos, estamos a tiempo. Mientras respiremos algo podemos hacer y  DARNOS CUENTA de eso es indispensable. Es desanclarnos de las carencias y aferrarnos a lo que podemos hacer hoy. Desde limpiar el baño, desde tomar un helado, o hacerse una limpieza de cutis, o mirar una serie. Porque hacer es lo contrario de rendirse…

Hoy hice una “mini encuesta” en mi red social Facebook sobre estos pequeños hábitos cotidianos que terminamos “dándolos por sentado”, cuando se pueden parar… Recibí mensajes hermosos. Simples, y el ejercicio lo hice yo también.

La pregunta principal, muy trillada… pero que olvidamos tan a menudo: 

¿Por qué tengo que sentirme agradecido hoy? ¿Qué disfruto en la vida que es totalmente gratis y sólo depende de abrirlos ojos y darme cuenta que esta ahí, listo para hacerme sentir mejor?

ser_agradecido_y_felicidad

Lo bueno de este ejercicio es que me sirvió a mi también para abrir los ojos y ver mejor de las cosas que otros disfrutan, que yo también tengo, y a veces las paso de largo, concentrándome en todos mis problemas y en las cosas que no puedo controlar. 

Manejar un automóvil: Calculo que eso te debe dar una sensación de libertad que nunca experimenté. Me debo sacar el registro pero por el bien de la sociedad todavía no lo hice. (Le ponemos humor) Creo que es mi cuenta pendiente. Aprender a manejar y perder ese miedo. Como otros disfrutan, irme sin rumbo por las calles, debe ser realmente fantástico. 

Escribir: Total y completamente identificada. Cada día me doy cuenta que el teclado es mi mejor amigo. Cuando me siento mal, cuando me siento bien, cuando me siento sola, cuando no doy más, cuando quiero dar más de lo que tengo.}

Abrazar a mamá: ¿Hay algo más hermoso que un abrazo? Es gratis. Y reconforta más que cualquier medicina. Sobre todo si se trata de una madre, de esas madrazas que son aparte de madres, mejores amigas, consejeras, guerreras, incondicionales. “Conectarse con alguien tan especial” Abrazar a las personas que amamos, es de las cosas más simples y más poderosas que tenemos los seres humanos, que pareciera que nos hicieran vulnerables pero nos hacen fuertes, nos hacen seguir…

“La sonrisa de mi hija, sus ‘te amo’”  No tengo hijos pero lo vivo día a día con mi sobrina. Cuando aprende palabras nuevas. Es emocionante su inocencia, su amor, su fragilidad, su forma tan sencilla de entretenerse. Creo que pocas cosas son tan adorables como los hijos, los sobrinos, los bebés. Imagino que ser madre no es algo fácil, pero la recompensa es mil veces mayor cuando los ves sanos, vivos, y felices…

Los ñoquis de mama: Siempre pensé que cocinarle a los seres queridos es un acto de amor. Y disfrutarlos en medio de risas, anécdotas, haciendo bromas. ¿No les dan ganas de grabar esos momentos y de verlos otra vez? 

Juntada con amigas: Reís con una amiga y todo lo que duele se hace más relativo, más fácil, más sencillo. Te sacuden un par de consejos y de repente, sentís que podés resolver, o aliviar eso que tanto duele. Porque con los amigos solemos hablar de problemas, pero después todo se vuelve anecdótico y pesa menos. Salís renovada como si hubieses ido a una clase de reiki. Y hablo de esos amigos especiales, de esos incondicionales, los de fierro.

“Coser ropa mientras escucho música, con auriculares a todo volumen”. Admirable porque yo no sé ni enhebrar la aguja, siempre fui nula para las actividades prácticas. ¿Saben lo difícil que es hacer algo útil y disfrutarlo? Es para felicitar a la persona que logra esto.

“Bailar zumba” Ni hablar. Bailar es mi pasión después de escribir. Creo que me da alas, no tengo dudas, y puedo entender perfectamente lo que se siente. Y es algo tan sencillo… no es necesario el talento de Julio Bocca. Con ser vos misma es suficiente para sentirse bien. Me explayo sobre zumba en mi última nota.

Ver el amanecer, el atardecer, la Luna: Voy a decir una obviedad… pero… ¿Suelen recordar que TODOS los días amanece, atardece y hay luna y a veces estrellas?  ¿Cuántas veces nos detenemos a mirar esto antes de ir a trabajar? ¿Con que frecuencia, inmersos en nuestras obligaciones, recordamos que existe? De la suerte que tenemos de poder verlo. No todos tienen esa suerte. Hoy mismo podés quedarte en el patio, en el parque, en la terraza, en el balcón, a verlo. Y saber que está ahí para vos, y que te llena de esperanzas, porque realmente es algo hermoso.

La música: ¿Qué decirles de la música que no esté dicho? La música es todo. Alegría, tristeza, recuerdos, nostalgia, melancolía, euforia. Y no importa lo que escuches, importa LO QUE SIENTAS cuando lo escuches. Importa que vibres con la melodía, con la letra, con el sentido, lo que significa para vos. Si lo que sentís te hace sentir (cualquier emoción), estás VIVA. Justamente de eso no hay que olvidarse, y eso es lo que la música te recuerda, que estás acá, viva. La música te salva. 

descarga (1)

“Cantar cantarle a mi hija y que me mire como si yo fuese lo mejor del mundo” Esta frase particularmente me conmovió. En mi experiencia propia, lo sentí conm mi sobrina… que te mira tiernamente, agradeciéndote que estás ahí, ayudándolos a conciliar el sueño. Mágico.

“Sentir el olor la ropa limpia”  Soy fanática de los ricos olores, ni hablar de los perfumes importados, pero bueno, eso es otro tema. La limpieza es un factor cultural que primero incorporamos. Sentirse limpio, es una sensación maravillosa. Yo disfruto de tirar Lisoform jajaja. Un TOC que disfruto…(90 años tengo)

“Jugar con mis gatitos”:  Los animales son un milagro y fueron nombrados por muchas. Son seres inocentes, vulnerables y nacidos para dar amor. Sobre todo los perros y los gatos.  Ellos son incondicionales. Alivian el estrés. Somos afortunados de poder domesticarlos y hacerlos nuestros compañeros. “El ruidito que hace mi cobayo cuando le acaricio la cabeza”. Me resultó sumamente tierno. Esos bichitos son hermosos…”La mirada de mi perra cuando la tengo a upa” , “Jugar con mis perritos Duda y Frida”   ¿Agradeciste hoy por tener la mascota más linda y fiel del mundo? No, no me pongo en maestra ciruela jajaja… los mensajes que estoy escribiendo me los estoy diciendo a mí también.

Actividad física: Algunas mencionaron “ir al Gym”. La gloria liberar endorfinas en hacer algún deporte que te guste. Realmente te hace volver a nacer. Lo que debemos a agradecer es la enorme voluntad que debemos tener para activar, y después merecer esa recompensa de sentirnos felices.

Cada vez que me cuesta arrancar para salir a correr o ir a zumba,

y termino haciéndolo, ni siquiera se cómo

descargalo logré, pero me felicito. No se olviden de ser agradecidos con ustedes mismos por el esfuerzo que hacen, y tampoco de saborear la victoria de haberlo logrado. No es natural…es el alma que esta hablando por ustedes.(Y yo que no quería ponerme cursi)

 

“Caminar sola un rato y respirar el aire y saber que a pesar de todas las mierdas que pase y sucesos traumáticos sobreviví y me tengo Para enmarcar en la pared. A pesar de todo, te tenés a vos. Luchando, peleando, y sonriendo cuando veces, tenes ganas de llorar. Y conteniendo al resto cuando sos vos la que no podés más. Te tenes a vos: herida, rota, remendada. Pero VIVA…

“Pintarme las uñas y depilarme las cejas”  Siento un placer inconmensurable, me identifiqué mucho. Pintarme las uñas escuchando música movida, bien bolichera, bien de zumba, me siento la dueña del mundo. Como si te dedicaras a vos misma, te mimaras, te hicieras una caricia.

“Dos pavadas, pero tengo dos nenas y trabajo todo el día…” Convencete: No son pavadas. Significa que estás luchando para darles una mejor vida. Y te esta costando y que reconozcas ese esfuerzo, hace que quizá el sacrificio sea menor y disfrutes de todo lo que podés darles gracias a tu trabajo agradécetelo. Abrazate y felicítate, porque te lo mereces.

“Desayunar sola a la mañana escuchando música.” Fascinante, la música mientras desayunás es el medicamento perfecto para que tu humor cambie para bien. La música lo es todo, en cualquier momento del día. Soy fundamentalista de los auriculares, no puedo salir de mi casa sin ellos.

“Arreglar el jardín, desmalezar, poner plantitas” Me recordaste a mi hermano que ama la jardinería. Nunca lo hice. Pero debe ser desestrezante. Creo que si te hace sentir tan bien, debería probarlo. Imagino que ver el trabajo terminado debe ser una especie de satisfacción endovenosa. Prometo contarte mi experiencia si alguna vez me animo.  

“Leer un libro una tarde de domingo.” Leer es definitivamente es algo maravilloso, instructivo, desestresante. Lo pongo a la altura de escribir. Es el camino a la inversa, pero aprendés más. Te nutrís. Un placer irremediable. ¿Quién te quita lo leído?

“Ver una película de romance fofo, aunque sepa nunca me va a pasar.” Rozamos la conchudez, sí jajaja. A mi también me encanta ver esas películas Disney. Sobre todo ahora que ya sabemos que son fantasía y no corremos riesgos….(en el mejor del os casos) Si lo disfrutamos, adelante!

49864862_1209949175812542_5990246739485917184_n

El mate: no puede faltar, lo nombraron muchas. Mates con amigas, mates con mamá, mates con la abuela, mates sola. Es una especie de acompañante espiritual, es que el cebador tome la palabra al entregarlo, y el solitario redondee una idea cuando termina el último sorbo del termo. Hasta en mis peores momentos me dan ganas de tomar mates. Lo siento como un compañero. Y estoy agradecida de poder comprar la yerba que me gusta, pese a mi desempleo jajajaaj (para meterle un poco de humor). A tomar mates, respirar hondo y decir gracias… porque existe, y nada más.

49343405_1205824816224978_7779450705349181440_n

Hobbies: Cursos de manicuría, de maquillaje, de dibujo, de pintura, de cocina, de lo que te guste. Los hobbies son condimentos a nuestra cotidianidad que nos hacen sentir bien. No son obligaciones, son cosas que hacemos porque nos gustan. No importa cual sea. Pintar sillas, tejer, hacer una huerta, pintar mandalas. Los hobbies te dan vida, no te prives de ellos.

Muchas de las pequeñas actividades cotidianas coinciden con las de ustedes…pero acá van las mías y algunos, son recuerdos, pero los revivo día a día…

Mi familia entera reunida en agosto de 2018, prepararles fernet a mis amigas en la previa y que me digan que soy “el hada del fernet”,  los abrazos y los besos como idiomas universales; mis sobrinos, aun de lejos salvándome la vida en videos; Lucía aprendiendo a caminar. Correr kilómetros y volver renovada, llegar de zumba y tomar mate mirando el bulevar desde mi balcón. Dormir cuando llueve e ir despertándome con ese sonido tan placentero.  Mirar y valorar mi casa, que resistió una catástrofe, tanto como yo y aún la tengo sana y salva. Ponerme crema religiosamente todos los días y acostarme con el aire para que se absorba más rápido. Cerrar los ojos y visualizar todo lo que quiero que pase, como si ya hubiese pasado. La música ensordecedora cuando me baño. Las fotos, amo profundamente las fotos, me parecen la octava maravilla, mi máquina del tiempo. Maquillarme con cumbia mientras tomo Fernet y espero a mis amigas. El olor a libro nuevo y a ropa nueva. Escribir, y todo lo que ello me genera, y me construye: la sintaxis, las rimas, las palabras. Las fechas donde fui feliz tatuadas en mi alma, que las revivo otra vez cada vez que las recuerdo. Todos y cada uno de mis tatuajes y sus razones. Tomar mates con mi papá y que el vea como disfruto la pileta nueva que tanto soñé.  Algo que no me pasa muy seguido: Gustarme en el espejo…pero cuando pasa soy inmensamente feliz. Las charlas eternas con mis amigas. Aconsejar a alguien que se siente mal y sentir que aporté mi granito de arena para que mejoreCuando abro los ojos y estoy viva… recuerdo que sobreviví y siento que por algo estoy acá, y recuerdo ese milagro, los naufragios que me ayudaron a crecer, los consejos que te hacen respirar mejor, los encuentros que perfuman las esquinas, el ritmo, la velocidad, la adrenalina. Mi familia, mis papás incondicionales, conteniéndome todo el tiempo, estando ahí agarrándome las mano para que no me derrumbe…

El cuento que me cuento y edito todos los días, para DARME CUENTA, porque a veces me digo mentiras…

¿Somos conscientes de estas pequeñas cosas que estamos disfrutando o mentalmente estamos pensando en todo lo que nos falta, en las preocupaciones, en las carencias, en los miedos?

