Las etapas del duelo

Duele el corazón,

cuando te lo dejas

cerca del final

donde todo empieza.

Escuché por ahí que existen una serie de etapas de “estados emocionales” que atravesamos hasta poder ”dejar en el pasado”, aquella situación que regó el conchudometro de nitroglicerina. 

Las etapas de superación son subjetivas. Cada persona va a pasando por estos estados de manera diferente, y algunas incluyen etapas que para otras ni asoman. Ya escribí una nota parecida sobre este proceso, pero en esta entrada, voy a apelar al humor para contar mi proceso de sanación(?), y no tanto a romantizar mi tristeza.

La típica situación, y en la que disculpen si peco de soberbia, me siento EXPERTA: te comés el viaje con un chabón que te encanta, te pinto el mundo de rosa y vos te embalaste, y te pasaste tres pueblos, te bajaste en Júpiter y quedaste a pata a las 2 de la mañana. Quebrada, meamor.

Viernes por la noche, cuando venías cagando ositos cariñosos y flasheando amor, el irresponsable emocional e histérico te sale con esto por mensaje de WhassApp:

“Quería explicarte que no podemos seguir porque yo no estoy preparado para tener una relación, porque se le rompió la patita a mi perrito, porque tengo el calzoncillo lleno de palometas, blabla”

Te cagó el fin de semana, el hijo de una camionada de putas. No te dan ganas de nada, y es lógico.

La primera etapa es la desesperación, el melodrama que roza lo tragicómico.  Se siente trac trac trac en mi corazón conchudo. Llanto, llanto, y más llanto. Por la calle, en los baños, en los bondis, en los ascensores. El paquete de pañuelitos descartables se vuelve una prolongación de mi mano. Así de conchuda.

Nada me distrae, nada me gusta, todo me aburre,45163699_2265561380183029_8827792968933965824_n porque lo único que quiero hacer es cogerme a un pelotudo que ya no quiere cogerme a mi. Estás al pedo en casa y querés patear todo pero renunciás a esa descarga porque sabes que después tenes que pagarlo vos. Entrás a Instagram para autoflagelarte con frases cursis, del tipo “deja que sane, deja que vuele, dejalo ir”. A la concha de su vieja, sí, inmaduro de mierda, turista emocional, deforestado mental (y demás insultos parecidos). 

Al día siguiente la catarsis de llanto empeora, es DOMINGO: lloro por la calle, por el súper, y sin lentes de sol. Termino siendo la hermana gemela del Wason, por ser fundamentalista de la máscara de pestañas. Aunque sea a prueba de agua, siempre me convierto en un monstruito. La gente me mira raro, y después me da risa cuando te ves mirando una vidriera, pensando “encima ni siquiera puedo reventar la tarjeta para consolarme”. 

Lunes: la rabia viene en mi ayuda. Y el odio siempre es un poco más racional que el dolor. Me acuerdo de todo lo malo que tenía el susodicho: de las boludeces, de los planteos, de los comentarios desagradables. Odio hacia él y hacia mi misma. Bah, odio todo: el amor, los corazones, los besos, mi suerte, las canciones, odio los mensajes de todos los tipos, su histeria, en fin, no quiero saber nada con los hombres.El odio te hace más fuerte. “No lloro más, si se quiere ir, que se vaya” (Mentira, sigo llorando)

El martes a la noche cometiste el insalubre impulso de escuchar Beret porque te crujía elIMG_20181015_015221 pecho de las ganas de garcharte al irresponsable emocional, y necesitabas sentirte comprendida. Canto en la ducha… “Vuelve, a decirme lo de siempre, que me quieres pero no puedes tenerme” Salgo de bañarme, y como soy una conchuda consagrada se me ocurre la poco feliz idea de releer conversaciones viejas. Llegue a la maldita etapa del venenoso revisionismo histórico. Llanto de nuevo, cuanto te cabe el melodrama.

11985034.jpg

El día miércoles, empiezo a fantasear posibles venganzas, como chaparme a su amigo contra la pared. Aun sabiendo que sos tan buena mina que no serías capaz.

Llega el viernes, y respiro hondo ordenando mis ideas perversas. Las ganas de poseer a ese cuerpo prohibido siguen intactas. Es momento de ingresar a la fase de abrazarse a sustancias nocivas para la salud; te juntas con un grupete de amigos a fumar faso y a tomar fernet. Fumate una chala que esta todo bien ♪ Aterrizás en Júpiter de nuevo, pero al menos ahora sabés que es porque fumaste y no porque un pelotudo te dejó de garpe. Te reís hasta que te duela la panza por cualquier motivo fumancho, llegás a casa y te morfas todo porque te pegó una lija tremenda. Dormís feliz como un koala.

Al otro día te despertás, bastante mejor. Hasta que recordás que soñaste con él. Que le sacabas la ropa, le hacías sexo oral, lo toqueteabas todo y acababa en tus brazos. Te despertás con su olor en la punta de la nariz. Y si, Morfeo es otro hijo de puta. Le mandas un audio a tu amiga puteando en Arameo.

Llega el fin de semana de nuevo y se cumple una semanita sin hablar con el irresponsable emocional. Todo un logro que sabés reconocerte. Ya tenes otra energía, estas empezando a desintoxicarte. Sumado a eso, oportunamente aparecieron dos chonguitos que servirán para distraerse.

Sábado a la mañana. La música viene en tu ayuda, esta vez es movida. Y moverse ayudar, bailar también te salva. Y como los temas movidos también hablan de amor, te sentís comprendida: Carlos Vives, Shakira, Nicky Jam, Natti Natasha, Thalia, Enrique Iglesias, Maluma, Piso 21. Todos en tu lista de Moviditos sonando al palo. Mientras tanto aprovechas para limpiar, y en algunas décimas de segundo sentís que el irresponsable desaparece de tus pensamientos. Poderosa, empezás a sentirte poderosa.45859293_2286623051410195_8553981064282898432_n.jpg

Por la noche, en la previa con amigas surge todo tipo de frases que intentar parecerse a consuelo. Etapa de las amigas que te bancan: “otro boludo más, nani”, “que se vaya a la concha de su vieja” “ya va a pasar” “y si le escribis al pendejo este que te garchaba re bien?” Y otros sabios consejos.

Te envían memes para reírnos de nuestra suerte, porque casualmente en materia de amor y relaciones NO PEGAMOS UNA. Reír, empieza a ayudarte, aunque en el medios le metas un Ale Sanz, Coldplay y Beret. Para no perder la costumbre de dramatizar estas pelotudeces.sdd

La psicóloga siempre aparece en estos capítulos macabros de cupido. “Yo creo que eneste caso cupido te ama, ese chico era demasiado toxico, ibas a enloquecer”. Oh, si ¿has probado enloquecer por un chabon que no sea toxico? Es muy aburrido jajajaajajajajaja. (parafraseando a Los simpsons)

La lija del porrito que te fumaste aflojó. Te mirás al espejo, y sabés que tu conchudez sigue dirigiendo tus emociones. La etapa PERRA empieza. Seguís rota por dentro pero vas a envías de superación. Además, ya te depositaron el sueldo. Cazas la tarjeta, y te mandas cagadas, porque entre escribirle al gil y comprar de más, me quedo con la segunda. Cancelas las harinas, las galletas de arroz. Yogurcito, ensaladita, frutas, caminatas, y ZUMBA. A bailar beba, ya lo vas a superar (?).

