Lo inevitable vs. Lo opcional

Ceder a todo no es una virtud

Que te duela que ese energúmeno con patas te haya dejado y en menos de dos meses ya posee una nueva víctima para torturar, es inevitable. Que entres cincuenta y dos veces por día a su perfil de Facebook, que conozcas hasta como se llama el perro de su nueva novia, llores, grites y patalees viendo sus dulces y empalagosas fotos de las vacaciones en Chascomús… es opcional.

Que te duela que el no se jugó por vos, que no haya sentido lo mismo, que no quiera un compromiso mientras que el individuo jugaba a ser el novio soñado, mismisimo príncipe azul llevándote a comer con la abuela y los 15 primos, haciéndote escenas de celos y llamándote “chuchi”, cuando en realidad era nada más ni nada menos que EL MALDITO HOMBRE EQUIVOCADO y eso haga que te sientas estafada, decepcionada y le quieras clavar una estaca en los huevos es inevitable. Que le mandes mensajes, emails, whatsapp, señales de humo, lo llames y llores rogando que te de su amor, insistas, le hables, te humilles, te denigres… es opcional.

Que te duela que de repente de la nada misma el irresponsable emocional al cual se la chupabas como los dioses, sea un desagradecido y no te llame más, y pareciera que se lo trago un agujero negro y esta en la dimensión desconocida, o lo hayan secuestrado los ovnis al hijo de una camionada de travestis, es inevitable. Que, oh casualidad! Aparezcas en el lugar donde te enteraste que va a estar, oh casualidad lo pases por al lado, lo saludes y el chabon no te pase ni cabida, sintiéndote la mas boluda del planeta, es opcional.

Que estruje tu corazón conchudo porque te vendió humo, fingió darte una oportunidad renga, y se re cagó en la relación que tenían, es inevitable. Que seas tan ingenua de perdonar, con la falsa esperanza de que va a cambiar y que “aquí no paso nada” mientras al mismo tiempo vivís en una película titulada la “Desconfianza Absoluta” acompañada de “Me vas a cagar de nuevo” es opcional.

Que te bloquee de Whassapp, Instagram y demás redes sociales, y te parta al medio ver su el icono de su foto borrada, es inevitable. Que te fijes sus estados desde el celular de tu amiga, es opcional… Bloquealo de tu mente, mujer.

Que ciertas situaciones nos duelan, nos hagan mal… es inevitable, porque tampoco somos una piedra incapaz de sentir dolor. Podemos elegir las acciones y actitudes posteriores a la ruptura con un histérico, chongo, novio o lo que fuera, la elección es nuestra… cada una tiene el derecho a decidir lo que se les plazca... pero cuando el camino que tomas, es ir derecho a 200 KM por hora a darte de vuelta la cabeza contra la pared, a buscar el desprecio y el rechazo del otro es opcional. Toma buenas decisiones mujer!!!

El dolor es inevitable pero sufrir es opcional!!!!!

Pare de SUFRIR, Piense!

descargaLic. Nani Nanita

Reflotando viejos conceptos no incorporados:

Este escrito es un estado de 2013 de Conchulandia, tuneado. La tengo clara desde hace 5 años pero en TEORÍA, en la práctica SE LAS DEBO. ja,ja,ja.

Anuncios

Sos tu propia ayuda

Ya no hay más que hacer,

sos tu propia ayuda

Ahora andá y viví,

Siempre amé tu locura.

 

En mi Facebook alternativo, pedí que sugieran temas para hablar en las notas. Una de las propuestas fue “la depresión”, y decidí contar mi experiencia, que lamentablemente tengo un prontuario desastroso con respecto a este padecimiento.

Desde que nací estoy triste. Siempre fui una completa “carenciada” en materia de autoestima. La depresión tiene mucho que ver con un déficit de amor propioEn mi caso siempre me faltó, desde el minuto cero. El espejo me devolvía una imagen distorsionada de mi misma y hasta el día de hoy suele ser mi verdugo. No sólo en cuanto a lo físico, sino en cuanto a mis capacidades. Pese a eso, en la práctica era todo lo contrario. Mis notas eran buenas, me iba bien en el secundario, y en general lo que me proponía lo hacía bien. A mi no me importaba, para mi yo siempre era el desastre y el fracaso caminando. Sufrida total, resignada.

42636675_2202329336506234_4570784628255752192_n

Me sentía exceptuada de todo lo más lindo de la vida. Yo era la que llegaba tarde a todo, e incluso terminé llegando a “tarde” a algunas experiencias. Vivía en un lamentable papel de víctima que pude detectar años después. Es muy probable que mis propios pensamientos decretaron estos hechos, pero lo comprendo recién ahora. Recuerdo que a los 15 años todas mis amigas habían tenido la primera vez, y a mi me traumatizó porque yo no podía tener relaciones, no me salía aunque había tenido miles de oportunidades. Todas habían encontrado “el noviecito”, con el que estaban conociendo el sinuoso y difícil camino de las relaciones amorosas. Por supuesto, no podía darme cuenta que cada uno tiene sus tiempos y que no hay edades estipuladas para casarse, tener la primera vez, ser madre (o no), recibirte, encontrar el trabajo ideal. Abrís la cabeza a estas ideas sólo con años de terapia. Compararse con los demás, me parece, es el primer hábito tóxico del que uno se impregna. El ámbito escolar por defecto,  cuenta con una atmósfera de competencia y eso inevitablemente te lleva a compararte con el otro. Es una conducta tan tóxica como tentadora. Quién saca más nota, quién es el/la más linda, quién tiene la mejor ropa.

Esas preocupaciones adolescentes, y no tan adolescentes porque persisten en muchos adultos, son perjudiciales para la salud, se pueden evitar con una pizca de sentido común. 

descarga

Mi primer errado decreto y pensamiento era: “yo no puedo ser amada”. Autoestima bajo. Dicen que aceptamos el amor que creemos merecer, y ahora con el tiempo, mirando a esa Nani de 15 años, puedo comprenderlo. A ella, le diría tantas cosas. Al día de hoy me las sigo diciendo, porque uno siempre flaquea con los golpes que le da la vida. La diferencia es que ahora tengo armas para defenderme de esos pensamientos horribles y esas armas son producto de un proceso de construcción de todos los días. No hay que dejar avanzar ideas que no suman, que son tóxicas, hay que detenerlas de manera urgente, porque son un callejón sin salida.

No te compares, es una pérdida tiempo. Compararse con otros es como poner a la par una pera con una manzana. Somos personas diferentes que atravesamos experiencias diferentes. Cada uno construye su vida en el contexto en el que se crió, con diferentes grupos familiares. No tenemos las mismas oportunidades, el mundo es así. La vida no es justa. A las personas buenas a veces les pasan cosas horribles y otras no. Es mentira que todos tenemos lo que nos merecemos, a veces no es así. Si es verdad que todo vuelve. Que terminás siendo tarde o temprano lo que das, y ante todo lo que te das. La clave está en lo que hacemos con lo poco o mucho que tengamos.

44768119_2252868524785648_2315370444972097536_o

 A los 15 años me vestía de negro porque yo siempre me vi gorda, aunque era un espárrago. Esta conducta insalubre derivó en desórdenes alimenticios, en autoflagelo físico, en días enteros sin probar bocado, en estar tirada en la cama llorando. Y fijense que en ese estado deplorable, me recibí. Cuando tenía 20 años rendía las materias con 9. Estudiaba, cursaba, y rendía, aun estando en las últimas y yéndome a dormir rogando no despertarme más… ¡aún así me iba bien en la facultad! ¿Se imaginan cuanto hubiese logrado siendo consciente de lo que era capaz, si estando en un pozo depresivo podía aprobar materias de la facultad? Hago esta pregunta retórica para que hagan su propio auto diagnóstico…

Mi “yo” estaba definido como un desastre, el resto del tiempo lloraba y ya no sabía bien porqué. De miedo, de soledad, de creerme un estorbo, de sentirme frustrada y fracasada. Lloraba por todas esas ideas erróneas de las que me había convencido desde que tengo uso de razón. Claro, por eso siempre estuve triste.

44433186_2245376065534894_3413693341764681728_n

Este hábito de autodestrucción había convertido en una costumbre, en una adicción. La tristeza es adictiva, y paradójicamente se transforma en una zona de confort incómoda, deplorable, porque te acostumbras a pasarla mal, pensás que no tenés otra opción. Y créanme que sí, que la hay.  El problema es animarse a elegirla.

A los 20 años, toqué fondo, y prefiero ni ahondar en detalles. Pude salir con la ayuda de mi familia y de mis amigos. Nunca estuve totalmente curada. Solo mejoré.

Años más tarde, empecé con un nuevo terapeuta. Y llegó el momento de asumir el transcurso de mi niñez tal cual como fue, y entender porque tengo esta configuración de mi misma y de mi cuerpo. Porqué mi falta de amor propio termina siendo una barrera contra las halagos. ¿A ustedes no les pasa? Me incomoda que me digan cosas lindas, no sé donde meterme. Hasta me parece que me están mintiendo o me toman el pelo. ¿Hasta donde llega mi bajo autoestima, mi inseguridad, mis miedos?

A vos te lo digo (y a mi misma), que te crees fea, BANCATE LOS HALAGOS. 

45490523_2276037895802044_4799966690215460864_n

Siempre tenía miedo y lloraba por miedo. La fobia es otro síntoma de depresión. Sentía que a mis 20 años no había nada que hacer conmigo. Literalmente, me quería morir. Hoy lo pienso y volvería al pasado para pegarme un bife por pelotuda. ¡Con 20 años quería renunciar a algo tan hermoso como la vida! ¿Que carajo me pasaba por la cabeza? Evidentemente necesitaba pasar por eso para vivir como vivo hoy…siendo lo más positiva posible, llorando lo justo y necesario  para sanar, y mirando hacia adelante siempre.

La depresión, a mi entender, es no pelearla. Es quedarte ahí en la herida. De hecho, es escarbar todos los días donde más te duele, agarrar un cuchillo y cortarla un poco más. La depresión es no querer hacer nada por curarte. La depresión es aceptar que tu configuración del mundo, de vos misma, del futuro, es cierta. La profecía autocumplida.

42698736_2205804906158677_1959628551636385792_n

 Cuando estaba deprimida solía idealizar al otro, a los otros, de manera casi perfecta. Los otros eran exitosos, los otros podían cumplir sus sueños, los otros eran flacos y lindos, los otros realmente tenían capacidades. Yo solo servía para estorbar, escribir y llorar.

Hasta que comprendí que el otro NO EXISTE. El otro como sé muestran en reuniones sociales, en las redes, siendo felices, disfrutando todo el tiempo, en situaciones socialmente aceptadas, son meras circunstancias de la vida que tienen.  Y está bien, las redes son para eso, nadie cuenta los problemas en las redes sociales, porque la tristeza es una especie de tabú y para eso están los psicólogos y las reuniones con íntimos amigos. Es así. Las redes sirven para compartir con tus conocidos que estás pasando un buen momento, y esta perfecto. Pero esa persona no es solo eso que ves. Probablemente está luchando contra problemas que uno ni imagina, ¡y hasta a veces son parecidos a los nuestros!