Lo pregunto, porque a mi me pasa. Me cuesta estar acá, ahora. Sin pensar en lo que me falta…

La propuesta entonces es…

Conectarnos al presente. A lo que amás, a lo sencillo, a lo que naturalizas todos los días. Porque en serio tenemos que entender, tenemos que DARNOS CUENTA, que no es natural…SON MILAGROS.

 

Lic. Nani

Gracias especiales:

Cristina Vañecek
Xoana Debora Ocampo
Melisa Gallo Troccoli
Sofía Carla
Sofía D’Angelo
Alicia Spini
Thelma Pereyra
Virginia Sosa
Mariana Contreras
Paola De Niro
Diana Castilblanco
Agus Tina
Yenii Navarro
Gii Vazquez
Kari Falcón
Giurlanti Maria Belén
Carina Mansilla
Romi Crema

229301_510779502282899_194185520_n

El menos pensado

El menos pensado

“yo soy tu muñeca inflable”, dice ella, 
y se clava el alfiler. 

Empecemos por el final: terminó incluso antes de empezar. Todo lo que no llega a florecer, siempre es eterno, y ese es el peligro emocional más grande. Les hablo de ese tipo de relaciones duran lo suficiente como para ser inolvidables.  Se terminó como siempre terminan todas mis relaciones. El hombre que me interesa, es el hombre equivocado y con ese don a flor de piel de elegir tipos que me decepcionan. Cualquier tipo que me chapo termina siendo un pelotudo.

Lo conocí a una cuadra de mi casa, esperando el colectivo. Sí. Yo conozco chabones en la parada de colectivo y en el supermercado. De no creer…. Como ya saben, todos tienen apodos. Este es “el pececito”, por su signo zodiacal (Piscis).

El susodicho esperaba el 120 comiendo compulsivamente cerealitas de chocolate; vestía una camisa blanca, un jeans, no recuerdo el color.  Parecía ansioso porque subía el cordón de la vereda cerciorándose cada dos minutos si venía o no el colectivo. Me vi reflejada en esa ansiedad. Las galletitas se centrifugaban en su boca a una velocidad impensada, no terminaba una y ya tenía la próxima en la boca. Por suerte masticaba con la boca cerrada, de lo contrario me hubiese resultado desagradable. 

dav

No lo miré con mi típica actitud depredadora de querer saltarle encima y morfármelo de la misma forma en la que él comía las cerealitas; porque físicamente no es mi estilo. El menos pensado, es justamente el que te hace bajar la guardia. El típico hombre que lo mirás y decís, “es lindo, pero no me gusta.” 

La conversación empezó por culpa de mi reloj, que se cayó al charquito de agua. “Flaca, se te cayó algo”, me advirtió. Para que mentirles, el flaca ya me gustó. Durante una fracción de segundos pensé que era una broma, y me diría alguna pelotudez. Por suerte no fue así. ¿Por suerte dije? Por desgracia. Hubiera ahorrado tiempo y energías.

En mi afán estúpido de devolverle la gentileza, le quise avisar que el colectivo llegaba en 6 minutos según la aplicación  “Cuando llega”. Me puse en ridículo porque “el pececito” laburaba para la empresa de colectivos, y tenía muy claro cómo funcionaba el radar de la fucking aplicación:  me dio una explicación pormenorizada, la cual no entendí un carajo. Rápidamente me recuperé del bochorno, prometiéndome ponerle camisa de fuerza a mi amabilidad.

Cuando llegó el colectivo, me subí primera; prácticamente corrí para que no me pida pagarle el boleto. (Re laucha) Sospeché que no tenía tarjeta, porque solo llevaba las galletitas y su celular. Tampoco estaba para hacer beneficencia con los boletos de colectivo.

Para mi sorpresa, el colectivero no le exigió ningún tipo de boleto, evidentemente ya lo conocía. Ok, el pececito: 2, Nani: 0.

Se quedó unos minutos hablando con el conductor, y comentando el estado del tiempo o vaya a saber qué pelotudez. Yo miré por la ventanilla. Tenía una resaca de la puta madre, el día anterior me había tomado 3 gin tonic.

Se acercó a mí y me preguntó si podía sentarse al lado mío, yo asentí con la cabeza. Después de todo “el canchero”, me salvó de perderme el reloj. Hablamos un poco de todo, y antes de llegar a la terminal de ómnibus me pidió mi Instagram. Me descolocó, no me lo esperaba. No obstante, como actualmente trabajo como vendedora, supe que cualquier contacto me venía bien, así que sé lo di. Después de todo, me había caído bien.

Ingresamos juntos en la terminal de ómnibus, y seguimos hablando unos pasos. Le vuelvo a preguntar el nombre, porque ya me lo había olvidado. Yo quedando para el orto desde los ’80 tomo XVIII. Y bueh. De pedo retengo mi nombre, el resto es pura suerte. (?)

WhatsApp Image 2018-10-28 at 23.19.08 (1).jpeg

Una vez que estabamos adentro, cortando la charla inesperadamente, me dice, “yo doblo acá, que te vaya bien” y desapareció. Me quedé con la palabra en la boca porque iba a decir algo (no recuerdo qué), y solo pude contestar, “chau”. Me encogí de hombros y seguí.

Quedó ahí. Para mi no era un proyecto de chongo, ni de nada. Era un contacto que podía servirme para temas laborales. Nada más.

Por ese motivo, a los dos días, le escribí para preguntarle si tenía contactos para ofrecer el servicio que vendo en mi trabajo. Mi mente pecaba de inocente, yo seguía sin dobles intenciones, ante todo porque tenía la cabeza en otro lado. No estaba pensando en levantarme tipos. Para eso hay lugares especiales que se llaman boliches o bares, y no paradas de colectivos. ¿No?

Continuamos hablando por Whassapp, durante una semana. Me gustaba hablar con él, al menos por whassapp. Teniendo en cuenta que solo lo habia visto personalmente una vez.  Un día, me invitó a tomar mates frente al río. Sabía que iba a resolver en ese momento si me gustaba o no, o si sólo podía ser un amigo. El encuentro fue divertido y el tiempo se me pasó volando. Era fácil hablar con él, los silencios no fueron incomodos. Creo estabamos un poco nerviosos, pero lo normal. 

Estando acostada en el césped con el sol de frente mirando el Río Paraná y cebando mates, tuve ganas de darle un beso. Sin embargo, él mantenía una distancia, que a juzgar por sus movimientos no se atrevía a desafiar. Yo no estaba segura que fuera recíproco, entonces me quedé en el molde. ¿Y si era gay? Sentía tensión sexual, pero no queria tirarme a la pileta y generar un momento de mierda. Quizá no me veía como mujer y por un momento pensé que podíamos llegar a ser buenos amigos, y me alegré. Me gusta hacer amigos, aunque me sintiera atraída; sino pasaba nada entre nosotros, podía verlo como tal. Horas más tarde, cuando ya estaba en mi casa, dejó claras sus intenciones diciéndome que yo le gustaba…“Ningún hombre heterosexual te vería como amiga”, mi viejo tenía razón.

Pasaron dos días, y nos besamos en el auto mientras llovía. El sabado siguiente, nos fumamos un caño y tomamos un vino. Lo más loco es que hablábamos como si fuéramos amigos. Nos reíamos de todo. Dicen que cuando dos sé ríen un montón, la cosa es seria. (Puro mito en este caso) Terminamos curtiendo, y muy bien. Al menos yo puedo decir eso, el resto sé lo preguntan a él… les dejo el cel…03…era broma, buitras. jajajaja

El pececito era mi antítesis, al menos en lo que respecta a experiencias amorosas. Había experimentado años de noviazgo, una vida alejada de los boliches y la joda. Se autodefinía como alguien muy tímido, y hubo ocasiones en donde supo serlo. En otras, claramente no tenía nada que ver con aquella etiqueta. Podía ser entrador, y hasta soberbio en su justa medida. Esa seguridad en los tipos que me seduce hasta hacerme reventar las hormonas.

Hablando de reventar las hormonas… Tenía todos los abdominales marcados y un tatuaje que cubría su brazo derecho que me ponía loquísima. Abrazaba muy bien… Y cuando estaba tentado, cambiaba el timbre de voz y hacía que su risa fuera contagiosa. Su sentido del humor y el olor de su piel fueron letales para mí, me desarmaban de placer. En poco tiempo le alcanzó para volarme la cabeza de la forma más linda que hay, me sacó de la anestesia después de dos charlas cara a cara…

IMG_20181015_220543.jpg

Hasta que mostró todas sus flaquezas, cuando el hombre menos pensado, me salió con un martes trece repleto de excusas endebles e irresueltas como un polinomio matemático, como una fórmula de física cuántica que nunca pude entender. Que “me hablo con otra chica”, que “me estaba enganchando”, que “no estoy preparado para otra relación”, que “sufro mucho los celos.”

Sino estás preparado para otra relación, no la empieces, maestro.

Si te vas a ir con otra, andate y listo.

¿Celoso de qué? 

No entendía NADA.

Lo que sí era claro es que me estaba cortando. Según su lectura, no podía seguir con “lo nuestro”, ese vinculo que no tenía nombre, pero era nuestro.

Es cierto que pisamos el acelerador, pero no recules así nene. Y pensar que no tenías pinta de cagón. ¿No se cansan de retroceder estos especímenes histericos? ¿No piensan antes de generar algo en el otro y en sí mismos?

El sexto sentido de los hombres es darse cuenta de las cosas, TARDE.

Sin ADAS.jpg

A mi me gustaba muchisimo. Me gustaba la mujer que yo era cuando estaba con él, me hizo sentir suficiente. Yo siempre tengo bajo autoestima, pero con él sentía que bastaba con ser yo misma, con mis carencias, con mis asquerosa sinceridad, mi verborragia peligrosa, con mis inseguridades, mi impulsividad, mi humor negro y pese a todo, estaba bien ser yo. Eso no se siente todos los días. Era genuinamente yo misma, ni más ni menos. Era tan yo misma con él que el Pececito podría leer esta nota y no tendría nada para ocultarle, porque ya lo sabe, porque le fui de frente.  Nunca me puse ninguna careta, tengo 31 para vender simulacros, es estresante y me aburre.

Lo bueno que rescato es que este tipo de irresponsables emocionales que pululan a mi alrededor, “la cagan” más rápido y yo me curo en tiempos récords. Veo venir mi cura en el horizonte, y yo aún estoy parada esperando el 120, que quizá tarde un poco más pero se que va a llegar. Pasa un día a puro Beret, Ale Sanz, Ed Sheeran y Coldplay, con lagrimitas de por medio,  y un día amanece y yo ya seguí mi vida como una autómata. Clavé cumbia y reggaetón, le meto a la zumba y a otra cosa. Es una experiencia corta y amarga como tragarme un cactus. Las espinas pasan por mi tráquea, y siento el gusto a sangre en mi boca, frunzo el ceño, se nublan mis ojos, caen las lágrimas, gimo para soportar el raspón en el esófago. Mi estomago digiere aquella sustancia viscosa de la desilusión.

Al siguiente fin de semana depuro el dolor con alcohol, 3 kilos menos, y un bomboncito chapando en un rincón del boliche. Muero de pronto, vivo siempre.

Ya no son consuelos vacíos, porque esos besos casuales son más reales de los que me dio adentro de su auto, frente al río lloviendo torrencialmente. Los típicos chapes “de levante”, son más sinceros que una conversación en un atardecer, con mates de por medio. Porque sabemos que ese beso es simplemente ese beso, sin pretensiones de generar algo más que un buen momento; en cambio la escenografía de una buena charla, y risas, incluso sin besos, es más ambicioso, tiene más envión para aterrizar en el alma, tiene intención clara de rozar la ternura, esa traicionera que yo tengo a flor de piel, solo por pecar de indefensa en la mayoría de las ocasiones. Pero, ¿sino me dejo llevar por ese momento, quien soy realmente, un robot que vive en piloto automático? Si me retiro, nunca va a ser por miedo, sino porque no me alcanza lo que siento. Prefiero morirme antes de quedarme con la duda.

Además, siempre estamos listos para lo que llega a nuestra vida, sino no hubiese llegado. Si te pasó a vos, es porque podés.