45292611_2274035049335662_3236432289042792448_n

Llega el fin de semana y te la querés poner en todos los sentidos, pero también querés que el mundo lo sepa. Bah, no nos engañemos, solo querés que el intento de hombre con el que te enganchaste se entere de que se está perdiendo un minón (?). Clavás una foto perrísima, fruto de todo lo que te cuidaste en la semana, y pones frases como “la vida es hoy”, sonriendo de oreja a oreja.

El siguiente paso es el reemplazo express coger con uno que  no suponga riesgos. El perfil ideal: mujeriego, inconquistable, baboso, idiota, pero con un envase super follable. Aburrido, en una palabra. Uno que desees su cuerpo y no tanto su mente. Uno con el que no puedas hablar de nada, porque solo esta interesado en terminar de garchar con vos y buscar a la próxima presa. Receta ideal para una distracción pasajera, y ante todo para recordar que EXISTE ALGO MÁS COGIBLE QUE EL OTRO BOLUDO. “Esta es mi noche”, pensas 

Llegás al boli entonada y todo te chupa un huevo. Me pongo a hablar con el prospecto de premio consuelo; mas o menos ya se que decirle, porque voy por el quinto irresponsable emocional. Cuando todo está por salir redondo, tropezás con una piedrita, que es tu misma conchudez. No tenes muchas ganas de cogertelo. No te da para ir a la casa, no querés. Mala señal, rechazo. Mala señal, quiero estar con el otro. Da igual, no te desanimás. Le sacás el numero y cuando te sientas mejor, le das duro y parejo.45809674_2284191818319985_8149967320542871552_n

Llega el domingo y me siento mucho mejor. La indignación me devora, de todas maneras. Quisiera ir y decirle que es un pelotudo, como si eso fuera a liberarlo del pedo emocional que tiene el chabon. O quizá, vaciarle un tarro de pintura en la cabeza, y demás fantasías. Como es ilegal, escribís. Escribir es mi etapa favorita. Escribo rimas, poemas románticos, satirizas tu pena cual Normita Aleandro, lloriqueas frente al ordenador como una niña que le han quitado su juguete. Escribís notas de blog, escribís en los márgenes de los papeles de laburo. Exprimís tu corazón hasta que no quede nada.

Clavás miles de historias de instagram con frases, y te fijás si las mira. Te volás la cabeza pensando si estará garchandose a otra, porque conchuda ante todo. (Si estuviera garchandose otra, cambia algo? Rezá por esa cristiana!) La idea te hace volver a la bronca. Agarrás el teclado y lo prendés fuego… escribís una nota de blog, haciéndole una critica con altura, para decirle decorosamente lo pelotudo que es, sin decírselo en realidad, conservando tu dignidad. (Porque perderla, la perdí a los 20, a los 31 si te querés ir ni te detengo papá, es al pedo)

Sin título

Escribir libera…. Después viene la etapa del aceite de coco, porque me empieza a resbalar. Es la más parecida a la superación. Como dije en mi nota anterior, el cactus de la desilusión se va digiriendo a duras penas, a duros penes (jajaja), a puras fumetas, y a base de boludos que sirvan de consuelo. Esta etapa del aceite de coco es genial. Porque no sólo te resbala, sino que te reís de él y de vos. La risa, tal como tengo tatuado en mi tobillo, te salva de nuevo. Te reís de lo que pensaste que podían llegar a ser, de lo conchuda que sos, y hasta te sentís orgullosa de vos misma porque en una semana te olvidaste y dejaste de extrañarlo.

Vuelvo a ver a una amiga en un par de días y ella pregunta:

-Te veo mejor, ya no estas mal por ese chico.- me comenta Yami.

-Estoy mucho mejor… Me costó mucho superarlo.- respondo seria, mientras revuelvo mi café matutino.

-Fue hace una semana, Nani. – repuso sorprendida.

-¿Nada mas?

-Nada más.

-Tengo un máster en superar histéricos. Cupido es mi mejor maestro.

Una vez terminado este proceso express de superación de un irresponsable emocional,  una suele bajar la guardia. Así que cuidado y no salgamos del maravilloso estado de….

45009508_2263742787031555_825814828248465408_o

EVERYTHING.

Por el bien del conchudometro, guardia alta. Aunque a estas alturas ya tenemos un colador y no un corazón.

JAJAJAJAJAAJAJAJAJAJA

Gracias por leer!

Lic. Nani Nanita,

EXPERTA EN IRRESPONSABLES EMOCIONALES. MATRICULA 1987

 

El menos pensado

El menos pensado

“yo soy tu muñeca inflable”, dice ella, 
y se clava el alfiler. 

Empecemos por el final: terminó incluso antes de empezar. Todo lo que no llega a florecer, siempre es eterno, y ese es el peligro emocional más grande. Les hablo de ese tipo de relaciones duran lo suficiente como para ser inolvidables.  Se terminó como siempre terminan todas mis relaciones. El hombre que me interesa, es el hombre equivocado y con ese don a flor de piel de elegir tipos que me decepcionan. Cualquier tipo que me chapo termina siendo un pelotudo.

Lo conocí a una cuadra de mi casa, esperando el colectivo. Sí. Yo conozco chabones en la parada de colectivo y en el supermercado. De no creer…. Como ya saben, todos tienen apodos. Este es “el pececito”, por su signo zodiacal (Piscis).

El susodicho esperaba el 120 comiendo compulsivamente cerealitas de chocolate; vestía una camisa blanca, un jeans, no recuerdo el color.  Parecía ansioso porque subía el cordón de la vereda cerciorándose cada dos minutos si venía o no el colectivo. Me vi reflejada en esa ansiedad. Las galletitas se centrifugaban en su boca a una velocidad impensada, no terminaba una y ya tenía la próxima en la boca. Por suerte masticaba con la boca cerrada, de lo contrario me hubiese resultado desagradable. 

dav

No lo miré con mi típica actitud depredadora de querer saltarle encima y morfármelo de la misma forma en la que él comía las cerealitas; porque físicamente no es mi estilo. El menos pensado, es justamente el que te hace bajar la guardia. El típico hombre que lo mirás y decís, “es lindo, pero no me gusta.” 

La conversación empezó por culpa de mi reloj, que se cayó al charquito de agua. “Flaca, se te cayó algo”, me advirtió. Para que mentirles, el flaca ya me gustó. Durante una fracción de segundos pensé que era una broma, y me diría alguna pelotudez. Por suerte no fue así. ¿Por suerte dije? Por desgracia. Hubiera ahorrado tiempo y energías.