1dudadetodoporlomenosunavezaunquesetratedelafrasedospordosson_19_georgchristophlichtenberg

Me ayudó a salir de la depresión, DUDAR. La duda es un salvavidas. Dudá de todo lo que pensás que es cierto. Dudá de lo que te dice la mente, porque esa hija de puta está diseñada para auto boicotearnos. Osho, en su libro “Alegría” (completamente recomendado) dice específicamente que “la mente es una máquina de crear infelicidad”. Todo lo que pensás que sos, todos los insultos que te dice el espejo (al menos en mi caso así era), los modelos de cuerpo que ves en las revistas son estereotipos, no son ciertos. Dudá de lo que te dicen que es belleza, dudá de lo que te dijeron que era el éxito, dudá de lo que tus padres sueñan para vos, dudá de los que te dicen que sos incapaz, dudá de la calificación en el examen porque eso NO TE DEFINE. No dudes en atreverte a dudar…

Soñá vos, con todo tu corazón. Suena cursi, pero andá a todos lados con todo tu corazón. Te vas a sentir bien, aunque pierdas, porque te la jugaste. No hagas nada con fórmulas de felicidad pre fabricadas.  Construí tu propia definición de éxito. Hacé lo que puedas con lo que tengas, pero ante todo hacé lo que sientas…

a-donde-quieras-que-vayas

¿Fácil? No, la vida no es fácil, y la vida tampoco es justa. Pero cada día que pasas lamentándote por algo que te sucedió en el pasado, es un día perdido. Quedate con lo que aprendiste.

Es cierto que necesitas un tiempo de malestar para poder sanar. Sin embargo es completamente enfermizo que el dolor sea un estado cotidiano y natural. No, no lo permitas. No permitas que sé te pase la vida sin vivirla, y menos por algo que ya no podés cambiar. El presente es tuyo, no lo tires a la basura por lo que ya pasó.

Aprendé a quererte todos los días un poco más hasta que olvides porqué no lo hacías. (Beret)

El dolor es inevitable, pero sufrimiento es opcional. No optes por sufrir, optá por luchar.

El agradecimiento fue algo que me ayudó mucho también. Aunque sean las cosas más sencillas del mundo. El otro día sé cruzó un pajarito que tenía el lomo marrón claro y el pechito verde. Y agradecí a la naturaleza por haberlo visto. (Les juro que no me fumé nada antes de escribir la nota jajajaja) Después vi un bebe que abrazaba a su mamá. Me recosté en la parte fría de mi almohada y prendí el aire y me sentí feliz y agradecida por eso. Ahora escucho una lluvia torrencial desde el balcón, y el olor a tierra mojada. Mi familia tiene salud y Lucía me dice tía. Brunito y Mauro me cantan el feliz cumpleaños por Skype. ¿Me duele tenerlos lejos y no verlos crecer? Sí, muchísimo. Pero me quedo con lo positivo: que están bien, en un país ordenado, con una buena educación. 

38963605_2116778778394624_166212232173060096_n

Tengo agua para bañarme todos los días, un plato de comida caliente, y un trabajo. Afronto mil dificultades, me peleo con mi mente, la desafío, pero ya no me creo todo lo que me dice porque eso sería mi perdición. Al contrario, la lleno de pensamientos positivos, de imágenes de todo lo que me gustaría que pase. Me cuesta un huevo, no lo voy a negar… pero hay que intentarlo.  

Rendirse dejó de ser una opción, dejar de luchar es algo prohibido para mi porque ya terminé mal por ese camino

No hay vidas perfectas, amores de película, hijos perfectos, familias “Ingalls”. Ni siquiera los que tienen plata tienen la vida comprada. Nadie sabe cuanto va a durar lo que tiene, hay miles de cosas como la salud que el dinero no puede comprar. 

Pidan ayuda, no sé queden ahí. En general la depresión hace que uno sé encierre en una idea completamente arbitraria y falsa. Es una jaula de pesimismo, desamor propio y tristeza. Una combinación fatal. La llave para salir la tiene sólo esa persona, y por más tonto que parezca la tiene en su bolsillo, pero no quiere utilizarla para salir. Porque tienen miedo hasta de salir y encontrarse con algo peor que la vida de mierda que lleva, y créeme vos que estas leyendo, NO HAY ALGO PEOR QUE RENDIRSE Y DESPERDICIAR TU VIDA.

Pedir ayuda implica agotar todas las posibilidades: terapia psicológica y psiquiátrica, deporte, acompañamiento familiar, hobbies.  En definitiva, cualquier ayuda es válida. No sientan vergüenza de pedir ayuda, eso lo hacen las almas humildes y nobles.Pedir ayuda es empezar a quererse.

descarga.png

No te tires a sufrir, te juro que sino te ayudas vos nadie lo va a hacer. Es la peor mierda que existe entregarse así. Yo lo pasé y no saben cuanto me arrepiento de haberme rendido, de haberme culpado, de haberme lastimado psicológica y físicamente, siendo bastante desagradecida porque ahora comprendo lo afortunada que fui, y lo afortunada que soy. Lo bueno es que valoro más la vida que antes y agradezco tener salud para poder vivirla a pleno.

2cc090c090d0b3eb0a88ea85dc3f7afd

Otros tres pilares que me salvaron fueron mis pasiones, mis maneras de ponerme de novia con la vida y empezar a sentir algo por mí: correr, escribir, bailar y reír.

Empecé a correr maratones en 2014, y me cambió la vida. Escribir lo hice desde que tengo uso de razón y siempre fue el amor de mi vida, las palabras mi mejor compañía, me han consolado y abrigado en tantos momentos difíciles que no encuentro frases para describir cuánto me ayudó el teclado y las lapiceras.

Bailar… empecé zumba. Me conecta tanto con la vida. Me hace amar mi cuerpo, porque amo bailar y para bailar necesito a mi cuerpo. Y ahora mi cuerpo me da esa satisfacción, esa alegría, esas ganas de volar entre un paso y otro, entre una estrofa y otra. Reír… reír te salva. Me tatué en mi tobillo derecho “la risa me sana”, y amo ese tatuaje, porque realmente aprendí a reírme hasta de mí misma, de mis frustraciones. Me hace olvidar lo difícil que puede ser el mundo a veces, me distrae de todo lo malo que pasa en este país, alivia tanto mi dolor…

IMG_20181112_105945.jpg

La fe es fundamental… el primer paso es creer que podés.

Creeme que podés.

Confiá en vos.

Creetela.

Querete mucho, no seas boluda.

En serio, no es broma.

Vos podés.

 

 

Y les dejo la última frase, es del libro El poder de la Ley de Atracción. La tengo pegada en el espejo…

39752106_2139460236126478_1254484214003269632_o (1).jpg

Ojalá les haya servido de algo haber contado mi humilde experiencia…

Les deseo FUERZAS y FE.

Y no se olviden que es más real lo que sienten, que lo que piensan.

GRACIAS POR LEER

Lic. Nani Nanita

 

 

Las etapas del duelo

Duele el corazón,

cuando te lo dejas

cerca del final

donde todo empieza.

Escuché por ahí que existen una serie de etapas de “estados emocionales” que atravesamos hasta poder ”dejar en el pasado”, aquella situación que regó el conchudometro de nitroglicerina. 

Las etapas de superación son subjetivas. Cada persona va a pasando por estos estados de manera diferente, y algunas incluyen etapas que para otras ni asoman. Ya escribí una nota parecida sobre este proceso, pero en esta entrada, voy a apelar al humor para contar mi proceso de sanación(?), y no tanto a romantizar mi tristeza.

La típica situación, y en la que disculpen si peco de soberbia, me siento EXPERTA: te comés el viaje con un chabón que te encanta, te pinto el mundo de rosa y vos te embalaste, y te pasaste tres pueblos, te bajaste en Júpiter y quedaste a pata a las 2 de la mañana. Quebrada, meamor.

Viernes por la noche, cuando venías cagando ositos cariñosos y flasheando amor, el irresponsable emocional e histérico te sale con esto por mensaje de WhassApp:

“Quería explicarte que no podemos seguir porque yo no estoy preparado para tener una relación, porque se le rompió la patita a mi perrito, porque tengo el calzoncillo lleno de palometas, blabla”

Te cagó el fin de semana, el hijo de una camionada de putas. No te dan ganas de nada, y es lógico.

La primera etapa es la desesperación, el melodrama que roza lo tragicómico.  Se siente trac trac trac en mi corazón conchudo. Llanto, llanto, y más llanto. Por la calle, en los baños, en los bondis, en los ascensores. El paquete de pañuelitos descartables se vuelve una prolongación de mi mano. Así de conchuda.

Nada me distrae, nada me gusta, todo me aburre,45163699_2265561380183029_8827792968933965824_n porque lo único que quiero hacer es cogerme a un pelotudo que ya no quiere cogerme a mi. Estás al pedo en casa y querés patear todo pero renunciás a esa descarga porque sabes que después tenes que pagarlo vos. Entrás a Instagram para autoflagelarte con frases cursis, del tipo “deja que sane, deja que vuele, dejalo ir”. A la concha de su vieja, sí, inmaduro de mierda, turista emocional, deforestado mental (y demás insultos parecidos). 

Al día siguiente la catarsis de llanto empeora, es DOMINGO: lloro por la calle, por el súper, y sin lentes de sol. Termino siendo la hermana gemela del Wason, por ser fundamentalista de la máscara de pestañas. Aunque sea a prueba de agua, siempre me convierto en un monstruito. La gente me mira raro, y después me da risa cuando te ves mirando una vidriera, pensando “encima ni siquiera puedo reventar la tarjeta para consolarme”. 

Lunes: la rabia viene en mi ayuda. Y el odio siempre es un poco más racional que el dolor. Me acuerdo de todo lo malo que tenía el susodicho: de las boludeces, de los planteos, de los comentarios desagradables. Odio hacia él y hacia mi misma. Bah, odio todo: el amor, los corazones, los besos, mi suerte, las canciones, odio los mensajes de todos los tipos, su histeria, en fin, no quiero saber nada con los hombres.El odio te hace más fuerte. “No lloro más, si se quiere ir, que se vaya” (Mentira, sigo llorando)

El martes a la noche cometiste el insalubre impulso de escuchar Beret porque te crujía elIMG_20181015_015221 pecho de las ganas de garcharte al irresponsable emocional, y necesitabas sentirte comprendida. Canto en la ducha… “Vuelve, a decirme lo de siempre, que me quieres pero no puedes tenerme” Salgo de bañarme, y como soy una conchuda consagrada se me ocurre la poco feliz idea de releer conversaciones viejas. Llegue a la maldita etapa del venenoso revisionismo histórico. Llanto de nuevo, cuanto te cabe el melodrama.

11985034.jpg

El día miércoles, empiezo a fantasear posibles venganzas, como chaparme a su amigo contra la pared. Aun sabiendo que sos tan buena mina que no serías capaz.

Llega el viernes, y respiro hondo ordenando mis ideas perversas. Las ganas de poseer a ese cuerpo prohibido siguen intactas. Es momento de ingresar a la fase de abrazarse a sustancias nocivas para la salud; te juntas con un grupete de amigos a fumar faso y a tomar fernet. Fumate una chala que esta todo bien ♪ Aterrizás en Júpiter de nuevo, pero al menos ahora sabés que es porque fumaste y no porque un pelotudo te dejó de garpe. Te reís hasta que te duela la panza por cualquier motivo fumancho, llegás a casa y te morfas todo porque te pegó una lija tremenda. Dormís feliz como un koala.

Al otro día te despertás, bastante mejor. Hasta que recordás que soñaste con él. Que le sacabas la ropa, le hacías sexo oral, lo toqueteabas todo y acababa en tus brazos. Te despertás con su olor en la punta de la nariz. Y si, Morfeo es otro hijo de puta. Le mandas un audio a tu amiga puteando en Arameo.

Llega el fin de semana de nuevo y se cumple una semanita sin hablar con el irresponsable emocional. Todo un logro que sabés reconocerte. Ya tenes otra energía, estas empezando a desintoxicarte. Sumado a eso, oportunamente aparecieron dos chonguitos que servirán para distraerse.