DlpixOcWwAAeGN6

Lo más triste es sentir, como dice el tango que “al final nada es cierto”. Que para algunas personas los momentos lindos les pasan por al lado y son capaces de soltarlos como sino los hubieran atravesado. O quizá, no los atraviesan. Los viven, los respiran y los terminan y le ponen punto final, como a una jornada laboral o a una risa escandalosa. ¿Es todo tan anecdótico para estas personas? Que aburrido debe ser vivir así, pero bueno es una elección de ellos. El problema es que les hagan creer al resto que estan viviendo eso sin estar en realidad con todo su corazón ahí en ese instante cuando te reís a carcajada con esa persona…. ¿tan por al lado te pasa todo lo que hacés? ¿como separás tus actos de tus ganas? ¿haces todo porque te da igual?

Es muy facil aclaren, “estoy acá siendo el más tierno del mundo, pero esto no es real. No es real lo que te digo. En unos días voy a dar 3000 pasos para atrás, me voy a arrepentir, porque no sé que mierda quiero, no te ilusiones pelotuda. Irresponsables emocionales sueltos por el mundo y yo me los encuentro a todos. ¿Con qué necesidad? Flaco, si querés garcharme andá de una a los bifes, no peques de tierno, soy susceptible al cariño, tengo un déficit del mismo desde 1987. Un poco de respeto, y piedad. Digo, ¿no?

se-solicita-cupido-nuevo-y-responsable

Y prefiero pensar que lo que sentía no era suficiente para animarse, o que quizá otro sentimiento por otra persona aplastaba lo que yo le generaba. Es doloroso, pero es necesario para el punto final que tengo que ponerle en mi cabeza, para bloquearlo de mi mente.

Se acumula la lista negra de cagones, histéricos que solo sirven para perder el tiempo. Cupido, no seas tan hijo de puta, ya aprendí, mandame uno que al menos me quede como amigo y confidente. 

Lo bueno es que ya mastiqué el cactus, y ahora lo estoy digiriendo a base de fernet y explotando el teclado. Ahora me falta el exceso de rímel en mis pestañas, las faldas cortas  y los 3 kilos menos… y un muñequito inflable para curarme a base de mimos vacíos, de lo que no pasó, de lo que me salvé y de lo que se perdió.

Aunque a veces, me pierda en lo que nos perdimos…

(“No da más de tierna la que no le gustan las relaciones”)

Gracias por leer…

Lic. Nani Nanita.

Más acostumbrada a la tormenta, que a la calma.

P.D.: Si invento el artefacto para detectar HISTÉRICOS, me hago millonaria. Los tipos deberían venir con un trailer para que una sepa donde se esta metiendo. HE DICHO!

Quedate ahí

 

Quedate ahí… donde puedas decir lo que pensás, ser vos mismo, bailar como si nadie te viera, desafinar como un perro, hacer chistes negros, dar consejos incómodos, partir al medio las tristezas, festejar las alegrías, soltar tus miserias sin miedo ni vergüenza. Quedate ahí donde te deseen el bien, el logro de tus objetivos, aunque el resto no haya podido alcanzarlos, donde te acomoden las ideas con dos palabras, donde se animen a decirte que ese color te queda espantoso. Quedate con quien vibre con tus éxitos, con quien rime con tu sentido del humor, con quienes te abracen y lo sientas como refugio. Quedate con personas que te enseñen a reír de vos mismo, a relativizar el dolor, a potenciar tu fuerza, con los que te inciten a salir de la cama cuando no querés enfrentar el mundo, los que te den la confianza suficiente para llamarlos llorando cuando se te rompió una uña o una esperanza, con los que puedas compartir lo que escribís, con los que puedas contar risas y secretos con total libertad, con los que te preguntan si llegaste bien, o analizan tus sueños, con los que buscan palabras abajo las baldosas cuando no saben cómo ayudarte. Quedate con los que desean saber si tuviste un buen día, con los que le den de comer a tu autoestima, con los humildes, y los fuertes, con los que tienen ganas de vivir. Con los que no te juzguen y te acepten tal cual sos, con los que sepan reconocer las faltas, con los que te perdonen las tuyas, con los fieles, los incondicionales, los leales, con la gente de palabra. Quedate con puedas ser, amoroso, humilde, malhumorado, verborrágico, insoportable, en cualquier momento o lugar. Quedate con los que te olvides del mundo con una sola carcajada y puedas llorar sin pudores. Quedate con los que te muestren el lado positivo de tus derrotas, lo bueno de tus fracasos, con quienes te recuerden tus virtudes cuando tu mundo se caiga a pedazos. Quedate con las personas que aunque no veas tan seguido, hables y puedas sentir que el tiempo no pasó, con los que te recuerden que estás vivo y que podés seguir luchando. Quedate donde podés ser feliz, porque los mejores lugares son personas. ♥️ 

 

Bloquealo…de tu mente.

Escuché, pero deje que se fuera
Recordé todo lo libre que era
No puedo conseguir, cambiar ni corregir
Lo que me corre en las venas…

Después de una especie de discusión o intercambio de palabras poco felices con el histérico de turno, además de generar que mi conchudómetro vuele por los aires, en un impulso lo bloquee de todas las redes sociales.

Esta alternativa del bloqueo virtual, es moneda corriente hoy en día. Creo que es un manotazo de ahogado y nos refugiamos en ella cuando ya no toleramos al otro,  o específicamente, determinada situación con el otro.
Contextualizando: Después del bloqueo, me fui de vacaciones. Dos semanas después de volver, ya llegando a este presente, el histérico seguía bloqueado. La idea hablar de él, ni contar una aburrida historia de cómo un chabón que no te quiere (no te quiere ni coger, vale la salvedad) te escribe, porque no llegaríamos a ninguna parte. Intentar entender a un pelotudo es apagar un incendio con nafta. No perdamos el tiempo.
Hablando con el psicólogo terminé entendiendo que bloquear es un acto evasivo. Quizá es sano en un principio, pero después ya es signo de no tolerar. Siempre fui una persona que no puede soportar el dolor sin causarse otro peor, sin caer en el autoflagelo. Como si para hacer más pequeña esa dolencia, tuviera que generar una pena mayor, para así poder relativizarla. Por ejemplo, cometo excesos, me voy de un extremo al otro, aprovecho el látigo discursivo para darme una y otra vez, me sirvo grandes cucharadas de culpa y las degluto sin un poco de piedad a mi misma. Es retorcido, es psicótico, pero bueno quién dijo que soy sana? jajaja . 
Se que no soy muy original, esto nos pasa a muchas personas.
En el medio de la sesión el psicólogo me preguntó: ¿por qué mierda lo tenes bloqueado, Nani? Lo primero que le contesté “porque el aparece y me habla, es un hijo de puta, no me quiere y me escribe, bla”  Gustavo me miró y asintió con la cabeza: “Si bien ya sabemos que este sujeto que es un boludo consagrado” …. hago pausa para que se rían…. jajaja… “creo que vos le echas la culpa a él de no poder moverte de ese lugar, de no poder ser indiferente, es una responsabilidad tuya resguardarte de sus idas y venidas. Hacete cargo, y aprendé a protegerte, nadie lo va a hacer por vos. Ni siquiera Whasapp ni instagram.”

Me parece una estafa emocional que ni whasapp ni instagram se quieran hacer cargo de lo conchuda que soy! jajaja
Entonces el bloqueo es pura y exclusivamente, para NO HACERME CARGO. Mi estilo de vida favorito: Huir.  La verdad, hablemos en serio chicas… si contestamos un mensaje es porque nos queda un poco de esperanza, porque nunca vamos a ser amigas del ex histérico (Ya es una situación sentimental la histeria jajajajaja, de que me río, es re grave che.)

El año pasado había podido ignorarlo completamente, porque para mi no tenía nada más que hablar con él. ¿Qué es lo que cambió ahora? ¿Acaso algo me hizo pensar que era posible? WHAT ARE YOU TALKING ABOUT?, conchuda jaja.

La esperanza era milimétrica, pero hizo tambalear esa certeza. (Y digo milimétrica porque si hubiese sido etérea no le hubiera dicho que no a tener sexo desenfrenado. Siempre supe hablar con él era una pérdida de tiempo. )

Lo cierto es que cuando finalmente estás convencida de que NO, ignorás aunque te duela. Sos indiferente, aunque lo desees. Sabés que no hay nada por hacer aunque te mueras de ganas. El que se quiere ir, se va. El que abandona, el que se rinde con respecto a alguien, hace un bloqueo mental, no en redes sociales. No tiene nada que ver con dejar de desear, tiene que ver con saber que no tenés más nada para hacer en ese lugar, ni en ese rol, ni con esta persona. Que por mucho que lo quieras, no es correspondido y con eso no se puede hacer NADA. En esta instancia en la que estoy, me duele, pero ni siquiera lloro. Estás más cansado que herido. (Sobre todo estoy harta de mi misma) El tiempo hace el resto y te terminás curando. Digo curar, porque hablamos de personas tóxicas que no te sueltan ni te tienen, son un desperdicio de oxígeno pero existen y no podemos matarlas porque es ilegal. (Jajaja)

Si ya te convenciste que tu mente no es un tacho de basura, es cuestión de tiempo. Pero ni el whasapp, ni instagram, ni facebook pueden hacer un trabajo que es nuestro: Saber correrse de donde nos hacen daño… si somos lo que permitimos que nos hagan, no nos dejemos hacer mierda. No seamos irresponsables emocionales con nuestro propio corazón. Ni siquiera por cordialidad, todo TIENE UN LIMITE.
Hay que saber cuando parar, muchachas.
(Aunque nosotras las paramos todas… ah se iba a la re mierda! Bueno un chiste para romper el hielo!!)

Soy completamente consciente que tal vez dije un montón de obviedades juntas, y no descubrí América, pero tampoco intentaba hacerlo. Sin embargo estas son las típicas cosas que SABEMOS, pero olvidamos que las sabemos. Hay que refrescar la memoria, uno se pierde en el arduo camino de la conchudez jajaja

ouewfiu

Hasta la próxima… y prometo aparecer más seguido de ahora en más, para contarles… porque creo que Cupido ya me esta preparando uno candidato a ser el próximo boludo de turno…. (….CHAN)

Ah, me olvidaba… además de desbloquear, hacerse cargo e ignorar… una buena sacudida CURA TODO….Vamos a por ello!! (Próximamente en las páginas de mi conchudez)

Lic. Nani, “de repente me hago cargo”, Nanita.

(Ahora se hacía la responsable, pikachu. Jajaja ) 

 

Lo contrario de vivir es no arriesgarse

 

Habrá que desempolvar

el disfraz de valiente

y salir a tropezar

Hoy en el día del escritor, estoy orgullosa de colgar una nueva nota. ¡Feliz día para todos los que me leen!  Sin ustedes no podría cerrar el circulo de catarsis. ¡Gracias! ♥

Hoy vengo a hablar de los miedos.

Tenía seis años y rompí un vidrio con la pelota. Era una pelota de ‘volley’. El vidrio se resquebrajó en tres pedazos y fue la primera vez que tuve miedo de que mi vieja me instale una zapatería en el orto. Le eché la culpa a mi amiga imaginaria llamada Budy, pero ella me apuntó con su dedo pulgar haciéndome responsable de aquella accidental travesura. Conchuda hija de puta.

Un par de años después, tuve miedo al dolor. El único concepto de dolor que conocía: el dolor físico. El dolor de rasparme la rodilla y que algún doctor satánico se le ocurra ponerme rifosina y sufrir del ardor.

Cuando tenía trece, leí en un libro que el miedo era beneficioso porque ayudaba a detectar los posibles peligros que acechaban en la vida. En ese momento me pareció perfectamente definido.

Hoy puedo decir que en parte es así. Hace poco leí un tuit que expresaba que “el miedo es eso que te frena ahí donde no tenés ningún obstáculo”. Coincido literalmente en lo que dice. En realidad, no hay obstáculos para jugarse; no a simple vista. Hay una meta, un deseo, o un anhelo que queremos alcanzar y pareciera que sólo depende de nosotros. El tema es que alrededor hay un sinfín de posibilidades que solemos llamar riesgos. 

Cualquier cosa que decidamos, cualquier paso que demos, nos cambia el rumbo. Nos guiamos por lo que sentimos, o por el deber, pero lo cierto es que nunca sabemos dónde nos llevara ese paso ni las miles de vicisitudes, o hechos fortuitos que pueden traer consigo.  

Hay consecuencias de cualquier tipo de decisión que tomás, que pueden afectar a los demás para bien o para mal. Las posibilidades son tantas, como las consecuencias. Una parte de la otra, una es hija de la otra.

Le tememos a todo ese abanico de posibilidades que nos puedan afectar para mal. Los obstáculos en principio son estadísticos, mentales, probables. No lo sabemos. Es la incertidumbre de la vida misma. Lo importante es tener claro eso. Es mejor no hacer sentencias antes de tiempo.no-miedo

El miedo a los riesgos es casi una condición innata. Pero cada uno se hace cargo de sus propios miedos y lo que decide hacer con ellos. Para mí, el miedo es el miedo al miedo. Existen tantos miedos como imágenes tiene un caleidoscopio. El miedo a sufrir, el miedo al fracaso, el miedo a la decepción, el miedo a decepcionar, el miedo a no ser suficiente, el miedo a no poder, el miedo a mostrarnos como somos y quedar como unos idiotas. El miedo a morir (uno del que se muy bien, porque ese 6 de agosto, supe cuan vulnerables somos a la parca).