En mi afán estúpido de devolverle la gentileza, le quise avisar que el colectivo llegaba en 6 minutos según la aplicación  “Cuando llega”. Me puse en ridículo porque “el pececito” laburaba para la empresa de colectivos, y tenía muy claro cómo funcionaba el radar de la fucking aplicación:  me dio una explicación pormenorizada, la cual no entendí un carajo. Rápidamente me recuperé del bochorno, prometiéndome ponerle camisa de fuerza a mi amabilidad.

Cuando llegó el colectivo, me subí primera; prácticamente corrí para que no me pida pagarle el boleto. (Re laucha) Sospeché que no tenía tarjeta, porque solo llevaba las galletitas y su celular. Tampoco estaba para hacer beneficencia con los boletos de colectivo.

Para mi sorpresa, el colectivero no le exigió ningún tipo de boleto, evidentemente ya lo conocía. Ok, el pececito: 2, Nani: 0.

Se quedó unos minutos hablando con el conductor, y comentando el estado del tiempo o vaya a saber qué pelotudez. Yo miré por la ventanilla. Tenía una resaca de la puta madre, el día anterior me había tomado 3 gin tonic.

Se acercó a mí y me preguntó si podía sentarse al lado mío, yo asentí con la cabeza. Después de todo “el canchero”, me salvó de perderme el reloj. Hablamos un poco de todo, y antes de llegar a la terminal de ómnibus me pidió mi Instagram. Me descolocó, no me lo esperaba. No obstante, como actualmente trabajo como vendedora, supe que cualquier contacto me venía bien, así que sé lo di. Después de todo, me había caído bien.

Ingresamos juntos en la terminal de ómnibus, y seguimos hablando unos pasos. Le vuelvo a preguntar el nombre, porque ya me lo había olvidado. Yo quedando para el orto desde los ’80 tomo XVIII. Y bueh. De pedo retengo mi nombre, el resto es pura suerte. (?)

WhatsApp Image 2018-10-28 at 23.19.08 (1).jpeg

Una vez que estabamos adentro, cortando la charla inesperadamente, me dice, “yo doblo acá, que te vaya bien” y desapareció. Me quedé con la palabra en la boca porque iba a decir algo (no recuerdo qué), y solo pude contestar, “chau”. Me encogí de hombros y seguí.

Quedó ahí. Para mi no era un proyecto de chongo, ni de nada. Era un contacto que podía servirme para temas laborales. Nada más.

Por ese motivo, a los dos días, le escribí para preguntarle si tenía contactos para ofrecer el servicio que vendo en mi trabajo. Mi mente pecaba de inocente, yo seguía sin dobles intenciones, ante todo porque tenía la cabeza en otro lado. No estaba pensando en levantarme tipos. Para eso hay lugares especiales que se llaman boliches o bares, y no paradas de colectivos. ¿No?

Continuamos hablando por Whassapp, durante una semana. Me gustaba hablar con él, al menos por whassapp. Teniendo en cuenta que solo lo habia visto personalmente una vez.  Un día, me invitó a tomar mates frente al río. Sabía que iba a resolver en ese momento si me gustaba o no, o si sólo podía ser un amigo. El encuentro fue divertido y el tiempo se me pasó volando. Era fácil hablar con él, los silencios no fueron incomodos. Creo estabamos un poco nerviosos, pero lo normal. 

Estando acostada en el césped con el sol de frente mirando el Río Paraná y cebando mates, tuve ganas de darle un beso. Sin embargo, él mantenía una distancia, que a juzgar por sus movimientos no se atrevía a desafiar. Yo no estaba segura que fuera recíproco, entonces me quedé en el molde. ¿Y si era gay? Sentía tensión sexual, pero no queria tirarme a la pileta y generar un momento de mierda. Quizá no me veía como mujer y por un momento pensé que podíamos llegar a ser buenos amigos, y me alegré. Me gusta hacer amigos, aunque me sintiera atraída; sino pasaba nada entre nosotros, podía verlo como tal. Horas más tarde, cuando ya estaba en mi casa, dejó claras sus intenciones diciéndome que yo le gustaba…“Ningún hombre heterosexual te vería como amiga”, mi viejo tenía razón.

Pasaron dos días, y nos besamos en el auto mientras llovía. El sabado siguiente, nos fumamos un caño y tomamos un vino. Lo más loco es que hablábamos como si fuéramos amigos. Nos reíamos de todo. Dicen que cuando dos sé ríen un montón, la cosa es seria. (Puro mito en este caso) Terminamos curtiendo, y muy bien. Al menos yo puedo decir eso, el resto sé lo preguntan a él… les dejo el cel…03…era broma, buitras. jajajaja

El pececito era mi antítesis, al menos en lo que respecta a experiencias amorosas. Había experimentado años de noviazgo, una vida alejada de los boliches y la joda. Se autodefinía como alguien muy tímido, y hubo ocasiones en donde supo serlo. En otras, claramente no tenía nada que ver con aquella etiqueta. Podía ser entrador, y hasta soberbio en su justa medida. Esa seguridad en los tipos que me seduce hasta hacerme reventar las hormonas.

Hablando de reventar las hormonas… Tenía todos los abdominales marcados y un tatuaje que cubría su brazo derecho que me ponía loquísima. Abrazaba muy bien… Y cuando estaba tentado, cambiaba el timbre de voz y hacía que su risa fuera contagiosa. Su sentido del humor y el olor de su piel fueron letales para mí, me desarmaban de placer. En poco tiempo le alcanzó para volarme la cabeza de la forma más linda que hay, me sacó de la anestesia después de dos charlas cara a cara…

IMG_20181015_220543.jpg

Hasta que mostró todas sus flaquezas, cuando el hombre menos pensado, me salió con un martes trece repleto de excusas endebles e irresueltas como un polinomio matemático, como una fórmula de física cuántica que nunca pude entender. Que “me hablo con otra chica”, que “me estaba enganchando”, que “no estoy preparado para otra relación”, que “sufro mucho los celos.”

Sino estás preparado para otra relación, no la empieces, maestro.

Si te vas a ir con otra, andate y listo.

¿Celoso de qué? 

No entendía NADA.

Lo que sí era claro es que me estaba cortando. Según su lectura, no podía seguir con “lo nuestro”, ese vinculo que no tenía nombre, pero era nuestro.

Es cierto que pisamos el acelerador, pero no recules así nene. Y pensar que no tenías pinta de cagón. ¿No se cansan de retroceder estos especímenes histericos? ¿No piensan antes de generar algo en el otro y en sí mismos?

El sexto sentido de los hombres es darse cuenta de las cosas, TARDE.