Sábado a la mañana. La música viene en tu ayuda, esta vez es movida. Y moverse ayudar, bailar también te salva. Y como los temas movidos también hablan de amor, te sentís comprendida: Carlos Vives, Shakira, Nicky Jam, Natti Natasha, Thalia, Enrique Iglesias, Maluma, Piso 21. Todos en tu lista de Moviditos sonando al palo. Mientras tanto aprovechas para limpiar, y en algunas décimas de segundo sentís que el irresponsable desaparece de tus pensamientos. Poderosa, empezás a sentirte poderosa.45859293_2286623051410195_8553981064282898432_n.jpg

Por la noche, en la previa con amigas surge todo tipo de frases que intentar parecerse a consuelo. Etapa de las amigas que te bancan: “otro boludo más, nani”, “que se vaya a la concha de su vieja” “ya va a pasar” “y si le escribis al pendejo este que te garchaba re bien?” Y otros sabios consejos.

Te envían memes para reírnos de nuestra suerte, porque casualmente en materia de amor y relaciones NO PEGAMOS UNA. Reír, empieza a ayudarte, aunque en el medios le metas un Ale Sanz, Coldplay y Beret. Para no perder la costumbre de dramatizar estas pelotudeces.sdd

La psicóloga siempre aparece en estos capítulos macabros de cupido. “Yo creo que eneste caso cupido te ama, ese chico era demasiado toxico, ibas a enloquecer”. Oh, si ¿has probado enloquecer por un chabon que no sea toxico? Es muy aburrido jajajaajajajajaja. (parafraseando a Los simpsons)

La lija del porrito que te fumaste aflojó. Te mirás al espejo, y sabés que tu conchudez sigue dirigiendo tus emociones. La etapa PERRA empieza. Seguís rota por dentro pero vas a envías de superación. Además, ya te depositaron el sueldo. Cazas la tarjeta, y te mandas cagadas, porque entre escribirle al gil y comprar de más, me quedo con la segunda. Cancelas las harinas, las galletas de arroz. Yogurcito, ensaladita, frutas, caminatas, y ZUMBA. A bailar beba, ya lo vas a superar (?).

45292611_2274035049335662_3236432289042792448_n

Llega el fin de semana y te la querés poner en todos los sentidos, pero también querés que el mundo lo sepa. Bah, no nos engañemos, solo querés que el intento de hombre con el que te enganchaste se entere de que se está perdiendo un minón (?). Clavás una foto perrísima, fruto de todo lo que te cuidaste en la semana, y pones frases como “la vida es hoy”, sonriendo de oreja a oreja.

El siguiente paso es el reemplazo express coger con uno que  no suponga riesgos. El perfil ideal: mujeriego, inconquistable, baboso, idiota, pero con un envase super follable. Aburrido, en una palabra. Uno que desees su cuerpo y no tanto su mente. Uno con el que no puedas hablar de nada, porque solo esta interesado en terminar de garchar con vos y buscar a la próxima presa. Receta ideal para una distracción pasajera, y ante todo para recordar que EXISTE ALGO MÁS COGIBLE QUE EL OTRO BOLUDO. “Esta es mi noche”, pensas 

Llegás al boli entonada y todo te chupa un huevo. Me pongo a hablar con el prospecto de premio consuelo; mas o menos ya se que decirle, porque voy por el quinto irresponsable emocional. Cuando todo está por salir redondo, tropezás con una piedrita, que es tu misma conchudez. No tenes muchas ganas de cogertelo. No te da para ir a la casa, no querés. Mala señal, rechazo. Mala señal, quiero estar con el otro. Da igual, no te desanimás. Le sacás el numero y cuando te sientas mejor, le das duro y parejo.45809674_2284191818319985_8149967320542871552_n

Llega el domingo y me siento mucho mejor. La indignación me devora, de todas maneras. Quisiera ir y decirle que es un pelotudo, como si eso fuera a liberarlo del pedo emocional que tiene el chabon. O quizá, vaciarle un tarro de pintura en la cabeza, y demás fantasías. Como es ilegal, escribís. Escribir es mi etapa favorita. Escribo rimas, poemas románticos, satirizas tu pena cual Normita Aleandro, lloriqueas frente al ordenador como una niña que le han quitado su juguete. Escribís notas de blog, escribís en los márgenes de los papeles de laburo. Exprimís tu corazón hasta que no quede nada.

Clavás miles de historias de instagram con frases, y te fijás si las mira. Te volás la cabeza pensando si estará garchandose a otra, porque conchuda ante todo. (Si estuviera garchandose otra, cambia algo? Rezá por esa cristiana!) La idea te hace volver a la bronca. Agarrás el teclado y lo prendés fuego… escribís una nota de blog, haciéndole una critica con altura, para decirle decorosamente lo pelotudo que es, sin decírselo en realidad, conservando tu dignidad. (Porque perderla, la perdí a los 20, a los 31 si te querés ir ni te detengo papá, es al pedo)

Sin título

Escribir libera…. Después viene la etapa del aceite de coco, porque me empieza a resbalar. Es la más parecida a la superación. Como dije en mi nota anterior, el cactus de la desilusión se va digiriendo a duras penas, a duros penes (jajaja), a puras fumetas, y a base de boludos que sirvan de consuelo. Esta etapa del aceite de coco es genial. Porque no sólo te resbala, sino que te reís de él y de vos. La risa, tal como tengo tatuado en mi tobillo, te salva de nuevo. Te reís de lo que pensaste que podían llegar a ser, de lo conchuda que sos, y hasta te sentís orgullosa de vos misma porque en una semana te olvidaste y dejaste de extrañarlo.

Vuelvo a ver a una amiga en un par de días y ella pregunta:

-Te veo mejor, ya no estas mal por ese chico.- me comenta Yami.

-Estoy mucho mejor… Me costó mucho superarlo.- respondo seria, mientras revuelvo mi café matutino.

-Fue hace una semana, Nani. – repuso sorprendida.

-¿Nada mas?

-Nada más.

-Tengo un máster en superar histéricos. Cupido es mi mejor maestro.

Una vez terminado este proceso express de superación de un irresponsable emocional,  una suele bajar la guardia. Así que cuidado y no salgamos del maravilloso estado de….

45009508_2263742787031555_825814828248465408_o

EVERYTHING.

Por el bien del conchudometro, guardia alta. Aunque a estas alturas ya tenemos un colador y no un corazón.

JAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA

Gracias por leer!

Lic. Nani Nanita,

EXPERTA EN IRRESPONSABLES EMOCIONALES. MATRICULA 1987

 

El menos pensado

El menos pensado

“yo soy tu muñeca inflable”, dice ella, 
y se clava el alfiler. 

Empecemos por el final: terminó incluso antes de empezar. Todo lo que no llega a florecer, siempre es eterno, y ese es el peligro emocional más grande. Les hablo de ese tipo de relaciones duran lo suficiente como para ser inolvidables.  Se terminó como siempre terminan todas mis relaciones. El hombre que me interesa, es el hombre equivocado y con ese don a flor de piel de elegir tipos que me decepcionan. Cualquier tipo que me chapo termina siendo un pelotudo.

Lo conocí a una cuadra de mi casa, esperando el colectivo. Sí. Yo conozco chabones en la parada de colectivo y en el supermercado. De no creer…. Como ya saben, todos tienen apodos. Este es “el pececito”, por su signo zodiacal (Piscis).

El susodicho esperaba el 120 comiendo compulsivamente cerealitas de chocolate; vestía una camisa blanca, un jeans, no recuerdo el color.  Parecía ansioso porque subía el cordón de la vereda cerciorándose cada dos minutos si venía o no el colectivo. Me vi reflejada en esa ansiedad. Las galletitas se centrifugaban en su boca a una velocidad impensada, no terminaba una y ya tenía la próxima en la boca. Por suerte masticaba con la boca cerrada, de lo contrario me hubiese resultado desagradable. 

dav

No lo miré con mi típica actitud depredadora de querer saltarle encima y morfármelo de la misma forma en la que él comía las cerealitas; porque físicamente no es mi estilo. El menos pensado, es justamente el que te hace bajar la guardia. El típico hombre que lo mirás y decís, “es lindo, pero no me gusta.” 

La conversación empezó por culpa de mi reloj, que se cayó al charquito de agua. “Flaca, se te cayó algo”, me advirtió. Para que mentirles, el flaca ya me gustó. Durante una fracción de segundos pensé que era una broma, y me diría alguna pelotudez. Por suerte no fue así. ¿Por suerte dije? Por desgracia. Hubiera ahorrado tiempo y energías.

En mi afán estúpido de devolverle la gentileza, le quise avisar que el colectivo llegaba en 6 minutos según la aplicación  “Cuando llega”. Me puse en ridículo porque “el pececito” laburaba para la empresa de colectivos, y tenía muy claro cómo funcionaba el radar de la fucking aplicación:  me dio una explicación pormenorizada, la cual no entendí un carajo. Rápidamente me recuperé del bochorno, prometiéndome ponerle camisa de fuerza a mi amabilidad.

Cuando llegó el colectivo, me subí primera; prácticamente corrí para que no me pida pagarle el boleto. (Re laucha) Sospeché que no tenía tarjeta, porque solo llevaba las galletitas y su celular. Tampoco estaba para hacer beneficencia con los boletos de colectivo.

Para mi sorpresa, el colectivero no le exigió ningún tipo de boleto, evidentemente ya lo conocía. Ok, el pececito: 2, Nani: 0.

Se quedó unos minutos hablando con el conductor, y comentando el estado del tiempo o vaya a saber qué pelotudez. Yo miré por la ventanilla. Tenía una resaca de la puta madre, el día anterior me había tomado 3 gin tonic.

Se acercó a mí y me preguntó si podía sentarse al lado mío, yo asentí con la cabeza. Después de todo “el canchero”, me salvó de perderme el reloj. Hablamos un poco de todo, y antes de llegar a la terminal de ómnibus me pidió mi Instagram. Me descolocó, no me lo esperaba. No obstante, como actualmente trabajo como vendedora, supe que cualquier contacto me venía bien, así que sé lo di. Después de todo, me había caído bien.

Ingresamos juntos en la terminal de ómnibus, y seguimos hablando unos pasos. Le vuelvo a preguntar el nombre, porque ya me lo había olvidado. Yo quedando para el orto desde los ’80 tomo XVIII. Y bueh. De pedo retengo mi nombre, el resto es pura suerte. (?)

WhatsApp Image 2018-10-28 at 23.19.08 (1).jpeg

Una vez que estabamos adentro, cortando la charla inesperadamente, me dice, “yo doblo acá, que te vaya bien” y desapareció. Me quedé con la palabra en la boca porque iba a decir algo (no recuerdo qué), y solo pude contestar, “chau”. Me encogí de hombros y seguí.

Quedó ahí. Para mi no era un proyecto de chongo, ni de nada. Era un contacto que podía servirme para temas laborales. Nada más.

Por ese motivo, a los dos días, le escribí para preguntarle si tenía contactos para ofrecer el servicio que vendo en mi trabajo. Mi mente pecaba de inocente, yo seguía sin dobles intenciones, ante todo porque tenía la cabeza en otro lado. No estaba pensando en levantarme tipos. Para eso hay lugares especiales que se llaman boliches o bares, y no paradas de colectivos. ¿No?

Continuamos hablando por Whassapp, durante una semana. Me gustaba hablar con él, al menos por whassapp. Teniendo en cuenta que solo lo habia visto personalmente una vez.  Un día, me invitó a tomar mates frente al río. Sabía que iba a resolver en ese momento si me gustaba o no, o si sólo podía ser un amigo. El encuentro fue divertido y el tiempo se me pasó volando. Era fácil hablar con él, los silencios no fueron incomodos. Creo estabamos un poco nerviosos, pero lo normal. 