El miedo, ese miedo que te frena, es una duda atroz. Más de una vez, no sabía con quien quedarme, y me quedé con la duda. Hoy creo fervientemente por miedo no te arriesgas, la duda es una tortura. La duda de no saber que hubiera sido. La duda es preguntarse si el miedo que te detuvo era tan justo como tus ganas de intentarlo. La pena de quedarte con el no y no ir por el si. Las estadísticas previas, a veces basadas en el mismo auto boicot de nuestra mente traicionera. 

¿Cómo saberlo? ¿Cómo saber si es auto boicot o sentido de preservación? Justamente por eso digo que los desafíos implican una enorme incertidumbre. No hay forma de saberlo, pero no hay peor karma es que quedarte con la duda por el miedo de arriesgarse.

El miedo es duda y la duda tortura. Por eso, hace un tiempo que decidí tirarme a la pileta con algunos asuntos haciendo un análisis de las condiciones contextuales. (Me descargahago la analítica. ¿Quien sos, pokemon? jajajajajaja) 

Para no quedarme con la duda decidí jugármela cada vez por lo que siento. Decidí vencer los miedos, y hacerme cargo de verdad. Decidí sacar el disfraz de valiente y salir a tropezar. Decidí ser yo misma en todas las circunstancias, siempre y cuando no termine en cana. Decidí vencer el miedo a decir lo que pienso y a mostrarme como soy, pese a que lo que represento no pueda parecerle correcto al resto. Me animé decir quién soy. A enviar un mensaje si realmente quiero hacerlo y no restringirme por orgullo (si, por dignidad, todo tiene un límite, vale la salvedad). Cuando quiero demostrar, demuestro. Cuando quiero enviar un chiste, lo envío. Cuando quiero compartir algo con alguien, si me dan espacio, intento compartirlo.

Voy perdiendo poco a poco el miedo a ser yo. No sé cuando me animé, pero dosificadamente lo voy logrando.

El miedo en su extremo ya es fobia. El miedo te detiene, pone un manto sobre lo mejor de vos, ocultándolo. El miedo a ser uno mismo oculta tus virtudes, te encierra en una fachada, en una máscara que te lastima, te estandariza frente a los demás. Te ciega frente a la meta y te hace ver a los obstáculos más grandes de lo que son. Te hace ser vulgar, fraguado, y hasta mentiroso. Le vendés al resto alguien que no sos.

Los miedos son una barrera invisible que te nubla las posibilidades. Los desafíos se pierden antes de empezar, porque agarraste a cuchilladas la esperanza. El futuro esta sentenciado con el peor de los pronósticos y el presente se torna de un gris interrogante, “¿Que hubiera sido si me la jugaba?”

Tampoco es cuestión de salta al vacío, como globitos inocentes se acercan al cactus. No hay que llevarlo al extremo, porque sería un pasaje de ida al país de las conchudas. Pero sí, no estamos en edad de quedarnos con las ganas. La vida es hoy, muchachas, y si hay, muchachos… (¿Los conozco de algún lado? ¿Están solteros? Jajaja)

El miedo es como el fuego, hay que atravesarlo, quizá te calienta (excelente jaja) o tal vez te quemás. Pero me quedo con la nariz rota de darme la cabeza contra el tapial, antes de no saber que hubiera sido.miedo6.jpg

Sean siempre ustedes mismos, y si pierden, pierden su ley. Avancen con cuidado, pero con fe, sean fuertes, juéguensela. Cuesta, da pavor, pero lo vale. Vale más perder que la duda atroz. Vale más creer y que después te decepcionen que no haberlo intentado jamás. No importa el prontuario que tengan, no importa si ya te arriesgaste y perdiste mil veces. Soltá el autoboicot, cree en vos.

Jamás voy a volver a quedarme con la duda, es una mierda hacer eso.

Magia es creer. Sobre todo creo en que soy una conchuda. Magia. 

Lo contrario de vivir es no arriesgarse.

Y ustedes, ¿qué quieren ser cuando se animen?

Cualquier cosa, después buscamos ‘La Gotita’ para reparar el conchudómetro. 

 

Gracias por leer

Licenciada Nani.

Siendo conchuda, y cobarde desde el 4 de agosto de 1987 y hasta acá llegué con la fucking cobardía.

Que ganas de coger, ¿no? jajajajajajajaja

“No debo cagarla”

Jodete (Jodete)
Jodete muchísimo
Porque odiamos lo que tú haces
Y odiamos a todo tu equipo
Así que por favor no te mantengas en contacto
Jodete (Jodete)
Jodete muchísimo

 

Supongamos que soy una mujer soltera (¡Sos soltera, Nani! me dirían ustedes, y es cierto, pero déjenme soñar mierdas ) En serio, supongamos que una mujer X soltera, sale una noche con amigas. Se pide un Sex and the beach a las 3 de la mañana en el boli, mientras suena “No podrás” de Christian Castro, y con tus amigas bailan desaforadas, acordándote de ese flor de hijo de puta que aparte de no olvidarse que lo amaste como tamaña imbécil, le chupaste la pija como si fuera el último palito helado bañado en chocolate de la faz de la tierra.

Tipo 4.30 de la mañana aparece un muy lindo ejemplar que te hace dejar de recordar la pija palito helado de la rata numero uno del ranking de tu frustrada vida amorosa (interpelo sólo a las frustradas, a las que no que se vayan a coger jajaja 😛 ), para despertar nuevas imaginaciones sexuales, como que se la chupas, porque su perfume se clava en el centro de… bueno, se entendió la idea ¿no?

Entonces empezás a hablar con el chabón, lo de siempre: a que se dedican, próximos proyectos, que les importa, y en el medio del pedo, intento tirar frases inteligentes. En mi caso es una cuestión de ego porque si el flaco se le ocurre darse cuenta que soy inteligente, con el pedo que tengo, me importa tres forros usados (Se que soy inteligente y su opinión no cambia nada.) (Se agrando Chacarita)

Son las 5.30 siguen bailando. Y yo pienso “¿Cuando me llevará a coger este pancho?”, me estoy pegando flor de embole ya. Como últimamente tengo una pija mental, mi único pensamiento es, “no debo cagarla, no debo cagarla”·

Y mi próxima frase es una frase que debería decir él (eso dicen los manuales)

-¿Nos vamos a un lugar más tranquilo?

El tipo me miró azorado (sí, hablo de alguien en particular, le ponemos el Dr. Chapatin) pero después sonrió como si hubiera ganado el gordo de navidad.

-Sí, dale.– “Al menos te gusta coger, inútil” dice mi voz interior que es como mi yo conchudo versión Yarará.

¡Faltaba que me digas que no MEAMOR, cuando estuve chamullando toda la noche!

En fin, después de una noche así con el doctor Chapatin francamente no espero nada. Sí, con un poco de suerte, sólo volver a coger. Si me llama tipo 9 de la noche un viernes y me dice “paso a coger”, me hace un favor. Nunca lo haría, claramente.  No lo lamenté, sobre todo porque no me resultaba lo suficientemente interesante, o mi ojo interior encendió el aparato de detectar boludos a tiempo y lo supe dilucidar apenas crucé dos palabras.

Con respecto a toda la situación tan común descrita, que puede variar en detalles, horarios y otras yerbas, hay ciertos supuestos, o presupuestos que se creen en esta sociedad, sobre todo con respecto al comportamiento de la mujer. (En este caso yo)

*Si te entregas rápido el tipo no se engancha.

*Tenes que hacerte la difícil porque sino se aburre, no te entregues rápido.

*Jugala de santa, que primero te conozca como persona.

Las 3 premisas dicen prácticamente lo mismo: cuánto tiempo tardas en coger, mejor es… y de esto tengo mucho que decir

La mujer – o mejor dicho EL CUERPO de la mujer-  es visto como un desafío. Cuanto más difícil sea conseguirlo, más incentivado estará el susodicho en la cuestión de “tenerlo”.

La mujer tiene la obligación de “atrapar” al hombre ENTREGANDO algo. Esa creencia entraña que la mujer cuando garcha rápido “PIERDE ALGO” (y no digo la virginidad porque la perdí hace 8 años, aunque ojo, después la recuperé jajajaja)  La mujer para “valer”, debe ser difícil en cuanto al sexo. Recuerden: hablo del sexo, no de otra situación. Los cuernos están exentos, hablamos de dos personas solteras.

Realmente, pensándolo bien ¿La mujer pierde algo cuando se acuesta con un tipo de forma casual? Yo diría que no.

Por otro lado, si primero debe conocerme como persona, para lograr que se interese en el desafío que representa socialmente mi cuerpo (acto sexual), básicamente el MODO DE CONOCER a un hombre, lo decide el mismo hombre, a su gusto, imagen y circunstancia.  O lo decide esta sociedad. La mujer no puede elegir mostrarse así, porque de ante mano el 99% de los tipos sale corriendo. 

El doctor Chapatin, salió corriendo. Porque no tolera ser tratado como garche. En su mayoría, o al menos la mayoría de los hombres que tuve la desgracia de conocer, no se fuman que los traten con la mentalidad machista con que tratan ellos a las mujeres que conocen.

En cambio, el tipo que se acuesta con una mujer de una noche, es visto como un winner. Como un hombre deseado que ama a las mujeres descartables, de las que en un alto porcentaje, se quieren diferenciar. Como el sueño de la pelotudita que lo quiere cambiar para que sea mañana “un padre de familia”, para decir que “colgó los botines conmigo” (capaz se conformó, boluda, no seas ingenua)

Y voy a agregar algo más. Si el desafío, o el misterio que entraña una mujer, solo reside en su cuerpo, es decir si a un hombre E (Equivocado) se le van las ganas de conocer como persona a una mujer Z , solo porque se la cogió en la primera noche, estaría reduciendo al misterio de una persona a la tiempo que tardó en entregar la argolla… hablando mal y pronto.

Primero somos cuerpos y después personas… Si una mujer que garcha en la primera noche, es puta, implica que una sola actitud te define tu forma de ser.

¿Unas horas de garche alcanzan para definir el modo de comporttumblr_lnvmpp5HBr1qjjnf5o1_500_largearse de alguien en la vida? ¿Se puede valorizar la forma de brindarse de alguien porque te lo garchaste rápido?

El hombre puede hacer lo que sienta, cuando lo sienta, la mujer no. La mujer está atada a un montón de mandatos sociales y si los desobedece es señalada como PUTA.

El hombre, en ese afán de sentirse deslumbrado por una mujer que se niegue a darle lo que quiere , también queda como un reverendo idiota. Creo que dos personas para construir algo deben sentirse interesadas, pero no a base de prejuicios, sino a base de compartir cosas, de vivir cosas de a dos. ¡Es la única forma! Coger una vez, chapar una vez, no dice nada. Es un puto momento. Si hay piel, se puede ver que sale de eso. Pero reducir el otro a una actitud bajo efectos del alcohol es tener el cerebro cerrado y chamuscado.

No es por victimizar al género… encima de tener 9 meses a un bebé en la panza y parirlo, somos profesionales, limpiamos, cocinamos y contenemos a todos los que nos rodean… ¿TAMBIÉN TENEMOS QUE HACERNOS LA DIFÍCILES PARA GENERARLES INTERÉS?

Parece que si chicas… No debemos cagarla, o directamente nos encasillan en una jaulita de prejuicios retrogados.

¡LA PUTA MADRE!

Leeesto, váyanse a cagar, muchachos.

Conclusión:

Cupido es un enano maldito y por supuesto, HOMBRE.

 Lic. Nani Nanita

A) La nota es para reflexionar, no la tomen muy en serio

B) No digo que sea todo cierto, puedo equivocarme, pero igual tengo razón

C) Debatan.

Mi soledad y yo


Algunas veces vivo
y otras veces
la vida se me va con lo que escribo.