Sin ADAS.jpg

A mi me gustaba muchisimo. Me gustaba la mujer que yo era cuando estaba con él, me hizo sentir suficiente. Yo siempre tengo bajo autoestima, pero con él sentía que bastaba con ser yo misma, con mis carencias, con mis asquerosa sinceridad, mi verborragia peligrosa, con mis inseguridades, mi impulsividad, mi humor negro y pese a todo, estaba bien ser yo. Eso no se siente todos los días. Era genuinamente yo misma, ni más ni menos. Era tan yo misma con él que el Pececito podría leer esta nota y no tendría nada para ocultarle, porque ya lo sabe, porque le fui de frente.  Nunca me puse ninguna careta, tengo 31 para vender simulacros, es estresante y me aburre.

Lo bueno que rescato es que este tipo de irresponsables emocionales que pululan a mi alrededor, “la cagan” más rápido y yo me curo en tiempos récords. Veo venir mi cura en el horizonte, y yo aún estoy parada esperando el 120, que quizá tarde un poco más pero se que va a llegar. Pasa un día a puro Beret, Ale Sanz, Ed Sheeran y Coldplay, con lagrimitas de por medio,  y un día amanece y yo ya seguí mi vida como una autómata. Clavé cumbia y reggaetón, le meto a la zumba y a otra cosa. Es una experiencia corta y amarga como tragarme un cactus. Las espinas pasan por mi tráquea, y siento el gusto a sangre en mi boca, frunzo el ceño, se nublan mis ojos, caen las lágrimas, gimo para soportar el raspón en el esófago. Mi estomago digiere aquella sustancia viscosa de la desilusión.

Al siguiente fin de semana depuro el dolor con alcohol, 3 kilos menos, y un bomboncito chapando en un rincón del boliche. Muero de pronto, vivo siempre.

Ya no son consuelos vacíos, porque esos besos casuales son más reales de los que me dio adentro de su auto, frente al río lloviendo torrencialmente. Los típicos chapes “de levante”, son más sinceros que una conversación en un atardecer, con mates de por medio. Porque sabemos que ese beso es simplemente ese beso, sin pretensiones de generar algo más que un buen momento; en cambio la escenografía de una buena charla, y risas, incluso sin besos, es más ambicioso, tiene más envión para aterrizar en el alma, tiene intención clara de rozar la ternura, esa traicionera que yo tengo a flor de piel, solo por pecar de indefensa en la mayoría de las ocasiones. Pero, ¿sino me dejo llevar por ese momento, quien soy realmente, un robot que vive en piloto automático? Si me retiro, nunca va a ser por miedo, sino porque no me alcanza lo que siento. Prefiero morirme antes de quedarme con la duda.

Además, siempre estamos listos para lo que llega a nuestra vida, sino no hubiese llegado. Si te pasó a vos, es porque podés.

DlpixOcWwAAeGN6

Lo más triste es sentir, como dice el tango que “al final nada es cierto”. Que para algunas personas los momentos lindos les pasan por al lado y son capaces de soltarlos como sino los hubieran atravesado. O quizá, no los atraviesan. Los viven, los respiran y los terminan y le ponen punto final, como a una jornada laboral o a una risa escandalosa. ¿Es todo tan anecdótico para estas personas? Que aburrido debe ser vivir así, pero bueno es una elección de ellos. El problema es que les hagan creer al resto que estan viviendo eso sin estar en realidad con todo su corazón ahí en ese instante cuando te reís a carcajada con esa persona…. ¿tan por al lado te pasa todo lo que hacés? ¿como separás tus actos de tus ganas? ¿haces todo porque te da igual?

Es muy facil aclaren, “estoy acá siendo el más tierno del mundo, pero esto no es real. No es real lo que te digo. En unos días voy a dar 3000 pasos para atrás, me voy a arrepentir, porque no sé que mierda quiero, no te ilusiones pelotuda. Irresponsables emocionales sueltos por el mundo y yo me los encuentro a todos. ¿Con qué necesidad? Flaco, si querés garcharme andá de una a los bifes, no peques de tierno, soy susceptible al cariño, tengo un déficit del mismo desde 1987. Un poco de respeto, y piedad. Digo, ¿no?

se-solicita-cupido-nuevo-y-responsable

Y prefiero pensar que lo que sentía no era suficiente para animarse, o que quizá otro sentimiento por otra persona aplastaba lo que yo le generaba. Es doloroso, pero es necesario para el punto final que tengo que ponerle en mi cabeza, para bloquearlo de mi mente.

Se acumula la lista negra de cagones, histéricos que solo sirven para perder el tiempo. Cupido, no seas tan hijo de puta, ya aprendí, mandame uno que al menos me quede como amigo y confidente. 

Lo bueno es que ya mastiqué el cactus, y ahora lo estoy digiriendo a base de fernet y explotando el teclado. Ahora me falta el exceso de rímel en mis pestañas, las faldas cortas  y los 3 kilos menos… y un muñequito inflable para curarme a base de mimos vacíos, de lo que no pasó, de lo que me salvé y de lo que se perdió.

Aunque a veces, me pierda en lo que nos perdimos…

(“No da más de tierna la que no le gustan las relaciones”)

Gracias por leer…

Lic. Nani Nanita.

Más acostumbrada a la tormenta, que a la calma.

P.D.: Si invento el artefacto para detectar HISTÉRICOS, me hago millonaria. Los tipos deberían venir con un trailer para que una sepa donde se esta metiendo. HE DICHO!

Game over, histéricos.

Vengo a decir un par de verdades que me dan vuelta en la cabeza.

Seré directa, no voy a analizar demasiado.

El tipo que es un cagón NO sirve. No importa cuánto te guste, no importa la piel que tengas con él, ni

SONY DSC

cuánto te haga reír, ni el tamaño de su chota, ni lo genial o seductor que te parezca.

Sino tiene huevos para decir lo que le pasa (sea bueno, malo, regular, te guste o no te guste, es lo mismo), si es un cobarde para mostrarse como es, si le hablas como una persona madura y no contesta, y cuando le pones una pelotudez si contesta porque justamente solo sabe decir pelotudeces, NO TE ENGAÑES, NO TE SIRVE NI DE PERCHERO.

Nunca va a cambiar. No existen antídotos contra la pelotudez mental y contra los fracasados y los poco huevos. Son inmaduros, nacieron así, son unos pobres infelices.  Su evolución psicológica NO DEPENDE DE VOS, NI DE NADIE. Nada podes hacer para rehabilitar semejante primate, CONVENCETE.

La histeria tampoco se cura. El mecanismo de comportamiento del histérico es un círculo básico vicioso, que nos produce adicción. NO ES AMOR, NO ES SANO.

El histérico va a volver cuando lo estés soltando, va a hacer las mismas pendejadas de siempre, va a comportarse como un pre adolescente aunque este pisando los 30.