Estando acostada en el césped con el sol de frente mirando el Río Paraná y cebando mates, tuve ganas de darle un beso. Sin embargo, él mantenía una distancia, que a juzgar por sus movimientos no se atrevía a desafiar. Yo no estaba segura que fuera recíproco, entonces me quedé en el molde. ¿Y si era gay? Sentía tensión sexual, pero no queria tirarme a la pileta y generar un momento de mierda. Quizá no me veía como mujer y por un momento pensé que podíamos llegar a ser buenos amigos, y me alegré. Me gusta hacer amigos, aunque me sintiera atraída; sino pasaba nada entre nosotros, podía verlo como tal. Horas más tarde, cuando ya estaba en mi casa, dejó claras sus intenciones diciéndome que yo le gustaba…“Ningún hombre heterosexual te vería como amiga”, mi viejo tenía razón.

Pasaron dos días, y nos besamos en el auto mientras llovía. El sabado siguiente, nos fumamos un caño y tomamos un vino. Lo más loco es que hablábamos como si fuéramos amigos. Nos reíamos de todo. Dicen que cuando dos sé ríen un montón, la cosa es seria. (Puro mito en este caso) Terminamos curtiendo, y muy bien. Al menos yo puedo decir eso, el resto sé lo preguntan a él… les dejo el cel…03…era broma, buitras. jajajaja

El pececito era mi antítesis, al menos en lo que respecta a experiencias amorosas. Había experimentado años de noviazgo, una vida alejada de los boliches y la joda. Se autodefinía como alguien muy tímido, y hubo ocasiones en donde supo serlo. En otras, claramente no tenía nada que ver con aquella etiqueta. Podía ser entrador, y hasta soberbio en su justa medida. Esa seguridad en los tipos que me seduce hasta hacerme reventar las hormonas.

Hablando de reventar las hormonas… Tenía todos los abdominales marcados y un tatuaje que cubría su brazo derecho que me ponía loquísima. Abrazaba muy bien… Y cuando estaba tentado, cambiaba el timbre de voz y hacía que su risa fuera contagiosa. Su sentido del humor y el olor de su piel fueron letales para mí, me desarmaban de placer. En poco tiempo le alcanzó para volarme la cabeza de la forma más linda que hay, me sacó de la anestesia después de dos charlas cara a cara…

IMG_20181015_220543.jpg

Hasta que mostró todas sus flaquezas, cuando el hombre menos pensado, me salió con un martes trece repleto de excusas endebles e irresueltas como un polinomio matemático, como una fórmula de física cuántica que nunca pude entender. Que “me hablo con otra chica”, que “me estaba enganchando”, que “no estoy preparado para otra relación”, que “sufro mucho los celos.”

Sino estás preparado para otra relación, no la empieces, maestro.

Si te vas a ir con otra, andate y listo.

¿Celoso de qué? 

No entendía NADA.

Lo que sí era claro es que me estaba cortando. Según su lectura, no podía seguir con “lo nuestro”, ese vinculo que no tenía nombre, pero era nuestro.

Es cierto que pisamos el acelerador, pero no recules así nene. Y pensar que no tenías pinta de cagón. ¿No se cansan de retroceder estos especímenes histericos? ¿No piensan antes de generar algo en el otro y en sí mismos?

El sexto sentido de los hombres es darse cuenta de las cosas, TARDE.

Sin ADAS.jpg

A mi me gustaba muchisimo. Me gustaba la mujer que yo era cuando estaba con él, me hizo sentir suficiente. Yo siempre tengo bajo autoestima, pero con él sentía que bastaba con ser yo misma, con mis carencias, con mis asquerosa sinceridad, mi verborragia peligrosa, con mis inseguridades, mi impulsividad, mi humor negro y pese a todo, estaba bien ser yo. Eso no se siente todos los días. Era genuinamente yo misma, ni más ni menos. Era tan yo misma con él que el Pececito podría leer esta nota y no tendría nada para ocultarle, porque ya lo sabe, porque le fui de frente.  Nunca me puse ninguna careta, tengo 31 para vender simulacros, es estresante y me aburre.

Lo bueno que rescato es que este tipo de irresponsables emocionales que pululan a mi alrededor, “la cagan” más rápido y yo me curo en tiempos récords. Veo venir mi cura en el horizonte, y yo aún estoy parada esperando el 120, que quizá tarde un poco más pero se que va a llegar. Pasa un día a puro Beret, Ale Sanz, Ed Sheeran y Coldplay, con lagrimitas de por medio,  y un día amanece y yo ya seguí mi vida como una autómata. Clavé cumbia y reggaetón, le meto a la zumba y a otra cosa. Es una experiencia corta y amarga como tragarme un cactus. Las espinas pasan por mi tráquea, y siento el gusto a sangre en mi boca, frunzo el ceño, se nublan mis ojos, caen las lágrimas, gimo para soportar el raspón en el esófago. Mi estomago digiere aquella sustancia viscosa de la desilusión.

Al siguiente fin de semana depuro el dolor con alcohol, 3 kilos menos, y un bomboncito chapando en un rincón del boliche. Muero de pronto, vivo siempre.

Ya no son consuelos vacíos, porque esos besos casuales son más reales de los que me dio adentro de su auto, frente al río lloviendo torrencialmente. Los típicos chapes “de levante”, son más sinceros que una conversación en un atardecer, con mates de por medio. Porque sabemos que ese beso es simplemente ese beso, sin pretensiones de generar algo más que un buen momento; en cambio la escenografía de una buena charla, y risas, incluso sin besos, es más ambicioso, tiene más envión para aterrizar en el alma, tiene intención clara de rozar la ternura, esa traicionera que yo tengo a flor de piel, solo por pecar de indefensa en la mayoría de las ocasiones. Pero, ¿sino me dejo llevar por ese momento, quien soy realmente, un robot que vive en piloto automático? Si me retiro, nunca va a ser por miedo, sino porque no me alcanza lo que siento. Prefiero morirme antes de quedarme con la duda.

Además, siempre estamos listos para lo que llega a nuestra vida, sino no hubiese llegado. Si te pasó a vos, es porque podés.

DlpixOcWwAAeGN6

Lo más triste es sentir, como dice el tango que “al final nada es cierto”. Que para algunas personas los momentos lindos les pasan por al lado y son capaces de soltarlos como sino los hubieran atravesado. O quizá, no los atraviesan. Los viven, los respiran y los terminan y le ponen punto final, como a una jornada laboral o a una risa escandalosa. ¿Es todo tan anecdótico para estas personas? Que aburrido debe ser vivir así, pero bueno es una elección de ellos. El problema es que les hagan creer al resto que estan viviendo eso sin estar en realidad con todo su corazón ahí en ese instante cuando te reís a carcajada con esa persona…. ¿tan por al lado te pasa todo lo que hacés? ¿como separás tus actos de tus ganas? ¿haces todo porque te da igual?

Es muy facil aclaren, “estoy acá siendo el más tierno del mundo, pero esto no es real. No es real lo que te digo. En unos días voy a dar 3000 pasos para atrás, me voy a arrepentir, porque no sé que mierda quiero, no te ilusiones pelotuda. Irresponsables emocionales sueltos por el mundo y yo me los encuentro a todos. ¿Con qué necesidad? Flaco, si querés garcharme andá de una a los bifes, no peques de tierno, soy susceptible al cariño, tengo un déficit del mismo desde 1987. Un poco de respeto, y piedad. Digo, ¿no?

se-solicita-cupido-nuevo-y-responsable

Y prefiero pensar que lo que sentía no era suficiente para animarse, o que quizá otro sentimiento por otra persona aplastaba lo que yo le generaba. Es doloroso, pero es necesario para el punto final que tengo que ponerle en mi cabeza, para bloquearlo de mi mente.

Se acumula la lista negra de cagones, histéricos que solo sirven para perder el tiempo. Cupido, no seas tan hijo de puta, ya aprendí, mandame uno que al menos me quede como amigo y confidente. 

Lo bueno es que ya mastiqué el cactus, y ahora lo estoy digiriendo a base de fernet y explotando el teclado. Ahora me falta el exceso de rímel en mis pestañas, las faldas cortas  y los 3 kilos menos… y un muñequito inflable para curarme a base de mimos vacíos, de lo que no pasó, de lo que me salvé y de lo que se perdió.

Aunque a veces, me pierda en lo que nos perdimos…

(“No da más de tierna la que no le gustan las relaciones”)

Gracias por leer…

Lic. Nani Nanita.

Más acostumbrada a la tormenta, que a la calma.

P.D.: Si invento el artefacto para detectar HISTÉRICOS, me hago millonaria. Los tipos deberían venir con un trailer para que una sepa donde se esta metiendo. HE DICHO!

Irresponsables emocionales

Irresponsables emocionales

(y otras yerbas)

…que ya no puede soportar 
la pendejada de que todo es igual,
siempre igual, todo igual, todo lo mismo… 

¿Le pasa que en algunas cuestiones están perdidos? Calculo que sí. A mí en muchas. Muchísimas. ¡Un rollo de papel higiénico! Jajaja

Me siento un extraterrestre cuando veo gente que sale de una relación y se mete en otra con una facilidad entre admirable y pasmosa. Descontando el hecho de que en mi caso es casi imposible que se consolide “relación”  con todas las letras, el intento de ‘relacion’ me dura menos de un mes con la misma sintonía.

Me cansé de preguntarme cuantas lecciones más una tiene que aprender para lograr COINCIDIR con el otro. Antes que salte la manada de rompe huevos a pensar consejos, increíblemente tengo que aclarar: no estoy generalizando, hablo de mi forma de relacionarme con los hombres,  o sea, de mi experiencia particular y la de muchas mujeres que conozco.

Una y otra vez intento explicarme a mi misma cuánto más hay que hacer o mejorar para encontrar a alguien que no disocie sus actos de sus sentimientos.

¿Cómo mierda podes comportarte como si una persona te importara y a la semana siguiente hacer como sino la conociste? Intento buscarle una explicación y ninguna encaja. Al menos, no con mis parámetros.

Hay miles de frases que circulan por las redes con respuestas que en mi opinión son una falacia. “Fijate en lo que hace, las palabras se las lleva el viento”  Que se yo, no es tan así.

Si vamos al caso, cuando alguien te demuestra interés, su interés todavía parece estar en duda; una permanece a la expectativa, porque sabe por experiencias pasadas que el susodicho de los mensajes interesantes, de la música en la sí coinciden, ese chabón que apareció de casualidad, puede tirar bomba de humo y desaparecer cual helado de dulce de leche granizado en mis manos.  Sin saber los motivos, sentís como que te perdiste un capítulo, cuando a ciencia cierta no pasó nada, o si pasó, una no se enteró. Nada que explique el motivo. Solo silencio, y un vacío en la conversación de whassapp. Lamentablemente los actos no alcanzan; cuando te demuestran, tienen que estar acompañadas de palabras. Que te confirme con hechos y con palabras, que sí va en serio; sino siempre sentimos – por nefastas experiencias pasadas – que nos puede estar boludeando, jugando al noviecito, ya que muchos tienen ese hobbie deplorable.

Después pasan los meses y el efecto de ese malestar por súbita desaparición del pibe pasa, porque todo pasa.

Se acumulan las mismas experiencias conchudas. Llega un punto –amargo a mi entender- en que te alcanzan solo unas semanas para estar como antes y que te importe un ovario y medio. El que se corto es uno más, te entrenás en dejar de sentir cada vez más rápido ese vacío, aun sin ningún tipo de explicación.

Te sueltan y soltás, porque ya estas curtida. Soltás lo que llegó a tu vida de la nada y te hacía bien, y se fue de la misma forma, fugazmente y en silencio.  Con suerte quizá queda un garche fijo, y con fijo me refiero a dos veces por mes. Es un tanto mediocre cuando sentiste que podían haber sido mucho más.