Va dedicado especialmente a las personas solitarias.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Bersuit vergarabat dijo que por las noches desesperaba, para Joaquín Sabina era una amante inoportuna, Fito aseguró que era una droga dura que no te dejaba sostener los ojos fijos en el televisor ni el mundo bajo tus pies; Laura Pausini le puso de nombre soledad a una canción donde la laucha de Marcos se fue al carajo y la dejó re pagando. Ale Sanz la usó de compañía para escribir “Mi Soledad y yo”, casi personificando a un castigo extra natural como souvenir de un amor que lo había dejado. (Y de japa, le dio título a esta nota, pero él no lo sabe jaja) 
Todos los temas mencionados tienen algo en común. Que la soledad es horrible, hasta la palabra tiene un tinte fonético a melancolía, a tristeza, a conchudez mal curada… (¿se cura la hija de puta? Creo que no, jajaja) En fin, todos la ven como una reverenda mierda, y lo entiendo, porque en su misma definición, está asociada a estar vacío y sin nadie alrededor, pese a necesitarlo.
Creo que sentir soledad no significa padecerla. Generalmente se asocia la soledad con soltería. No siempre es así, a veces no tenemos pareja pero estamos rodeados de seres maravillosos. A veces la soledad no se trata de un par, sino de un amigo, de una madre, o de un padre. A veces la soledad es ausencia. Mi única soledad es ”conyugal”. Dejaremos el tema del sexo aparte porque tampoco tengo. (ja,ja,ja) Con mi familia tengo millones de diferencias y unas trenzadas discusiones donde nos mandamos a la mierda, pero los amo profundamente, y lo mismo me pasa con los amigos que tengo, los que veo a veces, y los que veo siempre. También mis amigos virtuales, que saben darme perspectivas diferentes de mi vida, me ayudan a mejorar. Cada persona, por alguna razón está presente en mi día y me hace sentir menos sola.
Lo cierto es que hay cosas que te da una pareja que son irremplazables. No hablo de la cursilería barata de las novelas, hablo de cosas reales. Alguien que te ayude a volver a tu eje y te haga crecer y creer, una persona en la que puedas haber construido la suficiente confianza como para mostrarle tus miserias, lo que te duele y avergüenza, sin tapujos, sin miedos. En una palabra, alguien que no desplace a tu soledad, sino que acepte tus momentos a solas con vos mismo, y te de espacio para dejarlos ser. La pareja sin ese cimiento no tiene sentido alguno, es una mentira.
Para lograr construir un vínculo sano en pareja (al menos, en el sentido en que yo concibo una pareja de verdad), es indispensable saber y aprender a estar solo.
Para mi saber estar sólo es poder bancarse emocionalmente, por el contrario de “estar desamparado”. El que sabe estar solo puede con todo.

Saber ser “tu propia ayuda” –parafraseando al maestro Cerati – en momentos desfavorables. Descubrir cuándo hay que parar, conocerse los límites y las filosas verdades, narrarse por dentro, encontrar algo nuevo, porque al fin y al cabo el interior también es explorable. Saber estar solo es prescindir de esa dulce voz paternal, consejera y paciente que te diga “Basta, no te auto flageles más pensando boludeces, salí a correr, despejate y querete un poco” .

Cuando esa voz que nos salva, que nos mueve a estar mejor, o a hacer algo bueno por nosotros mismos, cuando esa voz proviene de nuestro interior, significa que el amor propio EXISTE y es real, y no estás en soledad. Estás solo, y sos feliz estando solo con tu propio amor. Ese amor es el que puede brindarse a otro y está listo para recibir más amor de otra persona que también tenga algo propio para dar.
Yo no estoy sola. Me siento sola en ocasiones cuando no tengo con quién planificar ciertas cosas o con quien hablar de la vida, , y de las novelas que quiero escribir, por ejemplo. Me siento mal con mi soledad cuando me falta, esporádicamente, un oído que me escuche hablar de mis sueños borrachos y dulces de ser escritora de cuentos infantiles o guiones de novela. Igual me encanta hablarle a mi gato, eh. Me siento sola, cuando dudo de mi y de mis capacidades. Pero solo dura un momento y después esas inseguridades se apagan.

Entonces comprendo, después de muchas reflexiones conmigo misma, que no estoy sola o mejor dicho, que estoy sola porque puedo. Porque me alcanza el enorme mundo interior que me acompaña. Tengo mi casa, a la que amo y es mi refugio, tengo mi trabajo, tengo mis momentos, mis libros y mis frases, mis textos, mis cuadernillos, mis amigas, las miles facetas del humor, y no sigo porque ya hice un Inventario de mi felicidad hace un par de años.

Lo que me asusta de mi soledad es que mi modo de vida es diferente al del resto. Vivimos en sociedad y la gente va enyuntada a todos lados: cine, comidas, entretenimiento, todo implica o debe ser de a dos o de a más de uno. . Voy por la calle con mis super lentes de menos seis de miopía, siempre con el rimmel a cuesta, maquillada, perfumada, con mi cartera llena de libros y alguna chuchería que de “contrabando” me compré. Me siento en una mesa de un bar, saco mi cuadernillo y mi lapicera y después de pedirle un te a la moza, me pregunta si espero a alguien. <<Si, espero un hombre que nunca va a llegar>>, pienso melodramáticamente. “No, no espero a nadie.” Le contesto. La sociedad sugiere todo el tiempo un deber ser con alguien: planes, familia, hijos, camioneta y perro labrador. Y suena tan bien cuando imaginamos, sonaba tan lindo a los doce años, que en la vida real los intentos frustrados de alcanzar el sueño dorado, son una reverenda cagada. Me encantan las criaturas, pero viste, que se yo, no tendría cuatro pibes. Creo que después del primero no me enganchan más. ¿El amor es para siempre? No se, el de mis viejos pareciera que sí. 
Resumiendo, no padezco la soledad, padezco la sociedad… para ser más exactos, el lugar social que el estar solo ocupa. Un lugar completamente ninguneado. Todos te tienen pena, pero ninguno de ellos sabe estar en tus zapatos, ninguno sabe estar solo o sola…

Hagamos catarsis.

Quiero confesar que soy feliz con mí “estar sola”. Soy Nani, tengo 28 años, alrededor de tres boludos en mi prontuario amoroso y otros en lo sexual. Me enamoré perdidamente de uno de esos tres, y me enganché con el resto, y después quedé sin muchas ganas de volver a intentarlo, justamente porque no tenía el combustible principal, amor propio.
Soy una persona solitaria, me encanta correr maratones y volver y que nadie me espere al final de la meta y tomarme mi Gatorade sola, y que el resto me mire como un si fuera un tiranosaurio rex cagando en el living. Me gusta cantar mientras limpio (ladrar), andar en pelotas por mi casa en verano con aire acondicionado, depilarme en la cocina, leer los portales de noticias digitales mientras tomo mi café matutino, dejar todo tirado cuando estoy apurada porque total nadie lo va a ver.
No tuve relaciones largas, ni noviazgos de añares, pero tuve y tengo otras cosas. Todavía no aprendí a estar en pareja pero si a estar sola y probablemente es lo más difícil.
Me enamoré muy tempranamente, me enamoré de ‘escribir’, a los cinco años. Vuelco mis inspiraciones repentinas en e-mails que me auto-envío. Canto horriblemente mal y mi voz es grave, pero me consuelo cuando me dicen que mi voz es de locutora. Planeo hacer vacaciones sola, pese que todo el mundo me esté señalando con que “es aburrido”. Me pinto los labios en el ascensor cuando estoy apurada, hago compras hablando al pedo con las vendedoras, conozco a todos mis vecinos y grito los goles de Boca como una enferma desaforada, y si, los grito sola.
Soy Licenciada en Comunicación Social, me cabe el melodrama muy seguido, trabajo todos los días dignamente, y tengo matrícula de productora asesora de seguros. Cree los 56 grupos y él fue objeto de mi tesina final de grado. Amo leer novelas de amor que en la puta vida voy a vivir, pero me hace feliz verlas y leerlas. Soy rubia y de ojos celestes, pero adentro hay un especímen raro que prefiero nombrar en tercera persona porque me parece más divertido. Tanto yo como bicho raro tenemos de mejor amigo a un hombre, nuestro padre, al cual amamos profundamente, es el mejor hombre del mundo. De pendeja tenía una amiga imaginaria que se llamaba Budy. La extraño un poco. Probablemente desde ahí ya era un bicho raro jajaja.
Estoy en plena construcción de mi amor propio, pero cada vez más enamorada de este viaje que llamamos vida.

No se olviden nunca:

Tener opciones es tener poder. Elegir es tener poder. Cuando te das cuenta que conformarte no es una obligación ni que estar solo/a una alternativa sino una elección, tenes todo el poder del mundo en tus manos. No todo lo que nos pasa en la vida tiene que ver con una historia de amor con otro, sino también la historia puede ser con uno mismo.

Hay que ponerse de novio con la vida.

Gracias por leerme.
Licenciada Nani.

Magia es CREER

Magia es creer

Tengo miedo de que el miedo,

te eché un pulso y pueda más

No te rindas no te sientes a esperar

Si robaran el mapa del país de los sueños

Siempre queda el camino que te late por dentro

Si te caes te levantas, si te arrimas te espero

Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo

Especialmente para Victoria Montes y otras tantas que admiro♥

BOICOT: dícese la acción de ejercer presión para impedir algo a alguien. Me acabo de enterar que podía definirse con esas palabras jajajaja. Para decirlo en criollo, el autoboicot es cuando uno se hace un piquete a uno mismo, y no siempre es un acto consciente, llega a ser un hábito malsano que contamina todo.
Si lo pensamos desde la lógica parecería increíble que una persona pueda hacerse daño a sí misma, para impedir algo que desea, ¿no? Pero así de complicados somos, porque este tipo de conducta es bastante común; yo doy fe de esto, soy una conchuda incurable.
El autoboicot es una criatura mágica inmortal que siempre está presente, lista para el ataque arrojando su veneno mortal en cada cosa que nos proponemos o intentamos construir. También está en el día a día. Para ir a un ejemplo práctico: en una juntada con amigas, todas miran la foto que se sacaron para subir a redes sociales…y, minuciosamente lo primero que recalcamos es: “¡Salí gorda, boluda!”, “Por favor, no la subas, tengo patas de gallo” “Se me ven las celulitis no saquemos fotos en la pileta” “Estoy despeinada, saquemos otra” Si bien esto puede deberse a que vivimos en una sociedad donde la estética juega un papel muy importante, sospecho que nosotras seríamos igual de conchudas si, por ejemplo, se usara estar más rellenita. Existe una tendencia a buscar constantemente el defecto, algo qué mejorar en el mejor de los casos, porque yo siento por momentos que tengo que volver a nacer. ¡Alto autoboicot, mamu!

Hace un tiempo leí una frase en un libro, que me quedó grabada (pero nunca lo aplico a la práctica, por hija de puta jajaja *Me estoy autoboicoteando, ¿ven?*)
La frase era:
“TU NO ERES TU MENTE. Tienes una mente, pero no eres tu mente. Tampoco eres la conversación que mantienes tú misma en tu cabeza.”
Y con conversación se refiere a todo eso que pensamos cuando vemos, por ejemplo, a un chabón divino por la calle “¡Nunca me daría bola!”
En mi caso, he sostenido este tipo de “sentencias mentales” y condenatorias durante toda mi vida, y probablemente más de una que me esté leyendo, también.

La mente es la creadora de ese espectro mágico que llamamos autoboicot, el peor enemigo de cualquier tipo de satisfacción. Quizá nos enseñaron a pensar mal, o nos enseñaron a autoboicotearnos, no lo sé, no estoy apta para hablar de ese modo sobre nuestra educación o el modo de vivir de esta sociedad. Sí puedo afirmar que nuestra mente autoboicoteadora tiene como hobbie hablar de nuestros errores, de nuestras carencias, de todo lo que hicimos mal, y como si eso no bastara para hacernos mierda, también nos recuerda a menudo cómo hubiesen sido las cboicot_auto2osas en caso de no cometer esos errores *INSERTAR AQUI escena de fantasía perfecta, que llevado a la práctica no existe*.
Nuestra mente es una forra que nos recuerda momentos indignos como cuando nos arrastramos por nuestro ex, o rendimos mal una materia, de cómo la actual de nuestro es más flaca, más linda, de cómo SIEMPRE nos enamoramos de un imbécil y demás hijadeputeces. En definitiva, la mente se esfuerza en compararnos con los demás, en angustiarnos…para decirlo en una frase estamos mentalmente al horno jejeje.
El autoboicot es nuestra propia ruina, no sirve de nada, aunque se vuelva inevitable. De forma casi instintiva solemos pensar lo peor. En mi caso, para sentirme alegre y pensar cosas lindas, tengo que hacer un esfuerzo tremendo. Para empezar, nos auto definimos con una vara muy pesada y eso duele. Nos cabe la fusta, viejas. Cuando no hay un Christian Grey, estamos nosotras ahí presentes para el sado conchudismo extremo que termina en autoboicot. Una mierda.

El autoboicot es un látigo que el 100% de las veces impide que alcancemos cualquier meta. En lo personal, este año 2015 está siendo un año muy positivo, doble recibida, y conseguí trabajo. Pero yo les aseguro que a priori, tuve que creer que había una posibilidad de que así fuera. Luego de todas las pruebas que tuve que pasar,  lo más difícil del estado de devastación en el que quedé fue animarme a creer que se puede, que se puede ser feliz, que se puede pensar en positivo, que las cosas podían cambiar, y así tener fe en que algo bueno iba a llegar. El apoyo de mis viejos logró eso, pero también, mis propias ganas de salir adelante. Creer, tener fe, sonreír, refugiarse en la alegría y en el humor, reconocer nuestras propias virtudes, es fundamental para estar bien y quererse, CREER es todo lo contrario de autoboicotearse. Nos autoboicteamos cuando dudamos de nosotros, definitivamente.