El histérico te va a hacer sentir que vos tenés la culpa de todos sus malestares, usara tu cabeza como tarro de basura; cuando de repente te sientas más confiada porque en “esa semana” parecía haberse bajado de la calesita; en ese momento TE VA A INVITAR A COGER Y APAGARA EL TELÉFONO UNA HORA ANTES DE LA CITA O TE VA A CANCELAR POR UNA PELOTUDEZ. Después va a aparecer a los tres días preguntando si te garchaste a otro cuando el NO TE GARCHA. Cuando te encuentre ebria en el boliche, te va a agarrar, lo vas a putear, pero te vas a ir a garchar con él, porque sos una conchuda incurable. Más tarde, seguirá el circulo vicioso: te dirá una cosa y en el renglón siguiente va a cambiar de idea. Sino me creen queridas conchudas, las invito a releer viejas capturas de whaspapp, son la evidencia virtual de lo que afirmo.

El histérico es irresistible porque en general, es intermitente. Siempre aparece, siempre ESTA SIN ESTAR. En tu cabeza, volviéndote loca con mensajes ridículos.

El histérico es nada menos que la nueva tendencia de “el hombre equivocado”. Joderá con cosas que no debe joder y cuando vos hagas lo mismo te va a tratar de loca. Vas a jugar su juego, vas a intentar que la histeria termine y bajar un cambio, porque ya no te divierte, porque de repente el hijo de puta te importa, pero CREEME EN ESE JUEGO NO HAY FORMA DE GANAR.

El histérico te enferma la cabeza, no te da nada salvo un polvo por mes (con suerte) , y te boludea hasta límites insospechados. Es cagón, va y viene, y no se decide, no es un hombre.

No tiene huevos para jugarse, ni para dejarte en paz, ni para decirte que carajo quiere. ¿Saben por qué? PORQUE NO SABEN LO QUE QUIEREN. Entonces siempre están disconformes y salpican al resto con su mierda.

Con el histérico no se puede ni “chonguear.” No sirven ni para eso, porque como ya dije previamente, NO TE GARCHAN, encima de fumar su locura, tenés que mendigarles la pija.

El verdadero hombre TE GARCHA, Y TE CANTA LA POSTA DE LO QUE QUIERE O NO QUIERE. El chongo con las pelotas bien puestas, te deja satisfecha y te deja intuir si quiere algo serio o no. Pone las cartas sobre la mesa y te dice “que onda”. De hecho, el mujeriego es mejor, porque enseguidita te das cuenta como viene la mano.

Esto me digo a mi misma y a ustedes.

Soltemos

*todo lo que nos genere malestar.

*el afán de querer controlar la locura de un histérico

*todas las pijas que amagan y no nos garchan.

Recordemos

Que cualquier pija es reemplazable.

Ya sufriste cosas mejores que ese pelotudo.

Que mandarlo a la mierda depende de vos.

Aprendamos

Que somos lo que permitimos que nos hagan

Que esperar se espera la comida en un bar, no a un pajero sin huevos.

Conclusiones:

*EL TIEMPO QUE LE DEDICAS AL PELOTUDO, ES TIEMPO PERDIDO

*LOS HISTÉRICOS NO TE HACEN ACABAR, TE HACEN RENEGAR.

*LOS HUEVOS QUE SE OLVIDO EN LA PANZA DE MAMI, NO CRECEN.

Mandalo a cagar porque “PERDERLO” NO ES PERDER NADA,  PORQUE NO TE DA NADA. De hecho, estás ganando algo que no vuelve: valioso tiempo para garchar con otros.

O tal vez si perdamos algo: la presidencia del país de las conchudas.

Cambio y fuera (nunca más literal)

Las saludo atte.

Lic. Nani Nanita.

 

 

La oportunidad renga II

Ha sido divertido, me equivocaría otra vez.

Como Cupido tiene reservado un cesto de oportunidades con diferentes patologías, acomodadas estratégicamente en mi vida amorosa, esta nota es la secuela de la Oportunidad renga 1, protagonizada por mi y el Señor Tofi.  Y dirigida por Dios, que me detesta.  Esta vez, me encontré con una oportunidad renga muchísimo más interesante de lo que fue el Señor Tofi.

Vamos a decirle ZZ. Nació 1988 bajo el signo de Leo, es ingeniero ¿industrial? No me acuerdo, pero es Ingeniero. La cosa olía mal de entrada, los ingenieros no me dan confianza y convengamos que la rata uno era (es) ingeniero. Son demasiado metódicos para mi espontaneidad de Licenciada. (¿Me fui al carajo?)

Nos conocimos por amigos en común. La primera vez que nos juntamos, fue un viernes, el día que lo conocí descubrí que teníamos muchas cosas en común. Lo realmente alarmante es que yo seguía sin flashear con una escena de sexo desenfrenado. Digo alarmante, porque cuando me gusta un chabón, enseguida me imagino garchando como perra en celo, pero él fue la excepción. Cuando llegue tenía un mensaje de él. De verdad que no lo esperaba, y descubrí que me gustó, sentí que podíamos llegar a ser amigos. (Lo digo en serio, ninfómanas jajjaajaja)

Pasaron los días y seguimos hablando. Sin coqueteos, ninguno. Siempre chistes y pelotudeces. Un domingo de marzo, 15.00 hs. Textual: “Escuchá. Estoy en aprietos, necesito que me ayudes y me digas que serie puedo empezar a mirar hoy mismo.” Se me vino un pantallazo de ambos en mi sillón mirando una serie, sin contacto físico. Lo imaginé como amigos, pero vieron que la línea entre “amigos” y “te garcho” es muy finita, a menos que en serio lo metas en la frienzone o que el chabón no use un buen perfume. No era el caso.

En semana santa, me fui a Córdoba con amigas… ZZ no estuvo en mi mente en ese momento, yo empezaba a persuadirme con la idea que podía ser mi amigo, hasta que Maru, hablando de la amistad entre el hombre y la mujer,  “todos los que dijiste que eran tus amigos, te los terminaste garchando”.  Ni siquiera le había contado que me escribía con él, pero esa frase fue una especie de alarma.

Volvíamos de otra juntada, y me llevaba a casa. Estábamos solos. (Existieron leves acercamientos, pero nada demasiado relevante) Bueno, ¿para qué negarlo?, a esas alturas ya estaba pensando en cogerle la sonrisa.  Llovía a baldes, me bajé del auto, y no pasó nada. Honestamente, sentí que ZZ estaba acercando un cuchillo incandescente a mi ego. Lo empecé a ver como una amenaza. Si de verdad ZZ solo pretendía una amistad conmigo, iba a matar a Cupido. Lo juro, iba a reventarlo a patadas en el ojete. Una frase encendió mi esperanza sexual: “No va a faltar oportunidad para que esperemos a que pare de llover”.  Ok, te conviene y que no sea renga eh!

Vale aclararlo, ZZ parecía ser otro tipo personalmente. No me miraba a los ojos. Tal vez era así con todos; me parecía un tanto indescifrable. Mensaje va, mensaje viene, terminamos garchando, y yo apuré un poco el asunto. La noche estuvo bien. Tengo imágenes esporádicas, no recuerdo todo porque estaba muy borracha, pero sé que la pasé bien. Le dije que quería que se quede a dormir, y cuando me acordé me quise pegar cinco tiros en la concha, no es nada propio de mí hacer eso. Al día siguiente, me preguntó si me arrepentí. Claro que no, pendejo. Me arrepentía sino te garchaba.