Te acostumbrás a esta mediocridad. Ni siquiera te pones triste, te cagas de risa, o te reís para no llorar. Sin embargo, te seguís preguntando lo mismo. ¿Cómo mierda existe gente que hace cosas que no siente? ¿Cómo mierda le demostrás que alguien te importa cuando en realidad no? O, en su defecto,  ¿Cómo mierda te deja de importar de un momento a otro? Que se yo, al otro también le pasan cosas y eso uno lo entiende. Supongamos que re apareció su ex. ¿Cómo hacés para no ser sincero y decírselo y no dejar a la otra persona como si fuese un poste de luz? ¿Importa mucho el titulo de la relación, o hay que ser una pareja estable para esperar respeto del otro y brindarlo?  

¿Estoy flasheando? ¿Me fui al carajo? ¿Soy demasiado moralista? Jajaja. Que se yo gente, la empatía es mi fuerte. (AWANTA, madre teresa de calcuta.) BkqDFMgCEAEDaOx

Que se entienda, no me refiero a dar explicaciones. Hablo de pensar que el otro es una persona también…y de ser sincero con respecto a la relación. El resto es tu tema.

Yo no sé cómo pueden vivir en piloto automático. Me pongo cursi: ¿como no poner el corazón en lo que hacés?. Para coger con alguien tres veces por semana, hablar todos los días, y SENTIR como sino lo hicieras. Hoy por hoy, el chabon de turno necesariamente tiene que validar sus acciones con palabras, tiene dejar muy en claro, con señales firmes que realmente es real lo que está sucediendo, porque ya directamente nada es “creíble”. ¿Es miedo? ¿Son pelotudos? ¿Se hacen los pelotudos?  ¡O las boludas somos nosotras!

Te hacés la boluda… o el boludo soy yo uoo ajajajajaj ♫♫♫

¿Me fijo siempre en los mismos pelotudos? No hace falta ser psicólogo para saber que yo no elijo bien, pero estos casos comienzan a ser masivos. ¿Dónde mierda están los chabones con huevos para decirte lo que les pasa sin tantas vueltas?

Ni hablar de los histéricos, (los cuales ya hice referencia en ésta nota) que se borran pero nunca del todo. Son pajeros fosforescentes. Van y vienen, intermitentes, explotando el conchudómetro en reiteradas oportunidades (oportunidades rengas, cabe aclarar)¿Donde carajo están los que no son irresponsables emocionales, egoístas, para dejar de hacer sentir lo que no sienten, de provocar lo que no pueden sostener, de no animarse a soltarte pero tampoco a “tenerte”? 

En estos casos da la impresión de que nada de lo que sucede es cierto, o en cualquier momento se desmiente. Los chabones enseguida recorren un camino a la inversa salvo raras excepciones.

Se pueden ir todos a la mierda. No voy a negociar quien soy… Voy a 

a5f75c733824e7b753eca382ead7468a

seguir siendo yo misma, cueste lo que me cueste. Voy a seguir diciendo lo que siento, voy a seguir demostrando que alguien me importa, voy a seguir jugándomela cuando una persona me interesa… porque algún día, algún forro día, voy a conocer uno que valga la alegría. Un día voy a conseguir coincidir en tiempo y ganas con alguien que si se anima a vivir. O al menos a ser sincero!

 

 

Algún día un tipo me va a generar ganas de creer. Mientras tanto, que se vayan todos a la mierda. Aguante enamorarse, animarse, jugarse. La vida es una sola.

Como dice el tweet de una grosa , NoCarolain…

“No te quedes con  las ganas, con las palabras sentidas, los abrazos y los besos. Que no te gane el miedo, no te guardes el amor. Morite viva.”

 

No ponerse caretas tiene u12038291_1203247873026119_876412437910486382_nn precio, pero también un gran valor.

Se vive mejor creyendo. En uno mismo, en la vida… la esperanza es la vida defendiéndose… Podés salir lastimada pero eso te hace humana y estás viviendo mujer!

El que no arriesga… no gana…

Como me aburren los tibios, prefiero vivir.

Un besito a todas las mujeres y hombres valientes (y sinceros).

Lic. Nani 🙂 

Bloquealo…de tu mente.

Escuché, pero deje que se fuera
Recordé todo lo libre que era
No puedo conseguir, cambiar ni corregir
Lo que me corre en las venas…

Después de una especie de discusión o intercambio de palabras poco felices con el histérico de turno, además de generar que mi conchudómetro vuele por los aires, en un impulso lo bloquee de todas las redes sociales.

Esta alternativa del bloqueo virtual, es moneda corriente hoy en día. Creo que es un manotazo de ahogado y nos refugiamos en ella cuando ya no toleramos al otro,  o específicamente, determinada situación con el otro.
Contextualizando: Después del bloqueo, me fui de vacaciones. Dos semanas después de volver, ya llegando a este presente, el histérico seguía bloqueado. La idea hablar de él, ni contar una aburrida historia de cómo un chabón que no te quiere (no te quiere ni coger, vale la salvedad) te escribe, porque no llegaríamos a ninguna parte. Intentar entender a un pelotudo es apagar un incendio con nafta. No perdamos el tiempo.
Hablando con el psicólogo terminé entendiendo que bloquear es un acto evasivo. Quizá es sano en un principio, pero después ya es signo de no tolerar. Siempre fui una persona que no puede soportar el dolor sin causarse otro peor, sin caer en el autoflagelo. Como si para hacer más pequeña esa dolencia, tuviera que generar una pena mayor, para así poder relativizarla. Por ejemplo, cometo excesos, me voy de un extremo al otro, aprovecho el látigo discursivo para darme una y otra vez, me sirvo grandes cucharadas de culpa y las degluto sin un poco de piedad a mi misma. Es retorcido, es psicótico, pero bueno quién dijo que soy sana? jajaja . 
Se que no soy muy original, esto nos pasa a muchas personas.
En el medio de la sesión el psicólogo me preguntó: ¿por qué mierda lo tenes bloqueado, Nani? Lo primero que le contesté “porque el aparece y me habla, es un hijo de puta, no me quiere y me escribe, bla”  Gustavo me miró y asintió con la cabeza: “Si bien ya sabemos que este sujeto que es un boludo consagrado” …. hago pausa para que se rían…. jajaja… “creo que vos le echas la culpa a él de no poder moverte de ese lugar, de no poder ser indiferente, es una responsabilidad tuya resguardarte de sus idas y venidas. Hacete cargo, y aprendé a protegerte, nadie lo va a hacer por vos. Ni siquiera Whasapp ni instagram.”

Me parece una estafa emocional que ni whasapp ni instagram se quieran hacer cargo de lo conchuda que soy! jajaja
Entonces el bloqueo es pura y exclusivamente, para NO HACERME CARGO. Mi estilo de vida favorito: Huir.  La verdad, hablemos en serio chicas… si contestamos un mensaje es porque nos queda un poco de esperanza, porque nunca vamos a ser amigas del ex histérico (Ya es una situación sentimental la histeria jajajajaja, de que me río, es re grave che.)

El año pasado había podido ignorarlo completamente, porque para mi no tenía nada más que hablar con él. ¿Qué es lo que cambió ahora? ¿Acaso algo me hizo pensar que era posible? WHAT ARE YOU TALKING ABOUT?, conchuda jaja.

La esperanza era milimétrica, pero hizo tambalear esa certeza. (Y digo milimétrica porque si hubiese sido etérea no le hubiera dicho que no a tener sexo desenfrenado. Siempre supe hablar con él era una pérdida de tiempo. )

Lo cierto es que cuando finalmente estás convencida de que NO, ignorás aunque te duela. Sos indiferente, aunque lo desees. Sabés que no hay nada por hacer aunque te mueras de ganas. El que se quiere ir, se va. El que abandona, el que se rinde con respecto a alguien, hace un bloqueo mental, no en redes sociales. No tiene nada que ver con dejar de desear, tiene que ver con saber que no tenés más nada para hacer en ese lugar, ni en ese rol, ni con esta persona. Que por mucho que lo quieras, no es correspondido y con eso no se puede hacer NADA. En esta instancia en la que estoy, me duele, pero ni siquiera lloro. Estás más cansado que herido. (Sobre todo estoy harta de mi misma) El tiempo hace el resto y te terminás curando. Digo curar, porque hablamos de personas tóxicas que no te sueltan ni te tienen, son un desperdicio de oxígeno pero existen y no podemos matarlas porque es ilegal. (Jajaja)

Si ya te convenciste que tu mente no es un tacho de basura, es cuestión de tiempo. Pero ni el whasapp, ni instagram, ni facebook pueden hacer un trabajo que es nuestro: Saber correrse de donde nos hacen daño… si somos lo que permitimos que nos hagan, no nos dejemos hacer mierda. No seamos irresponsables emocionales con nuestro propio corazón. Ni siquiera por cordialidad, todo TIENE UN LIMITE.
Hay que saber cuando parar, muchachas.
(Aunque nosotras las paramos todas… ah se iba a la re mierda! Bueno un chiste para romper el hielo!!)

Soy completamente consciente que tal vez dije un montón de obviedades juntas, y no descubrí América, pero tampoco intentaba hacerlo. Sin embargo estas son las típicas cosas que SABEMOS, pero olvidamos que las sabemos. Hay que refrescar la memoria, uno se pierde en el arduo camino de la conchudez jajaja

ouewfiu

Hasta la próxima… y prometo aparecer más seguido de ahora en más, para contarles… porque creo que Cupido ya me esta preparando uno candidato a ser el próximo boludo de turno…. (….CHAN)

Ah, me olvidaba… además de desbloquear, hacerse cargo e ignorar… una buena sacudida CURA TODO….Vamos a por ello!! (Próximamente en las páginas de mi conchudez)

Lic. Nani, “de repente me hago cargo”, Nanita.

(Ahora se hacía la responsable, pikachu. Jajaja ) 

 

La vida está sucediendo.

La vida no te está esperando en ninguna parte, te está sucediendo. 
-Osho

APRENDÍ…
Que quien es buena persona, lo es con todos.
Que convertirme en lo que no soy por el comportamiento de los demás, es otra forma de traicionarme,tumblr_mghij0gbni1rcu2i9o1_1280-1080x516
Que perdonar, es perdonarse,
Que el rencor es basura,
Que a la agresión, solo distancia,
Que soy lo que permito que me hagan,
Que mi paz interior no es negociable,
Que ser buena persona si vale la pena, aunque a veces cueste mil decepciones,
Que todo lo que das siempre vuelve,
Que lo que perdés regresa de otra forma,
Que lo que vivimos jamás lo perdemos,
Que ser libre es amarme,
Que la felicidad está en lo que tengo y no en lo que me falta,
Que para querer hay que quererse primero.
Que no jugarse es suicidio,
Que no tengo que demostrarle nada a nadie,
Que soy todas las personas que quiero y abrazo,
Que este viaje es único y que cada destino es personal,
Que lo más inteligente es quedarse donde te quieren,
Que soy capaz, que puedo, que quiero y que me lo merezco,
Que cada pensamiento es actitud frente a la vida,
Que no es tarde,
Que creer no es de ilusos,14370281_1185983158140862_7004321557242521208_n
Que querer nunca es en vano,
Que soltar también es amor propio,
Que voy a arriesgarme una y mil veces,
Que amo profundamente todo lo que tengo, 
Que valoro lo que me dejaron quienes vinieron, quienes están y quienes se fueron.
Que creer en todo lo que escribo es un vértigo infinito,
Que es dulce el mareo de la vida por delante,
Que reír me salva,
Que rendirse jamás,
Que escribir siempre,
Que ser feliz es darse cuenta,
Que la vida está sucediendo, que la vida es ahora.

No dejen que la vida les pase sin vivirla

Aprovechemos lo bueno, al carajo con lo malo.

Licenciada Nani

Modo Zen

Conchuda en plena felicidad, y paz interior

P

Que dure mucho tiempo! jajaja

 

 

Game over, histéricos.