Acá me voy a poner cursi, *CHANANANA…ANANANANANANANA* Nah, en serio, creo que las virtudes, la fe, están en el corazón… no me refiero al órgano que bombea sangre y conchudez liquida, eh, hablo de explotar esa parte de nosotros mismos que nos apasiona: pintar, escribir, dibujar, ayudar a la gente, cantar, bailar, hacer un deporte. Esa actividad en donde nos olvidamos de todo, donde somos plenamente nosotros con nuestra pasión…en esos segundos, el autoboicot queda muy lejos.
El autoboicot es una forma de moderna flagelamiento, y creo que es muy dolorosa, viene de la persona más importante de nuestras vidas: nosotros mismos. El flagelo mental es implacable, cuando nos definimos de un modo injusto destruimos nuestro autoestima, nos faltamos el respeto, nos descalificamos cruelmente y luego esas agresiones las pagamos con muchas horas de angustia. Hay muchas formas de autoboicot. Creer que no podemos es una, y probablemente condiciona el resto: creer que no podemos conseguir un trabajo, que no podemos volver a enamorarnos, conocer París, correr veinte kilómetros, o cualquiera que sea la meta, creer que estamos exceptuados, que el resto pertenece a una secta que es capaz y nosotros no, porque estamos aislados. El autoboicot en general no tiene fundamentos, es una costumbre. Cada uno sabrá porque lo padece y de donde viene como para empezar a trabajarlo. Y convencernos de a poco que PODEMOS LOGRARLO, que lo merecemos, y que si te esforzás, ES POSIBLE. Aclaro, va más a allá del éxito y de cualquier resultado, porque el éxito primero es CREER que podes y segundo es HACERLO.

Todos tus logros se deben a que previamente te creías capaz de hacerlo.

El autoboicot te separa de tus sueños porque perdiste antes de empezar, de probar, de equivocarte o insistir. Y sin experiencia nadie gana, y sin animarte a más, perdés porque no pudiste arriesgarte, ni siquiera intentaste, perdés sin tocar la pelota porque no te atrevés a pensar que TE LO MERECES y que puede ser posible. O tal vez tengas miedo de lo que sos capaz si lo te lo propones…

Así las invito a despertar, a abrir los ojos y a detener tanto flagelo en vano. No chapoteemos más en la mierda conchus mias, dejemos de lado nuestro propio parloteo mental, lo único que hace es agregar dudas infundadas que no sirven de nada… Hay que grabarse esto y repetirnoslo todas las mañanas

“Sos CAPAZ, Vos PODÉS alcanzar tus metas, TE SOBRAN FUERZAS PARA CONTINUAR, sos una gran  persona, y si nunca te rendiste con todo lo que te pasó es por ALGO. Lo vas a conseguir, solo tenes que CREER EN VOS….. Magia es creer en vos mismo”

Así que nada, chicuelas, eso. Just do it dijo don Nike. AH, saltaba con cualquiera.

LAS AMO FUERTE CONCHUDITAS LINDAS ♥

ATTE. Licenciada y Productora de seguros, un poco menos autoboiciteada NANI NANITA.
CHAPEABA CON LOS TITULOS LA TILINGA JEJEJEJEJE

— La esperanza

La esperanza le pertenece a la vida, es la vida misma defendiéndose.

— Julio Cortázar.esperanza,-flecha-168016

Dicen que la Esperanza es la confianza de lograr una cosa o de que se realice algo que se desea, y yo no estoy tan de acuerdo, a veces tenemos esperanza porque justamente es lo único que falta por perder, porque tener esperanza no es una cuestión de elección. He decidido escribir sobre ella, la esperanza, porque creo que hay mucha tela para cortar sobre esta palabra tan emocional, que también es un sentimiento, y en muchos casos, suele ser una traba también, que justamente no ayuda a SOLTAR, ni a soldar. Je.

Probablemente la esperanza tenga que ver con la espera, a veces termina siendo una entidad difusa que describe ciertos aspectos de nuestra vida que no podemos controlar. Entonces esperamos, ayudando un poco al destino, rendir bien un parcial, conseguir prontito un laburo, poder comprar el aire acondicionado o irte de vacaciones, o hacerle un regalito a mamá este mes, (ay, estoy tierna♥) o garchar de vez en cuando, para cortarla con tanta ternura boluda. Jejejejeje (“Lo dulce no saca la sed”)

Por ejemplo, mi gato de llama Hope (“esperanza” en inglés), porque un año atrás, necesitaba con todo mi ser creer que algo bueno iba a venir. Lo cierto es que no se puede vivir sin esperanza porque sería como vivir sin creer; sin esperanza, estaríamos viviendo en posición de perpetua derrota, de duelo sin consuelo, estaríamos perdiendo el día de hoy las batallas de ayer y no estaríamos jugando las de mañana. Sin esperanza, cualquier golpe significaría un contundente knock out. La esperanza nos ayuda a tolerar, a existir mejor, a crear templanza, a formar tu carácter, a soportar.

Es una entidad completamente irracional, porque no importa el estado de cada desafío, la esperanza recita siempre un “más allá” incierto, y ese más allá es el futuro impreciso, dudoso, incorpóreo.

La esperanza es una emoción, que independientemente del contexto o la trama, es siempre lícita o legítima. El dicho lo dice claramente: “Lo último que se pierde es la esperanza”. Entonces, ¿siempre estamos esperando algo más? ¿Siempre está bien sentirnos esperanzados? Desear es lógico, pero deseo tiene que ver con la vida, con la acción. Sin embargo, a tener cuidado, es muy fácil confundir esperanza con insistencia.

Vamos a un ejemplo práctico: si te fue mal con una amiga, ¿por qué tener esperanzas de que te puede ir bien en algún futuro insistiendo con esa amistad? Es ilógico. Otro ejemplo: con la rata uno insistí años, esperando que cambie, que sea el hombre que yo pretendía que fuera (rídiculo).  La esperanza en ese caso no me sirvió de nada, al contrario fue altamente destructiva. La esperanza no sirve en situaciones irreversibles. Cuando todo está podrido, arruinado, cuando ya se perdió el respeto, la dignidad, cuando ya se pasaron los límites aceptables en cualquier tipo de vínculo.

Me parecería más sano, trazar límites entre lo esperable y lo que no lo es. Basta de colores rosas y estrellitas, la esperanza no siempre es positiva, no es sano vivir esperando milagros. Si me siento a esperar que Bradly Cooper me toque el timbre para garcharme, necesitaría un fibrón indeleble para dibujarme la raya del culo. Si me siento a esperar que un tipo cambie por mi, entonces también es lícito esperar acertarle a los 6 números del quini. ¡No hagamos boludeces en nombre de la esperanza, por favor!.

Sentimos esperanzas contra nuestra voluntad, porque psicológicamente, no podríamos vivir sin ella. El quid de la cuestión está en saber distinguir que situaciones ameritan esperanzas, energías, ilusiones o fe y cuales ya no tienen remedio.

Estoy segura que, si me siento a esperar que la felicidad llegue cual paquete a mi casa, voy a morir en el país de las conchudas… jejeje ¡Y si me siento a esperar que Cupido no sea un hijo de re mil puta mandándome pelotudos por doquier también! pero eso es otro tema…

Nada. Eso. Si llego a encontrar cosito para discernir lo que es esperable o no, ME HAGO MILLONARIA y ahí si que no contesto más whastapp ni nada de todo eso (?). Hablando en serio, no siempre es tan complicado distinguirlo, si bien en ningún ámbito existen las garantías, la intuición femenina nunca falla. 

En definitiva, no vivamos esperando, esperemos viviendo.

A recordar siempre mi frase de cabecera: SE PUEDE.-

Y recuerden… este blog les trae suerte… la suerte de ser altas conchudas como yo.♥

Las quiero 🙂 

Srita Nani Nanita.

SOLTAR

Los amores,
el derroche,
los finales abiertos..
Lo que habita en otros lados
y aun no conocemos.
Lo que pides,
Lo que puedo,
Lo que queda en intentos.
todo a punto de alterarse,
siempre a todo momento.

Hace un tiempo que vengo armando esta nueva entrada, mentalmente. Sobre todo porque estoy en una etapa de “cierre de etapas”, valga la redundancia; es probable, o eso espero,  que se abran puertas nuevas. Para empezar nuevos capítulos, debo cerrar los anteriores, o salir, o dar por terminado, o sellar, pónganle el nombre que más les guste.

¿A qué me refiero con cerrar etapas, situaciones, momentos? ¿A borrar? ¿A erradicar? ¿A prohibir? En un principio, debo admitir, creí que se trataba de eso. De intentar tapar todo aquello que me produjera cierto dolor, o malestar, o tristeza. Después entendí que evadir el dolor no sirve. El dolor enseña, lastima, humaniza, y sobre todo el dolor duele y la única forma de superarlo es atravesándolo. Al esquivarlo, al no reconocerlo, nos perdemos de esa lección que vino a dejarnos. Porque yo soy de la que piensan que el dolor es el mejor maestro que tenemos en la vida. Llamamos dolor a los errores que cometemos, a las decepciones de los otros, a los fracasos, a las desgracias, a las muertes, en fin todas esas situaciones que hacen que nos caigamos al piso y quedemos inmersos en duelos, en inevitables duelos.

Cuando hablo de cerrar a etapas, me refiero a SOLTAR. Y voy a escribirlo con mayúsculas porque me llega, me atraviesa esa palabra y escribirlo en grande, hace que la crea más verosímil, más posible. ¿Qué es SOLTAR, aparte de cerrar etapas? ¿Es igual que en modo literal, cuando uno suelta un globo inflado con helio y vuela hacia arriba? Probablemente SOLTAR tenga mucho que ver con DEJAR IR, eso que no nos suma: se trate de un amigo, de una pareja, de un trabajo, o de un pariente. Principalmente me refiero a ciertos modos de existir que nos hacen terriblemente infelices.

Por ejemplo, hay que SOLTAR roles. El rol de víctima al que me aferré cuando ocurrió la tragedia del 6 de agosto, me dejó en ruinas. Por suerte lo pude soltar rápido y comprendí que sino activaba moría en ese rol de mierda. El rol de siempre “disponible”. No es sano dar la impresión que estoy disponible para hacer todos los favores del universo. No es sano porque el resto se abusa y no es sano porque no nací para vivir para los demás, no me hace bien la invasión de los otros. Entonces, hay que aprender a decir que no, es sano conocer nuestras propias limitaciones, SOLTEMOS el “no”,  pongamos un freno cuando es pertinente. El rol de fracasada es otro que se convirtió en un veneno turbio. Tuve fracasos, y tuve aciertos también. ¿Por qué tengo que auto torturarme con las mismas boludeces de siempre? Se trata de la vida, ni más ni menos. Además, todo es demasiado relativo. ¿O existe un manual de cuáles son roles y cuáles fracasos? Son entidades muy difusas que no debemos reducir ni darlas por definidas. Y todo es relativo, hasta los fracasos, si sabemos aprovechar lo que nos deja.

Me refiero a soltar esas emociones que no aportan nada más que al malestar. Se trata de no embadurnarse de melodrama, porque el melodrama es peligroso. Por ejemplo, hay veces que me intoxico a propósito con la tristeza, porque me gusta escribir, y si estoy melodramática el texto en cuestión sale más estéticamente legible; el problema es pasarse de la raya y empezar a creerse ese melodrama que creaste vos misma. Hablo de quedarse en un pensamiento que te destruye. Habitar los peores recuerdos, tener miedo de salir de ahí. El miedo es otra cosa que hay SOLTAR, porque cuando es excesivo te estanca, te paraliza, no te ayuda a avanzar.

¿Cómo se hace para SOLTAR? ¿Qué se hace mientras  SOLTAMOS? ¿Escuchamos música? ¿Escribimos? Cantamos, hablamos con amigos, vamos a terapia, nos reímos, nos fumamos un porro, nos fumamos un atado de Lucky 10 convertible, estudiamos, escribimos la ConchuTesis, buscamos laburo, nos recibimos, morimos frente a la televisión, leemos los diarios, leemos novelas de amor (esa mejor no), jugamos al quini 6, nos matamos a pajas, compramos libros de autoayuda, nos enconchudamos con alguna canción de Rosana o de Pedro Aznar...  ¿O mejor garchamos con cuanto pelotudo se nos cruza? Con el neurótico, con el hombre equivocado, con el no correspondido, con el pendejito sexy, con el ex, con el mamerto de turno, con el primo de la amiga, y mejor no sigo porque se entendió la idea, ¿no? Jajaj. ¿O nos quedamos solas, un viernes a la noche en cama, mirando como caga un tigrecito en Animal Planet? (Sí, lo hice, porque LOSER)

Lamentablemente la respuesta, a ciencia cierta no la sé. Es probable que se trate de todas esas cosas juntas. Porque creo que, inmerso uno en el concepto de SOLTAR, está el verbo seguir y el adverbio “adelante”.