Calentamos la pava durante tres semanas. SI, TRES. Hasta que por fin me dice de vernos un sábado por la tarde. Pensé, me voy bien atendida al boliche esta noche. Ja,ja,ja, enuncio Cupido… Me canceló a último momento; en el fondo presentí que no iba a concretarse. Le terminé preguntando si realmente tenía ganas, porque me demostraba que sí, pero percibía que algo lo frenaba. Su respuesta: Nos tenemos que llevar bien, seguro nos seguimos juntando y no da para crear un momento incomodo”. CHAN.  Me pidió que dejemos todo librado al azar, que “si daba, daba y sino no”. TODO MUY NORMAL. Todavía no encontré el teléfono del Señor Azar, pero creo que es un guionista del carajo. Primo de Cupido y Satanás y la concha de su abuela en tanga.

Después del sinceramiento que no fue sincero, se cortó el contacto whasappero. Cuando lo vi nuevamente, no podía mirarme a la cara; nunca lo sentí tan retraído. Yo también me sentía incomoda y dolida. Parecíamos dos desconocidos; la situación que él quiso evitar, finalmente sucedía. Lo putee internamente, porque me hacía sentir que yo lo había presionado, eso no era cierto. No lo vi quejarse mucho cuando estábamos en la cama. Ese era momento para decirme que no, pero buenovenía atrasado el tren.

¿Cuándo me enviaba mensajes no se percató que nos teníamos que seguir viendo?, Y por otro lado, ¿tanto quilombo para garchar hora y media? Hora y media, si. Porque viciosa jajajaja.

Tengo clavado un cuchillo en el ego cual estaca en el pecho del Conde Drácula.  No caigo de que un chabón me haya dicho que no a garchar. ¿No se supone que es lo único que quieren? ¿No se supone que son los que garchan y se van a su casa, los que siguen sus instintos animales, luego de hacer lo suyo? Evidentemente no. Lo curioso es que  eso es lo único que esperaba de él.  Se puede separar la paja del trigo, soy de las que piensan que sí. Al menos al principio. ¿Habrá pensado que era una propuesta de matrimonio?  No, se lo aclaré desde el principio.

Ojo, no pretendo que suene machista, ni deshumanizar a los hombres. Ellos también tienen derecho a no querer coger, y eso no los hace menos hombres; es respetable cualquier decisión que puedan tomar al respecto. El gran problema es la contradicción, es dar señales erróneas, la perspectiva del sí pero no, del no, pero avanzo, y al final retrocedo, el innecesario histeriqueo. Eso es la inmadurez de jugar con el tiempo y la paciencia de los demás. Tu vida es tuya, sino perdés el miedo a que te consideren un idiota por ser vos mismo, si te traicionás para aparentar, también te estás cagando en el resto.

En fin… Ya ni sabía si el chabón me gustaba por algunas cosas que leí en su Facebook, porque los gustos en común,porque hablar con él era muy lindo, o directamente, porque me dijo que no, porque me histeriqueó.

Hubiera preferido, que sin titubeos me diga que no le gusto, o que estaba enamorado de su ex, como el señor Tofi; de ese modo lo entendería y sería más fácil soltarlo.  Que me diga que la había pasado mal en la cama, pero no, me dijo lo contrario. 

Me equivoqué, y lo asumo… lo puse en un pedestal, lo vestí con ideas mías, pero en el fondo no llegué a conocerlo y esa es la espina, no me lo permitió. Otra vez con la oportunidad renga a cuestas. Oportunidad de coger, oportunidad de chuparnos una birra y volver a coger. ¿Qué importa de qué? Me la negó.

Podía estar con un montón de chabones, pero con él no. ZZ se quedó a vivir en el sofá de mi mente y no me daba ni pelota, el muy forro. Me escribía con otros tres chabones y yo solo pensaba en él, no me reconocía. Encima en el sofá estaba en pelotas y tomaba fernet solo. ¡Si te vas a quedar acá, ponete la ropa!  ZZ no sabía con quién dejarme, y me dejó con las ganas. Si no vas a estar en mi cama, salí de mi cabeza. Y te repito, por favor vestite. No seas tan hijo de puta. En algún momento de lucidez iba a sentirme libre de este caprichoso ataque de concha talle XXL.

Se complicaba; la oportunidad imperfecta de AA, tenia (tiene) una buena pija y una sonrisa exquisita. Bajo autoestima, inseguro, humilde, buena ortografía, y humor inteligente. Sobre todo, me gustaba la mirada esquiva de sus ojos de indefinido color. Su timidez me enloquecía, esa inhibición era casi letal para mis sentidos. Sin embargo la oportunidad era renga…  y paradojalmente, me dejó rengo el ego y los ovarios inflados a compresor.

Luego de horas de  auto-reproches, comprendí que para que te den una oportunidad enferma, es mejor que no te den nada.

A mí no me quedó nada por hacer, ni por decir, siempre fui fiel a mí misma, cueste lo que cueste. Esa paz no me la quita nadie.

La oportunidad que me dio será renga, pero yo no estoy renga. La cojera de la oportunidad es un defecto suyo y no mío. No ‘nos’ perdemos, él se lo pierde.  Las oportunidades que uno no aprovecha, las aprovecha otro, y por algo es así. Quizá el destino me está salvando de irme a vivir al País de las conchudas.13324157_10156860775995234_420382865_o

La lección es recordar que merecemos más que un polvo borracho; detenernos a intentar comprender o encontrarle lógica al comportamiento de un histérico, es tirar minutos de vida a la basura. Nada más equivocado que el hombre histérico, y nada más histérico que el hombre equivocado.

No importa cuánto te guste y cuántas ganas tengas de cogerle la sonrisa. No importa su olor, su mirada, no importa todo lo que te seduce de él, no importa que incendie la cabeza si en el peor de los sentidos, también te incendia el ego.

Esperar a un histérico es subirse una expectativa manejando un triciclo acelerando a fondo, y de frente a la pared.

Para garchar también hay que ser claro y conciso, se trata de madurez. Los hombres seguros de sí mismos, de lo que quieren,  los que saben comunicarse forma concisa, son los que nos hacen acabar la sucursal del punto G en el oído. El resto, zaraza.

Basta de hombres que no están a la altura de riesgo. Basta de archivar oportunidades rengas. Sí, a dar vuelta la página; si, a soltar lo que no encaja, si a desprender el capricho del ego.   Sí, a los hombres que pueden y saben separar la paja y el trigo.

Basta de pendejos emocionales. Dejemos que maduren, dejemos que transiten su camino, pero por favor, no intentemos rehabilitarlos, no es nuestro deber.

Nuestro deber es pasarla bien y ser feliz, no estresarnos con pelotudeces, ni hacernos cargo de “batallas” ajenas, porque no podemos hacernos cargo del comportamiento de otros, solo del nuestro.