Vengo a decir un par de verdades que me dan vuelta en la cabeza.

Seré directa, no voy a analizar demasiado.

El tipo que es un cagón NO sirve. No importa cuánto te guste, no importa la piel que tengas con él, ni

SONY DSC

cuánto te haga reír, ni el tamaño de su chota, ni lo genial o seductor que te parezca.

Sino tiene huevos para decir lo que le pasa (sea bueno, malo, regular, te guste o no te guste, es lo mismo), si es un cobarde para mostrarse como es, si le hablas como una persona madura y no contesta, y cuando le pones una pelotudez si contesta porque justamente solo sabe decir pelotudeces, NO TE ENGAÑES, NO TE SIRVE NI DE PERCHERO.

Nunca va a cambiar. No existen antídotos contra la pelotudez mental y contra los fracasados y los poco huevos. Son inmaduros, nacieron así, son unos pobres infelices.  Su evolución psicológica NO DEPENDE DE VOS, NI DE NADIE. Nada podes hacer para rehabilitar semejante primate, CONVENCETE.

La histeria tampoco se cura. El mecanismo de comportamiento del histérico es un círculo básico vicioso, que nos produce adicción. NO ES AMOR, NO ES SANO.

El histérico va a volver cuando lo estés soltando, va a hacer las mismas pendejadas de siempre, va a comportarse como un pre adolescente aunque este pisando los 30.

El histérico te va a hacer sentir que vos tenés la culpa de todos sus malestares, usara tu cabeza como tarro de basura; cuando de repente te sientas más confiada porque en “esa semana” parecía haberse bajado de la calesita; en ese momento TE VA A INVITAR A COGER Y APAGARA EL TELÉFONO UNA HORA ANTES DE LA CITA O TE VA A CANCELAR POR UNA PELOTUDEZ. Después va a aparecer a los tres días preguntando si te garchaste a otro cuando el NO TE GARCHA. Cuando te encuentre ebria en el boliche, te va a agarrar, lo vas a putear, pero te vas a ir a garchar con él, porque sos una conchuda incurable. Más tarde, seguirá el circulo vicioso: te dirá una cosa y en el renglón siguiente va a cambiar de idea. Sino me creen queridas conchudas, las invito a releer viejas capturas de whaspapp, son la evidencia virtual de lo que afirmo.

El histérico es irresistible porque en general, es intermitente. Siempre aparece, siempre ESTA SIN ESTAR. En tu cabeza, volviéndote loca con mensajes ridículos.

El histérico es nada menos que la nueva tendencia de “el hombre equivocado”. Joderá con cosas que no debe joder y cuando vos hagas lo mismo te va a tratar de loca. Vas a jugar su juego, vas a intentar que la histeria termine y bajar un cambio, porque ya no te divierte, porque de repente el hijo de puta te importa, pero CREEME EN ESE JUEGO NO HAY FORMA DE GANAR.

El histérico te enferma la cabeza, no te da nada salvo un polvo por mes (con suerte) , y te boludea hasta límites insospechados. Es cagón, va y viene, y no se decide, no es un hombre.

No tiene huevos para jugarse, ni para dejarte en paz, ni para decirte que carajo quiere. ¿Saben por qué? PORQUE NO SABEN LO QUE QUIEREN. Entonces siempre están disconformes y salpican al resto con su mierda.

Con el histérico no se puede ni “chonguear.” No sirven ni para eso, porque como ya dije previamente, NO TE GARCHAN, encima de fumar su locura, tenés que mendigarles la pija.

El verdadero hombre TE GARCHA, Y TE CANTA LA POSTA DE LO QUE QUIERE O NO QUIERE. El chongo con las pelotas bien puestas, te deja satisfecha y te deja intuir si quiere algo serio o no. Pone las cartas sobre la mesa y te dice “que onda”. De hecho, el mujeriego es mejor, porque enseguidita te das cuenta como viene la mano.

Esto me digo a mi misma y a ustedes.

Soltemos

*todo lo que nos genere malestar.

*el afán de querer controlar la locura de un histérico

*todas las pijas que amagan y no nos garchan.

Recordemos

Que cualquier pija es reemplazable.

Ya sufriste cosas mejores que ese pelotudo.

Que mandarlo a la mierda depende de vos.

Aprendamos

Que somos lo que permitimos que nos hagan

Que esperar se espera la comida en un bar, no a un pajero sin huevos.

Conclusiones:

*EL TIEMPO QUE LE DEDICAS AL PELOTUDO, ES TIEMPO PERDIDO

*LOS HISTÉRICOS NO TE HACEN ACABAR, TE HACEN RENEGAR.

*LOS HUEVOS QUE SE OLVIDO EN LA PANZA DE MAMI, NO CRECEN.

Mandalo a cagar porque “PERDERLO” NO ES PERDER NADA,  PORQUE NO TE DA NADA. De hecho, estás ganando algo que no vuelve: valioso tiempo para garchar con otros.

O tal vez si perdamos algo: la presidencia del país de las conchudas.

Cambio y fuera (nunca más literal)

Las saludo atte.

Lic. Nani Nanita.

 

 

Muero de pronto, vivo siempre.

Todo es así
cuadros dentro de cuadros
siempre un final sin fin
después de un nuevo ensayo.

Se vivir
y es merodear
entre tantos ojos.
Leer, deletrear,
aquel, real
mensaje entre líneas.

(Catupecu Machu)

Llorá, araña las paredes, agonizá cada segundo de tu espera. Entra sin pausas en la tristeza más amarga, sin la más mínima resistencia, no pongas obstáculos, no te obstines, desnúdate ante esta miseria. Toma el café de la mañana escuchando una dolorosa canción que te recuerde a él, sabiendo que no es ni será el hombre que esperas. Si es necesario pegá un cartel con el estribillo en el calefón y en la pantalla del televisor. Torturate, persuadite lentamente por el duelo.

Llora, derramá lagrimas hasta el espasmo, suspirá de dolor; lamenta haber creído una vez más en vano. Parpadea y sentí los latidos acelerados, queriendo morirse de ansiedad, podridos de latir. Que te entre el melodrama, aceptalo. Dejá que las lágrimas recorran tus mejillas impunemente, lleguen hasta tu cuello, deja a tu mirada perdida en la pared blanca, sin ver nada más que su recuerdo. Relee la conversación estúpida que tuvieron, e ilusiónate otra vez;  a los diez minutos sentí el gusto a sangre en tu boca por haberte caído de cara a la realidad… la amarga verdad de saber que no puede ser, que no será, que nunca fue, que no es.

Sucumbí ante sus ataques de histeria, movete según sus reglas, seguile el juego, jugá a ganarle, a no perder las ganas de ganar; aférrate a la mediocre promesa de un polvo , a soñar que dormis con él y preguntarle que piensa del aborto, si cree en el sistema solar, si alguna vez se fumó un porro, si por fin se animó a ser él mismo soñá con que te trae el desayuno a la cama, y decepcionate otra vez cuando no lo haga. Despertate sollozando.

Y cuando él se decida a verte, después de coger, echalo, tratalo como a un pedazo de carne, desangrate de ganas, trágate todo lo que sentís. O no, jugátela, demostrale que te importa, aceptá sus respuestas mudas, insistí. Vivi esta frustación pensando, nuevamente, que será la ultima.

Volve a escribirle para recibir el “no” que te escupe en la cara, como respuesta porque su emocionalidad inestable no sabe lo que quiere. Confundite con sus celos infundados, sin derecho a expresar, ahorra los tuyos… disfrutá aquel deporte favorito q13588938_10156997577955234_1956537984_oue tiene de incendiarte la mente, saboreá el masoquismo de saber que vos le das el bidón y el fósforo encendido.

Bancate cada pelotudez que haga, cada acto de inmadurez, báncate lo que te niega, agarra cualquier migaja que provenga de él, CANSATE, agotate de su oportunidad renga. Que se corte por fin la cuerda que estiró por sus idas y venidas, por la prematura decepción; asumí que tu miedo te salva, y que su miedo también. Que no se pierden porque no se animan a tenerse. Que el no puede y vos tampoco .Que ese día no va a pasar nada, que no hay nada nuevo por acontecer, porque sencillamente no hay espacio, y tampoco sabés si vos podrías darlo. Aceptá que su mensaje arribara tarde y será ambiguo e intermitente como siempre, angustiante. Acepta que el mejor de los casos es que no llegue nunca.

HARTATE de una vez, llora porque te equivocaste, por tu patológica costumbre de interesarte en lo imposible, por tu adicción a lo inalcanzable, porque a vos también te faltan ovarios para animarte; envolvete en tu imaginación, viajá a Jupiter y supone lo que piensa el otro. Dalo por hecho. Llorá otra vez hasta anestesiarte con la brasa de imaginar lo peor.

Espera que suene tu teléfono y morite de ansiedad; camina por las calles de junio anegadas de hojas secas como tus expectativas,  llorando otra vez. Parpadeá , sentí como la tristeza de repente muera y la ira te envuelva, que el odio te de una mano y te haga firme y dura. Volvé a ponerte de pie como venganza… pedile a tu amiga que te mande reiki; caé de nuevo, enviale el mensaje de chistes pelotudos y cuando veas que no te sirve, revoleá tu intención contra la pared. Hacé lo mismo con tu inocencia barata.

 

Agarrá una hoja en blanco y dibujá un cuadro sinóptico de esta crisis, reconocé que siempre supiste que no era real, ni posible (por eso te aferraste). Desarmá el deseo en pedacitos, limpiá la sangre de tu cara mientras lo acribillas sin piedad, agarrátela con él aunque sea protuberancia tuya; escarbá su raíz, de donde viene y hasta dónde quiere llegar. Palpá los motivos corrosivos por los que te aferraste a ese capricho con nombre y apellido. Aguardá en el balcón mojándote, a que pare de llover. Revolvé en el cajón de las circunstancias, sacale jugo a la derrota, alecciónate, preguntate por qué apareció en tu vida sino iba a quedarse. Odia a Dios, cúlpalo de todo, insúltalo en arameo porque nunca te tiene piedad.

Hacé borron y cuenta nueva, porque Dios te dio mucho más de lo que esperabas. A vos misma, a vos, que cerras los ojos y estas viva.

Mirate al espejo, observá tus curvas, tus 58 kilos, relee tus escritos, y date cuenta que pese a su metro 81, no está a tu altura. Cerrá los ojos de dolor recordando su lengua adentro tu boca el primero de junio, con 5 grados bajo cero, y desabrigados. Sacudí la cabeza y borrá la escena con una puñada en el centro de las bocas juntas. Olvidate de pronto, que la piel no te deja huir. Aferrate a tus propios barrotes hasta que se doblen y se rindan, mientras enterrás el deseo.

Descartá recuerdos, no los bastardees, soltalos, guardalos por un tiempo. Madrid vestida con mensajes, ilusiones que mentían, mensajes que te incendiarion la cabeza, conversaciones hasta las tres de la mañana, fotos de tu cuerpo en su celular, promesas de polvos inconclusos (porque el ego duele más que el alma). Suprimí, archivalos, guardá cada texto dentro de una carpeta de Word, adentro de otra carpeta, enterralos virtualmente. Eliminá las capturas. Parpadea, seguí adelante.

Es difícil, y si, te dejás llevar otra vez…arrasada por tus ganas de ser sus ganas.

¿Y qué?

Caé de nuevo en la miseria de cigarrillos mentalados de tu agria decepción; relativízalo, reite a carcajadas, reconcíliate con Dios, escribí una nota de blog, empezá a archivarlo, tachá de tu mente la imagen de su fisonomía en en el contexto la casualidad donde lo encontrás.. Nada de eso es real, ni posible de conocer. Traicionate y después pedite perdón. Otórgatelo.