Creo que SOLTAR es mirar hacia delante, dejar de preocuparse para empezar a ocuparse, desintoxicar tu vida de personas que no te están sumando cosas buenas, sino todo lo contrario, NO idealizar sujetos, no poner a nadie en un pedestal, y sobre todo, soltar es valorarse, tener dignidad, saber hasta dónde se puede luchar por alguien y hasta donde uno debe detenerse, porque como dicen las Pastillas, hay que saber cuándo parar.

SOLTAR es relajarse, es SOLTAR miedos, preocupaciones, pensamientos negativos, personas que no ayudan, SOLTAR es amor propio, es tener la suficiente valentía para decir basta. Hay que saber detectar cuándo una lucha ha terminado y no queda nada más por hacer que SOLTAR, dejar ir.

SOLTAR no tiene que ver con rendirse, todo lo contrario, tiene que ver con cambiar de dirección cuando ya no es adecuado y sano continuar de ese modo, SOLTAR es dejar de aferrarse a situaciones que nos dañan, que nos dejan en ruinas, para armar otras que nos hacen sentir vivos y felices, SOLTAR es dejar de vivir por lo que no existe, y aferrarse a lo que sí, SOLTAR es elegir ser feliz con lo que uno tiene y sabiendo que lo que no conseguimos, siempre depende de uno. SOLTAR, es dejar ir, SOLTAR es dejar de esperar cosas de los demás, para cultivar y sembrar cambios positivos de uno mismo, de hecho, SOLTAR es saber que todo depende de uno mismo, y no de los otros. SOLTAR es confiar en que todo va a estar bien, SOLTAR es optimismo y sobre todo SOLTAR ES DARSE EL PERMISO DE SER FELIZ!

SE PUEDE, gente y esa es mi única verdad.10413433_10204467768995036_8202386114414834939_n

Seguir

Olvidar

Liberarse

Transformarse

Alegrarse

Reaccionar

Los/as invito a todos a SOLTAR.

Sobre nosotras chicas, vayamos soltando las harinas refinadas porque viene el verano, la puta madre que me re parió.  (Sabes que te amo, no es con vos, vieja!)

Jajajajajaja

Las amo, bellas

Srita. Nani-Nanita.

Una de cal y otra de arena

 

 

“Y una vez que la tormenta termina, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Pero una cosa sí es segura: cuando salgas de lIMG-20140602-01225a tormenta no serás la misma persona que entró en ella. De eso se trata la tormenta.”

 

Haruki Murakami

 

Como pienso alrededor de 46 horas al día (así estoy) y cambio de idea otras 18, voy y vengo tantas veces, que esta nota es una mixtura de lo que fui escribiendo en estos meses de ausencia por el blog!!. Espero que me hayan extrañado aunque sea un poco.

 

El mes Mayo 2014, fue un mes inolvidable para mí porque finalmente pude regresar a mi hogar. Y todavía disfruto de los grandes beneficios de que ellos hayan sucedido, la alegría va a ser eterna, LO SÉ Y LO SIENTO.

Desde que volví a casa no puedo dejar de notar todas las cosas positivas que me dejó haber estado fuera de ella por causas tan trágicas y dolorosas, y durante tanto tiempo. Después de algo tan duro como el 6.08.13, mi vida dio vuelco tremendo… y uno le empieza a dar valor a todo lo que antes naturalizaba o daba por hechas y ¡Hola!. No tenemos NADA comprado. Todo tiene su fecha de caducidad, porque la vida es así. Es más tarde de lo que pensamos.

El otro día leí un estado que rezaba “En fin, la vida es como Miley Cyrus, a veces inocente y otras una puta de mierda”. Cuánta verdad, por favor. La vida te da y te quita todo el tiempo. Nosotros decidimos, jugamos con nuestras cartas, y hacemos lo que podemos. A veces ganamos otras perdemos.

Son etapas, son lecturas, son visiones. Son momentos. Seguro que también les pasa de ser negativos, aburridos, y de angustiarse sin saber bien el motivo… por todo y por nada. A veces solo me sale ver lo malo, lo triste y no le encuentro sentido a estar existiendo así, de esta forma tan amorfa, tan chata, impotente, tan sin nada por hacer. De repente, todo es gris y solo veo a miles de perfectos dibujantes trabajando en un Call Center. A mujeres hermosas, al lado de forros que no las valoran. Miles de tipos, al lado de mujeres que solo les importa el dinero, o que son altas perras, en este mundo GARPA ser una perra, es ley.

 

Existen millones de autoestimas destruidos, de sueldos que no alcanzan, de familias que rompen el nido. De escritores frustrados, encerrados en su habitación, deprimidos. Laburantes sin trabajo, destinos torcidos. Desencuentros amorosos, palabras sin oídos. Probablemente hoy murieron cientos de mascotas, dejando un lugar vacío.

Desastres naturales, que se llevan hogares y vidas. Chicos pidiendo limosna para comer en un semáforo de Avenida Pellegrini. Personas que muere asesinada por 10 mugrosos pesos. Narcotraficantes amigos de la de los funcionarios…. Políticos que mienten, novios que engañan, amigos que traicionan, suerte que duerme en un placard. Familias que se deshacen, hermanos que no se hablan, padres que se mueren. Seguramente, hoy habrá más de un despedido de su trabajo. Probablemente hoy diez universitarios rindieron un examen mal y tienen que volver a rendir.

Las caras y las clases de desgracias, de tristeza son infinitas. No terminan más. Las depresiones que piedras en el mar, y tantos niños sin resucitar. La soledad es una pandemia gigante.  Las tragedias son impredecibles, nos olvidamos todos los días de nuestra fragilidad, de que existe una muerte, de que existe un punto final; porque en esa cotidianidad, nos perdemos. Y existen bombas, guerra, explosiones de gas, trenes que chocan, accidentes de tránsito, bebés que mueren antes de nacer, vidas que se pierden injustamente. Despedidas violentas como un choque frontal. Injusticias que no tienen explicación, DOLOR, que solo dejan resignación. Personas que acuchillan tu confianza, que te clavan un puñal cuando apenas te diste vuelta.

La vida está llena de tristezas, las cosas malas son algo de todos los días, pero que en ese vaivén las ignoramos, porque no hay otra forma de vivir que ignorando estas cosas, sino sería imposible. Y de repente aparecen cosas como una muerte, que es como un rayo que cae sobre el mundo y acaba con todo, y te recuerda que somos frágiles, que nuestra armonía es efímera, te recuerda que nuestro tiempo algún día se va a acabar y destroza cualquier futuro imaginable, porque lo cierto es que no sabemos si hay un futuro. Es una putada.

Todo tiene su contracara, gracias a “Dios”.  Pese a todo que también hay alegrías, las hay.

Hoy vi en la calle al menos tres embarazadas acariciando sus vientres. También, 3 padres riéndose con sus hijos. Cuatro parejas agarradas de la mano. La gente que me rodea, me ha dicho un halago. Un chico me dijo “Qué linda sos”, arrancándome una sonrisa. Dos amigos se encontraron y se dieron un abrazo prometiendo “organizar una juntada”, de esas que pocas veces se concretan (pero a veces sí y esta tal vez sea una de esas veces).

Al menos cinco personas salieron del sanatorio, acompañadas por sus familias. Me metí en un almacén y el hombre que me atendió era increíblemente simpático. Mi vieja me llamó para preguntarme cómo me había ido en el curso. Mi sobrino hace morisquetas que veo a través del Skype, y me llama tía con su vocecita tierna, y dulce.

También es maravilloso estar acá, caminar por las calles y pensar que algún día, con un granito de arena, uno puede cambiar algo. Es importante, descubrir que cuando uno da, recibe, no literalmente, sino que recibe una satisfacción interior de haber hecho algo por alguien. Cada tormenta, cada dolor, nos ayuda a crecer y por eso estamos acá, para atravesar, para luchar, para recuperar, para aprender el modo de vivir. Porque vale la pena vivir, justamente porque algún día nos iremos, nadie sabe dónde, nadie volvió para contarlo.

Es maravilloso estar vivo porque existe la locura. La pasión, la obsesión. Me gusta la gente que está loca, que está loca de verdad. Que sigue soñando en grande, que se anima, que no es cobarde. Me gusta la gente que siempre quiere más, que siempre desea hacer cosas, leer un nuevo libro o escribirlo, tener una buena charla,  saber apreciar las pequeñas grandes cosas como abrazar a su mascota o a su madre, o hacer amigos constantemente. Me gusta la gente que quiere cosas verdaderas. Tener amigos de verdad, besar de verdad, decir la verdad, sentir de verdad, hacer el amor de verdad. Me gusta la gente que se entrega a pesar de que pueda volver a perder, me gusta la gente que se arriesga, porque sabe que en esta vida no nadie ni nada ofrece garantías. De hecho me atrevo a decir que las personas más bellas que he conocido, saben lo que es la derrota, la tristeza, el dolor y han tocado fondo.

 

Existe la alegría, y como dice Benedetti, hay que defenderla de las ausencias pasajeras, y de las definitivas. Existe porque estoy acá, porque amo todos mis diarios íntimos, del 1 hacia el  14. Amo todo lo que escribo, de la primer hasta la última letra. Amo cada recoveco de mi vida, donde hay un pedacito de risa para compartir, una anécdota que reconforta el alma, un recuerdo que consuela, un diálogo para perpetuar. Amo esos segundos donde me sentí dentro de una novela, dónde la magia existe milagrosamente, aunque después se vuelva a desmoronar. Amo los días de sol, la nostalgia, los abrazos, las palabras, el mate, amo las frutas y amo el helado de chocolate. Amo salir a caminar, comprarme ropa, ir al cine, amo el humor político, amo la inminencia de algunos hechos, la vorágine de mis letras, la mirada de los que amo  y su efervescencia.

Me gusta la gente inteligente, que conserva esa inocencia de asombrarse aún. Amo las personas que viven cada beso, como si fuera el primero, que se emocionan con una ilusión, que se animan a ilusionarse.

Admiro cada mujer que he conocido en Los 56 grupos. No hay una que no me haya arrancado una sonrisa, dado un buen consejo o que me haya hecho llorar de emoción. Estoy orgullosa de estar ahí, presenciando cada cosa que viven y aprendiendo junto a ustedes. Soy feliz por cada amistad que se formó allí.

Amo tenerle respeto y milagro a lo que aún no llegó. Amo esperar con esperanza, amo aferrarme a cada uno de los consejos que doy. Amo rodearme de fe. Amo cuando no dudo que yo SÍ puedo lograr todo lo que yo deseo, aunque ni siquiera sepa bien cómo. Amo profundamente escribir, sentir, poder ver más allá, describir… estar viva. A veces reniego de esto, pero también amo sentirme diferente. Amo haber aprendido de algunos de mis errores…y añoro internalizar la enseñanza de los que todavía sigo cometiendo.

Amo cada lección que el dolor me enseñó, amo a mis padres, a mis hermanos y mis amigas. Amo profundamente todos mis libros, los que leí y los que no también. Valoro todo lo que aprendí de haber trabajado en un Call Center y de haber ido a la facultad todos estos años. Me siento afortunada y también orgullosa de la mujer que soy, de lo que logré y aún de todo eso que ha sabido manchar el fracaso. Amo cada fragmento de mi existencia del que también reniego, porque gracias a ellos aprendí que no era mi objetivo ser perfecta. Admiro mi forma de aconsejar, y mi gran humildad y humanidad, admiro reconocer mis partes buenas, porque es algo sano y una forma de fortalecer mi autoestima.(ya que el pobre viene hecho mierda)

Amo hasta mis peores miserias y dolores, a veces extraño la mujer que supe ser con el hombre que no se lo merecería.

Amo mi Salta y Oroño, amo lo que soy después de eso, lo que aprendí y lo que intento aleccionar todos días de mi vida.

Estoy feliz de haber vuelto a nacer un 6 de agosto de 2013, pese a cada miseria que me tocó vivir después, compensada por la enorme alegría de haber podido volver, 17 de mayo, 9 meses y 11 días después.

Y definitivamente amo la vida, pese a que exista la muerte.

 

Porque lo dulce no sería tan dulce, sin lo amargo.

 

Nani Nanita.