Para aquietar el antojo del ego por ZZ, me dije “Voy a utilizarlo de inspiración, de historia de blog, voy a arrancarme las ganas de ser sus ganas, voy a transformarlo en uno más.” Eso es lo que es. Distinto, pero uno más, así de paradójico.

Entonces, me instalé Tinder; empecé a vestirme como una perra todos los sábados, a cantar en el boli “♪ No te creas tan importante ♫”. Tanto cantarla me di cuenta que efectivamente no es importante. A veces, me pongo conchuda, pero al menos me dejó de caber el melodrama, por fin, y por eso pude escribir esta sabia nota (Aguantá, heredera de Sócrates jajaja).

Ahora ya no tengo la excusa de la tragicómica conchudez por ZZ, pero sigo se-solicita-cupido-nuevo-y-responsablesaliendo a mansalva… A ver si uno me da una oportunidad que tenga la anatomía completa, hable claro y me mire a los ojos, que camine recta y sin tambalearse. Y sobre todo, que me garche más de una vez.

Le erré de nuevo… porque errarle es un estilo de vida y esquivar el éxito, mi hobbie favorito  desde 1987.

Igual, que esto quede claro…aunque lo rajé del sofá de mi mente, y lo haya dejado en pelotas en el balcón cagándose de frió,  al pendejo lo parto al medio.

Mi voz interior: Basta Nani, No te enganches.

Tramitame el próximo histérico, Cupido hijo de mil puta. 

 

Thank you for reading (Hablaba en inglés, la tilinga!).

Nani, Licenciada en oportunidades rengas,

Productora Asesora de Inseguros,

Conchuda incurable 

PD1: A ver si arreglo el detector de boludos de una puta vez.

PD2: El karma me recordará que no me dejó hacerle la fiestita.

PD3: Pendejo del orto, te odio.

 

 

Mi pena convertida en GRACIA

Por eso se que perderte,
no era quedarse sin nada
La muerte es solo la suerte
Con una letra cambiada.

CONTEXTUALICEMOS. 19 de diciembre de 2012. Estoy inmersa en un pre-menstrual PELIGROSO, me viene justito para las Navidades. (*ppppipp* censurador de la puteada) Llueve a cántaros hace 3 días. Los Mayas dijeron que el 21, se termina el mundo.

Acá, miro el balcón y me siento inmersa en la película “el día después de mañana”. Dios, ¡¡¡tanto tiempo llorando al pedo por él, y capaz en dos días se va todo al carajo!!!

Como sea. Hace 1 mes y diez días que no lo veo.

Cambiaron tantas cosas desde ese día…-nótese el sarcasmo-

Desde que dejé de verlo, cambié los foquitos del baño, y ahora me maquillo los dos ojos iguales!! Desde que dejé de verlo, me compré dos tangas en oferta, que son divinas, después se las muestro conchus. Desde que dejé de verlo, tengo miedo que me rajen del edificio si sigo cantando Ricky Martin con toda la furia de mi conchudez. Desde que dejé de verlo, Youtube y el conchu-muro son mis dos compañías.  Desde que dejé de verlo, no tengo muchas posibilidades de coger che!.  Desde que dejé de verlo Conchulandia llegó a los 100.000 fans y clavé un 9 en el final! ¿No soy una genia? Desde que dejé de verlo, los domingos son un velorio total man! Desde que dejé de verlo lloro cual Diane Keaton en “Alguien tiene que ceder”.  Desde que dejé de verlo, mientras hago el pis matutino miro la ducha y me acuerdo la flor de cogida de ese día. Desde dejé de verlo, SU NOMBRE aparece por todos lados: supongamos que se llama PEPITO… Voy a la verdulería y una mamá reta a su hijo que por supuesto se llama PEPITO; estoy en el colectivo – y esto es cierto- y pasa un camión que tiene un letrero enorme que reza “SODA PEPITO” ; miro una novela y el protagonista ES PEPITO! (el universo me odia, amén). Desde que dejé de verlo, me invento rosarios de puteadas contra mi misma, por haber dejado que me importe Pepito. Desde que deje de verlo, guardé un par de manteles y ahora me vengo a acordar que le gusta la Seven Up y no la Sprite, que odiaba el tomate en la pizza, que era aficionado a el helado de chocolate alpino (pino, pino qué fálico, baba) y que su manía es combinar la ropa, desde el cinto hasta las medias.¡¡ahora me acuerdo, antes ni me acordaba!! Si sere conchuda.  Desde que dejé de verlo, lo odio y después como si nada lo vuelvo a querer, sigo siendo bipolar, ves Pepito! eso no me lo cambiaste, no es tan fácil cambiarme (?)  Desde que dejé de verlo tengo ganas de llenar de kerosen la ropa que él me quitaba! y renovar todo mi placard (¡pero no soy millonaria, vieron! ja.) Igual ahora que lo pienso, ya de antes me daban ganas de renovar el placard. Desde que dejé de verlo, el celular me dejó de importar, no se que mierda escribir en mi diario, porque ya gasté todas las palabras (Pepito, me debe una resma de hojas!!, como gasto papéles recordándote, rrrr!). Desde que dejé de verlo, solo me gustó uno y no me dio mucha bola. Desde que dejé verlo, me agarré un par de pedos, me fumé medio porrito, le mandé un par de mensajes subliminales, PERO NO VOLVÍ AL TABACO! [Ok, le di un par de secas en estado de ebriedad, pero nada más, no me reten.] Desde que dejé de verlo el conchudómetro explotó alrededor de 100.000 veces. Desde que dejé de verlo tengo que tapar la mancha de semen que dejó en el parqué, tras garchar en el sillón. Desde que dejé de verlo, mi horario se transformó en DESAYUNAR-llorar- ALMORZAR- llorar, llorar- MERENDAR- llorar- CENAR- SHORAR SHORAR SHORAR y tomar mucha agua, porque sino me deshidrato….Desde que dejé verlo, solo espero que sea un poquito más infeliz todos los días… Nah! Mentira!  Desde que dejé de verlo no solo dejé de verlo, sino que me hice adicta al chocolate, volví a ser una melodramática sin causa, o a causa de una razón muy conchuda como PE-PITO. Desde que dejé de verlo mi corazón se partió en pedacitos, y me quedé sin pePITO.

Pero SABEN QUÉ?

También dejé de depilarme! también deje de preguntarme que mierda le pasaba por la cabeza. Dejé de intentar explicarme a mí misma qué rol ocupaba yo en su vida-

Si, es cierto, desde que dejé de verlo extraño estar con él. O quizás, extraño quién yo era cuando estaba con él...(y eso implica que también puedo serlo con otro)

Pero no extraño no saber. No extraño el boludeo, la incertidumbre constante, no extraño no tener espacio para decir lo que me pasa.  No extraño su egoísmo, no tener derecho a nada, el hecho de que todo tenga que estar a su antojo, su intransigencia, sus críticas como si el fuese perfecto, no extraño su locura, sus arranques, no extraño estar ahí sin saber si era recíproco. No extraño dar amor en vano.