Alejate, alejate de una vez de una persona que no sabe lo que quiere. Llorá pero aprendé a alejarte. Tomá clases, practicá, salí a correr, agitate, transpirá la camiseta de tu ultima maratón. Bailá zumba, reíte con amigas, comete un chocolate. Limpiá tu casa bailando. Agredecé que tenés una. Amá mucho a los que se juegan por vos, y descartalo a él, que no lo hizo. Racionalizá. Disminuilo en tu cabeza, intentalo al menos

Fracasá de nuevo en la tentativa, suspirá porque te duele. No te avergüences por eso. Tenés derecho al dolor, y a la frustración. No hay que dudar de lo que duele. Estás viva, peor sería que no duela, que vivas anestesiada. 

Escribilo, escribilo triste, feliz, superada, borracha, libre, escribí esta desilusión sin que te importe la sintaxis. Vomitá lo que sentís. Largalo. Escribí desprolijo, a mano, con teclado, con puntos suspensivos. Llora, 8 semanas, 4 horas, 25 minutos.

Destruí tu hígado. Castigate con ABSOLUT y Speed, con Sex and beach, cerveza o fernet, todos los fines de semana, abusá de las faldas cortas, y no ahorres labial rojo fuego. Gritá, cantá hasta que te duela la garganta, soltá tu pelo. Reventá de resentimiento y enojo; cogete a otro pibe, se puta, se la más puta y después sentite vacía. Odiate. Sentite fracasada. Odia tu mala suerte, culpala de todo, castigá al azar. Empezá a soltarlo de desilusión. Profana el dolor de adentro tuyo. No lo dudes, es necesario.

Parpadeá, tocá tu rostro, entendé que después de depurarte en llanto y alcohol, después de la ceguera de no verlo por tantos días, ya no tenés tantas ganas de llorar. Que ya no estás tan segura de porqué llorabas. Que tu ego herido te tapó la verdad, la verdad que en el fondo no te pasa nada fuerte con ese chabón. Solo fue un espej20160704_234412ismo de lo que tuviste ganas que pase. 

Soltalo de miedo, soltalo por su puerta cerrada, por su indefinición. Renace, reite  de lo que se pierde y de lo que te salvaste; convencete de una vez: la vida te está haciendo un favor. Lo que sucede conviene y lo que no, también. No pierdas la esperanza nunca, aferrate a vos misma.

Reite de vos misma por pensar que podías ir a algún lado con él. No lo odies, es otro, es su mambo y su rollo. No te hagas cargo, “perdonalo” por no haber podido o no haber querido. Comprendelo de alguna manera. El resentimiento también tenés que soltarlo, ocupa tiempo y energías.

Volvé a exprimir el dolor de tu antigua tristeza; reite nuevamente porque sabés que reír te salva. Reite a carcajadas de tu estupidez. De haber caído en semejante idiotez. Guardate y resguardate de dejar entrar a alguien nuevamente, empezá a filtrar quién merece un segundo de tu tiempo y quien absolutamente nada, aprendé a ver donde depositas expectativas y con respecto a quien…  porque hay una sola vida para comprender que la vida es una sola. Sentí en tu cuerpo la adrenalina de que su hechizo termine, la paz de ver que todo vuelva a la normalidad.

El resentimiento se va cuando reconoces que todo se trataba de un absurdo capricho.

Renacé lentamente. Date el tiempo para eso.

Siempre termina a tiempo lo que improbablemente puede empezar.

Esta, es una carta a mí misma;

ahorrando miles de detalles, claramente, pero parece que la oportunidad renga II,

que me afectó más de la cuenta.

¿Y ustedes, en que fase están?

Gracias por leerme

Licenciada Nani Nanita, animando a mostrar miserias en su blog, reflexiva de otra forma, haciendo clic con otitis y tirada en la cama, convencida de que se puede soltar,y sonriendo porque reír te salva y la vida es hoy.

En otras palabras… orgullosa de mí.

 

La oportunidad renga II

Ha sido divertido, me equivocaría otra vez.

Como Cupido tiene reservado un cesto de oportunidades con diferentes patologías, acomodadas estratégicamente en mi vida amorosa, esta nota es la secuela de la Oportunidad renga 1, protagonizada por mi y el Señor Tofi.  Y dirigida por Dios, que me detesta.  Esta vez, me encontré con una oportunidad renga muchísimo más interesante de lo que fue el Señor Tofi.

Vamos a decirle ZZ. Nació 1988 bajo el signo de Leo, es ingeniero ¿industrial? No me acuerdo, pero es Ingeniero. La cosa olía mal de entrada, los ingenieros no me dan confianza y convengamos que la rata uno era (es) ingeniero. Son demasiado metódicos para mi espontaneidad de Licenciada. (¿Me fui al carajo?)

Nos conocimos por amigos en común. La primera vez que nos juntamos, fue un viernes, el día que lo conocí descubrí que teníamos muchas cosas en común. Lo realmente alarmante es que yo seguía sin flashear con una escena de sexo desenfrenado. Digo alarmante, porque cuando me gusta un chabón, enseguida me imagino garchando como perra en celo, pero él fue la excepción. Cuando llegue tenía un mensaje de él. De verdad que no lo esperaba, y descubrí que me gustó, sentí que podíamos llegar a ser amigos. (Lo digo en serio, ninfómanas jajjaajaja)

Pasaron los días y seguimos hablando. Sin coqueteos, ninguno. Siempre chistes y pelotudeces. Un domingo de marzo, 15.00 hs. Textual: “Escuchá. Estoy en aprietos, necesito que me ayudes y me digas que serie puedo empezar a mirar hoy mismo.” Se me vino un pantallazo de ambos en mi sillón mirando una serie, sin contacto físico. Lo imaginé como amigos, pero vieron que la línea entre “amigos” y “te garcho” es muy finita, a menos que en serio lo metas en la frienzone o que el chabón no use un buen perfume. No era el caso.

En semana santa, me fui a Córdoba con amigas… ZZ no estuvo en mi mente en ese momento, yo empezaba a persuadirme con la idea que podía ser mi amigo, hasta que Maru, hablando de la amistad entre el hombre y la mujer,  “todos los que dijiste que eran tus amigos, te los terminaste garchando”.  Ni siquiera le había contado que me escribía con él, pero esa frase fue una especie de alarma.

Volvíamos de otra juntada, y me llevaba a casa. Estábamos solos. (Existieron leves acercamientos, pero nada demasiado relevante) Bueno, ¿para qué negarlo?, a esas alturas ya estaba pensando en cogerle la sonrisa.  Llovía a baldes, me bajé del auto, y no pasó nada. Honestamente, sentí que ZZ estaba acercando un cuchillo incandescente a mi ego. Lo empecé a ver como una amenaza. Si de verdad ZZ solo pretendía una amistad conmigo, iba a matar a Cupido. Lo juro, iba a reventarlo a patadas en el ojete. Una frase encendió mi esperanza sexual: “No va a faltar oportunidad para que esperemos a que pare de llover”.  Ok, te conviene y que no sea renga eh!

Vale aclararlo, ZZ parecía ser otro tipo personalmente. No me miraba a los ojos. Tal vez era así con todos; me parecía un tanto indescifrable. Mensaje va, mensaje viene, terminamos garchando, y yo apuré un poco el asunto. La noche estuvo bien. Tengo imágenes esporádicas, no recuerdo todo porque estaba muy borracha, pero sé que la pasé bien. Le dije que quería que se quede a dormir, y cuando me acordé me quise pegar cinco tiros en la concha, no es nada propio de mí hacer eso. Al día siguiente, me preguntó si me arrepentí. Claro que no, pendejo. Me arrepentía sino te garchaba.

Calentamos la pava durante tres semanas. SI, TRES. Hasta que por fin me dice de vernos un sábado por la tarde. Pensé, me voy bien atendida al boliche esta noche. Ja,ja,ja, enuncio Cupido… Me canceló a último momento; en el fondo presentí que no iba a concretarse. Le terminé preguntando si realmente tenía ganas, porque me demostraba que sí, pero percibía que algo lo frenaba. Su respuesta: Nos tenemos que llevar bien, seguro nos seguimos juntando y no da para crear un momento incomodo”. CHAN.  Me pidió que dejemos todo librado al azar, que “si daba, daba y sino no”. TODO MUY NORMAL. Todavía no encontré el teléfono del Señor Azar, pero creo que es un guionista del carajo. Primo de Cupido y Satanás y la concha de su abuela en tanga.

Después del sinceramiento que no fue sincero, se cortó el contacto whasappero. Cuando lo vi nuevamente, no podía mirarme a la cara; nunca lo sentí tan retraído. Yo también me sentía incomoda y dolida. Parecíamos dos desconocidos; la situación que él quiso evitar, finalmente sucedía. Lo putee internamente, porque me hacía sentir que yo lo había presionado, eso no era cierto. No lo vi quejarse mucho cuando estábamos en la cama. Ese era momento para decirme que no, pero buenovenía atrasado el tren.

¿Cuándo me enviaba mensajes no se percató que nos teníamos que seguir viendo?, Y por otro lado, ¿tanto quilombo para garchar hora y media? Hora y media, si. Porque viciosa jajajaja.

Tengo clavado un cuchillo en el ego cual estaca en el pecho del Conde Drácula.  No caigo de que un chabón me haya dicho que no a garchar. ¿No se supone que es lo único que quieren? ¿No se supone que son los que garchan y se van a su casa, los que siguen sus instintos animales, luego de hacer lo suyo? Evidentemente no. Lo curioso es que  eso es lo único que esperaba de él.  Se puede separar la paja del trigo, soy de las que piensan que sí. Al menos al principio. ¿Habrá pensado que era una propuesta de matrimonio?  No, se lo aclaré desde el principio.

Ojo, no pretendo que suene machista, ni deshumanizar a los hombres. Ellos también tienen derecho a no querer coger, y eso no los hace menos hombres; es respetable cualquier decisión que puedan tomar al respecto. El gran problema es la contradicción, es dar señales erróneas, la perspectiva del sí pero no, del no, pero avanzo, y al final retrocedo, el innecesario histeriqueo. Eso es la inmadurez de jugar con el tiempo y la paciencia de los demás. Tu vida es tuya, sino perdés el miedo a que te consideren un idiota por ser vos mismo, si te traicionás para aparentar, también te estás cagando en el resto.

En fin… Ya ni sabía si el chabón me gustaba por algunas cosas que leí en su Facebook, porque los gustos en común,porque hablar con él era muy lindo, o directamente, porque me dijo que no, porque me histeriqueó.

Hubiera preferido, que sin titubeos me diga que no le gusto, o que estaba enamorado de su ex, como el señor Tofi; de ese modo lo entendería y sería más fácil soltarlo.  Que me diga que la había pasado mal en la cama, pero no, me dijo lo contrario. 

Me equivoqué, y lo asumo… lo puse en un pedestal, lo vestí con ideas mías, pero en el fondo no llegué a conocerlo y esa es la espina, no me lo permitió. Otra vez con la oportunidad renga a cuestas. Oportunidad de coger, oportunidad de chuparnos una birra y volver a coger. ¿Qué importa de qué? Me la negó.

Podía estar con un montón de chabones, pero con él no. ZZ se quedó a vivir en el sofá de mi mente y no me daba ni pelota, el muy forro. Me escribía con otros tres chabones y yo solo pensaba en él, no me reconocía. Encima en el sofá estaba en pelotas y tomaba fernet solo. ¡Si te vas a quedar acá, ponete la ropa!  ZZ no sabía con quién dejarme, y me dejó con las ganas. Si no vas a estar en mi cama, salí de mi cabeza. Y te repito, por favor vestite. No seas tan hijo de puta. En algún momento de lucidez iba a sentirme libre de este caprichoso ataque de concha talle XXL.