Fin de año…NO a las expectativas

Tips para este nuevo año que comienza…
No quiero llenar antes de tiempo el 2014 de expectativas, quiero tener objetivos humildes, aquellas cosas simples que me hagan feliz. Por ejemplo, 1) DISFRUTAR de los momentos, parece simple, pero ¿cuántas veces vivimos en piloto automático? En mi caso, muchas! 2) SER POSITIVA, me cuesta un huevo, a ver si lo logramos de una putisima vez :). 3) CREER en mi, creer que puedo. ¡Llamando autoestima! ¡Vuelve con mami pequeño escurridizo! 4) COMPRENDER Y ESCUCHAR A LOS OTROS,no encerrarme en mí misma. 5) SER MEJOR HIJA, MEJOR AMIGA ¡y mejor chonga! jajaj o mejor dicho ser chonga… ¡ouch! 6) PENSAR MENOS todo y actuar más! Menos palabras, más acción.  7) Ser más feliz y no TAN CONCHUDA. 8) AFLOJARLE UN POCO AL MELODRAMA, que de eso no se vive mierda. 9) NO olvidar QUE REÍR TE SALVA Y QUE LA VIDA ES MUY CORTA PARA ESTAR TRISTE.
Les deseo un año lleno de aprendizajes, de logros y buenos momentos. ¡Den lo mejor de ustedes y no se preocupen por lo que no pueden manejar! Eso es perder el tiempo!
Los quiero.Image

Ese seis de agosto

Sólo tengo de aquel tren al paraíso
Un furgón impenetrable sin sus puertas.
Y una sábana impermeable de granizo
De una cama que solía ser caldera
Ya no tengo aquella risa terapeuta
Y este espanto tenebroso no da tregua.
Me ha quedado una existencia belicosa
De una paz que hizo a mi vida encantadora.

Ilusa Ilusión, Salta la banca

Hoy, el último día del mes que, sino fue de los peores de mi vida, le pega en el travesaño. Me abriga la necesidad de escribir para quitarme el peso por dentro, para darle un sentido a tantas palabras en mi mente pugnando por salir, buscando adquirir un sentido, amoldarse a la catarsis.

Siento los escombros de aquellas paredes rotas que antes eran hogares, aplastándome la razón todo el tiempo, los tengo encima de mío, ahogándome. El desastre se repite, y se repasa a cada minuto en mi recuerdo, revivo esa pesadilla todos los días. No encuentro palabras para explicar esta desesperación, esta inminencia, este miedo que me condena todos los días. No puedo entender, el porqué de esto, no hay explicaciones.

Ese martes 6 de agosto de 2013 desperté, y salté de mi cama de inmediato, destemplando mi cuerpo produciendo en él un repentino enfriamiento. No logro recordar si me expulsó algo hacia adelante o me levanté sola, todo es muy confuso. Me acurruqué contra el placard, asustada, abrazándome a mí misma. En mi cama había pedazos de vidrios, el palo de la cortina, esa goma en el extremo de los vidrios. Creí que era un tornado, pero descarté la idea al ver el cielo totalmente despejado.
Me asomé caminando lentamente a la ventana, y, en ese momento no me percaté de que una de las torres donde vivían mis vecinos, estaba ausente. Solo vi una, a la cual le faltaba la pared exterior, donde se veían las heladeras, las camas, los hogares hechos cenizas, el dolor tan expuesto, tan morbosamente cierto, la verdad más cruda que me tocó observar. Y estiré la mano, como si con ese gesto pudiese calmar el caos de angustia en el que me hundía.

Grité fuertísimo, pero nadie me escuchó. En ese instante mis oídos se activaron y escuché sirenas, gritos, pedidos de auxilio. Corrí descalza por el pasillo lleno de vidrios y mi living comedor era un desastre. El aire acondicionado colgando, la ventana ya casi inexistente, los fierros esparcidos, las cortinas. Mi mente bloqueada, asustada, traumada, paralizada. Quieta, incapaz de hacer otra cosa que no sea gritar y llorar.

Aparté los vidrios con las manos, y tomé el tuvo del teléfono fijo para llamar a casa de mis padres. ¡Tenía tono! Me daba ocupado. El olor a pólvora, el polvillo de mi casa, la pesadilla hecha realidad. Mucho humo, mucho humo negro. Tosí. Me daba ocupado. Hasta que comprendí que me estaba llamando a mí misma. Hice un esfuerzo sobre natural para recordar el prefijo y el número y después de -creo- dos tonadas, atendieron.
-Hola.-dice mi viejo con un envidiable tono despreocupado.
-Papi, el departamento…-le grité quebrada- Papá…
-¿Qué? ¿Qué pasó? ¡Dejá de llorar y explícame!
-Esta todo destruido… todo roto… se rompió todo… tiraron una bomba, no sé…
-Tranquila, ya voy para allá. Tranquila.
-Veni rápido, tengo miedo. -repuse sollozando.
-Cerrá las llaves de gas.
(Poco brujo mi viejo, ni sabía lo que había pasado, no había salido en las noticias.)

Caminé sobre el colchón de vidrios que inundaba cada pedacito del suelo, mis pies descalzos corriendo encima de ellos. Senti dolor en la planta de los pies, seguro me estaba cortando, pero no me importó. Los gritos ensordecedores aumentaron su volumen, mis sentidos se fueron recuperando recién a tres minutos reloj de la explosión. Los escuchaba claramente pidiendo ayuda, pero yo no podía ayudarlos, ¿qué podría que hacer? Rogaban desesperados que se quemaban….
Empecé a toser y a llorar más fuerte, ni cuenta me daba que tenía que irme de mi casa. Mi mente no llegaba a procesar la gravedad de lo que estaba pasando. Golpearon la puerta y sonó el timbre (¿Sonó? No estoy segura)
-¿Nadia?- Matías, mi vecino del noveno B.
-…
-¡Nadia! ¡Abrime la puerta!
-Si…-reaccioné.
-¡Nadia, carajo! ¿Estás herida?
-No, no encuentro las llaves…
-Apurate, porque tenemos que bajar. Esto se puede venir abajo.
No encontraba las llaves, que mierda loco. ¿Dónde volaron?
¿Qué mierda dijo? ¿Se va a derrumbar? No creo, no creo. No puede ser, es mi casa, no puede caerse así como así. No lo parece. Pensar todo eso en una puta fracción de segundo. Y tenía razón, mi edificio lo resistió. Qué lúcido es uno cuando tiene tanto miedo. ¿Y las llaves donde mierda están? Aparte con las manos la enorme cantidad de vidrios, adornos rotos, encontré un billete de cinco pesos, los aparté, impaciente. Me arrodillé sobre las astillas y por fin las hallé. El llavero de Boca, la pequeñísima Torre de Eiffel, el llavero de Madrid que a Bruno tanto le gustaba. ¿Cómo puede ser que algo tan pequeño como un llavero tenga tanta historia? Abrí la puerta e instintivamente abracé a mi vecino. El no estaba para abrazos, enseguida me apartó.
-Ponete una bata y un par de zapatillas. Ya tenemos que salir de acá.
-Bueno.
-Cerra tu puerta, la mía se la llevó, está todo roto. Debe ser porque es blindada.
-Sí.
-Apurate y ni si te ocurra a tocar el ascensor.
-¿Agarramos el celular?
-Voy a ver si lo encuentro, pero rápido.

Comenzé a bajar. Mierda, son nueve pisos. Me resbalé varias veces por el polvillo de los escalones, pero afortunadamente sin caerme. A mi vecino lo perdí en el octavo, se metió en cada departamento a ver si había alguien para ayudar. Unos huevos del tamaño de Francia.
Me dijo que siga, que me apure. Rápido. Ay ¿por qué se escuchan tantas sirenas? ¿Tan grave es esto que pasó? Siete pisos. ‘No se derrumba, no se derrumba, no tengo miedo. No lo tengo. Pero sí, lo tengo, estoy cagada en las patas….Pobre mi vieja, debe estar preocupada.’ Seis pisos. Me encontré con la viejita del sexto acompañada una mujer más joven, quién siempre la cuidaba. De unos 65 años más o menos. ‘La chica te ayuda, mira’, dice la mujer. Seamos sinceros: La chica quiere irse a la mierda porque no tiene pensado morir a los 26, señora. (Le ponemos humor, SÍ) La ayudé pero, ella no quiso, se quiso agarrar de la baranda. La vieja es sorda, así que se reía, no tomaba consciencia de nada. La envidié secretamente.
Mierda, se escuchaban gritos de abajo, creo que había gente rompiendo la reja del edificio. Mierda. ¿Se viene abajo? Mi celular amaga a sonar, pero enseguida se cortó, tengo más de 20 llamadas perdidas y se fue la señal otra vez. Son las 9:55. Cinco pisos. ‘Recemos un Ave María’, les propongo a las otras dos. ‘Dios te Salve María, llena de eres de gracia, el señor es contigo, bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de vientre, Jesús.’ Y, en la mitad, me olvido como sigue. ¡Pero si nunca rezo, que me hago la católica practicante ahora! Mierda, lo que hace el miedo. Y la mujer me dice. ‘Bajá tranquila nena, nosotras estamos bien’. Cuatro pisos. Tres. No hay luz, creo que no hay luz pero se ve porque ¿qué hora es? 10:01. La concha de su madre, que tiempo infinito me hicieron perder esas dos para salvar mi vida. Dos pisos. ¡Está todo hecho mierda, los departamentos no tienen puerta, el ascensor, tampoco! *Nani, empezando a caer* ¡La puta madre, qué mierda es esto, el apocalipsis! ¡POR FIN LLEGUÉ A PLANTA BAJA! Había tres bomberos y un señor, con una corbata y una panza muy grande.
-¡Nena, salí de acá urgente, no podemos cerrar la llave de gas! Afuera te van a ayudar a…
-¿Qué pasó?
-Explosión de gas. ¡Anda afuera!- se inmiscuyó adentro a buscar gente.
No lo pensé dos veces. Salí y todo era caos. La calle Salta cortada, miles de curiosos mirándome. Giré mi cabeza y el edificio de al lado mucho fuego. Mucho fuego, mucho, como en las películas pero tan real que daba miedo. Nunca vi tanto fuego tan cerca. La calle llena de colchones, de pertenencias ajenas destruidas.
No me desperté, es una pesadilla. ¡Ya me voy a despertar, esto no nunca pasó! ¡Esto no me está pasando!
La gente me miraba, me rodearon, me preguntaron si estaba herida. Estaba SOLA. Sola. Me llama mi hermano… Se cortó varias veces. ‘Nadia, ¿dónde estás? ¿Dónde estás?’ Solo recuerdo que le dije llorando desesperada… ‘Ale, exploto todo, todo todo…’ No recuerdo que me dijo.
Se me acerca una de defensa civil o no sé qué, no estoy segura.IMG-20121206-00175
-¿Tu nombre?
¿Mi nombre?
-No sé.-Ella sonríe, comprensiva.
-Tranquila.- se va.
Sola, estaba sola. No había una cara conocida. Hasta que encontré una conocida de la facultad y me llevó al bar Anajuana. Me dieron un vaso de agua y al rato llegó mi hermano. Por Dios, nunca lo vi llorar así, que horror, estaba tan desesperado.
¿Qué pasó? Empezaba a tener lagunas de memoria a los pocos minutos.
Y después de eso… todo fue una sucesión de días tristes, horribles, confusos, de días donde me ahogo de miedo, y sueño con explosiones.
Dios mío, ¿qué pasó, barrio querido? La gente está triste, todo es tan silencioso. Nos pasó por encima una aplanadora. ¿Cómo y cuándo se supera esto? Porque como soy una ansiosa de mierda, quisiera sentirme bien ahora, pero no lo logro. Todo es muy confuso, muy triste, muy devastador, para digerirlo fácilmente.

Tengo parte del dolor atascado en mi garganta, en mis ganas, obstaculizando mis fuerzas. Tengo cascotes de familias amputadas clavadas en el pecho, tengo los nombres de esos inocentes pegados a mi lengua y a mi memoria. Tengo en mi alma, Mi Salta y Mi Oroño agonizando en el morbo de los medios. Tengo miles de ojos que me miran con lástima y hablan sin tacto, ni cuidado sobre mi casa y mi barrio. Tengo un puñal clavado en mi pecho, mis fotos, mis momentos ausentes de esas paredes que antes los contenían, los abrigaban. Mi colchón lleno de tierra, la muerte vecina, el constante desvelo, la angustia en la que me caigo, el precipicio de este desarraigo, mi cotidianidad derrotada, arruinada. Mi presente seco, sin techo.
Me quedé sin renglones, impactada al vacío. Desde ese martes, seis de agosto.

PD: Sólo podría agregar que, a pesar de haber caminado sobre los vidrios y sentir que me cortaba, no me hice nada, tengo los pies intactos. La psicóloga dice que es la adrenalina, pero yo lo llamo milagro.

Nani Nanita.