Y si te queda alguna duda, vení agarrala que está dura.

DURA? DONDE? A QUE HORA? CUANDO?

JAJAAJJAJAAJJAAJAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tontita

ADVERTENCIA: Esta nota puede ser perjudicial para tu conchudez.

Tontita.
Te enamoraste tan dulcemente y te quedaste dormida
Lo miraste y se te olvidaron las cosas que te prometiste no volver a hacer

Bienvenido el síntoma espantoso de necesitarte cada día. Bienvenida la culpa por haber mordido el falso anzuelo de dulzura otra vez. Bienvenido el remordimiento por haberme dejado llevar, por haber creído que esta vez, era la vez donde por fin ERA.

Otra vez, otra vez. ¡Pero la puta madre! ¿Cómo puede ser? Debo estar soñando, esto es una pesadilla seguramente..¡Si yo esto ya lo pasé! ¡Si yo ya me enamoré de alguien que no se enamoró de mí! ¿Por qué de nuevo? ¿Por qué otra vez? ¿Me va a pasar toda mi puta vida lo mismo? ¿Cuando mierda llegará el día en que esto sea recíproco? ¿Tan mal le caigo a cupido?

(Y sigo alzando la voz, cantando la canción que un día me hizo pensar que el amor era cosa de dos…)

Mi melodrama…..

En serio, prometí no volver a hacerlo. ¡Prometí no volver a llorar por nadie..! Curiosamente hace semanas, que me acuesto a la noche, miro el techo e inevitablemente las lágrimas ruedan por mis cachetes…. y pienso que la última vez que lo vi no lo abracé… le di un beso insignificante, naturalizado,- como si el fuera algo asegurado en mi vida- mientras me comía un turrón a modo de desayuno, al pasar… como naturalizando ese momento, SIN IMAGINARME QUE SERÍA EL ÚLTIMO. Y cerré la reja de mi edificio, ilusamente, sin saber que esa era la última vez que lo iba a ver…

Y ahora una chica de goma te gustaría ser. Para poder acabar con este vacío insoportable entre las piernas….

Maldito vacío, está en todos lados, paradójicamente llenando cada rincón de mi vida. Está en todos lados y en ninguno… y no hay lugar en donde no lo recuerde, ¿qué mierda me hizo? Quiero ser libre otra vez, libre de mí, porque de alguna manera siempre fui libre de vos.

La sensación de no poder esperar NADA, de estar sumergida en esta angustia, de extrañarlo cada segundo de mi vida, de esperar todo, en vano… porque ya no va a volver a mí.“Si la pena se supera, a mi me importa muy poco, no esperaba que así fuera mi amor, si AUN SUEÑO QUE TE TOCO!”

Me duele tanto dejar ir lo que me hizo tan feliz…

Uno de los últimos mensajes que le mandé fue “Te espero ahí, en el sueño de siempre, no faltes.” Y el hijo de puta se lo tomó al pie de la letra, porque no paro de soñar con él desde hace semanas… Ni cuando duermo estoy en paz. No puedo estar en paz. Me duele el nunca más. Me duele el nunca. Me duele ÉL. Me duele haber tocado el cielo con las manos y que de alguna manera, haya sido todo mentira… que de alguna manera ya no pueda volver a hacer… ¿lo fue alguna vez?

Y ahora no sabés que hacer con tanto am*r,
Nena, pintate los labios de rojo y vendelo barato al mejor postor
Caminá tranquila por el infierno porque ya no te romperán más el corazón,
Te lo destrozaron tantas mentiras, tantos besos egoístas y tanto callejón sin salida

Besos egoístas, de esos me daba. Esos son los que más me gustan. TONTITA.  Lo único bueno de que te rompan el corazón es que, por ahora, nadie más puede volver a rompértelo…

Y ahora te has cambiado el nombre por el de Tonta,
Vas dejando cajitas llenas de ilusiones por cualquier rincón

Maldiciendo la valentía que llevó al bar de la puta decepción.

No tengo ganas de mirarle el lado positivo. Me chupa reverendamente mis dos ovarios que me haya servido la experiencia. Los recuerdos son torturantes… ¡Estoy harta de encontrarme con la gente equivocada, estoy harta de ser el hazmereír de cupido! Estoy podrida de mi mala suerte… acusame de victimización, acusame de lo que quieras, acusame de conchuda, porque lo soy, pero por otro lado un poco de razón tengo. A estas alturas preferiría no haberlo conocido nunca. No se le muestra un pastel de chocolate a un desnutrido, se le da una porción y después se le quita, no señor Cupido eso no se hace… no hay nada de bueno en probar algo después se va a ir, o mejor dicho no se va a querer quedar… se sufre mucho.

¿Para qué me sirvió? ¿Para llorar, para extrañarlo? ¿Para ilusionarme en vano? Vayanse todos a la concha de su madre, malditos consuelos baratos, maldito sea mi sillón, mi ropa interior, las sábanas, el espejo, lo veo por todos lados, maldita sea su voz de mierda, maldito sea su trasero que no puedo de llenarlo de patadas en el orto como quisiera…. Flaco, soltame el corazón de una vez, dejame ser, dejame olvidarme que existis por ahí y que no querés hacerme feliz, si te fuiste de mi vida deberías salir de mi cabeza…

“Ahora desayunás cada día tu ración de perplejidad,
Puso tanto empeño en desilusionarte que lo confundiste con amor”

Como dijo un poema de NOSEQUIÉN, es una pena que tu presencia dependa tanto de tu cuerpo. Me cago en tu escasa capacidad de correspenderme. Me cago en mí por no poder olvidar, por no ser de esas perras de las películas que cambian de macho como cambian de calzón, por no poder conformarme de los recuerdos, por aferrarme a algo efímero…
Te olvidaste de que con el primer beso hasta tú empiezas a contar hacia atrás,
Nena, marcate un buen escote y sal a tomarte unos chupitos de incredulidad.

¿Tendré que destruir mi hígado? ¿Curtirme a cuanto boludo se me cruce para calmar el vacío? ¿Tendré que insistir? ¿Qué mierda tengo que hacer para dejar de extrañarte, la puta que te parió? ¿Qué mierda tengo que hacer para disociarte de mis ganas? ¿Para que se te acabe la mirada constante, la palabra precisa, la sonrisa perfecta? ¿Hasta cuando me voy a sentir vacía de vos, hasta cuando te voy a desear de esta manera?

.. ¿cuándo voy a aprender a darme cuenta con anterioridad este tipo de estafas emocionales?

Te patalearon la confianza tanta promesa, tanto teatro y tanta mierda de canción!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

TONTITA, con unas buenas curvas todo irá mejor,COME NOCHE Y VOMITA PASIÓN!

¿La culpa es mía por quererte o tuya por despertar un amor que no sentís?

NANI-tontita, digo Nanita.