Se complicaba; la oportunidad imperfecta de AA, tenia (tiene) una buena pija y una sonrisa exquisita. Bajo autoestima, inseguro, humilde, buena ortografía, y humor inteligente. Sobre todo, me gustaba la mirada esquiva de sus ojos de indefinido color. Su timidez me enloquecía, esa inhibición era casi letal para mis sentidos. Sin embargo la oportunidad era renga…  y paradojalmente, me dejó rengo el ego y los ovarios inflados a compresor.

Luego de horas de  auto-reproches, comprendí que para que te den una oportunidad enferma, es mejor que no te den nada.

A mí no me quedó nada por hacer, ni por decir, siempre fui fiel a mí misma, cueste lo que cueste. Esa paz no me la quita nadie.

La oportunidad que me dio será renga, pero yo no estoy renga. La cojera de la oportunidad es un defecto suyo y no mío. No ‘nos’ perdemos, él se lo pierde.  Las oportunidades que uno no aprovecha, las aprovecha otro, y por algo es así. Quizá el destino me está salvando de irme a vivir al País de las conchudas.13324157_10156860775995234_420382865_o

La lección es recordar que merecemos más que un polvo borracho; detenernos a intentar comprender o encontrarle lógica al comportamiento de un histérico, es tirar minutos de vida a la basura. Nada más equivocado que el hombre histérico, y nada más histérico que el hombre equivocado.

No importa cuánto te guste y cuántas ganas tengas de cogerle la sonrisa. No importa su olor, su mirada, no importa todo lo que te seduce de él, no importa que incendie la cabeza si en el peor de los sentidos, también te incendia el ego.

Esperar a un histérico es subirse una expectativa manejando un triciclo acelerando a fondo, y de frente a la pared.

Para garchar también hay que ser claro y conciso, se trata de madurez. Los hombres seguros de sí mismos, de lo que quieren,  los que saben comunicarse forma concisa, son los que nos hacen acabar la sucursal del punto G en el oído. El resto, zaraza.

Basta de hombres que no están a la altura de riesgo. Basta de archivar oportunidades rengas. Sí, a dar vuelta la página; si, a soltar lo que no encaja, si a desprender el capricho del ego.   Sí, a los hombres que pueden y saben separar la paja y el trigo.

Basta de pendejos emocionales. Dejemos que maduren, dejemos que transiten su camino, pero por favor, no intentemos rehabilitarlos, no es nuestro deber.

Nuestro deber es pasarla bien y ser feliz, no estresarnos con pelotudeces, ni hacernos cargo de “batallas” ajenas, porque no podemos hacernos cargo del comportamiento de otros, solo del nuestro.

Para aquietar el antojo del ego por ZZ, me dije “Voy a utilizarlo de inspiración, de historia de blog, voy a arrancarme las ganas de ser sus ganas, voy a transformarlo en uno más.” Eso es lo que es. Distinto, pero uno más, así de paradójico.

Entonces, me instalé Tinder; empecé a vestirme como una perra todos los sábados, a cantar en el boli “♪ No te creas tan importante ♫”. Tanto cantarla me di cuenta que efectivamente no es importante. A veces, me pongo conchuda, pero al menos me dejó de caber el melodrama, por fin, y por eso pude escribir esta sabia nota (Aguantá, heredera de Sócrates jajaja).

Ahora ya no tengo la excusa de la tragicómica conchudez por ZZ, pero sigo se-solicita-cupido-nuevo-y-responsablesaliendo a mansalva… A ver si uno me da una oportunidad que tenga la anatomía completa, hable claro y me mire a los ojos, que camine recta y sin tambalearse. Y sobre todo, que me garche más de una vez.

Le erré de nuevo… porque errarle es un estilo de vida y esquivar el éxito, mi hobbie favorito  desde 1987.

Igual, que esto quede claro…aunque lo rajé del sofá de mi mente, y lo haya dejado en pelotas en el balcón cagándose de frió,  al pendejo lo parto al medio.

Mi voz interior: Basta Nani, No te enganches.

Tramitame el próximo histérico, Cupido hijo de mil puta. 

 

Thank you for reading (Hablaba en inglés, la tilinga!).

Nani, Licenciada en oportunidades rengas,

Productora Asesora de Inseguros,

Conchuda incurable 

PD1: A ver si arreglo el detector de boludos de una puta vez.

PD2: El karma me recordará que no me dejó hacerle la fiestita.

PD3: Pendejo del orto, te odio.

 

 

“No debo cagarla”

Jodete (Jodete)
Jodete muchísimo
Porque odiamos lo que tú haces
Y odiamos a todo tu equipo
Así que por favor no te mantengas en contacto
Jodete (Jodete)
Jodete muchísimo

 

Supongamos que soy una mujer soltera (¡Sos soltera, Nani! me dirían ustedes, y es cierto, pero déjenme soñar mierdas ) En serio, supongamos que una mujer X soltera, sale una noche con amigas. Se pide un Sex and the beach a las 3 de la mañana en el boli, mientras suena “No podrás” de Christian Castro, y con tus amigas bailan desaforadas, acordándote de ese flor de hijo de puta que aparte de no olvidarse que lo amaste como tamaña imbécil, le chupaste la pija como si fuera el último palito helado bañado en chocolate de la faz de la tierra.

Tipo 4.30 de la mañana aparece un muy lindo ejemplar que te hace dejar de recordar la pija palito helado de la rata numero uno del ranking de tu frustrada vida amorosa (interpelo sólo a las frustradas, a las que no que se vayan a coger jajaja 😛 ), para despertar nuevas imaginaciones sexuales, como que se la chupas, porque su perfume se clava en el centro de… bueno, se entendió la idea ¿no?

Entonces empezás a hablar con el chabón, lo de siempre: a que se dedican, próximos proyectos, que les importa, y en el medio del pedo, intento tirar frases inteligentes. En mi caso es una cuestión de ego porque si el flaco se le ocurre darse cuenta que soy inteligente, con el pedo que tengo, me importa tres forros usados (Se que soy inteligente y su opinión no cambia nada.) (Se agrando Chacarita)

Son las 5.30 siguen bailando. Y yo pienso “¿Cuando me llevará a coger este pancho?”, me estoy pegando flor de embole ya. Como últimamente tengo una pija mental, mi único pensamiento es, “no debo cagarla, no debo cagarla”·

Y mi próxima frase es una frase que debería decir él (eso dicen los manuales)

-¿Nos vamos a un lugar más tranquilo?

El tipo me miró azorado (sí, hablo de alguien en particular, le ponemos el Dr. Chapatin) pero después sonrió como si hubiera ganado el gordo de navidad.

-Sí, dale.– “Al menos te gusta coger, inútil” dice mi voz interior que es como mi yo conchudo versión Yarará.

¡Faltaba que me digas que no MEAMOR, cuando estuve chamullando toda la noche!

En fin, después de una noche así con el doctor Chapatin francamente no espero nada. Sí, con un poco de suerte, sólo volver a coger. Si me llama tipo 9 de la noche un viernes y me dice “paso a coger”, me hace un favor. Nunca lo haría, claramente.  No lo lamenté, sobre todo porque no me resultaba lo suficientemente interesante, o mi ojo interior encendió el aparato de detectar boludos a tiempo y lo supe dilucidar apenas crucé dos palabras.

Con respecto a toda la situación tan común descrita, que puede variar en detalles, horarios y otras yerbas, hay ciertos supuestos, o presupuestos que se creen en esta sociedad, sobre todo con respecto al comportamiento de la mujer. (En este caso yo)

*Si te entregas rápido el tipo no se engancha.

*Tenes que hacerte la difícil porque sino se aburre, no te entregues rápido.

*Jugala de santa, que primero te conozca como persona.

Las 3 premisas dicen prácticamente lo mismo: cuánto tiempo tardas en coger, mejor es… y de esto tengo mucho que decir

La mujer – o mejor dicho EL CUERPO de la mujer-  es visto como un desafío. Cuanto más difícil sea conseguirlo, más incentivado estará el susodicho en la cuestión de “tenerlo”.

La mujer tiene la obligación de “atrapar” al hombre ENTREGANDO algo. Esa creencia entraña que la mujer cuando garcha rápido “PIERDE ALGO” (y no digo la virginidad porque la perdí hace 8 años, aunque ojo, después la recuperé jajajaja)  La mujer para “valer”, debe ser difícil en cuanto al sexo. Recuerden: hablo del sexo, no de otra situación. Los cuernos están exentos, hablamos de dos personas solteras.

Realmente, pensándolo bien ¿La mujer pierde algo cuando se acuesta con un tipo de forma casual? Yo diría que no.

Por otro lado, si primero debe conocerme como persona, para lograr que se interese en el desafío que representa socialmente mi cuerpo (acto sexual), básicamente el MODO DE CONOCER a un hombre, lo decide el mismo hombre, a su gusto, imagen y circunstancia.  O lo decide esta sociedad. La mujer no puede elegir mostrarse así, porque de ante mano el 99% de los tipos sale corriendo. 

El doctor Chapatin, salió corriendo. Porque no tolera ser tratado como garche. En su mayoría, o al menos la mayoría de los hombres que tuve la desgracia de conocer, no se fuman que los traten con la mentalidad machista con que tratan ellos a las mujeres que conocen.

En cambio, el tipo que se acuesta con una mujer de una noche, es visto como un winner. Como un hombre deseado que ama a las mujeres descartables, de las que en un alto porcentaje, se quieren diferenciar. Como el sueño de la pelotudita que lo quiere cambiar para que sea mañana “un padre de familia”, para decir que “colgó los botines conmigo” (capaz se conformó, boluda, no seas ingenua)

Y voy a agregar algo más. Si el desafío, o el misterio que entraña una mujer, solo reside en su cuerpo, es decir si a un hombre E (Equivocado) se le van las ganas de conocer como persona a una mujer Z , solo porque se la cogió en la primera noche, estaría reduciendo al misterio de una persona a la tiempo que tardó en entregar la argolla… hablando mal y pronto.

Primero somos cuerpos y después personas… Si una mujer que garcha en la primera noche, es puta, implica que una sola actitud te define tu forma de ser.

¿Unas horas de garche alcanzan para definir el modo de comporttumblr_lnvmpp5HBr1qjjnf5o1_500_largearse de alguien en la vida? ¿Se puede valorizar la forma de brindarse de alguien porque te lo garchaste rápido?

El hombre puede hacer lo que sienta, cuando lo sienta, la mujer no. La mujer está atada a un montón de mandatos sociales y si los desobedece es señalada como PUTA.

El hombre, en ese afán de sentirse deslumbrado por una mujer que se niegue a darle lo que quiere , también queda como un reverendo idiota. Creo que dos personas para construir algo deben sentirse interesadas, pero no a base de prejuicios, sino a base de compartir cosas, de vivir cosas de a dos. ¡Es la única forma! Coger una vez, chapar una vez, no dice nada. Es un puto momento. Si hay piel, se puede ver que sale de eso. Pero reducir el otro a una actitud bajo efectos del alcohol es tener el cerebro cerrado y chamuscado.

No es por victimizar al género… encima de tener 9 meses a un bebé en la panza y parirlo, somos profesionales, limpiamos, cocinamos y contenemos a todos los que nos rodean… ¿TAMBIÉN TENEMOS QUE HACERNOS LA DIFÍCILES PARA GENERARLES INTERÉS?

Parece que si chicas… No debemos cagarla, o directamente nos encasillan en una jaulita de prejuicios retrogados.

¡LA PUTA MADRE!

Leeesto, váyanse a cagar, muchachos.

Conclusión:

Cupido es un enano maldito y por supuesto, HOMBRE.

 Lic. Nani Nanita

A) La nota es para reflexionar, no la tomen muy en serio

B) No digo que sea todo cierto, puedo equivocarme, pero igual tengo razón

C) Debatan.